martes, 20 noviembre 2018, 03:00
Domingo, 09 Agosto 2015 06:11

Argentina: La difícil sucesión

Escrito por  Arnaldo Musa
Valora este artículo
(2 votos)
Cristina Fernández. Carismática y con resultados positivos Cristina Fernández. Carismática y con resultados positivos

Recoger el batón que dejará Cristina Fernández será un reto pese a la constante campaña de calumnias de los medios reaccionarios que intentan salvar al neoliberalismo en la nación suramericana.

 Como todo lo que empieza tiene que acabar en un momento determinado, las dos veces electa presidenta de Argentina, Cristina Fernández, finalizará próximamente su mandato, con un alto porcentaje de popularidad, pese a la constante campaña de calumnias de los medios reaccionarios que intentan salvar al neoliberalismo en la nación suramericana.

Tal ha sido su ejemplo y el resultado de su trabajo, que incluso elementos contrarios que aspiran a sucederla han metamorfoseado el lenguaje electoral y ahora hablan de superar su labor, no de cambiarla.

Para quien la suceda no será fácil una herencia que ha contado, subrayo, con gran respaldo popular y ha llevado la soberanía del país a lo más alto, venciendo obstáculos de todo tipo, incluidas etapas en que ha visto afectada su salud.

DETALLES

Las elecciones presidenciales de Argentina se llevarán a cabo el 25 de octubre de este año y de manera conjunta con las elecciones legislativas, de acuerdo a lo establecido en la Constitución nacional y las leyes electorales.

En Argentina los comicios presidenciales (así como también los legislativos a nivel nacional) son por voto directo, universal, secreto y obligatorio. Tanto las primarias como así también las generales.

Los candidatos surgirán de las elecciones primarias que se realizarán el 9 de agosto de 2015, si alcanzan el 1,5 % de los votos válidos, aunque en ocasiones ya antes trasciende la fórmula de algunas agrupaciones.

Habrá una segunda vuelta o ballotage el 24 de Noviembre, si ninguna fórmula obtiene en las elecciones generales más del 45% de los votos positivos, o más del 40% de estos con una diferencia de, al menos, 10 puntos porcentuales con respecto a la segunda fórmula.

Además de elegir presidente y vicepresidente, los argentinos votarán 130 diputados, 24 senadores y 43 parlamentarios del Parlasur.

Como novedad, en las primarias será la primera vez que los argentinos que hayan cumplido 16 años puedan emitir sufragio para presidente. Ya en los comicios legislativos del 2013 los jóvenes de 16 y 17 años habían podido participar de las elecciones nacionales de manera voluntaria (con una participación del 80,3%), al igual que también lo pueden hacer los mayores de 70 años (que por su edad no tienen obligación de votar).

LOS CANDIDATOS

Aunque ya han trascendidos los candidatos a suceder a Cristina, esto no se hará oficial hasta el próximo día 9. Los precandidatos que compiten por cada partido político son, por el oficialista Frente para la Victoria: Aníbal Fernández, jefe del Gabinete; Florencio Randazzo, ministro del Interior y Transporte; Agustín Rossi, ministro de Defensa; Daniel Scioli, gobernador de Buenos Aires; Jorge Taiana, legislador de la ciudad de Buenos Aires, y Sergio Urribarri, gobernador de Entre Ríos.

Por el Frente Justicialista, José Manuel de la Sota, gobernador de Córdoba, y Adolfo Rodríguez Saá, senador por San Luis.
A su vez, la entidad centroderechista integrada por Propuesta Republicana (PRO), Unión Cívica Radical (UCR) y Coalición Cívica (CC) presentan a Elisa Carrió, diputada de la ciudad de Buenos Aires; Ernesto Sanz, senador de Mendoza y Mauricio Macri, jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Los otros precandidatos son Margarita Solbizer, diputada de Buenos Aires  por el Frente Amplio Progresista; Víctor De Gennaro, diputado nacional por el Frente Popular; Sergio Massa, diputado de Buenos Aires por el Frente Renovador, y Jorge Altamira, referente histórico del Partido Obrero y ex legislador de la ciudad de Buenos Aires por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

No obstante, se conoce que los principies candidlos para la presidencia son el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, del oficial Frente para la Victoria; Mauricio Macri, jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, por el PRO-UCR-CC, y Sergio Massa, diputado de Buenos Aires, por el Frente Renovador.

Lo curioso, subrayo, es que a nadie se le ocurre reprochar la labor de la actual mandataria, e incluso algunos se retractan abierta o veladamente de lo mucho que la han atacado, reconociendo lo positivo de su gestión, algo no visto antes en contienda electoral de este tipo en Argentina y posiblemente en muchos otros lugares del mundo.

En cuanto a Scioli, quien estuvo recientemente en Cuba y se entrevistó con nuestro Presidente, Raúl Castro, explicó que lo "movilizó mucho, en un momento histórico en la relación entre Cuba y Estados Unidos, en perspectivas muy buenas para un país que es un sentimiento".

Aclaró que él no defiende ideas "de acuerdo a cómo se va dando la coyuntura de la situación política. Si no hubiéramos tenido la recuperación de la administración de los fondos de la ANSES, cinco  millones de netbooks, no estarían en manos de todos los estudiantes, y no estarían en camino 80 000 viviendas por año con el plan Procrear", y añadió:

"Yo gobierno fijando mis prioridades en los trabajadores, el que más necesita del Estado, la clase media, no los más poderosos. Comprendí el papel social activo del Estado, que debe estar presente donde el mercado no está”

Mientras Massa parece tener también buenas opciones y le señalan más virtudes que defectos, el otro posible candidato, Macri, ex presidente del club de fútbol Boca Juniors, quería ir corriendo a pagarle a los fondos buitres, votó en contra de la recuperación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales y de Aerolíneas Argentinas, entre otras medidas oficiales a favor de la soberanía del país.

Desde el macrismo auguraban un escenario de dificultades económicas y sociales previo a las elecciones, pero cambiaron el discurso, porque se va a ir a votar en un clima de tranquilidad y con una economía que ha vuelto a crecer.

En este contexto, hay que estar alerta y preservar unas elecciones limpias, en las que se le hace imposible a la derecha suplir a una presidenta que ha tenido liderazgo y vínculo con el pueblo y la historia de lucha de los argentinos.

Visto 3163 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar