domingo, 24 junio 2018, 04:35
Viernes, 06 Noviembre 2015 07:00

La educación en Cuba, una gratuidad muy costosa

Escrito por  Giusette León García/CubaSí
Valora este artículo
(10 votos)

¿Alguna vez se ha preguntado cuánto cuesta cada uno de los materiales escolares que reciben sus hijos? Mi pequeña de seis años ha puesto a toda la familia a pensar en ese tema...


El primer grado de mi hija me lleva de la mano y corriendo. Pero no porque tenga problemas con los trazos, las letras o los números; la docencia afortunadamente la trata muy bien y tiene una maestra que disfruta lo que hace, algo que vale miles para enseñar a leer y escribir. El tema son los medios que le han entregado y que extravía diariamente: «mamá, se me perdieron las crayolas; mamá, el componedor de Matemática; mamá, no encuentro el libro de colorear…»

Amanda Sofía es una «puntualita» de manual: todo tiene que estar perfecto y en tiempo y sin errores, con un sentido de la responsabilidad probablemente excesivo a los seis años y… bueno… sus padres no «cooperan»: en lugar de decirle que no coja lucha, se ponen a hacer cuentas de cuánto les costarían todos los materiales que ella ha recibido, si tuvieran que comprarlos en la tienda.

Tres libretas, una goma, una caja de crayolas y otra de lápices de colores, acuarelas, temperas, libro de dibujar, cuaderno con papel para manualidades, plastilina, varios lápices de escribir… hasta ahí, sin contar los textos curriculares, he sumado aproximadamente veinte CUC, si compro barato.

Luego habría que agregar el libro de Lectura, Matemática, El mundo en que vivimos, y los cuadernos de actividades. ¿Se han fijado en los precios de textos de ciencias o didácticos en las librerías cubanas? No me atrevo ni a hacer un cálculo, pues a precio de feria nunca he conseguido este tipo de materiales por menos de veinte pesos en moneda nacional, y los cuentos de Disney más baratos se venden aproximadamente en 2 CUC.

Sin embargo, todo esto parece menudo junto a los precios de las mesas y sillas que, mil veces arregladas, con tornillos de menos, completaban los veinte y tantos puestos necesarios para que los alumnos de primer grado comenzaran el curso; el televisor para las teleclases y, sé que este punto será polémico, pero también el almuerzo que reciben cada día y que no «se ha puesto malo», fue malo siempre y en mi época nadie cargaba con el «plato fuerte», nos comíamos el arroz con chícharo y huevo, picadillo, croqueta o lo que fuera, y reforzábamos en casa por las tardes. Pero ese menú, simple y mal condimentado, también es totalmente gratis, y la mayoría de los padres se auxilian del seminternado para poder trabajar.

Para no dejar el tema en la mera especulación, comparto algunas cifras publicadas en un material del Ministerio de Educación: los televisores más pequeños, los de 21 pulgadas, cuestan 260 CUC; en el grupo de mi hija son 24 estudiantes, o sea, que la ponina tendría que ser de más de 10 CUC, si pretendiéramos comprarlo. Las sillas «talla chica» tienen un costo de 6 CUC, la mitad de un pupitre también pequeño.

La famosa comida, según el folleto del Ministerio de Educación, también suma, pues una tonelada de arroz, a precio de mercado mundial, representa 347 CUC, y la de granos, 456 en la propia moneda; la misma cantidad de pastas alimenticias tiene un valor de 513, y de aceite, 646 CUC, mientras que el picadillo de pescado cuesta 2 400 la tonelada, y la de salchichas, 1 027.

Hojeando el folleto, voy saltando los detalles de las escuelas internas y especializadas en arte y deporte, para no salirme del contexto inicial, pero no puedo obviar el laboratorio de Computación que yo disfruté con todo y Window en la universidad y mi hija ya conoce desde preescolar; los uniformes con precios simbólicos que nos salvan el bolsillo de tener que garantizar ropa para cada día de la semana, y también nos protegen de las diferencias que innegablemente se han instalado en la sociedad cubana actual.

En su santa inocencia, mi chiquilla nos ha dejado pensando. Nuestra linda «puntualita» quizás no supiera en profundidad el porqué de las cosas, pero sabe agradecer y valorar. Ojalá los adultos conserváramos ese instinto que es el antídoto de la indolencia.

Visto 6781 veces

Comentarios  

 
#18 nathy 29-08-2017 10:12
El tema puede tener muchos matices, e inagotables comentarios, pero nos olvidamos de algo muy importante: IGUALDAD, nuestros niños son iguales ante la mirada del Estado, y esta es la razón, por la que se mantienen la gratuidad de la educación con todo lo que a ella va unido. No es culpa de los niños el descuido por los útiles escolares o cualquier otro material; es simplemente la falta de preocupación de los Padres y familias que no les enseñan el valor que tiene y como deben de cuidarlo. Desgraciadament e nuestra sociedad, se está convirtiendo en una sociedad consumista, y no se preocupa por construir, sino por pedir. Es necesario rescatar valores que se han perdido a lo largo de varios años. No es vivir de espalda al progreso, sino adecuar ese progreso a nuestra sociedad.
Como dice el refrán: Nadie sabe lo que tiene, hasta que no lo pierde!!
ojalá, nunca tengamos que llorar por lo que no supimos valorar!!!
 
 
#17 atenea 03-02-2017 16:30
habeces no quejamos tanto y no sabemos lo que tenemos puede ser que en este pais alla muchas dificultades pero todos los que somos padres tenemos que estar orgullosos que nuestros hijos tengan la oportunidad de tener una educacion gratuita que no hay un niño que no pueda ir a la escuela por no tener dinero que triste verdad agradescamos compañeros eso es un privilegio miren otros paises y nadamas comparece que triste.
 
 
#16 Juan Perez 12-11-2016 17:55
Necesito saber si Cuba recibe alguna ayuda para las compras de todos los materiales que usan en cada escuela!!!
 
 
#15 manuel 12-11-2015 16:05
La gratuidad de la educación en Cuba, un daño social a lo que nada nos cuesta.
Somos trabajadores de la tercera edad, añoramos nuestra infancia de seguro igual que cientos de miles de niños cubanos hoy personas de la Tercera Edad, fuimos a una Escuela Pública la No. 37, donde cursamos el Kindergaten en el curso 1958 1959, en ese entonces Distrito Escolar de Santiago de Cuba, Ministerio de Educación, en la antigua provincia de Oriente; en ese entonces con 4 años de edad, hoy pasamos por esa esquina de la calle Cuabitas, hoy Patricio Lumumba en el Reparto Sorribes, de Santiago de Cuba; añoranza viva de tiernos recuerdos de infancia; estudiamos allí y en otras Escuelas ya al Triunfo de la Revolución, culmine la primaria en el Histórico Centro Escolar 26 de Julio, primer Cuartel convertido en Escuela.
Toda mi generación, me honro siempre hablar de ella, no gozamos en muchos años de infancia, del privilegio de tener libreta, ni lápiz u otros medios de enseñanza que hoy son gratuitos; pero de seguro que el esfuerzo y sacrificio que tenían que pasar nuestros padres y abuelos, para comprar la libreta y el lápiz, nos educo y enseño a cuidar ese vital medio de enseñanza; íbamos con la familia a las Librerías a comprar esos medios, que hermoso paseo, en la calle La Enramadas u otros lugares, desde que nos compraban ellos, sentimos amor y ternura a la pequeña libreta de apenas 0.05 ctvs pesos cubanos y mucho menos, si mal no recuerdo a centavos mínimos el lápiz, la goma, la regla; cuando recibíamos ellos era un regalo, con cuidado lo tratábamos y usábamos, muchas de esas libretas las cuidamos por más de 10 años, de seguro que miles de niños guardábamos esos bellos recuerdos, eran parte de nuestra infancia, de los sueños. Ni pensar lo que ello representaba para quienes los compraban, era un gran sacrificio, pero era una enseñanza al cuidado de esos preciados materiales.
¿Hoy es igual? De seguro que no, lo reciben millones de niños, jóvenes, adolescentes y adultos que en las decenas de Escuelas de todo tipo de enseñanza, se les da gratuitamente, de seguro que hace alrededor de los años 65 hasta hoy día eso es gratuito, al ser regalía, no les enseña al cuidado, no tienen el sabor del amor a ese importante medio; las gratuidades considero que es un serio problema que ha presentado nuestro sistema social; debemos buscar el rescate de valores, que nuestros pequeños, sientan suyo el lápiz, que lo usen hasta lo más pequeño del grafito; hoy vemos los lápices enteros tirados por aquí y por allá, las libretas enteras rayadas dos hojas, las demás en blanco,.
Moraleja, lo que nada cuesta no tiene valor, eso es lo que enseña la gratuidad desde la infancia, no debe ser, tienen que ser revertido. Se deben vender los medios elementales personales de enseñanza, no como las mercancías de hoy en día donde se les aplica al precio de costo un por ciento de hasta 5 % y mas; en eso no estamos de acuerdo, pero que se vendan a precio prudencial esos medios, si estamos de acuerdo; la gratuidad y el igualitarismo, junto al burocratismo son enfermedades que dañan hasta la medula nuestra sociedad. Luchemos contra ello, como al igual dignificar la pensión de la jubilación de los más de 2 millones de cubanos de la tercera edad, como progresivamente elevar el salario estatal, para todos los cubanos dignos; solo eso permitirá restablecer todos los valores que se han ido a VOLINA,

Manuel
La Cana Atribulada

CUBASI, 12 de noviembre del 2015
 
 
#14 Gua Jimene 12-11-2015 13:42
Poca cultura tributaria. De eso se debe de culpar al propio estado con sus medios, pues ha criado a sus hijos sin una cultura de la economia hogareña. Es decir: yo papá, te doy todo lo que concidero es necesario para realizarte, tu no debes de preocuparte por nada, pues de lo demas me encargo yo, pues soy eterno y punto...
 
 
#13 Gua Jimene 12-11-2015 13:36
Desde el punto de vista de cada cual, veo con juicio el criterio expresado aquí. Eso demuestra el conocimiento general que posee cada cubano. Unos con razón, otros con menos tal vez, pero sin lugar a dudas con criterios bien sostenido. Resultaría desfavorable para nuestra sociedad mantenerla en la entelequia como ya sucedió años atrás; de la diversidad de opiniones o de la divergencia surgen las ideas modificadoras y renovadoras. Nuestra sociedad esta lejos de la perfección, la lucha es por acercarnos a ella y el pueblo lo conoce, de manera tal he aquí la diversidad de criterios.
La educación gratuita en un país pobre multiplica su coste, hay que continuar mejorándola y perfeccionándol a, la nuestra, problemas tiene, logros muchísimos, no conformarnos es el objetivo y se lograra de esta manera "La ley de la unidad y lucha de contrarios" es la médula y esencia de la dialéctica materialista cuyas leyes rigen el desarrollo.
 
 
#12 yaimé 12-11-2015 10:06
Independienteme nte de todos los problemas económicos que tenemos no encuentro aún la razón que justifique el problema del almuerzo en las escuelas es acaso "arroz, chicharo y un pan con almíbar" el almuerzo necesario para un niño????? no justifiquemos lo q no tiene justificación, ni nos categoricemos por ingratos y mal agradecidos todos sabemos como están las escuelas y aqui si hay para mantenerlas sin que sea acosta de los padres que tienen que aportar desde la frazada del piso hasta materiales para q los niños trabajen eso si es falta de respeto porque todos los años en el inicio del curso dicen en el televisor que "todo está garantizado" y desde q entramos a la escuela es pidiendo de todo eso es lo que se tiene q analizar hacia donde va el famoso aseguramiento del que tanto se habla??????? porq los niños tienen que llevar su almuerzo pagando su seminternado o acaso lo q se paga es su estancia en la escuela es necesario que analicen eso y no se saquen tantas cuentas aqui tenemos para garantizarnos esas cosas porque lo que falta es valor humano
 
 
#11 Uncubano 10-11-2015 18:49
Creo que la gente ya no es tan ingenua, estoy muy de acuerdo en que la salud y la educación sean gratuitas y accesibles a todos, pero dejemos la historia de que es el Estado el que paga, no, es el Estado el que reparte, los que pagamos somos los 11 millones de cubanos, en buena medida ese dinero sale del que nos deja de pagar el propio Estado, creo que muchos cubanos ya se dan cuenta de eso.
 
 
#10 JF2 10-11-2015 17:37
y antes de que existiera el CUC y los cuenta propista y todo de donde el estado sacaba el dinero, no es que no se le de valor a lo que tenemos pero hay que llamar las cosas por su nombre para que la gente sepa que las cosas cuestan y las cuiden y no que digan, a mi que importa si esto se rompe si es del estado no es mio.
 
 
#9 nrt 10-11-2015 08:46
Javier, esas gratuidades estan ocurriendo desde antes que tu nacieras, antes del cuc., antes de los televisores a color, antes que la internet y los celulares, antes de los cuenta propistas. Si tu tuvieras idea de lo que tendrias que producir para tner la atencion medica que tienes, no dirias tantas cosas infundadas. Tienes idea de cuanto le debes a tus padres?
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar