martes, 19 junio 2018, 06:39
Viernes, 23 Octubre 2015 16:04

Coppola lamenta la mercantilización de un arte aún incipiente como el cine

Escrito por  EFE
Valora este artículo
(0 votos)

"Seguimos siendo unos pioneros del cine", ha proclamado hoy el director estadounidense Francis Ford Coppola antes de lamentar que el séptimo arte no sea capaz aún de "milagros" como el de influir sobre los horrores e injusticias que padece el mundo, atado como está por las cadenas del "mercantilismo" y neutralizado "en el nombre de los beneficios exentos de riesgo".

En el discurso que ha pronunciado en el Teatro Campoamor de Oviedo ante los 1.600 invitados a la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias, en la que ha recibido de manos del rey Felipe VI el galardón de las Artes, Coppola ha señalado el de hoy como uno de los hitos de su carrera, junto a la Concha de Oro del Festival de San Sebastián en 1967, "y siempre en España".

En esa etapa, ha recordado, ya quería explorar las posibilidades del cine, "esa forma absolutamente mágica de literatura", a partir de las influencias del cine de Hollywood, "la forma de entretenimiento más influyente del mundo", a cargo de directores como William Wyler, Alfred Hitchcock, Billy Wilder o King Vidor.

Su segunda inspiración, ha subrayado, vino del "apasionante" cine de autor que hacían autores europeos y japoneses como Ingmar Bergman, Akira Kurosawa, Federico Fellini o Luis Buñuel, "iluminando la vida contemporánea con autoría y arte y ampliando fronteras".

"Esta mezcla de los dos extremos de la propuesta de cine inspiró a toda mi generación e intentamos hacer las dos cosas. ¿Puede el arte también servir como entretenimiento, según la definición de estas dos corrientes? Nosotros sentíamos que sí, sin duda. Esto siempre ha sido el objetivo", ha subrayado.

Cuando nació el drama hace miles de años, los espectadores ya se sentían "emocionados e iluminados" mientras contemplaban la evolución de las ideas y las formas y ahora el cine, con poco más de cien años de historia, sigue cambiando y evolucionando en direcciones "que aún no se han revelado del todo".

Para el autor de "El Padrino", toda arte interpretativa es una creación y un subproducto de la tecnología que ofrece ahora nuevas posibilidades que es necesario explorar y experimentar en las nuevas fronteras de la era de la información y cuyos resultados serán diferentes en el futuro a los de esta época sin dejar de ser una extensión de la literatura cinematográfica.

"Ésta es la emoción verdadera de la especie humana; que cada generación de niños pueda correr más rápidamente, saltar más alto, tocar instrumentos musicales con una excelencia técnica asombrosa y soñar con expresiones cinematográficas nuevas que ni siquiera podemos sospechar", ha apuntado el director de "Apocalypse now".

Pese al entusiasmo que ha experimentado en Asturias al acudir a recoger el galardón sobre la posibilidad de que un director pueda usar el cine para resolver los problemas del mundo, algo que también ocurre en la Italia de la que procede su familia, Coppola ha lamentado que "lamentablemente" no ostenta tal poder.

Así, ha preferido presentarse en la ceremonia no tanto como Don Quijote sino como Sancho Panza al desear sólo "no estar continuamente manteado y azotado" sino simplemente cuidar de su jumento "y quizá tener una buena comida" y, pese al pragmatismo que caracteriza al escudero, ha concluido citándolo al decir: "Cuando viene el bien, mételo en tu casa".

Visto 937 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar