martes, 18 diciembre 2018, 10:07
Sábado, 03 Septiembre 2011 07:24

Curso escolar: 50 años y un septiembre

Escrito por  Por Vladia Rubio
Valora este artículo
(1 Voto)

Un acontecimiento bien especial marcará al curso escolar que se inicia este lunes 5 de septiembre: el aniversario 50 de la Campaña de Alfabetización.

Un acontecimiento bien especial marcará al curso escolar que se inicia este lunes 5 de septiembre: el aniversario 50 de la Campaña de Alfabetización.

No es una efeméride más, de esas que van a un rincón del mural y a las que se dedican algunos minutos del matutino. Gracias a esa gigantesca obra quedó sembrada la semilla de lo bueno que hoy recogemos en el  ámbito de  la educación cubana, y también en muchos otros.

Ese medio siglo que se cumplirá este 22 de diciembre ha de ser uno de los principales acicates para elevar la calidad del proceso docente educativo en todos los niveles del sistema nacional de educación. Esa es precisamente la principal meta que se proponen los maestros y profesores cubanos de cara a este nuevo calendario docente, según declaró ayer en conferencia de prensa Cira Piñeiro, vicetitular primera de Educación.

Sumarán cerca de dos millones los niños, adolescentes y jóvenes que este lunes 5 de septiembre ocupen pupitre en las más de diez mil 900 instituciones docentes repartidas por toda la Isla, y que, con la contribución de las comunidades, las  familias, de los claustros y del propio alumnado han quedado alistadas para ese importante suceso dentro del acontecer cubano. Además de las labores de embellecimiento de que han sido objeto las escuelas, más de mil 547 de estas instalaciones recibieron algún tipo de mantenimiento  constructivo,  desde remozamientos ligeros hasta reparaciones de envergadura.

En esas escuelas alistadas con una alta dosis de amor, impartirán clases cerca de 185 mil docentes. Y en sus manos descansa el éxito de lo que el Ministerio de Educación se propone. De ahí que una de las prioridades para este curso estribe en la formación y superación del personal docente.

"Tenemos plena claridad que todo lo que aspiramos lograr en materia de calidad para cada subsistema educacional estará marcado por los niveles que logremos de formación y superación del personal docente y por el rigor del trabajo metodológico que se realice en la escuela", subrayó Piñeiro .

Entre los muchos tantos a favor que tienen los educadores para cumplir con lo que de ellos se espera, puede anotarse el aseguramiento de este curso con una debida antelación, al punto que algunas de las novedades que ahora se implementan o consolidan venían ya abriéndose paso desde el curso anterior.


A esto se añade  la garantía de una completa base material de estudio que incluye la reparación de laboratorios de física, química y biología; y también los esfuerzos editoriales desplegados con la antelación suficiente y que involucraron a todos los poligráficos del país. Tan solo para los cursos
preparatorios para los exámenes de ingreso a la  educación superior que impartirá el subsistema de Educación de Adultos, se imprimieron 17 millones de ejemplares entre cuadernos de trabajo y otros materiales de consulta.

Probablemente estas son algunas de las razones que movieron a la viceministra primera a responder en exclusiva para Cubasí que su principal tranquilidad en cuanto a este despegue de septiembre está en que "se ha trabajado con mucha fuerza, y nuestros cuadros y docentes tienen claridad en que este ha de ser un curso signado por la búsqueda de la calidad permanente en el proceso docente-educativo como digna respuesta a los Lineamientos de la política económica y social, aprobados en el VI Congreso del Partido.

La exigencia y el rigor constituyen el principal reto de todos."

Su principal preocupación radica en que "Tenemos que seguir logrando con el trabajo de todos los colectivos pedagógicos de conjunto con la familia, la adecuada  orientación vocacional, pedagógica, para que los mejores estudiantes ingresen a formarse como maestros, porque en esa cantera está la garantía de calidad de nuestro sistema de educación."

Incentivar la vocación pedagógica entre el alumnado es uno de los desafíos. De las 18 mil plazas para carreras magisteriales radicadas para nuevos ingresos en este curso, solo serán ocupadas unas mil 900.

La directora nacional de formación de personal pedagógico, Isel Parra, aclaró a CubaSi que "eso tiene una explicación porque con la realización de los Exámenes de Ingreso  se ha elevado el rigor para acceder a la enseñanza superior.

 

Nosotros estamos recibiendo menor cantidad de estudiantes  en el primer año, pero a la par que  las medidas que hemos ido tomando, adoptando en todos los niveles de la enseñanza general se vayan consolidando, lógicamente tendremos mejores resultados en esas pruebas de ingreso, y
matricularán más y mejores estudiantes a las carreras pedagógicas."

No obstante, la directiva aclara también que la formación del personal docente hay que verla como un sistema, "y lo que no tenemos hoy en los primeros años de esas carreras,  lo tenemos en los años terminales; y también se están formando maestros en las escuelas pedagógicas con un curso de dos años de duración; aunque aspiramos a que la vía más importante  para preparar docentes sea  la licenciatura."

La modalidad de escuelas pedagógicas, para egresados de noveno grado, abrió sus puertas el pasado año académico para preparar con un nivel medio superior en las especialidades de enseñanza primaria, especial y preescolar.

Este curso se fortalecen aun más con una matrícula que ahora suma unos nueve mil 300 estudiantes. A esta alternativa se añade la apertura  en las universidades pedagógicas de aulas para cursar el último año del
bachillerato en las especialidades de Matemática-Física; Biología-Geografía, y Biología-Química. El objetivo es  ayudar a esos educandos en su preparación para el ingreso a la enseñanza superior, con vistas a que lo hagan en carreras pedagógicas correspondientes a las disciplinas
mencionadas.

Elevar la calidad del proceso docente educativo en la escuela cubana es un empeño necesario y abarcador que implica la formación de ciudadanos patriotas, preparar clases cada vez de mayor excelencia con énfasis en el trabajo metodológico, y fortalecer el papel y protagonismo de maestros y profesores frente al alumnado, quedando los medios audiovisuales como video clases y tele clases como un apoyo a esa labor educativa.

A esto se agrega el concebir la instrucción y la educación como una unidad, a la vez que se consigue en los centros de estudio un clima de disciplina,cultura, patriotismo y cuidado de los recursos y medios de enseñanza. Lo cual se aspira alcanzar también con la cooperación de las familias y el cumplimiento de la responsabilidad o que les corresponde en la formación de sus hijos.

Otro de los retos, y no de poca envergadura, que se propone vencer este calendario escolar es el referido a formar la fuerza calificada que necesitan la economía y la sociedad.

 

De ahí que a este septiembre ingresan a la enseñanza técnica y profesional cerca de 70 mil muchachas y muchachos, 23 mil para prepararse como técnicos de nivel  medio, y unos 47 mil como obreros  calificados, sobre todo en especialidades vinculadas con el sector agropecuario y la construcción.

Desde el pasado curso, cerca del 60 por ciento de los egresados de nivel medio -Secundaria Básica- pasan a las aulas de esta enseñanza, en correspondencia con las actuales demandas de fuerza de trabajo calificada que tiene el país. Pero como no siempre las aspiraciones personales y familiares coinciden con las necesidades sociales, perfeccionar la orientación vocacional es otra de las prioridades que se ha marcado este curso escolar, para estar en correspondencia con su presente, y también con esos cincuenta años transcurridos desde que Cuba fue declarada primer territorio libre de analfabetismo en América.

Visto 2424 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar