domingo, 16 diciembre 2018, 01:57
Viernes, 18 Septiembre 2015 08:52

MIRAR(NOS): Cuando la vida te da un KO

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para Cubasí
Valora este artículo
(4 votos)

Se nos ha quedado en algún momento del subconsciente el recuerdo de las aves volando, el bando de pájaros marchando en organizada línea, partiendo así, sin mucho mirar atrás...

 

Si encontráramos la manera podríamos vivir mil veces más de lo que estamos viviendo por culpa de los relojes, de esa manía de minutos y de pasado mañana”
Julio Córtazar

 

En 1993  vio la luz, en la pantalla grande, la versión cinematográfica de El lobo, el bosque y el hombre nuevo. Ni el propio Senel Paz estaba preparado para tamaño éxito. La repercusión inmediata del filme, en un contexto entonces intolerante con el tema de la diversidad sexual, no se hizo esperar.

 

Porque una cosa era el versionado monólogo La catedral del helado y otra bien distinta una película, con colores y gestualidades más propias de la vida real que el teatro en sí mismo (tantas veces sobresaturado en sus maneras).

 

Y es que no únicamente quedó sobre el tapete el tema de la homosexualidad como elección. No. Fresa y chocolate gritó al mundo lo que significaba irse del país, que lo sabrán los que se han ido de algún lugar a otro no es simplemente el mero hecho de llenar las maletas y dejar espacio para la esperanza.

 

Se nos ha quedado en algún momento del subconsciente el recuerdo de las aves volando, el bando de pájaros marchando en organizada línea, partiendo así, sin mucho mirar atrás, procurando un destino quién sabe dónde y hasta Dios sabe cuánto tiempo.

 

Los animales no tienen reloj. Probablemente han leído aquella monografía de Córtazar donde el velador del tiempo se vuelve un pequeño diablo, un útil recordatorio para no olvidar. ¡Cómo si de eso dependiera! Un reloj es una esclavitud eterna con lo que queda por hacer, con lo que es preciso acabar antes de que llegue el momento señalado previamente.

 

No estoy hablando de emigración. Quiénes intentan escapar de sus realidades son los primeros en llorar cuando aparece, sin previo aviso, el primer problema. Porque no es como ver el parte del tiempo, a ver si Rubiera da luz verde para que laves a la mañana siguiente. Nadie te avisa de lo que vendrá, no pueden pronosticarse los temporales de problemas.

 

Así que ahí estás, sentado (a) en esa piedra viendo pasar la vida y el conflicto se mantiene entero, intacto y procurándote un desvelo que se te va antojando eterno. Cuando menos lo esperas lloras, todo tu estrés se vuelve líquido y ahora rueda por tu cara dejándote en evidencia frente a las miradas atónitas del mundo entero. ¡Cómo si ellos no hubieran tenido problemas! Después de todo te ríes para tus adentros, te levantas de tu piedra y ¡Sorpresa! Tu conflicto se mantiene incólume, no has logrado conmoverlo.

 

Es lo que sucede, llorar o huir cuando enfrentas una racha adversa no es ni una parte de la solución. En ningún modo. Levántate y lucha. Estoy de acuerdo, el simple hecho de salir a la calle ya es un acto de coraje pero no es suficiente con que lo sepas.

 

Puedo tener absoluta confianza en que esta columna va a salvar tu día, sin embargo nadie salva a nadie. Cada cual es dueño de 24 horas, aprovecharlas o no es una decisión personal y no todo se trata de repercusiones. El meollo de la cuestión es la autoconfianza, la seguridad en mi esfuerzo, en lo que puedo lograr sin necesidad de partir.

Visto 2724 veces

Comentarios  

 
#10 r@f@ 24-09-2015 09:09
liz, tengo tanto que decir que como no se por donde empezar prefiero no decir nada pero de que me llego tu comentario me llego
 
 
#9 La cubana 23-09-2015 13:05
Cuando te leo comprendo que ya no eres la bebé que estando bien preparada se mostraba temerosa ante un exámen del que yo estaba supersegura me traería un 100.La metáfora de la piedra y otras de tus palabras me confirman que las mías no se las llevó el viento. Estoy orgullosa de tí.
 
 
#8 tania 22-09-2015 12:42
Liz tus palabras son muy fuerte y reconfortante para toda persona que este pasando por un problema en su vida como es mi caso. No te puedes imaginar lo bueno que han sido tus palabras para mi en este momento. Gracias Liz
 
 
#7 carlos_habana 22-09-2015 09:00
Siempre ha habido, hay y habrá emigración en todas partes del mundo. Las causas aun no han sido eliminadas y queda mucho por hacer a respecto. Las personas tienen el derecho de elegir si cambian o no de sitio donde vivir cualquiera sea la razón para proponerse ese cambio. Cada cual elige, si puede, cambiar o no el sitio donde vivir y donde morir. No hay que ir al extranjero para llorar por saber lo que comen muchas personas alrededor de uno.
En nuestro continente, más del 90% somos descendientes de emigrantes que hicieron suya la patria donde nacimos. Quién puede decir todos los afectos, amor a su tierra, etc., que dejaron atrás y que hoy son nuestros antepasados.
 
 
#6 cubasisssssssssss 22-09-2015 08:28
Arquero, estoy de acuerdo con tu comentario, yo he sufrido mucho por uno de tus ejemplos. Y aqui estamos, tenemos que seguir luchando aunque nos duela por los que vienen atras.
 
 
#5 Arquero 21-09-2015 14:46
Hay problemas de los que no existe escape alguno, que cambian tu vida como si despues del suceso vives en una dimención distinta. Se te escapan de las manos las soluciones y la impotencia pone bajo su bota tu cuello apretando. Solo te queda esperar y esperar.... ¿Dé donde saca fuerzas uno? Realmente no sé.. si es valor o es miedo... a veces los dos son bien parecidos. La vida es una suseción de perdidas, cuando estas van en orden natural todo duele menos, pero cuando ese orden cae en el caos es dificil encontrar paz y tranquilidad. Quien ha perdido un hijo amado o lo tiene enfermo me comprenderá. Ya que nuestra querida Liz menciona a Julio Córtazar por los que emigran siempre pienso en las palabras del poeta español Miguel Hernández que dijo que el oficio más duro del Mundo es el del emigrante. Ojalá que todos nuestros hermanos que están regados por ahí puedan volver y recuperar su vinculo con su Patria. Tengo guardado un fragmento de una de las últimas entrevistas a Celia Cruz y ella dice- Quisiera morir en Cuba y que me entierren al lado de mi madre yo tengo un lugarcito allí- ¡¡¡Es algo conmovedor!!! (dejando la politica a un lado de la que conozco todo estoy en el lado humano) Despues en ese documental ella canta una canción, un son, dos estrofas que no olvido dicen- Quiero caminar sin amarguras por las calles de mis recuerdos- Porque el tiempo y la memoria forman parte de nuestra historia- Si esa gran DAMA exitosa y millonaria pensaba así al final de su vida ¿Qué queda para los miles de cubanos que luchan como pueden para sobre vivir en el Mundo lejos de Cuba?.
 
 
#4 venezolana 21-09-2015 08:59
La cuestion esta en darse cuenta a tiempo del camino correcto en dependencia de las situaciones y en tomar decisiones en el momento que se debe, la gente a veces hulle, a veces sueña, a veces piensa en los demas y otras en si mismo, somos una individualidad, a Dios Gracias, pero cuando pensamos en los demas y optamos por seguir juntos asi lleguen vendavales, tormentas y miserias, creo que vale la pena, porque pienso: si me hubiera ido para ayudar economicamente a mis padres, quien les cuidaria ahora con el amor que se merecen, quien y como lo tratarian a la hora de limpiar los desechos del cuerpo porque simplemente ya no sabe cuando lo hace ni donde, eso me reconforta al haber pensado en quedarme, pobres pero juntos.
 
 
#3 Guajira Guantanamera 21-09-2015 07:43
Hola, me gusta este articulo, principalmente porque me ha recordado lo que ha sido mi vida, LEVANTARME, a todos nos pasan cosas, los problemas siempre están y estarán a la vuelta de la esquina, la realidad se nos muestra como menos lo esperamos, nos pasan las situaciones mas horribles (al menos es lo que especulamos porque pocas veces nos detenemos a pensar que no solo a nosotros se nos viene encima el mundo) pero lo que importa es la capacidad de salir a la calle y solucionar lo que se nos presente, porque realmente sentados no nos lloverán soluciones, ahhhh, y quererse mucho, elevar la autoestima, y apoyarse en las personas que nos quieren bien. No critico a los que se van del país buscando las soluciones a todos sus problemas, si es que consideran que así lo lograran, pero yo, YO ME MUERO DONDE Y COMO VIVI, aquí tengo lo que necesito para ser feliz.
 
 
#2 Aurora 18-09-2015 11:28
Q agudeza ! Palabras k taladran!
 
 
#1 leinier 18-09-2015 11:17
Ayer mismo conoci a una señora que fue a canada y los primeros 15 dias lloraba cada vez que se sentaba a comer, pensando en lo que estarian comiendo su gente de aca.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar