martes, 11 diciembre 2018, 12:45
Viernes, 17 Julio 2015 00:03

MIRAR(NOS): Rupturas y felicidad: ¿términos distantes?

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)

Estoy segura como de mi nombre que a lo largo de sus días encontrará más de una persona con la que descubra que tiene «incompatibilidad de caracteres».

 

«Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una».

Voltaire

 

Hace un tiempo, cuando la norma eran los matrimonios legales, jurídicamente hablando, en el momento que se llegaba al divorcio, las partes contrayentes alegaban como algo muy normal «incompatibilidad de caracteres».

 

Como usted sabrá, en ese saco de lo que nos es contrario caben muchísimas cosas, desde la traición hasta… bueno, lo dicho, cualquier cosa.

 

En 2015, por supuesto, las parejas siguen casándose, aunque ahora estar casado es un concepto mucho más amplio. Muchas personas siguen siendo incompatibles muchos años después y deciden de todos modos probar suerte, halar la soga hasta que se rompa, pero ahorrándose los ciento y pico de pesos que vale un divorcio en Cuba.

 

Si es que en algún momento formalizaron compromiso, llegado el final de este, prefieren dejar las cosas como están en el papel y no firmar absolutamente nada más. A esa hora, el bendito documento no tiene ningún valor, aunque meses o años atrás apostaran por traje blanco y todos los gastos que casarse implica.

 

Mentiría si les dijera que no me sueño vestida de blanco. Lo he hecho, inclusive más de una vez, y estoy segurísima de no ser la única. Pero, decía alguien que me es muy cercano, «algo están echándole al maní, la gente ya no piensa como antes»… andan como a lo loco, viviendo a prisa, so pena de morir en el intento supremo de la felicidad.

 

¿Existe ella? ¿Cuál es su fundamento? Instantes, amigos míos, segundos de satisfacción (de cualquier naturaleza) determinan que se sea feliz por dentro. A pesar de lo apretado que vayas en tu P11, de tu carrera desenfrenada por alcanzar entradas para cualquier concierto en el Karl Marx; a pesar de cualquier pesar… digo y recontradigo: se es feliz hallando dicha en cada momento.

 

Lógicamente, todos los días el horno no está para galleticas, pero hay problemas que nunca tendrán solución.

 

El calentamiento global y el consecuente calor no debieran ser motivos de rostros largos. De nadie depende. Jamás he visto que nadie añada ni un segundo a alguno de sus días. Nos fueron asignadas 24 horas, aprovéchelas de la mejor manera. La falta de tiempo, entonces, tampoco es motivo para la amargura.

 

Estoy segura como de mi nombre que a lo largo de sus días encontrará más de una persona con la que descubra que tiene «incompatibilidad de caracteres».

 

Algunas (las más) usted las puede escoger. Rodearse de las mejores no es simplemente recordar y luego teclear una contraseña.

 

Tampoco existen manuales de pareja perfecta, aun cuando tenga bien claro en su cabeza qué quiere y qué no. No escribo para convencerle de que se conforme con poco.

 

Le insto a que pueda encontrar consuelo en que alguna vez, por algún motivo ahora escondido, pudo escoger a su media naranja sin convenio prefabricado, como en los matrimonios arreglados o en aquellos que sustentaban su amor en el tamaño de la dote.

 

Hay que ser un poco egoístas cuando se trata de la felicidad. En cualquier instancia, sin segundas lecturas ni posibilidades dubitativas. Antes bien, a todas luces, con los ojos bien abiertos, sea consciente de la grandeza a su alrededor.  

 

Muchas buenas películas llegan a su fin, pero cuando rueden los créditos, procure guardar el buen recuerdo. Y no espere segundas partes, le prometo que nunca son buenas.

Visto 4809 veces Modificado por última vez en Viernes, 17 Julio 2015 13:23

Comentarios  

 
#12 k@ry 19-08-2016 00:13
pienso q mientras busquemos la persona perfecta para hacernos felices y no nos combesamos de que cualquier persona que llegue a tu vida es un complemento a la felicidad que debe reinar en nuestro interior asi fracasaremosno le podemos dar a los hijos a las parejas la responsabilidad de hacernos felices y despues culparlos por no llegar a ser feliz las pesonas tienen que comprometerse consigo mismas sin egoismos la felicidad es ta dentro de nosotros mismos con lo quetenemos con lo que somos con lo que alcanzamos y con el dia a dia que proyectamos cualquier cosa que llegua a nuestras vidas es el complemento para compartir felicidad de un lado y de otro ya de antemano sabemos que el dinero las cosas materiales no ofrecen felicidad mas bien causan una tremenda infelicidad al que lo posee y al que lo prefiere
 
 
#11 javier 21-07-2015 07:54
Liz, por tu forma de escribir deduzco que, eres una persona romántica. Y que has sufrido al menos una decepción con tu pareja, y quizás aún buscas a ese alguien especial que pueda ver más que tu rostro y pueda observar tu esencia y tus sentimientos.
 
 
#10 Eli 20-07-2015 15:04
yo tambien quisiera vestirme de blanco es muy lindo , pero es verdad lo que dijistes que las segundas oportunidades nunca fueron buenas
 
 
#9 snake 20-07-2015 12:50
Nesbys me encanto tu foto del verano, me encantaria poder comunicarme contigo...Soy de Camaguey tengo 26 años.
 
 
#8 snake 20-07-2015 12:44
Hola Nesbys me encantaria poder comunicarme contigo...
 
 
#7 AMD 20-07-2015 10:23
La felicidad es algo complejo, muchas veces depende de varios factores; amistades, familia, pareja,centro laboral,orgullo personal, etc, algunos se pueden mejorar pero otros no. Escuchar por varias personas que las 2 partes nunca fueron buenas te desilusionan cuando uno a veces quiere recuperar algo perdido y más aún cuando todo termina bien -por decirlo de alguna manera- por ambas partes. Dicen que el tiempo lo cura todo y que también te enseña si era imprescindible o no esa persona en tu vida. Lo importante es que uno tenga claro que no es lo mismo cometer un error que fracasar.
 
 
#6 gladys regina 19-07-2015 21:07
Yo,la verdad es que encontre la verdadera felicidad cuando se produjo la ruptura.El concepto de felicidad varia ante cada circunstancia y por eso,cuando se produce la union,pensamos que hemos llegado al climax y somos felices,pero cuando cambian las cosas,porque todo es dialectico,y puede que cambien para mal,nos sentimos atados,infelice s y al romper,nos liberamos y creemos que somos aun mas felices.
Por eso ser felices o no,tiene que ver en cada momento en que lo somos con la circuntancia que propicia esa sensacion de bienestar y plenitud que para algunos es la felicidad,no importa que haya que hacer para alcanzarla:unio n o ruptura.
 
 
#5 Arquero 17-07-2015 11:37
De acuerdo con myike y ademas me solidarizo con usted Liz Martinez Vivero pues sigo sus artículos y no se si será una impresión mia equivocada pero veo a veces una criticas algo exageradas a sus trabajos hasta (buscando gazapos). Ahora en el tema, mi criterio sobre la felicidad es que no es nada compartido, es algo muy interno de uno, sentirse bien con uno mismo, esa es mi clave de la felicidad. Se puede compartir mucho tiempo con una persona y solo hacen falta un gesto o algunas palabras para uno sentirse frente a un extraño(a). Pensando así uno tambien se da cuenta que muchas cosas que creia necesitar para ser feliz, no las necesita realmente, que puede conformarse con menos. Algo que en su momento parecia indispensable en nuestra vida para ser feliz en un momento dado, en otro ni notamos su ausencia. No solo hablo de objetos tambien con las personas nos pasa.
 
 
#4 El Cirujano 17-07-2015 09:47
Muy buen artículo, en las relaciones hace falta mucha paciencia para no perecer en el intento y para encontrar la media naranja casi siempre probamos con más de una para ver qué pasa. Mis saludos para Liz.
 
 
#3 Nesbys 17-07-2015 09:10
"Las segundas partes".... creo que es un buen tema para otro de sus artículos.
Y si, tiene razón, a veces nos molestamos por cosas que no valen la pena. Y tambien puede suceder que con alguna persona que pensamos había incompatibilida d de caracteres, resulte todo lo contrario...... y no solo la vida es impredecible, el ser humano tambien lo es.
Ah!!! y me anoto en la lista de las que sueñan con verse vestidas de blanco!!!
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar