lunes, 12 noviembre 2018, 12:55
Miércoles, 16 Diciembre 2015 06:00

ENTREVISTA: El costo de la libertad de expresión, un nuevo premio para Ares

Escrito por  Por Paquita Armas Fonseca
Valora este artículo
(0 votos)

Arístides Hernández Guerrero, Ares,  vuelve a ser noticia. Hace poco inauguró Primeros planos, primeras planas en Centro de Arte Palacio Salcines de Guantánamo y hoy un despacho trae la noticia de que El Dr Hernández Guerrero (porque sigue siendo siquiatra) ganó el  IV Concurso Internacional del Cartón, de Sinaloa, México, con el tema El costo de la libertad de expresión.

LA CARICATURA DE ARES EN CUBASI

Al certamen enviaron obra 400 artistas de 64 países, y  nuestro representante triunfador fue escoltado por el iraní Mahmood Azadnia, seguido de Liviu Stanila, de Rumanía.  Se concedieron menciónes a Turcios, de España; Xavier Bonilla, de Ecuador; Andrea Pecchia, de Italia, y Galym Boranbayev, de Kazajistán.

No se que número de premio internacional sea este para Ares.  Le seguí la conquista de lauros en  una competencia A puro premio que Sostuvo con Angel Boligán, ariguanabense radicado en México, y que este ganó porque obtuvo una ventaja que Ares pensó que no podría superar. Sus condiciones personales no se lo permitían. Y a propósito el que perdió pagó una comida en San Antonio de Los Baños y yo en  tanto difusora –paso a paso del certamen- sería su invitada especial. No pude ir y todavía espero que ambos me inviten a comer algo que me guste, pero ¿seré tonta? ¡sí los dos son buenos  humoristas!

Los  premios de Ares se distribuyen en distintas áreas geográficas: Europa, Medio Oriente, América Latina, Cuba en específico y los temas son variados. Desde hace un tiempo pinta y expone sus piezas, investiga y  publica libros sobre la caricatura, es miembro de jurados, tiene reuniones hasta por gusto porque es Vicepresidente de la UNEAC, es un  padrazo de  tres hijas trabajadoras, estudiantes y espera ¿otro u otra? chama.

alt

Doy fe de que es un amigo de los que está cuando hace falta,  y quizás perdió la oportunidad de ser un actor cómico. Si lo sabré yo que me ha hecho reír  con una cerveza de por medio o, literalmente, con el pecho abierto por una valvulita que me cambió el Dr Angel M. Paredes, otro que perdió la oportunidad de actuar para despertar la risa.
A Ares lo he entrevistado varias  veces. Aquí escojo algunas de sus respuestas:

¿Qué es para ti una caricatura?

“Un mensaje de un solo trompón, la punta de un iceberg, la extensión de mis pensamientos, un orgasmo mental, una adicción provechosa”.

¿Y una historieta?

”Una historia narrada con imágenes secuenciadas que puede incluir además texto. ‘La historia la hacen los hombres’, ¿y la historieta?...”

Estás entre los 20 mejores caricaturistas del siglo XX cubano y en el año 1994 fuiste nominado por la revista especializada Witty World para figurar en la lista de los mejores caricaturistas del mundo ¿cómo ve el psiquiatra que llevas dentro tales consideraciones?

Bueno, ¿me van a mejorar la dieta? Con esos títulos, parezco un caricaturista de alto rendimiento. Me causan mucha alegría esos calificativos, pero no dejo de reconocer que el arte no es el deporte y me apena un poco que otros creadores de enorme valía no los tengan por falta de difusión de su obra o por otras razones. Te podría mencionar una lista larguísima de caricaturistas que no están en las nominaciones de la Witty World: Blanco, Massaguer, Posada, Chago… y entre los 20 no están Prohías, Riverón…

En fin, el psiquiatra anda contento con esas consideraciones pero sin “creerse cosas”, como dice la gente.

Al preguntarle sobre la calidad de la caricatura cubana ha dicho:

“Cuenta con una tradición que viene de muchos años y que se ha mantenido con publicaciones y espacios habituales. Así y todo considero que a la caricatura cubana —incluyo la mía— le falta gente joven con ideas y conceptos diferentes que ayuden a una necesaria renovación. Los que estamos tenemos que emprender la búsqueda de nuevas fórmulas. Las renovaciones que hubo en la caricatura cubana a principios del siglo XX de la mano de Massaguer, Rafael Blanco… fueron consecuencia de esa búsqueda y de la asimilación de los cánones de la plástica y de la caricatura en todo el mundo. Los cambios que hubo en la caricatura cubana a partir de la década del 60 se debieron a la búsqueda y a la intención de renovación que tuvo gente como Rafael Fornés, Chago, Muñoz Bach…”

Y no se detiene al poner los pies en el presente: “Estamos a inicios de un nuevo siglo, han cambiado las comunicaciones, las técnicas, las estrategias y la caricatura, como todo lo demás, requiere de nuevas maneras de enfrentarse y de asimilar eso. Por otro lado requiere de la asimilación de lo que acontece en la plástica cubana y universal. Es preciso darnos cuenta de que nuestra caricatura tiene que cambiar”.

 Ahora, entre tantos líos habituales que tiene, está comprometido ¿verdad Ares? con  amasar una aspirina… y mientras, felicidades por tu nuevo premio.

Visto 1212 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar