martes, 11 diciembre 2018, 14:15
Miércoles, 16 Septiembre 2015 05:30

¿Quién dijo que todo está perdido?

Escrito por  Vladia Rubio / CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)
¿Quién dijo que todo está perdido? No hace mucho a Faizul se le terminaron los ahorros y el gobierno de su localidad le ofreció ayuda para llevar a término este monumento, que debería quedar inscrito entre los más sublimes intentos de este siglo XXI y sus drones. (Foto: EFE)

Mientras el mundo convulsiona por atentados, ataques terroristas, sismos, muertes por hambre, temperaturas inéditas y otras catástrofes, un anónimo indio anciano y sin recursos, levanta en homenaje a su esposa muerta una réplica del Taj Mahal.


El homérico empeño de Faizul Hasan Quadri, de 80 años, no va a salvar al planeta, no nos exonerará de este fardo de angustias que oprime el pecho al saber de tantos desmanes, pero es como un poco de agua fresca para el alma.


Según entrevista realizada por EFE, este funcionario de correos ya jubilado, alimentó un matrimonio de 67 años junto a su esposa Tajammuli. Se casaron cuando ella tenía 15 y él 18 años. Nunca tuvieron hijos, y llegados a las siete décadas ella decidió cierto día compartir con Faizul la pregunta que le andaba ensombreciendo los atardeceres:¿quién se acordará de nosotros cuando muramos?


Sin grandilocuencias ni oropeles, seguramente con la misma sencillez que distingue a los sentimientos más legítimos,  el hombre le prometió que “si ella moría cuando yo todavía estuviera vivo, construiría una tumba que la gente no iba a olvidar en años. Yo se lo prometí".


Y en 2010, cuando Tajammuli dejó este mundo, el esposo empezó a cumplir su promesa, apenas sin recursos, con la cantidad de rupias equivalente a 16 mil 500 dólares, ahorradas durante toda su vida.


Con la sola ayuda de otro hombre y sin saber nada de arquitectura o matemáticas u otros conocimientos indispensables para emprender tamaña obra, el hombre puso manos a la obra utilizando ladrillo y hormigón armado.


En verdad, es una réplica bien modesta del majestuoso monumento que erigiera en el siglo XVII el emperador musulmán Shah Jahan a su difunta esposa. Pero puede competir con el original en lealtad y pasión.


Al principio, los moradores del lugar,  Uttar Pradesh, el estado indio donde vive y donde se levanta el auténtico Taj Mahal , se burlaban de él; pero, ahora, años después y aun sin estar concluida la obra, las parejas van allí a festejar sus bodas.


Faizul tiene el convencimiento de que vivirá hasta poder terminar la construcción, a la que calcula unos cinco años más de trabajo y donde espera reposar junto al cuerpo de su amada.


Aunque este anciano de 80 años asegura a EFE que no ha protagonizado nada especial, "No he hecho ni un avión ni un gran motor", ahí está ya, recortado contra el horizonte, su humilde y magnífico Taj Mahal, con tanto corazón entre los ladrillos, que Dante y Beatriz, Orfeo y Eurídice, Romeo y Julieta, y tantos, inclinarían la cabeza ante la grandeza de ese amor que a todos nos redime un poco, un poquito al menos.

Visto 2225 veces

Comentarios  

 
#1 beatriz 20-09-2015 21:06
Yo diría, quien dijo que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón. Son las letras de una hermosa canción que si yo pudiera la regalaba a. faizul.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar