miércoles, 16 octubre 2019, 05:29
Imprimir esta página
Lunes, 24 Agosto 2015 09:04

¿Corrupto yo?

Escrito por  Magaly Zamora Morejón, especial de la AIN
Valora este artículo
(4 votos)

Corrupción, palabra maldita que algunos prefieren pronunciar en voz baja o sustituir por otras de menor fetidez moral como indisciplina, negligencia o descontrol.


   Actitud indecorosa que como la lava ardiente va cubriendo  todo a su paso y se cuela por debajo de la puerta de climatizadas oficinas, sube en elevadores hasta los pisos más altos de encumbrados edificios, viaja en autos de lujo, se hospeda en hoteles de alta categoría y no distingue esferas, sectores, ni avales personales.


   Punta de un iceberg que se sustenta en la falta de exigencia, el egoísmo, el afán de lucro,  de poseer y ostentar por encima de los demás y sobre todo de la    pérdida de valores como la honestidad y la honradez.


   La historia recoge numerosos ejemplos del daño que puede ocasionar  un jefe militar, un político, un empresario o hasta el más simple de los individuos cuando es capaz de vender su alma al diablo y traicionar la confianza  y la responsabilidad que le han sido asignadas.


   Cuba no escapa a tales hechos, a pesar de la educación impartida, desde edades tempranas a sus ciudadanos, basada en principios de integridad moral.


   Resaltaron en su momento casos como el de la empresa niquelífera, el de Cubana de Aviación y las comunicaciones, reflejados en  la prensa y que envolvieron también, en casi todos los casos a empresarios extranjeros como principales agentes de soborno.


   Más recientemente, el Noticiero de la Televisión se hizo eco de los hechos ocurridos en las actividades relacionadas con la perforación y extracción de petróleo y los cuantiosos daños ocasionados a la economía.


   Habría que preguntarse por qué fallan tan a menudo los sistemas de control y supervisión a nivel de empresas y organismos y hasta incluso pasan inadvertidos para las auditorias los desvíos de recursos, las apropiaciones indebidas y la venta ilícita de propiedades estatales.


   Este mal parece extenderse cual metástasis a las más diversas esferas, pero más que hacer la autopsia  de los expedientes ya cerrados, vale la pena analizar qué condiciones propician la proliferación de actitudes negativas en el comportamiento de los cuadros administrativos y qué hacer para prevenir tales desafueros.


   Un país bloqueado, que ha sobrevivido a extraordinarias presiones internacionales y a incontables pruebas internas, no ha vendido uno sólo de sus principios y ha sabido cortar de raíz cualquier atisbo de corrupción a precios extremadamente dolorosos.


   Sin embargo, ¿de qué serviría todo eso si dejara que ahora, el delito económico carcomiera como el comején, el tronco que sostiene el sistema político de la nación?. 


   ¿Qué ejemplo estaremos dando si tiramos por la borda tantos años de igualdad social para terminar asumiendo posiciones liberales, donde tengamos que ofrecer por la izquierda alguna prebenda para recibir algo que por derecho nos corresponde? 


   ¿Cuál será el futuro que  nos espera si cada quien  dispone de los recursos de su empresa para su uso particular o para venderlos y engrosar su capital?


   No vivimos en una burbuja y las influencias del mundo exterior son asimiladas de maneras diferentes por los ciudadanos, que en muchos casos no se resignan a vivir de manera sencilla y tratan de solventar sus desmedidas ambiciones a costa del Estado.


    Solamente una sólida formación moral unida al control y fiscalización adecuada en cada puesto laboral puede prevenirnos de caer en la tentación o ponerle freno a tiempo a lo que a veces comienza para satisfacer  una necesidad perentoria y termina en la actitud desfachatada del que se cree intocable y por encima de los demás.


   Hay que tener valor para conformarse con las escasas opciones que permite el salario y explicarle a la familia que los recursos que manejamos no nos pertenecen, mientras  el vecino que apenas acaba de ocupar un cargo comienza rápidamente a cambiar su modo de vida y su conducta .


   No hay mayor gloria que el alma que está contenta de sí, dijo José Martí, el más universal de los cubanos, que con los zapatos raidos,  fue incapaz de tocar un centavo de las contribuciones recogidas para organizar la Revolución.


    Preservar esa gloria que se ha vivido es un compromiso de cada cubano tanto con los héroes que labraron el camino hasta aquí como con las generaciones que vendrán. Está en juego el prestigio y la existencia misma de la Revolución y no se trata de sálvese quien pueda, sino de salvarnos todos de la deshonra y de la condena de la Historia.

Visto 3423 veces

Comentarios  

 
#21 robe 26-08-2015 16:33
Que ganas tengo de que se acabe el bloqueo en este pais para ver a quien se le van a achacar los problemas ,,de seguro muchos van a seguir,, mientras tu salario no te de ni para un dia de comida como se debe ,,ni para bestir mucho menos o sea para nada la gente va a segir pifiando por sobrevivencia es un instinto que llevamos dentro
 
 
#20 Manuel 26-08-2015 15:52
Por favor pueden no publicar este comentario pero si quisiera que lo leyera la periodista.
Estoy plenemente de acuerdo con lo que se plantea en el articulo, pero me parace que aún apunta hacia abajo, nadie, por muchos meritos y cargos que tenga debe estar por encima de la ley, mietras este aspecto no se resuelva la corrupción será un gigante invencible y la periodista un quijotico.
 
 
#19 CRIPTO 26-08-2015 12:23
Caligula no te comas a nadie por eso, yo conozco a alguien que es igual que tu, compra el combustible a otros que venden la tarjeta de combustible integra, se pone a dar viajes días alternos en coordinación con el jefe, botendo por su puesto, los dos viven y tienen un extra para pasear y mantener el carro de pintura, estoy seguro que los carros estatales más del 70% lo mantienen choferes y jefes realizando inventos.
 
 
#18 caligula 25-08-2015 17:09
Casi todos los comentarios reflejan la realidad de cada centro y de cada persona en lo particular, experiencias vividas en lo cotidiano, por consiguiente yo saco una conclusión, el culpable es el sistema que proporciona todo este descontrol y relajo con los recursos, trabajo en una entidad del estado y tengo un carro asignado, solo me dan combustible y una cifra casi ridícula al mes, entonces el carro necesita, aceite, batería neumáticos y otros accesorios, ?donde y como accedo a ellos? saquen ustedes sus propias conclusiones
 
 
#17 Carlosvaradero 25-08-2015 11:18
De acuerdo con el comentario de Tide, comentario No 16.
Casos como el suyo... hay un montòn... y seguiràn habiendo por supuesto...
Saludos.
 
 
#16 Tide 24-08-2015 18:23
Muy real la frase de Einstein que nos enseña o recuerda el comentarista Jorge LuisPA en su comentario #15: "La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa". Los que hacen el mal cuentan con el respaldo, la complicidad y el apoyo, que los que no “se sientan a ver lo que pasa” carecen totalmente. Si hubiera alguien que se pudiera considerar como víctima de las represalias de esos que descaradamente hacen el mal, por el simple “pecado patriótico” de no sentarse tranquilamente a ver lo que pasa, es “menda”. Fueron demasiadas las veces en mi vida laboral, en todos esos años de intentar alcanzar el deseado y necesario desarrollo de nuestro país, en el que algunos jefes y sus pandillas quisieron hacerme “puré de talco”. ¡Por puro “milagro” no lo lograron! Pero me cerraron el paso a mi desarrollo como profesional, y fue tanto el acoso encubierto al que fui sometido, que no me quedaba de otra que encontrar otro lugar para trabajar. No creo que haya alguien en nuestro país que no sepa cuáles son las consecuencias de “caer pesado” en el lugar donde uno labora, y la mejor forma de lograrlo, es saliéndole al paso a las irregularidades que uno ve y que tantos se hacen de la vista gorda para no ver. Y para colmo de los colmos, en las sin duda “manejadas” conclusiones a mis intenciones de ingresar al Partido, y no hay quién me convenza de otra cosa, me tildaron de “inmadurez política”. Y en aquellos momentos confieso que me molestó, pero con el paso del tiempo me alegro que nunca lo haya llegado a lograr, porque con mi carácter, no hubiera durado de militante ni 15 días.
 
 
#15 Jorge LuisPA 24-08-2015 15:28
Mi interrogante.
¿Podria la reolución, el Esado Socialista cubano, los revolucionarios , los cubanos umilde de la patria, acabar con la Corrupción.?......
¿la corrupción es parte del mundo posmoderno que estamos viviendo?.......

Decia, Albert Einstein
"La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa".
 
 
#14 armando 24-08-2015 14:59
Saludos.

este es un tipo de fauna humana en este pais, que es la secuela del gran nivel de indisciplina social en CUBA.

Es el resultado de varias facetas de la indisciplina antes mencionadas, con un ""adobo criollo de NEPOTISMO, FALTA DE RESPETO E INMORALIDAD de quienes la permiten"".

ES UNA NUEVA FACETA DE HACER CONTRARREVOLUCI ON EN CUBA ""
 
 
#13 La gorda 24-08-2015 14:48
Vale la pena no solo detenerse a leer este artículo, sino también los comentarios que del mismo se hacen, ya que todos somos afectados directa o indirectamente por la terrible corrupción que existe actualmente en nuestro país, que deja no solo secuelas económicas sino que su inadecuado enfrentamiento genera tolerancia en la población, desilusión en quienes no comparten este tipo de conducta y desgraciadament e hasta admiración de niños y jóvenes que ven como florecen económicamente quienes manifiestan estas conductas y la protección que se brindan entre si directivos y funcionarios vinculados y corruptos. Creo que es importante llamar la atención como más de una vez las personas que denuncian hechos de corrupción o determinadas conductas que indican su ocurrencia, termina victimizadas en el proceso y lo que hace unos años era escuchado y comprobado, ahora se recibe con desagrado por quienes tienen precisamente la obligación de enfrentar estas conductas, porque simplemente genera más trabajo. He escuchado muchisimas veces como las personas hablan con amargura de que se personaron en oficinas de atención a la población ha expresar sus preocupaciones y sus denuncias han sido remitidas a los mismos organismos que resultan denunciados y como han terminado siendo hasta cuestionados y agredidos en las respuestas que reciben, además de tener que presenciar como personas inescrupulosas mantienen sus cargos e incluso son promovidos. Puede ser esta precisamente una causa de porque en Cuba los anónimos han proliferado tanto.Lo más triste de todo es cuanto afecta este proceder la confianza de la población (dígase la persona que directamente denuncia, su familia, sus amigos, sus vecinos y hasta en aquellos que solo ven de lejos los hechos)en las instituciones, sus funcionarios y más que nada en la Revolución, como se va desarrollando apatía o desinterés en lo que sucede en el barrio, en el trabajo o en las instituciones con que se interactúa y en definitiva se suman al pago de los corruptos porque es la única forma de "resolver", además de que genera una pregunta aún más peligrosa, ¿Existe algún grado de comprometimient o de quien al final de las remisiones debe dar respuesta a la denuncia con el denunciado o simplemente no le importa que la población se sienta pisada y desatendida? ¿No es esta la forma más terrible de contrarevolució n? Creo que lo fundamental es que se hable, claro, pero sobre todo que se escuche y se haga, para que las esperas en las colas de la vivienda, de la fiscalía, de la atención a la población, no sigan llenas de historias desalentadoras que nos haga cuestionarnos si este es el país por el que tanto nos sacrificamos o en el que queremos que crezcan nuestros hijos.
 
 
#12 cubanito100% 24-08-2015 13:58
Desgraciadament e es algo que vivimos a diario el soborno, precios alterados, inspectores que en vez de controlar van a recoger la comisión, dirigentes buscándoles mejores ubicaciones a hijos y familiares. Es algo que vivimos a diarios en la cual el consumidor siempre pierde. Para que hablar del tema, para que denunciarlo, basta de hablar. Como decía el CHE necesitamos personas que trabajen más y hablen menos. Un solo ejemplo vístanse con pantalón y camisa de raya, lleguen a cualquier establecimiento del país pregunten por el administrador y después le dices el motivo de tu visita, cuando se percaten que no eres inspector, vez como en tu propia cara te dicen dame un minuto voy a tomar agua, pensé que eras inspector. Me paso en 3 establecimiento s de Palmares en Varadero (En la Vicaria, Plaza América y la tienda de Pumas calle 60 en la cual muy pocas prendas tienen precios). Esto fue esta semana a diario tengo este tipo de expresiones.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar