lunes, 18 junio 2018, 11:10
Jueves, 08 Octubre 2015 06:00

El Che es mucho más que una moda

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)

El mercado suele desdibujar las implicaciones de los símbolos. Llevar un pullover con la imagen de Ernesto Guevara suele ser sencillamente cuestión de moda, exhibición que hace caso omiso del referente…

 

El mercado es una maquinaria fría y pragmática, ajena a toda idea que no sea la propia idea del mercado. Es imposible escapar absolutamente del juego del mercado, porque darle la espalda implicaría salir del entramado más elemental de las relaciones sociales. La mayoría de nosotros a lo que más podríamos aspirar es a no permitir que el mercado nos impusiera estándares inamovibles. Pero seamos claros: hasta el mismo hecho de escapar de los estándares del mercado significa una posición dentro del mercado: tengo que vestirme, tengo que calzar, tengo que comer…


Aterricemos: pongamos uno es un comunista convencido y militante, y tiene a Ernesto Guevara como ejemplo a seguir, si quiere ponerse un pullover con la imagen del guerrillero tendrá que pagarlo en una tienda. Y los pulóveres que venden en la tienda están allí porque una empresa los fabricó y tiene ingresos a partir de la imagen del Che. Obviemos a dónde van los ingresos por la comercialización de esa imagen, puede que tengan un fin noble. Pero ahora mismo, en Cuba, es muy difícil que uno pueda acceder a un artículo que lleve al menos la firma del Che Guevara si no tiene unos cuantos pesos convertibles en el bolsillo.


Aquí hay, sin dudas, cierto conflicto. El Che se erige en símbolo universal del enfrentamiento a las veleidades del mercado, del capitalismo global. Lo más seguro es que él mismo rechazaría la mercantilización a ultranza de su imagen. Le parecería una superficialidad. Un acto banal. La simplificación de una ideología.


¿No es por lo menos paradójico que termine siendo puramente moda el sistema de símbolos de una epopeya histórica, de un proceso que pretende trascender puntuales circunstancias? Está claro que legiones de personas sin marcados compromisos se han apropiado de la imaginería revolucionaria, desdibujando el contenido en esa estandarización del continente.


Alguien que no tiene la menor idea del itinerario revolucionario, de la significación histórica del Che, puede comprar una boina negra con una estrella, una camiseta con su rostro estampado, una cantimplora con su firma… y usarlas porque resulta “chic” usarlas, porque otorga cierto estatus, porque “se lleva”.


Nadie lo puede evitar. Son las normas del mercado.


Hay, por demás, personas que se identifican plenamente con ese legado, que lo defienden día a día, que se sienten parte activa de la lucha cotidiana que representa el Che… y que tienen el derecho de usar prendas que expliciten su compromiso. Porque llevar un pullover con el celebérrimo rostro del guerrillero argentino también puede ser un acto de reafirmación, una declaración de rebeldía, una posición política.


Es una serpiente que se muerde la cola, porque lamentablemente no siempre estos últimos cuentan con los recursos necesarios para adquirir esos artículos.


Pasa con la figura del Che, que ha devenido también atractivo turístico, y pasa con otros símbolos nacionales o de la Revolución. ¿Cómo explicar que la única manera de adquirir una bandera cubana hoy por hoy sea pagarla en CUC —muy cara, por cierto—en una tienda de suvenires?


Pero ese es tema para otro comentario. Centrémonos en el Che. Está claro que su legado histórico no puede ser circunscrito a una boina, un pullover o un llavero. El Che es mucho más que una moda. Es paradigma contundente, pletórico de sentidos. Reducir su imaginería a una cuestión puramente estética más que una frivolidad parece una inconsecuencia.


Desde las vitrinas de las tiendas nos mira, multiplicado en prendas de todo tipo. Pero su huella verdadera está en otra parte. Es huella inefable, que no puede ser abarcada (al menos en su esencia misma) por los mecanismos del mercado.

 

Ver mutimedia: Bolivia. Diario de lucha

Visto 14046 veces Modificado por última vez en Viernes, 16 Octubre 2015 10:18

Comentarios  

 
#9 nrt 09-10-2015 09:56
Tal parece que los que se quejan del precio de la bandera cubana en las tiendas, tuvieran entre sus prioridades adquirir una.
Me suena al tal Eliecer, que se quejaba de no tener recursos para sacar pasaje y visitar la tumba del Che y cuando los tuvo, se fue para Europa.
 
 
#8 JF2 09-10-2015 08:50
Respetando todos lo criterios en mi opinión yo prefiero que llevar la foto del che en un pullover o de la bandera de mi país que no llevar la imagen de alguien que no conozco o que no me representa, o la bandera de cualquier nacionalidad que no es la mía, en este terreno los vecinos de enfrente nos llevan un largo trecho.
 
 
#7 guisver rolando 08-10-2015 19:29
buen articulo, de acuerdo con el comentario de Marian, pero el estado le saca buen provecho a esto, saben lo que es que un pulever el mas barato cuesta 8 cuc con la figura del Che y de ahi para arriba aguantate... como mejor se recuerda al Che es cogiendo sus ideas como referencia...
 
 
#6 ladislao 08-10-2015 18:12
Dónde puedo comprar un bustico de Martí? Y que no me cueste 15 cuc por favor, que eso es más que mi salario mensual.
 
 
#5 Robert 08-10-2015 16:42
Para mi no es nada nuevo este dilema que va desde el mercado, la moda y un largo etcétera matizado por el sentido patriótico, respeto a los símbolos e imitación de las sociedades que han desvalorizado banderas y otras insignias muy importantes, algunos con magnitud universal como en este caso.
Pero quién produce en Cuba esos pulóveres, que conozca no hay ley que regule el tema ni en Cuba ni para fuera de esta y mucho menos reclamación al respecto de ninguna índole. Y lo producen empresas estatales en Cuba. ¿Solamente se hace con un criterio comercial sin incluir la parte de quién lo usa y se hace una abstracción infinita de lo que representa para el internacionalis mo su imagen o se considera también? El mundo ha ido caminando en un proceso de desvalorización acelerada y caemos en sus alisios muy fácilmente y empezamos a recaudar divisas sin importar nada más.
Otro tema sería… quién otorgó el permiso para hacer esas reproducciones, dudo que exista tal autorizo y mucho menos que detrás haya fines de lucro familiar porque entonces si consideraría algo peor que lo expuesto en este escrito, a tenor de los criterios éticos y legales, además de hacer caer al suelo muchos criterios. Es un símbolo que tiene muchos fieles a su pensamiento, que lo usan, y muchos otros que solo lo hacen por gustos personales, y también los que sienten esa necesidad y lo asocian a su lucha o identificación de esta como algo que deben mostrar a los demás. Pero entre uno y otro escojo hacer como se hace en la pelota… retiro el número y luego pensaría si es extremista o no.
Cuidado porque este asunto se extiende, o es que olvidamos la cantidad de banderitas cubanas que quedan tendidas en las calles y se pisan y se emplean en cuanta cosa se nos ocurre después de terminado un acto público, sin el menor respeto. O queremos emplear el nombre de un mártir para ponérselo a una bodega. ¿Sucederán esas cosas en otras partes del planeta? Incluyo también las imágenes pintadas en fachadas donde el mal gusto se identifica de manera desmesurada ¿quién censura estas barbaridades? Creo que ya va siendo tiempo de llamar las cosas por su nombre y ser más objetivos y directos sin tanta retórica y lo que es más necesario la acción contra esas cosas que van quitando valores a nuestros símbolos patrios.
 
 
#4 Marian 08-10-2015 12:56
Eso que escribe Yuris Nórido en su trabajo lo he pensado muchas veces. Estoy plenamente de acuerdo con él. Estoy seguro de que el Che no aprobaría el comercio que se hace de su imagen, aquí mismo, en el país donde soñó al hombre nuevo. Pero, Yuris, tú mismo has puesto el dedo en otra llaga, el tema de las banderas... Escribe un comentario sobre esa verguenza de tener que pagar 15 CUC por una bandera cubana...
 
 
#3 Drian Gtmo 08-10-2015 11:53
Alguien un dia conversando se referia al Che como "Figura iconica", y eso me dejo ferreamente pensando en cuanto de icono hay en esta figura, que mas alla de hablar de revolucion, nos hablo de amistad, de buscar vias para que la igualdad entre los hombres fuera de primer orden, y sin embargo hoy nos toca vivir este tipo de situaciones. creo que indudablemente el Che se negaria a este tipo de tecnica de mercado, pues creo que estaria mas preocupado de que llevaran sus ideas en el pensamiento...
Cabria preguntar cuanto conocen sobre el Che aquellos que se dedican hoy ha propagar su imagen sin mas ni mas...
 
 
#2 ROXANA 08-10-2015 09:41
Excelente! Plenamente de acuerdo.
 
 
#1 nrt 08-10-2015 06:39
Excelente enfoque sobre el mercado y los valores. En cuanto a los precios. lo que facil se logra en muy poco se aprecia. Muchas de las gratuidades de la Revolucion han sido a la larga, contraproducent e. Tomara tiempo para que se imponga el equilibrio entre la productividad, el salario y la capacidad de compra. Los dueños de negocios siempre tendran un mejor estandar de vida que un trabajador asalariado, sea cual sea su especialidad.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar