miércoles, 22 mayo 2019, 11:03
Lunes, 12 Octubre 2015 14:16

Ayuda a tiempo: Quitar las espadas a los dementes

Escrito por  Arnaldo Musa, especial para CubaSí
Valora este artículo
(2 votos)
Aviación rusa golpea a terroristas en Siria. Aviación rusa golpea a terroristas en Siria.

La justa respuesta rusa a la petición de Damasco colabora en la preservación territorial de Siria.

Hace unos ocho meses, el nuevo secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, vaticinó el “pronto aniquilamiento” del Estado Islámico a manos de la coalición que encabeza Arabia Saudita, patrocinada por Washington e integrada por una serie de aliados de todos los colores, con la inclusión de modernísimos medios ofensivos que están siendo puestos a prueba, incluido el costosísimo avión invisible norteamericano Raptor.

Pero ya en septiembre el “califato” aumentaba su control sobre unos 300 000 kilómetros de territorio de Iraq y Siria y controlado los diez pozos petrolíferos de este último país, donde recibía sin parar armamentos y ayuda logística de quienes afirmaban que lo combatían, sin contar el principal proveedor, Israel, que facilitaba información de inteligencia e indicaba los blancos a atacar.

Tan es así, que el propio presidente norteamericano, Barack Obama, admitió que armas entregadas a grupos opositores sirios pasaban sin ser utilizadas a grupos terroristas como Al Qaeda, Al Nusra y hasta el propio Estado Islámico.

Cerca de 300 000 muertos en cuatro años y millones de personas desplazadas a otros países ha traído esta agresión puesta en marcha contra Siria, que ha desangrado al país, y convertido en territorio desértico parte de su territorio.

Solo la fuerte oposición de un ejército bien entrenado, pertrechado ideológicamente y, sin dudas, valiente y abnegado como el sirio ha impedido que el imperialismo y sus aliados depongan al legítimo gobierno de Bashar al Assad y destruido totalmente Siria, que ahora recurre a la ayuda rusa para impedir que sus enemigos se salgan con la suya.

En los primeros cinco días de acción, la aviación rusa ha hecho mucho más que la coalición en un año, destruyendo puestos de mando, almacenes militares e incluso una fábrica donde se preparaban los coches-bomba para los atentados suicidas, gracias a información propia y la coordinación con las inteligencias siria, iraquí e iraní.

En estos momentos, los terroristas han tenido que desplazarse al noroeste, a fin de evitar ser blanco de la aviación de Rusia, que tiene el permiso de su Parlamento de utilizar tropas terrestres si fuera necesario.

La exactitud de los ataques respalda el rechazo de Moscú a las tendenciosas afirmaciones de siempre de la prensa occidental acerca de víctimas civiles o de bajas a grupos opositores, y subrayado su compromiso de que el único blanco es el Estado Islámico.

Cría cuervos…

Sin dudas, Estados Unidos, por su intento de dominar al mundo, ha sumido al Medio Oriente en un caos y  propiciado entes armados, algunos de los cuales han salido respondones y  realizado acciones contra sus creadores.

Así, el embrión del Estado Islámico nació de la represión a musulmanes sunnitas iraquíes y la violencia interétnica alentada por la ocupación norteamericana, pero hoy sus seguidores no tienen nada que ver con los preceptos del Islam y sí con sus violaciones, que han dejado sus huellas en cada palmo de territorio que ha ocupado.

Precisamente, en territorio de Iraq, los terroristas siguen ocupando importantes ciudades, en tanto el ejército local está a la espera de la anunciada ayuda norteamericana, presente con sus casi  4 000 soldados y oficiales, pero ausentes en las acciones que pudieran dañar a las huestes del “califato”.

En lo que respecta a Siria, sin dudas, la ayuda rusa propicia la disminución de la ola de refugiados, causada en realidad por el Estado Islámico y la “ofensiva” de la coalición prooccidental.

Con esta situación, Rusia demuestra que es imposible derrotar al Estado Islámico sin cooperar con el gobierno sirio, y confirma que para hacer cesar al terrorismo se hace necesaria la creación de una verdadera coalición, no como la auspiciada por Estados Unidos con gobiernos enemigos de Damasco.

En este contexto, la acción mancomunada de Rusia y Siria pueden salvar a un pueblo de ser masacrado por las espadas que las agencias de inteligencia al servicio del Imperio pusieron en manos de dementes.

Visto 1592 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar