lunes, 22 octubre 2018, 21:37
Martes, 07 Julio 2015 06:04

Confianza: Divisa en clave de tres mujeres doradas

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(2 votos)
Atletas que compitieron en el mitin de Sotteville Les Ruen-Francia Atletas que compitieron en el mitin de Sotteville Les Ruen-Francia

El vocablo confianza se ha vuelto recurrente en el accionar atlético cubano por Europa. Eslabón fundamental al cual apostaron de una forma u otra en la localidad francesa de Sotteville Les Rouen la discóbola Denia Caballero, la ochocentista Rose Mary Almanza y la pertiguista Yarisley Silva.


Tres oros al tiro, todos matizados por ese elemento y por el hecho de, en el caso de Caballero y Almanza, continuar con un 2015 de topes personales, despegues y posibles hazañas.

“Sentí una ligera molestia en la rodilla derecha producto de lo agotador del viaje. No quise exponerme, solo pensé en coordinar bien la técnica y buscar un envío respetable. Luego de dos fouls vino el 67.25, —tope para la competición por cierto— y ahí mismo decidimos Raúl y yo terminar la competencia.

Es algo muy leve, nada preocupante, sentenció la villaclareña de 25 años, 1.76 metros y 81 kg de peso, quien cerrará su periodo de optimización previo a la cita de Toronto en Lausana, Suiza el jueves próximo, novena parada de la Liga del Diamante y donde necesitará conjugar esa seguridad demostrada con seis envíos superiores a 67 metros en la campaña, incluidos sus 70.65 cúspides, con la técnica y la explosividad del giro que la caracterizan.

Denia tiene un objetivo dorado puntual en la nación de la hoja de Maple, y todo parece indicar que su principal escollo será su coterránea Yaimé Pérez que extendió su registro personal hasta 66.42 con una secuencia notoria: (64.63-61.84-64.11-63.04-63.23-66.42). La tercera plaza quedó en poder de la estadounidense Ashley Whitney (62.41), quien será rival directa de las nuestras en Toronto.

Sale a cazar no solo a las liebres, sino también a la más temible corredora de los 800 metros en la actualidad: la keniana Eunice Jepkoech Sum (1:56.99 minutos). Se trata de Rose Mary Almanza, sus pinchos, los cronos inferiores a los dos minutos. Anda con revoluciones de campeona, y lo mejor es que a cada nueva incursión me confiesa que le queda combustible en el tanque para seguir rebajando cronos. De hecho en el Saint Denis parisino dejó boquiabiertos a muchos al detener los relojes en 1:57.70 que no solo devinieron tope personal sino que además la instalaron en la segunda plaza del ranking de temporada.

Con esa inyección extra de energía positiva registró 1:59.24 inalcanzables para las norteñas Chanelle Price (2:00.36) y Latavia Thomas (2:00.95), mientras la matancera Sahily Diago (2:00.99) ancló cuarta.

Para Almanza significó la sexta carrera de 800 metros en la cual desciende de los dos minutos, argumento más que evidente de estabilidad, progresión y confianza competitiva bien ganada, sin importar las adversarias en cuestión: “Estoy trabajando mucho la parte final (1150 metros conclusivos) que es la más débil en mi carrera y a medida que compito voy cogiendo seguridad, administro mejor mis capacidades”. Indicadores que no ha conseguido expresar al máximo aún sobre las pistas la matancera Diago.

En Sotteville la extracción de oro se completó con la pértiga de Yarisley Silva como herramienta. La pinareña de 27 abriles y 1.61 metros de estatura, con vitrina de plata olímpica en Londres 2012, se mostró tan segura como en Hengelo, Holanda, donde se elevó hasta 4.90 metros.

Esa afirmación se deriva de que la discípula de Alexander Nava solo cometió un fallo al romper el hielo sobre 4.46. Con posterioridad “jugó” de forma impecable con 4.56 y los 4.66 ganadores. Tal fue la contundencia de sus pisadas que incluso buscó escamotearle otro centímetro a la ley de gravitación universal colocando la varilla a 4.91 que no pudo superar en ninguno de los tres intentos. A sus espaldas se ubicaron la griega Catarina Stefanidi (4.56) y Sandi Morris (4.46), de Estados Unidos.

Para Yarisley  significó su segundo mejor registro de 2015 luego de los 4.73 plateados en Saint-Denis el sábado último.

El accionar de Cuba se redondeó con el subtítulo del vallista corto agramontino Yordan O’Farrill (13.41 segundos). La segunda reacción más lenta entre los ocho competidores (0.155) al parecer le pasó factura a nuestro exponente, quien se vio relegado por el anfitrión Darien Garfield (13.28) en segmento que contó con brisa favorable de 0.4 m/s.

Será confianza un término crucial en las aspiraciones doradas de nuestras principales figuras del deporte Rey en la urbe canadiense de la provincia de Ontario. Máxime cuando la posible presencia del estadounidense David Oliver, los trinitarios Keston Bledman y Keshorn Walcott, y la brasileña Fabiana Mürer, por solo citar algunos monstruos del campo y pista universal han dicho presentes a la fiesta multideportiva de América.

Visto 1891 veces

Comentarios  

 
#1 Soy QVA 07-07-2015 08:52
Se van liberando ya los atletas cubanos de las cargas fisicas, y van entrando en fase competitiva previo a las competencias fundamentales del 2015, les deseamos a todos un buen viaje para competir en Toronto luego de concluida su gira preparatoria Europea uno con mejor y otros con peores resultados, confiamos en su preparacion realizada pero la lucha por los titulos no sera nada facil, rivales siempre habra tengan el pedeegree q tengan, y hay q vencerlos, el oro no espera por ellos hay q ganarlo en el fragor de las competencias, la liza no sera un paseo para nadie se los aseguro.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar