domingo, 26 mayo 2019, 15:25
Miércoles, 07 Octubre 2015 01:00

Estados Unidos continuará apoyando a sus “periodistas independientes”

Escrito por  M. H. Lagarde
Valora este artículo
(5 votos)

Casualmente, y mientras algunos en la Isla anuncian nuevos proyectos de un presunto periodismo no oficialista, el gobierno de Estados Unidos declara públicamente que seguirá apoyando a sus “periodistas independientes”.

De acuerdo con un despacho de la agencia EFE: "Estados Unidos mantendrá sus programas de apoyo firme a los “periodistas independientes” en Cuba, de manera que "puedan ejercer su derecho" a la información, indicó hoy el subsecretario adjunto de la Oficina para Asuntos del Hemisferio Occidental de EE.UU, Gonzalo Gallegos".

Llama la atención que nadie haya reparado en la paradoja que encierra las declaraciones del señor Gallegos realizadas, vía videoconferencia, durante la asamblea general de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que se celebró en Charleston (Carolina del Sur, EE.UU.)

¿Cómo se puede ser un “periodista independiente” cuando se cuenta con el apoyo público de una potencia que durante más de medio siglo ha intentado, infructuosamente, todo tipo de agresiones, entre ellas la de la guerra mediática, para doblegar a un país vecino?

El subsecretario adjunto de la Oficina para Asuntos del Hemisferio Occidental, para quien  el "cambio (en Cuba) no va a ser de la noche a la mañana" propone, a pesar de la reanudación de las relaciones, mantener una política que, tal como el bloqueo, ha demostrado con creces su fracaso.

¿En qué ha consistido el “apoyo” que hasta ahora sucesivas administraciones norteamericanas les han dado a los presuntos periodistas independientes cubanos? Primero que todo en los cientos de millones de dólares que les ha hecho llegar ya sea a través de entidades gubernamentales como la NED o la USAID, la entrega de descabellados premios o usando como tapaderas a "inocentes" ONG de terceros países, fundamentalmente de Europa.

De igual forma, y en violación de las Convenciones de Viena, el gobierno Estados Unidos, antes del 17 de diciembre, utilizó a su entonces Oficina de Intereses en La Habana como centro de entrenamiento de tales “profesionales”.

No hay que olvidar que las transmisiones ilegales de Radio y Televisión contra Cuba todavía sirven de tribuna a estos corresponsales del imperio, ni tampoco el uso de las nuevas tecnologías en programas subversivos como Zunzuneo y Piramideo.

A propósito, según dijo también en su teleconferencia Gallegos, uno de los objetivos de Obama es que el sector empresarial estadounidense, entre otros el de las telecomunicaciones, "pueda llegar a la isla".

Por el contrario de lo que asegura el subsecretario, para quien Washington busca "formas eficaces" para el logro de la "meta final" que los cubanos "puedan tener acceso a la información", la principal función de estos agentes a sueldo no es precisamente informar al pueblo. A ningún cubano de a pie ningún periodista, por muy bien pagado que esté, podrá contarle las vicisitudes de su día a día, mucho menos cuando esa narración se hace con omisiones imperdonables como la de la palabra bloqueo, censurada hasta el otro día del manual de oficio de dichos informantes.

En realidad se trata de mantener una política de guerra sicológica, difamación y calumnias que permitan justificar -en el momento oportuno-, ante la opinión pública internacional, medidas económicas de castigo o propiciar, como ocurrió recientemente en Libia y continúa sucediendo en Siria, la intervención militar.

Resulta realmente grotesco proclamar la autonomía de un periodismo al que el imperio financia impúdicamente. No es secreto para nadie que en materia de propaganda quien paga manda. Todavía, que se sepa, ninguna ONG de "buena fe" europea se ha dignado a gastar un solo centavo en subvertir el actual orden desinformativo en el que se admite, descaradamente, que la palabra independiente pueda ser sinónimo de mercenario.

Visto 4510 veces

Comentarios  

 
#5 sachiel 08-10-2015 17:01
Resulta que tambien tenemos muchos crédulos de lo primero que le pongan alante, con o sin "autocensura, mojigatería y el temor a decir verdades incómodas", sin quitarle parte de razón a Omar
 
 
#4 el turco 08-10-2015 11:15
Omar, excelente tu comentario, se hizo un congreso de la UPEC y seguimos con los mismos males de siempre, logicamente elementos como estos usaran nuestras debilidades para aprovecharse. Aun espero ver una prensa critica, no hipercritica, ni edulcorante, donde se pueda ver reflejada la realidad social e internacional con veracidad, sin tanto triunfalismo.
 
 
#3 Rafael Cantero Pérez 07-10-2015 14:46
Bien por Omar J. Fernández
 
 
#2 JC PALOMO 07-10-2015 11:29
Coincido con Omar, nuestra autocensura es la que hace creible a esos mentirosos que se alimentan del sindrone del misterio, seamos nosotros mismos con valentia como nos ha enseñado Fidel a enfrentar nuestros problemas y no un pacotillero que tenga la premicia.
 
 
#1 Omar J. Fernández 07-10-2015 09:24
El periodismo independiente se alimenta en primer término de la concepción quintacolumnist a del Imperio, pero al interior de nuestra sociedad, tiene un magnífico caldo de cultivo en la autocensura, la mojigatería y el temor a decir verdades incómodas imperante en la inmensa mayoría de nuestros medios. Si atacamos eso, el periodismo independiente se quedará sin razón de ser y sin credibilidad alguna entre TODOS los cubanos
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar