domingo, 17 febrero 2019, 12:34
Jueves, 02 Julio 2015 07:00

Lo “normal” para Washington sería mandar y que La Habana obedezca

Escrito por  Dalia González Delgado, Infocuba
Valora este artículo
(12 votos)

Y eso no es lo que buscan las autoridades de la Isla. Se trata de lograr una convivencia pacífica entre vecinos con respeto a la soberanía.

Pasó lo que tenía que pasar; lo que estaba anunciado desde el 17 de diciembre. Aquel fue un día histórico; este miércoles, la confirmación de las voluntades expresadas por Raúl Castro y Barack Obama. Luego de 18 meses de conversaciones secretas y otros seis de rondas públicas, Cuba y Estados Unidos restablecerán relaciones diplomáticas y abrirán embajadas en las respectivas capitales.

De acuerdo con The New York Times, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, planea venir a La Habana para la apertura de su misión el próximo día 22.

Después de la euforia generada por la noticia, largamente esperada, salta una pregunta: ¿Y ahora qué? Este restablecimiento es tanto un punto de llegada como uno de partida. En términos prácticos, favorecerá la oficialización de canales de comunicación entre ambos gobiernos, lo que permitirá continuar negociando asuntos pendientes.

Por otra parte, podría conducir al establecimiento de nuevos consulados en ambos países, lo cual facilitaría las gestiones de los casi dos millones de cubanoamericanos que residen en Estados Unidos y de los norteamericanos que nos visiten, así como de futuros negocios.

Para tener una idea, entre 1902 y 1961 existieron en territorio norteamericano 48 representaciones consulares cubanas, de las cuales casi 30 permanecían abiertas el 1ro de enero de 1959, 15 de ellas con rango de consulados. En la actualidad, con una población emigrada mucho mayor que entonces, Cuba cuenta solo con una oficina consular en Washington.

La apertura de las embajadas no abre un camino fácil. Falta por ver cómo será el comportamiento de los funcionarios estadounidenses en Cuba, algo sobre lo que el gobierno de La Habana ha advertido en más de una ocasión.

De acuerdo con la Convención de Viena, que rige las relaciones diplomáticas internacionales, las funciones de una misión consisten en “representar al Estado acreditante ante el Estado receptor; proteger en el Estado receptor los intereses del Estado acreditante y los de sus nacionales, dentro de los límites permitidos por el derecho internacional; negociar con el gobierno del Estado receptor; enterarse por todos los medios lícitos de las condiciones y de la evolución de los acontecimientos en el Estado receptor e informar sobre ello al gobierno del Estado acreditante; fomentar las relaciones amistosas y desarrollar las relaciones económicas, culturales y científicas entre el Estado acreditante y el Estado receptor”.

Hasta el momento, las rondas de conversaciones oficiales habían estado encaminadas a restablecer las relaciones diplomáticas. Ahora, para Cuba, quedan pendientes otros temas vitales como la eliminación del bloqueo, la devolución del territorio de la Base Naval de Guantánamo, el cese de las transmisiones ilegales de Radio y Televisión Martí y el fin de los programas originalmente concebidos para promover un “cambio de régimen”.

Igualmente, son temas a negociar las compensaciones por los daños humanos y económicos provocados por el bloqueo al pueblo cubano, y del lado estadounidense el pago por las propiedades nacionalizadas luego del triunfo de la Revolución en 1959.

Asimismo, las conversaciones técnicas que se han dinamizado después del 17 de diciembre podrían tomar un nuevo impulso. Ahí se incluyen, por ejemplo,las rondas migratorias, sobre derechos humanos, posible cooperación en materia de salud, enfrentamiento a desastres naturales y otros asuntos.

Como era de esperar, no todos los políticos en Washington recibieron con agrado la noticia, a pesar de que la opinión pública de ese país apoya mayoritariamente el acercamiento. Marco Rubio, miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, ha dicho que bloqueará la nominación de un embajador para La Habana. Pero en la práctica eso no impedirá la apertura y funcionamiento de la embajada.

El tema Cuba se ha convertido en parte del campo de batalla que es el Congreso norteamericano. Paralelamente, allí se han presentado proyectos de ley que intentan allanar el camino de las relaciones bilaterales y otros que se proponen dificultarlas.

Habrá que seguirle la pista a cada una de esas propuestas, pues el órgano legislativo es el único con la autoridad para eliminar completamente el bloqueo. A fin de cuentas, las medidas adoptadas hasta ahora por Obama son ejecutivas y eso significa que, al menos en teoría, pueden ser revertidas, aunque en la práctica es improbable que regresemos a un escenario como el previo al 17 de diciembre.

Cuba ha reiterado que el restableciendo de las relaciones diplomáticas y la normalización de las relaciones son dos procesos distintos. Lo primero ya podemos festejarlo; lo segundo es improbable. Más allá de que la palabra “normalización” se repita una y otra vez en discursos políticos a ambos lados del Estrecho de la Florida, habría que preguntarse si Estados Unidos tiene relaciones “normales” con alguien. No las tiene con Israel que es su aliado, ni con grandes potencias como Rusia o China.

Estados Unidos es un país con mentalidad imperial, y Cuba un pequeño estado en su área de influencia más cercana. En ese escenario, lo “normal” para Washington sería mandar y que La Habana obedezca, y eso no es lo que buscan las autoridades de la Isla. Se trata, en cualquier caso, y siendo realistas, de lograr una convivencia pacífica entre vecinos con respeto a la soberanía, y cooperando en los asuntos que sean de interés común, en beneficio de ambos pueblos y del mundo.

Visto 4577 veces

Comentarios  

 
#9 Jorge R 05-07-2015 08:15
Lo "normal" en el plano de las relaciones diplomáticas no excluye las diferencias y pueden surgir, como mismo existen con países más cercanos. Ello no implica que necesariamente tengan que existir relaciones de subordinación.

Lo útil es que por la vía de los canales diplomáticos podrán tramitarse mejor esas diferencias. La autora parte de que una relación "normal" es imposible pero desde el plano en que lo está asumiendo no podría haberlas nunca en ningún lugar de este planeta tierra.

Por otro lado lo realizado por Obama hasta ahora es prácticamente irreversible bajo un mandato democráta.
 
 
#8 sahimy 04-07-2015 09:31
es cierto que ellos no tienen relaciones normales con nadie pero es que nosotros no somos NADIE somos los mismos luchadores que tomamos el machete en la mano y nos fuimos para la sierra a luchar y vencimos. porque no podemos vencer esta batalla de ideas que nos frena desde el 59
 
 
#7 Agustín 03-07-2015 08:03
Helen por casualidad ocupas algún puesto importante, no te preocupes tanto y deja que la vida siga su curso, no hagas igual que el hombre que necesitaba un gato hidráulico y al final por perjuicio no lo consiguió, si tienes un cargo importante a lo mejor lo mantienes. Lo de a pie no tenemos nada que perder.
 
 
#6 jasmin 02-07-2015 14:02
El cubano para criticar tiene el 1 mira si no tienes nada que hacer pónganse a ayudar a los barrenderos a limpiar las calle, a chapear los parterre haga algo productivo por tu cuba, no solo a sentarte a estar criticando. Un saludo para el pueblo de Cuba
 
 
#5 Helen Urquiola 02-07-2015 13:28
Para el cubano de a pie no cambiará ni para bien ni para mal que haya embajadas en ambos paises.
Cambiaría si quitarán el bloqueo y dejarán comerciar a todos los paises con Cuba sin imponenr multas millonarias a empresas mi bancos internacionales . Cambiaría si dejaran de tratar de comprar a nuestros talentos deportivos a nuestros médicos, y cientificos. Cambiaría si dejaran de planificar estrategias de subversión. Cambiaría si dejaran de comprar periodistas cubanos que escriben para algunas publicaciones muy bien posicionadas y hasta con maquillaje legal en la isla, pero con una intencionalidad marcadamente capitalista y que da la sensación que en Cuba nada funciona y todo lo logrado se derrumba poco a poco.
Cambiaría si las sede diplomática de EEUU en La Habana no se usara para reuniones con mercenarios cubanos, que ellos misman financian y mantienen, para derrocar la revolución cubana.
Esperemos a ver qué pasa y si estos señores no respetan el tratado de Viena y si insisten en dominarnos (para ello hay un presupuesto anual dicho por Obama) confio en que el gobierno cubano haga lo que corresponde de acuerdo a nuestra historia, dignidad y resistencia.
 
 
#4 Asela 02-07-2015 13:27
Realmente hay cada comentarios que me aprecen de parvulitos, aqui todo tiene que fluir poco a poco, si abran mas consulados o menos ya se ira viendo, no pongan la carreta antes de los bueyes, seguimos hablando de hegemonismo y tao tao tao, es cierto quien mas se beneficia es nuestro pueblo, nuestra patria, no entiendo a estos preocupados, o piensan nos van a hacer trasplante de cerebro y nos daran inyecciones para cambiarnos la memoria, saludos.!que barbaridad!, no han pasado 24 horas y ya elucubran, saludos
 
 
#3 Gilberto 02-07-2015 10:33
el comentario está interesante pero lo que no me cabeza es que a estas alturas sigamos con la tiradera que si washington quieres hacernos y nosotros esto otro, por favor señores el efecto solar hay que dejárcelos a los presidentes que son los únicos que pueden arreglar las cosas.... Yo creo que este es un proceso en donde los recalcitrantes tantos los de allá como los de acá no deben meter las narices, porque créanme si meten las narices lo joden todo y esa es la idea joderlo todo para seguir viviendo del cuento y del néctar de la vida que se llama poder.... Un aplauso y plena luz verde sin pestañar para el restablecimient o de las relaciones que sin lugar a dudas cuando analizamos el transfondo la que más se beneficia es nuestra cuba bella....
 
 
#2 Agustín 02-07-2015 10:31
Basta de seguir aferrado a lo viejo, cambiemos y creamos realmente en lo que tanto se ha repetido y al parecer no se interpreta bien, tengamos fe en el mejoramiento humano y pulamos las diferencias, es hora de que ambos pueblos sanjen las diferencias de años de tanto odio y prejuicio, el Papa Juan Pablo II si mal no recuerdo dijo que el mundo se abra PARA CUBA Y CUBA SE ABRA AL MUNDO, por ahora solo nos queda tener en cuenta que el amor todo lo puede.
 
 
#1 chino 02-07-2015 10:16
Cuba ya ha sentado las pautas y ha dicho como es que deben ser las relaciones, ahora lo que se deben de aplicar por parte de ambos paises, estados unidos ha impuesto una politica hegemonica donde lo que hay que hacer es lo que dicen ellos pero para eso hay leyes en las cuales se han de hacer cumplir y en la carta que envio nuestro presidente raul ahi se expresan claramente. Respeto a nuestra soberania y Independencia, y la carta de Viena sobre el funcionamiento de las embajadas. Cito: De acuerdo con la Convención de Viena, que rige las relaciones diplomáticas internacionales , las funciones de una misión consisten en “representar al Estado acreditante ante el Estado receptor; proteger en el Estado receptor los intereses del Estado acreditante y los de sus nacionales, dentro de los límites permitidos por el derecho internacional
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar