martes, 25 septiembre 2018, 14:39
Viernes, 14 Agosto 2015 00:53

MIRAR(NOS): Si de besos se trata (II)

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(7 votos)

Por supuesto que mi primer beso no fue como el de la foto que acompaña este intento de artículo.

 

El más difícil no es el primer beso, sino el último.
 
Paul Géraldy

 

Hay pensamientos que carcomen, muerden el alma y nunca nos dejan en paz ni durante un segundo de nuestras existencias. Aunque en algún momento se sienta libre de esa eterna tortura, el recuerdo sigue ahí, sin importar cuánto se esmere en enterrarlo por todo el tiempo que dure esta vida y dado el caso, por si las mocas, también la que viene.

 

Justamente, eso pasa con las primeras veces. Nadie en esta esquina podría decir que no ha caído en el humano error de las comparaciones. Pasa todo el tiempo, con las películas y los actores, con los sabores y los batidos y entre otros elementos, con este novio y el anterior.

 

No quiero decir que el objeto de análisis implique una necesidad inquebrantable de vuelta al pasado. Quiero decir, con todas las letras, es normal que se compare.

 

Por supuesto que mi primer beso no fue como el de la foto que acompaña este intento de artículo. No lo fue, en primer lugar, porque la instantánea de arriba fue un montaje. Ahora dirán que no había Photoshop, que estoy viendo fantasmas donde no los hay.

 

En mi defensa responderé que Robert Doissenau habló (tal vez les pagó) con un par de jóvenes actores. Disfrazados de marino y enfermera posaron para su lente. Ahora estoy más segura de que pagó, si no, vean la posición de la columna de ella.

 

Yo tenía incertidumbres aquel día. No el de la foto de arriba, que data de 1950, donde ni mis padres estaban en los proyectos de mis abuelos. No. Me refiero al día de mi primer beso. Quizás en lo más profundo le sabía inevitable, incluso por esa vez supongo que me alegraba de la imposibilidad de que algo no ocurriera. Iba a pasar de todas formas; aunque el miedo me borraba los pensamientos, al mismo tiempo procuré atesorar cada gesto, cada palabra.

 

Por supuesto, ahora no les contaré la historia de mi vida. La dejaré hasta aquí precisamente porque quiero referirme a ese temor que nos embarga cuando incursionamos en cualquier cosa, inclusive, en el arte de besar. Dicho sea de paso, no es que yo sea una voz autorizada, pero todo el mundo es ducho en la materia.

 

No existen los “malos besadores”. No hay asignaturas optativas donde se enseñe pasión, y si bien nadie termina siendo totalmente experto en cuestiones sentimentales, hay parejas que simplemente a la hora del beso, en el instante supremo del ósculo divino (porque proviene del ser amado), no se llevan bien.

 

Siempre se puede llegar a un acuerdo, incluso en las guerras. En este asuntico también.

 

Por otra parte, algunos mal llamados expertos, autocatalogados así dependiendo del número más o menos grande de sus relaciones sentimentales, aseguran que es preciso llegar al acto sexual propiamente dicho para saber si eres compatible con esa persona.

 

Quienes así piensan, como es de suponer, otorgan al sexo un alto nivel protagónico, e incluso le confieren una pátina de superhéroe. Sí, porque según ellos, si todo va bien en la cama, entonces no hay de qué preocuparse.

 

Pero ¿y la convivencia? ¿Dónde queda el hecho insoslayable de que en la vida cotidiana, de lunes a lunes, dos no se lleven bien bajo el mismo techo? Dudo mucho que se resuelva en la cama.  

 

He comprobado, sin llegar a hacer de eso una regla fija, que desde el primer inocente toque puedes determinar si te gustará lo otro.

 

Coincidirán ustedes conmigo. Exigente por naturaleza, al ser humano le gusta la experimentación, salir de lo convencional… por eso, entre otras muchísimas cosas, inventó el Kamasutra.

Visto 4291 veces Modificado por última vez en Jueves, 13 Agosto 2015 18:14

Comentarios  

 
#8 Dpc 14-04-2016 14:35
Mi 1mer beso no fue el mas romántico ni el mas lindo porque fue con un muchacho que fue noviesito por embullo, después de ese día no le mire mas la cara.
 
 
#7 Jorge_Ale 13-04-2016 14:41
pero recordar que primer beso es uno y últimos son unos cuantos !
 
 
#6 raymond 18-08-2015 11:53
es cierto que el primer beso es importante, imaginen que la otra persona no tenga buen aliento, te entran deseos de ir mas alla?
 
 
#5 yorley 15-08-2015 10:39
felicidades LIZ por el escrito realizado sabes que no recuerdo el primer beso ya que fue hace tanto tiempo pero pienso que deberia ser tierno, y si estoy de acuerdo con que el primer beso te dice la otra parte de la pareja tengo experiencia, me ha ocurrido
 
 
#4 Arquero 14-08-2015 15:14
Bueno voy a tratar de aportar alguito. Para mí la boca es la puerta del cuerpo del ser humano (no del alma) por lo que es una de las primeras cosas en que me fijo para hacer una evaluación de quien tengo delante. Muchas veces en mi vida he pensado (yo no le doy un beso ni amarrado). Recuerdo como los esclavistas en todas las épocas revisaban la boca y la dentadura de la desdichada mercancia humana, tambien hay por ahí un documental de un primitivísimo pueblo del Sahara donde los jóvenes varones para obtener pareja hacen unas exhibiciones rarisimas parecidas a los camellos mostrandole a las damas sus bocas y dientes. Es mucho lo que se aprende con la observación de la boca y por lo tanto con un beso. Siempre se habla del primer beso con la candidez como ingrediente. Los demas besos si el primero como semilla germina, van subiendo de tono hasta que pasan a ser un sonido más en lo que puede ser la sinfonia del sexo entre dos que se aman (me quedó poético, ñooo). Ahora tambien existen los besotes entre dos que se desean (sin algún amor por medio todavia). En fin para gusto se hicieron los colores y para sonar los besos.
 
 
#3 Marita 14-08-2015 12:05
Liz, como siempre, felicidades por tu artículo. Pero hoy debo discrepar en algo. No creo "que desde el primer inocente toque puedes determinar si te gustará lo otro". En mi experiencia personal. Hace unos cuantos años tuve un novio que me encendía sólo de rosarme y la primera y única vez que tuvimos sexo fue un fracaso mental. Coincido en la parte donde no es necesario llegar al acto sexual para saber si será compatible o no. Puedes llevarte muy, pero que muy bien con alguien en la cama y ser todo un caos fuera de ella. En cotraposición la relación entre sábanas se conversa y se mejora. No sabemos de los gustos de los demás y los demás no saben de los gustos nuestros si no se hablan.
 
 
#2 Guajira Guantanamera 14-08-2015 09:17
Saludos para ti Liz, me gusto tu articulo, sobre todo porque hablas de la primera vez en muchos aspectos de la vida, aunque partas de aquel primer beso, yo pienso que el beso no significa nada si no hay sentimientos involucrados, si no te interesa la persona, si no pasaste por un proceso de conquista, si no te gusta y solo te besas con otra persona para ””descargar””, para mi no significa nada, si, te lo pasas “bien”, peroooooo, no puede compararse con un beso lleno de deseo, de amor, de pasión, aunque estos besos sean solo el rose de los labios y nada tengan que ver con los descritos en el articulo de Liz SI SE TRATA DE BESOS (I), porque cuando hay sentimientos involucrados, wuaaaau, besar a la otra persona es lo máximo. ¿Refleja la manera de besar como será el próximo paso? Jajaja, Eso creía yo.
 
 
#1 r@f@ 14-08-2015 09:14
recordar cual fue mi primer beso, tal vez fue el mas ingenuo pero mira tu no lo olvido, fue en 5to grado con mi primera noviecita, no duro ni 4 segundos, de esos que se llaman de "piquito" pero ahi esta en mi memoria para siempre.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar