miércoles, 16 octubre 2019, 06:07
Sábado, 29 Agosto 2015 04:47

¿Una selva llamada Estados Unidos?

Escrito por  Nicanor León Cotayo
Valora este artículo
(5 votos)

Otro horrendo asesinato acaba de trastornar una vez más a la sociedad de ese país.

Ahora suma el homicidio de una periodista de 24 años de edad, Alison Parker, y su camarógrafo,  Adam Ward, de 27.

Tuvo lugar este miércoles cuando en una localidad del estado de Virginia entrevistaban en vivo a una funcionaria de turismo del estado de Virginia.

Movida por la sistemática violencia que golpea a muchos de sus habitantes, la Casa Blanca hizo constar su inquietud por lo sucedido.

Un cable de EFE notificó que Andy Parker, padre de la joven reportera asesinada, declaró a medios locales:

“Tenemos que encontrar una forma de alejar a los locos de las armas”.

Su hija trabajaba con la cadena WDBJ7, una filial de la conocida emisora televisiva CBS.

La asesinó su ex compañero de labor, el afroamericano Vester Lee Flanagan, conocido allí como Bryce Williams.

Cuando disparó contra ambos hacía dos años que lo habían separado de su cargo y después del crimen huyó a lo largo de cinco horas hasta –según la CNN- suicidarse.

"¿Cuántas veces más vamos a ver estos incidentes? Ya sabes, Newtown, Charleston, las salas de cine, lo que sea. Esto tiene que parar", exigió Andy Parker.

La agencia EFE hizo notar que tres meses antes, en Charleston, (Carolina del Sur) un joven blanco le arrancó la vida a nueve fieles de una iglesia negra proclamando el inicio de “una guerra racial”.

Junto a ello subrayó que fue luego de la tragedia en una escuela de Newtown (estado de Connecticut), en 2012, cuando asesinaron a 20 niños y seis adultos, que Obama inició presiones sobre el Congreso para limitar las ventas de armas.

Pero fracasó, y este miércoles, a raíz del asesinato de la joven periodista y su camarógrafo insistió en “la urgencia” de que el Capitolio actúe con sentido común para reducir la violencia armada.

Sin embargo, la generalidad de los observadores coincide en advertir que no radica ahí la tendencia prevaleciente en el Senado.

El presidente del canal de televisión al que pertenecían las victimas, Levi Jeffrey, explicó que el asesino de ambos trabajó allí entre marzo de 2012 y febrero de 2013.

Puntualizó que cuando lo despidieron reaccionó de manera airada y tuvo que ser expulsado del lugar por la policía.

Para explicar los motivos de su balacera el miércoles envió 23 páginas por fax a la cadena donde argumentó que una de las razones fue la existencia de hechos racistas.

Por esa y otras acusaciones él presentó una demanda contra la WDBJ7, del estado de Virginia.

La corresponsalía de EFE en Washington comentó que el tiroteo y las imágenes que lo acompañaron “han conmocionado al país y a los trabajadores de la cadena”.

A las puertas de esta última, subrayó, se acumulan velas,  peluches y las menciones como homenaje a los dos reporteros fallecidos.

¿Hasta cuando Estados Unidos exhibirá la imagen de una gran selva radiante y asfaltada? ¿O, más terrible aún, es que ya pasó su hora de evitarlo?

Visto 3190 veces

Comentarios  

 
#3 lianet 31-08-2015 13:44
yo ciertamente pienso que ya pasó su hora de evitarlo, esto siempre habia existido alla, hubo un tiempo que se tranquilizó pero a raíz de todos los problemas raciales que se han venido dando esto ha incrementado realmente tendrán que dejar de vender armas para uso personal y quizas eliminen esto pero no se olviden que tambien el país se encuentra en campañas electorales muchas de estas aumentan la ira y sacan los rencores que tienen muchos debajo de las almohadas, no dudo tampoco que los comentarios del psicopata de Trump estén ultimamente influyendo.
 
 
#2 Alexander 29-08-2015 13:59
Esa es la verdadera realidad, el crímen es un grave problema ,armas por doquier,drogas y mucha gente enferma mental debido a la sociedad en que se está viviendo,ahí tienen a toda esa gente que apoya a Donald Trump ,son personas desinformadas y enfermas con sentimientos racístas ,Triste lo que se vive en estos días por aquí en USA.
 
 
#1 vivoli 29-08-2015 10:33
Estas aberraciones son el producto de un sistema injusto, eso no es secreto para nadie. Lo que muchos ignoran es toda la transformación de la subjetividad que se produce para llegar a estos horribles sin sentidos. Uno de los factores es el culto al morbo, al crimen, que ocurren de varias formas, unas de estas formas es banalizar la violencia, no sólo utilizándola como anclaje para atraer la atención en las manifestaciones artísticas, sino utilizando música que violenta el sistema nervioso del individuo y también quitándole el sentido original a las palabras, lo que conduce a una resolución de tensiones falsa, a actitudes completamente inadecuadas para cada situación. Explico esto con ejemplos que empiezan a verse en Cuba:
Música violenta: una música perturbadora en los programas de deportes (el hecho de que se requiera acción no quiere decir que el atleta no necesite de armonía para realizarla, de hecho Vigotsky informó que el surgimiento de la poesía y la música ocurrió en los trabajos físicos más pesados, para poder coordinar los movimientos y que el trabajo se sintiera menos pesado.
Palabras sin sentido: un programa que se llama El complotazo, palabra tan agresiva y con un significado que normalmente pone en alerta a las personas para velar por su seguridad, aquí se banaliza, se trata de acostumbrar a las personas a lo horrible con envoltura de diversión. La tensión que esa palabra debe crear se resuelve en baile o escucha de una balada, una incongruencia total. Ahí se violenta el poder de razonamiento del individuo. Este procedimiento es disfuncional, como diría un psicólogo venezolano, cuando analiza la vida de un niño cuando ve a su mamá con un ojo hinchado, y ella al decirle que no pasa nada, él por amor a su mamá, le cree y abandona su poder de razonamiento. Asimismo, el televidente, al deber ponerse en alerta ante esta palabra amenazante, termina dejándose convencer por el placer de la música...y abandona su poder de razonamiento.Y así las incongruencias crean otras, por ejemplo se ve a locutores más interesados en su postura, dicción y apariencia que en el contenido, entonces vemos que cuando alguien da las gracias por la invitación al programa, el locutor ensimismado le responde "exactamente" (exactamente debe estar agradecido de que lo invitemos, porque sino no lo ve nadie ni en los centros espirituales ¿es eso lo que quería decir?) En fin, el camino a la violencia se teje poco a poco ¿dónde están los intelectuales?
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar