domingo, 24 junio 2018, 20:40
Viernes, 24 Febrero 2012 21:51

Romper la pantalla… en nuevas formas estéticas y narrativas

Escrito por  Maylin Alonso Chiong
Valora este artículo
(0 votos)

La Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños enfoca su mirada hacia la pequeña pantalla con la presentación de la especialidad de Televisión y Nuevos Medios...


La Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños enfoca su mirada hacia la pequeña pantalla con la presentación de la especialidad de Televisión y Nuevos Medios, que comenzará a impartirse en septiembre de 2012 con la capacitación por tres años de los nuevos profesionales del audiovisual en la sede de La Habana.

Como antesala la EICTV realiza hasta el próximo 26 de febrero el Primer Encuentro de Nuevos Medios donde participa más de un centenar de investigadores, críticos y estudiantes para analizar el impacto de los nuevos dispositivos tecnológicos y el potencial creativo de nuestros pueblos.

Omar Rincón, Crítico de Televisión en Colombia y Profesor de la Universidad de los Andes en Colombia funge como moderador de este encuentro y comparte sus experiencias sobre los retos de la televisión hoy.

Todo el mundo dice “se murió la televisión”, “chao televisión”, mentiras. La televisión está en su mejor momento, porque hoy en día está dando las grandes transformaciones estéticas y narrativas, lo que está transformándose es el cine. La televisión está triunfando con las series, con la televisión comunitaria, con meterle gente, pero la televisión como la estamos haciendo no puede ser ya. Por ejemplo si yo presento no puedo poner la formalidad de que todo es serio, los latinos le ponemos más ganas, más onda, tenemos que hacer sentir al televidente que esa persona en cámara le quiere hablar, no le está hablando desde una lejanía.

La televisión está experimentando formatos, por ejemplo en Cuba la música es súper espectacular, habría que hacer televisión al estilo Son Cubano y cómo sería eso: con más ritmo, en Venezuela está el llanero, es una forma más tranquila, más reposada, el Caribe
es de más sabor. La televisión tiene que empezar a traducir no los contenidos, sino las formas narrativas y estéticas de lo que estamos hechos los latinoamericanos, mientras no hagamos eso haremos televisión que parece gringa, que parece CNN o de otro lado. La gran revolución no está en el contenido, porque lo que hay que cambiar es la forma de contar y en la televisión ahí sí está todo por inventarse.

Las temporalidades, quién dijo que las cosas tienen que durar una hora o media hora, la escuela fue la que lo dijo. De pronto hoy lo que hay que hacer es televisión que dure lo quetenga que durar. Si tú me entrevistas y yo estoy hablando chévere y el televidente está conectado para qué cortamos, pero si en cambio es aburrido, cortemos, por qué para qué aguantar a alguien que nunca llega a decir nada.

La televisión no está muriendo, se está transformando, se está haciendo cada vez mucho mejor.

¿Qué es lo que se pretende con la formación de esta cátedra de televisión y nuevos medios?

Creamos un proyecto que se convierte en un formato que pueda pasar por un canal. Si por ejemplo el estudiante dice: yo quiero hacer un formato Calle 13, ¿cómo es eso? Pues se investiga, se busca y se diseña el formato Calle 13 por poner un ejemplo, no es que hable Calle 13, sino en formato Calle 13 vamos a contar la realidad latinoamericana o por ejemplo hacemos un formato que se llame “Intelectuales”, ellos se quejan de que nos los dejamos hablar en televisión, pues que hablen, si quieren una hora por televisión, pero lo grabamos de una determinada forma de series, de periodismo, de ficción para canales como Telesur donde en el formato esté la innovación y el contenido esté en negociación con la televisora. Se trata de romper la pantalla en nuevas formas estéticas y narrativas, es lo que pretende la Cátedra de Televisión y Nuevos Medios.

¿Esta concepción implicaría una mirada hacia las agendas informativas?

Lo que pasa es que la televisión ha triunfado, por ejemplo Telesur ha triunfado en los momentos donde ha habido coyunturas políticas fuertes como lo del Golpe de Estado en Honduras, el Terremoto en Chile, ahí se triunfa, porque a la televisión en directo no le
gana nadie, pero en la vida cotidiana no pasa nada y lo que toca hacer es buscar dónde están pasando las experiencias políticas innovadoras en la región para contarlas. La experiencia innovadora consiste en contar historias desde una manifestación en una escuelita pequeña o un intelectual que propone una forma de gobierno o un alcalde que está haciendo algo distinto, o sea, la televisión contando la política desde la gente y desde abajo y no desde arriba o lo ideal, hacerlo desde ambos lados y contar la política desde abajo pasa por la estética, la narrativa, la fiesta, la vida cotidiana. Creo que la televisión sigue siendo importante en los momentos de ruptura, pero también tiene que serlo en los momentos cotidianos.

¿Cuál sería el papel de los nuevos medios en la televisión?

La vieja televisión tiene que hacer tres cosas por lo menos: uno, además de estar en pantalla tener redes sociales, contar por Facebook, por Twitter, por YouTube, vincular los otros medios, segundo, meter más pueblo, estamos aburridos de una televisión sin
pueblo, sin gente y tercero, buscar innovar estéticamente para llamar la atención de un televidente que tiene 80 mil ofertas y que toca decirle: Oiga, oiga, véame, yo soy bueno.

Visto 2911 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar