domingo, 18 noviembre 2018, 00:55
Jueves, 24 Septiembre 2015 05:00

Por una revolución en los servicios comerciales

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
Valora este artículo
(40 votos)

Los esquemas comerciales en el sector minorista son anticuados, restrictivos y por momentos disfuncionales. Cuba necesita una auténtica revolución en su red de tiendas, que tenga por principal beneficiario al consumidor

Póngase en esta situación, si es que en esta situación no ha estado: Usted es un trabajador del sector estatal. Gana, digamos, 500 pesos al mes por el trabajo que realiza. Compró su refrigerador gracias a un crédito que le facilitó el banco (de manera excepcional, como parte de un programa energético nacional) y por el que le descuentan una parte de su salario mensual. Supongamos que se le rompa el refrigerador y que no tenga arreglo. Usted necesita otro refrigerador. ¿Qué puede hacer?


Póngase en otra situación, menos trágica. Usted vive a cuatro kilómetros de su trabajo. A pie es mucha distancia, en bicicleta no es nada. Las guaguas van muy llenas por la mañana y usted no gana lo suficiente para pagarse una máquina de alquiler. Usted tiene la salud y el deseo para ir pedaleando, pero no tiene bicicleta. En la tienda las venden, pero cuestan siete veces lo que usted gana en el mes…


Son circunstancias de muchos cubanos. Son circunstancias conflictivas. Pero no tendrían que serlo si tuviéramos esquemas comerciales más ajustados a nuestra realidad, a nuestro contexto. El consumidor, en Cuba, no disfruta de derechos y posibilidades que en muchos lugares del mundo son comunes y corrientes.


¿Por qué en Cuba, a estas alturas, no se vende ningún producto a plazos? Con intereses o sin intereses, pero a plazos. Es de suponer que haya razones de índole técnica, cálculos macro, dificultades logísticas que lo desaconsejen... pero habría que pensar primero en la gente, en la mayoría de la población cubana que no cuenta, de una vez, con el importe de equipos electrodomésticos y de otra índole.


Y no estamos hablando de lujos, hablamos de lo esencial: refrigerador, televisor, ventilador… Si se pudieran comprar a plazos, determinada cantidad de dinero al mes, sería más factible para muchísimas familias.


Otra opción pudieran ser los créditos bancarios. Pero en Cuba solo los cuentapropistas pueden acceder a esa opción. ¿Por qué un profesional o un trabajador estatal, con un salario estable, no pueden acceder a un crédito? ¿Quién tiene la respuesta?


La red de comercios minoristas en Cuba —esto se ha dicho hasta la saciedad— no cumple cabalmente el famoso adagio universal: “El cliente es lo más importante”. El objetivo primario parece ser sencillamente recaudar dinero, sin que para recaudarlo haya necesariamente que honrar ningún compromiso con el público.


Pueden parecer demasiado absolutas estas afirmaciones, pero la realidad nos ofrece elementos todos los días. ¿Por qué a estas alturas tantos comercios siguen cerrando antes de tiempo para cuadrar las cajas, hacer inventario, fumigar, hacer limpieza? ¿No hay suficiente tiempo para hacerlo después del horario establecido? ¿Por qué se hace caso omiso de las quejas, hasta el punto de que tanta gente se ha cansado de quejarse?


Más preguntas, siempre quedan más preguntas: ¿Por qué no existe el derecho a devolución? ¿Por qué los mecanismos de la garantía comercial son tan dantescos? ¿Por qué debemos ir primero a un taller cuando se rompe un producto en garantía si pagamos por un producto nuevo no por uno reparado? ¿Por qué no se respetan las garantías que ofrecen los fabricantes? ¿Quién compra al mayor en el extranjero? ¿Por qué son tan malos tantos productos? ¿Por qué, siendo tan malos, son tan caros?


¿Alguien va a responder esas preguntas?


Buena parte de los esquemas comerciales en el sector minorista en Cuba son anticuados, restrictivos y por momentos disfuncionales. Cuba necesita una auténtica revolución en su red de tiendas, una revolución en los servicios que actualice concepciones lamentablemente arraigadas.


Y no basta con la voluntad de los empleados de las tiendas ni de sus jefes inmediatos. Tiene que ser una revolución impulsada desde las más altas instancias.


El consumidor tiene que estar, de una vez por todas, en el centro de todas las miradas.

Visto 5997 veces

Artículos relacionados (por etiqueta)

Comentarios  

 
#107 adalberto 18-08-2017 17:43
muy buen escrito mis felicitaciones para el interesante trabajo periodsitico ese es el tema que se debe tratar tanto en mesas redondas como otros espacios, reflejar el sentir del pueblo y los problemas que nos agobian dia a dia se puede mejorar pero lleva trabajo y pensamiento abierto que no se si los que dirigen sean capases de poder pensar en el cubano a pie.
 
 
#106 carlos alberto 28-07-2017 15:26
Realmente es increible el Articulo del periodista, muy bueno y para todos acabar con el burocratismo empresarial, la falta de amor al trabajo y el sentido de pertenencia de cada uno de nosotros, amigos soy Director de Comercio y Gastronomia en el Municipio El Salvador Guantanamo, hace ya dos años he tenido que enfrentarme a todas esas cosas negativas y malas mañas que existen en este sector, no saben cuanto rechazo de muchos cuadros y trabajadores he tenido que enfrentar por el cambio primeramente de mentalidad en la gestion Empresarial, hasta, lo lindo y dificil de decir, buenos dias, que desea, lo puedo ayudar en algo, no tenemos lo que busca pero existen otras variantes, etc no terminaria nunca, es cierto y como dice el articulo El Comercio nuestro necesita una Revolucion Acelerada y a la par del mundo, les digo algo, existen profesionales del comercio con deseos de hacer las cosas bien aca el pueblo es la prioridad, nuestra obligacion de llevarles un servicio de excelencia, pero tenemos que cambiar desde arriba, y contar con los que dia a dia le damos la cara al pueblo, ojala utilicen el comentario del periodista para bien de nuestro Comercio y el mio para sumarlo al cambio desde la base Empresarial Hombre Resultado Pueblo y Desarrollo.
 
 
#105 orlandoG 26-05-2016 08:29
Soy un lector asiduo de Cubasi, me sumo al resto de los comentarios que felicitan al periodista que escribio este articulo, donde expone con argumentos profundos y concretos la realidad del comercio estatal en nuestro pais y su generalizado maltrato a la poblacion.
Yo tambien en muchas ocasiones me pregunto por que el sistema bancario en cuba no crea tarjetas de credito a todo aquel que tenga un respaldo financiero para cumplir sus obligaciones de pago, pues es real que hay productos necesarios que por sus precios exagerados no son accequibles, que lo fueran si se pudieran pagar a plazos, tambien debo criticar un sistema que ya existio en los años 80, el horario laboral, pues el trabajador si no abandona su puesto de trabajo, no puede adquirir o resolver otros problemas pues todos los horarios de los comercios o de atencion al publico solo se enmarcan en el tradicional de 8 a 5 o en su defecto de 9 a 6, por lo que obliga a los trabajadores a incurrir en indisciplinas en sus centros laborales para resolver sus problemas privados. Esto es un hecho real, que nos deberia preocupar a todos.
gracias por dar la posibilidad de plantear nuestras opiniones, pues todos sabemos que los cubanos somos un pueblo preparado y asumo que mas del 70% conoce el mercado fuera de nuestras fronteras y las ventajas de la competencia para obtener realmente beneficios de venta por calidad y precios atrayentes al consumidor.
 
 
#104 Alfredo 17-12-2015 11:55
Como se espera que el principal beneficiado sea el consumidor cuando las tiendas aplican a los productos un 500 o 1000 veces de margen comercial?
 
 
#103 Betina 23-10-2015 13:20
Muy buen Atículo, lo que se necesita es que se haga una Mesa Redonda con este tema tan sensible y los funcionarios del estado que tienen que ver directamente con esto respondan y tomen medidas no que se quede todo en eso, como pasa casi siempre.
Felicidades al periodista por tan buen escrito!!
 
 
#102 George 01-10-2015 17:02
Muy bueno el artículo, pero como siempre toca solamente la arista de los problemas, se conoce por todos quien es el dueño del monopolio de tiendas recaudadoras de divisa, se conoce por todos quien es el encargado de poner los precios de ciencia ficción a los productos, se conoce que existen entidades encargadas de recopilar el estado de opinión de la población y dar supuestamente solución a estas mediante la discusión en la Asamblea General del Poder Popular, entonces lo que tenemos que difundir no es el problema, sino como sensibilizar a las entidades encargadas de velar por el bienestar del pueblo, o mejor dicho como hacer cumplir el trabajo de estas entidades para que estos problemas no pasen y para que si pasan se les dé una solución viable en pos de satisfacer la demanda de pueblo, que al final es el que sufre las consecuencias de estos desmanes.
 
 
#101 Orlando 30-09-2015 13:44
Yuris Nórido, UD no lo creerá, pero muchas personas han abandonado el país sin tener razones políticas contrarias al gobierno por el solo hecho de sentirse agobiado cotidianamente por la situación de desamparo y mal trato a que se enfrenta el consumidor. Todo lo que UD relata en su artículo es tan verdad que pienso que leyó mis pensamientos, soy un cubano de a pie y he sufrido todas esas calamidades. Y lo peor de todo es que no hay luz al final. En ocasiones pienso que las más altas autoridades del país no están al tanto, o son engañadas sutilmente. El comercio interior en el país está lacrado por la desmotivación laboral, poca exigencia, complicidad, malversación, estafa, mal trato al cliente, etc una peligrosa tendencia que amenaza con amargarnos, desalentarnos, perder el amor propio, etc. Para ilustrar lo que digo le cuento que hace poco tiempo compre unos pescados que son mi delirio, cuando llego a casa no tengo aceite, salí a comprarlo en los kioskos de mi reparto, bien para no cansarlos… estuve en 7 kioskos de dos repartos y no había aceite de ningún tipo, de manera que, muy tristemente a las 8 pm, viré a casa y cambie el menú. Ahora yo le preguntaría a los encargados sea CIMEX, TRD, o el que sea, no hay un control de inventario que establezca los puntos de reorden para cada tienda, atendiendo al consumo interno, con cuanta prontitud tengo que poner una mercancía a la venta atendiendo a la velocidad de rotación, etc? Incluso, puede que algún importador se tardara por cualquier razón, en ese caso deberían haber plan ‘B’ en este caso (Aceite) la manteca vegetal que hace tiempo se vendía puede ser una emergente ocasional muy apropiado. Pero para que eso funcione debe haber un orden elemental que evidentemente no existe.
La mesa redonda debería intercalar estos temas en su programación y de esa manera facilitar el debate entre consumidores – vendedores, a micrófono abierto, con las autoridades competentes de cara al pueblo y a la ciudadanía.
 
 
#100 thelastsoulja 30-09-2015 13:05
Albrisias!!!! Al fin alguien abre los ojos!!!
Solo falta que se siga por esa via..
¿Porque las tiendas se llaman recaudadoras de divisas?. Es como que te estan aclarando que te van a estafar de antemano!!.
¿Quien le pone los precios a los productos?. ¿En que teoria socialista se basan?, ¿existe como en otros paises la proteccion al consumidor y existe una ley de precios justos?
 
 
#99 egonzalez 30-09-2015 12:34
Ya forma parte de la idiosincrasia del cubano "machucarnos unos a los otros", es por eso del maltrato generalizado en el Comercio, un ejemplo es que compré una bicicleta de niño en 46 CUC y al llegar a la casa me di cuenta de que tiene defectos de fábrica cuando fui a cambiarla me dijeron en la Tienda que todas estaban igual que tenía que llevarla a un mecánico, este es un solo ejemplo de los miles que se pueden poner, pero pregunto ¿Hasta cuándo?
 
 
#98 blader 30-09-2015 10:58
Muchas felicidades al periodista hace falta que publique un comentario similar todos los días, y que invite a un economista para que ajuste el reclamo a posibles soluciones que en el momento actual se puedan dar con los recursos que tenemos. Para ver si por cansancio y obstinación de oír sus reclamos alguien (que pueda y no tenga que esperar ordenes del cielo) hace algo por este país.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar