sábado, 22 septiembre 2018, 05:19
Jueves, 02 Julio 2015 09:39

Revelar y comercializar nuestra creación plástica: alternativa trascendente en la bienal habanera

Escrito por  Clotilde Serrano/CUBARTE
Valora este artículo
(1 Voto)

Una experiencia válida, tras las huellas de la Duodécima Bienal, fue la simbiosis del sello Collage Habana, el Fondo Cubano de Bienes Culturales y Génesis Galerías en mostrar dos de las exposiciones más sólidas...

Una experiencia válida, tras las huellas de la Duodécima Bienal, fue la simbiosis del sello Collage Habana, el Fondo Cubano de Bienes Culturales y Génesis Galerías en mostrar dos de las exposiciones más sólidas de estos encuentros  en sus dos últimas ediciones: AB+C  y HB.


Estas muestras volvieron a reunir a los mejores exponentes  de las artes plásticas en Cuba, la primera ubicada en la Sala Taganana del emblemático Hotel Nacional y la otra en una de las Salas de PABEXPO. Pero si interesante han sido estas propuestas que muestran en el caso de AB+C, la producción de los artistas más reconocidos con una obra ya consagrada, y en el caso de HB, de algunos más jóvenes que han marcado una impronta en la creación dentro y fuera del país, la unión de estas tres instituciones para un mismo fin en dos bienales, ha sido un acertado logro. AB+C y HB pudieron mostrar a curadores, especialistas, marchantes de arte y público interesado,  quienes  asisten a este tipo de eventos, la multiplicidad de ideas que han caracterizado al arte cubano, los principales abordajes técnicos, así como la pluralidad de expresiones plásticas.

Para esta edición volvieron a aunar  esfuerzos con el objetivo de presentar también los catálogos de las muestras,  con un diseño muy original y la acertada impresión de Selvi Ediciones S.A. Ello permitió, que a un  mismo tiempo se pudiera tener acceso a las memorias de las mismas.

AB+C bajo la curaduría principal de María Milián Merique reunió, según las palabras a la introducción del catálogo de Aisel Arencibia: “a una parte de quienes han sido testigos activos de todo el proceso, estos maestros que han trasladado el espíritu renovador y el empuje de otras épocas de grandes creadores que aún ceden  día a día sus experiencias a varias generaciones.”

HB con casi 60 artistas, y  la selección  nuevamente de María Milián y Luis Miret, al frente del equipo integrado por otros tres curadores, colectivizó diversas generaciones de artistas en una propuesta abarcadora y diversa, intercalando jóvenes talentos con figuras consagradas en el panorama de las artes plásticas en Cuba.

Estas dos exposiciones cumplieron en la Bienal el objetivo de brindar las coordenadas para la comercialización de la obra, finalidad de las tres instituciones que participaron de manera imbricada en estas propuestas.  Esta posibilidad es un importante punto de partida, teniendo en cuenta el nivel de convocatoria de las bienales, para dar a conocer nuestra obra tanto en el país como fuera de él, porque  no podemos obviar el coleccionismo institucional, que garantiza la permanencia en la isla de obras que formarán parte del patrimonio , así como a un sector de coleccionistas privados que ya comienza a formarse, amén de los especialistas foráneos interesados en los creadores cubanos al representar a  pinacotecas, galerías y colecciones personales.

Pero no solo a esto atendieron el Fondo Cubano de Bienes Culturales, el Sello Collage Habana y Génesis Galerías de Arte. El Fondo con su sistema de salas de exposición  recién remozadas, tuvo el privilegio de contar con dos importantes exposiciones de dos Premios Nacionales de Artes Plásticas. Roberto Fabelo mostró en la Galería ARTIS 718 su muestra Persistencia, mientras que Manuel Mendive realizó un performance en el que predomino el body art, denominado “Los colores de la vida”.  Este abarco desde el Anfiteatro habanero hasta la Galería Víctor Manuel en la Plaza de la Catedral, donde también el artista expuso una buena parte de sus piezas, instalaciones, así como un video proyección. Junto al Fondo de Bienes Culturales y en su galería Collage Habana,  Mendive  presentó igualmente la exposición  “El sonido del agua me recuerda…”, muy vinculada al agua como elemento indispensable en la vida y la espiritualidad del hombre, en la que mostro diversas técnicas empleadas durante toda su carrera. Persistencia de Fabelo, exposición de lienzos de gran formato e instalación, complementó lo presentado por el creador en otros proyectos de la Bienal más encaminados a otros formatos, como fue el caso de Delicatessen, una de las piezas ubicadas en  Detrás del Muro.

Territorios en Galería Galiano resumió el trabajo de dos años de lo mejor del arte joven que ha potenciado la sala expositiva desde su creación. Diez artistas, entre los que destacan Lisandra Ramírez, Marlys Fuego, Pedro Luis Cuéllar y Ariamna Contino, mostraron un interés conceptual y generacional que se evidencia desde afinidades estéticas. Bifurcaciones fue la propuesta para la galería Artefacto, una muestra que agrupo  a tres grupos representativos del diseño industrial contemporáneo vinculados con reconocidos artistas de la plástica. Todo este conjunto de acciones realizadas por el Fondo Cubano de Bienes Culturales y Collage Habana se ratificó por segunda ocasión como práctica oportuna para dar a conocer lo mejor de nuestra producción plástica, a sus creadores y sentar las bases de la comercialización.

Génesis Galerías no se quedo atrás, su sala principal de exhibiciones, La Acacia presentó una muestra de Antonio Vidal, como figura principalísima del abstraccionismo en Cuba en paralelo con la del joven José Ángel Vincench, quien llega al mismo a partir del arte conceptual.  En la propia galería también expuso Kadir López su muestra Havana Light  al recrear los neones publicitarios de varios cines de la capital y establecer así una ruta en la memoria del espectador. Allí también estuvo Memorias Impersonales que reunió la creación de Karlos Pérez, quien reproduce en óleo sobre lienzo fotografías bajo el efecto del paso del tiempo. Otro de sus recintos expositivos, la galería Servando Cabrera contó con la muestra de cuatro jóvenes artistas: Alejandro Campins con Ciudad de Muertos, Luis Miguel Rivero con Círculos y ombligos, Gustavo del Valle con Otro espacio para la contemplación, mientras que Marcel Molina presentó la muestra de grabados Espacio para meditar.    
 

Nuevos discursos artísticos, potenciar la obra de jóvenes talentos y dar a conocer la creación más contemporánea, ha sido la máxima de Génesis Galerías, quien conjuntamente con Collage Habana y el Fondo Cubano de Bienes Culturales se han empeñado en aprovechar coyunturas como la de las bienales,  para afirmar la creación plástica que se realiza en la Isla.      

Visto 2316 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar