jueves, 19 abril 2018, 23:01
Viernes, 26 Junio 2015 01:01

MIRAR(NOS): La geometría de nuestras vidas

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)
Un lector, al que llamaremos por razones obvias «x», me comenta con asombrosa delicadeza que el título de mi columna anterior daba a entender que hablaría de triángulos amorosos.

 «Que nadie que ignore la geometría entre aquí»

Platón

Un lector, al que llamaremos por razones obvias «x», me comenta con asombrosa delicadeza que el título de mi columna anterior daba a entender que hablaría de triángulos amorosos, del tridente iN-voluntario del cual, por lo menos indirectamente, alguna vez hemos sido parte.

 

Como sabrá usted que lee, por donde quiera que mire un triángulo (la figura geométrica digo), tiene tres puntas, y tanto escalenos, como equiláteros e isósceles: todos poseen igualmente una base. No pretendo una clase de geometría.

 

Quien recuerde la casi recién horneada Balada de Casanova, seguramente rememorará que el «moderno susodicho» y Cecilia Valdés tenían una relación bastante estable, por lo menos el primer mes.

 

No comience a tirar piedras a la «ideota» de Casanova… por esta vez prefiero que me las lance a mí, pero primero autoexamínese. TODOS (así con mayúsculas), en algún segundo, hemos soñado con las tres patas de esa mesa.

 

¿Quién no ha imaginado hacer un batido con las características de este y del otro? En la conformación idealista de un supermodelo, luego objeto de su amor, apelará a los recursos más insospechados, a nivel mental la mayoría de las veces.

 

Y soñar que uno puede tener las cualidades de alguien que ya conoces (en el sentido más amplio de la palabra) acaso no es la idea básica de un trío, aunque admito: no es ese el significado que dan las mayorías.

 

Recientemente a alguien que creo conocer le propusieron semejante escenita, verse como protagonista en la historia de su esposa (o), otra persona y él (ella). Imagine su reacción, suponga la mía… del otro lado del teléfono espanté una sonora carcajada, disculpándome luego… no era una broma, lo supe desde el inicio por la intensidad de las palabras que escuché a través de la línea telefónica.

 

Indignado (a) con la petición, por «descabellada e indecorosa» (cito), decidió terminar la relación, antes de verse envuelto (a) en ese «moderno» episodio.

 

Con soberana autonomía de mis palabras, sabedora del poder de debate que genera esta columna, me permito recordar que al cuerpo hay que dar lo que el cuerpo pide. Todo siempre es tan nocivo, tan corrupto y tan escaso, que pocas veces se puede uno permitir algún derroche, ya sea carnal o espiritual.

 

Cualquier privilegio que te autoconcedas parece risible cuando ¡por fin! lo alcanzas, cuando definitivamente optas por el gustazo a expensas del tablazo.

 

En lo personal, dentro de todas las palabras que conforman el idioma y los últimos gritos permisivos de la RAE, detesto como suena «censura». No en sí mismo el sustantivo, más que ello, por la evocación inevitable a su definición bastante parecida a cortar las alas.

 

A lo largo de nuestras vidas, muchísimas veces sufriremos censura, control de nuestros actos. Le invito a no poner freno a sus instintos. En el caso de que no afecten a nadie, y por supuesto muchísimo menos a usted mismo, siéntase libre, asuma con integridad la premura con que tomó las decisiones. Limítese a vivir, sabiendo que este es el único chance. Somos ensayo-error, al final de ese sórdido experimento emerge cada una de nuestras particularizadas existencias.

Visto 5953 veces Modificado por última vez en Jueves, 25 Junio 2015 20:17

Me gustaría desenredar la madeja de lo que sucede en los hogares cuando la cigüeña se suicida (como diría el buen amigo Ricardo Arjona); me gustaría hacer una rápida mención a esas parejas que lo intentan...

Ahora no salga diciendo que este 12 de junio una tal Liz dijo que era lícito tener sexo en lugares públicos.

Aunque usted lo recontraniegue desde niño(a) se trazó un modelo ideal de hombre, un simple esquemita. Fácil de conseguir...

Hace algunos viernes yo pensaba escribir esta columna. Terminé engavetándola en mi (des)memoria y ahí quedó hasta hoy.

Probablemente me entenderás mejor, si te cuento la leyenda del hilo rojo. Parte de una creencia japonesa.

Ahora que la Real Academia de la Lengua Española, a diestra y siniestra, acuña términos como “amigovio” me pongo a pensar no en la definición explicita de ese ¿sustantivo? sino en otras aristas...

Cuando un celoso (mal) interpreta que lo están engañando, ayayay… las reacciones son las mismas en cada uno de ellos.

Nunca se puede decir de esta agua no beberé. Corre uno el riesgo de caer en el descrédito cuando luego de un tiempo se descubre en aquella situación, la misma de la cual juró no pronosticaba verse envuelto.

Por definición, el cuerpo humano no está adaptado a las partidas.

En cuestiones de pareja tenemos siempre algo que aportar, un agrego indispensable cual si se tratara de una pizza insuficientemente surtida.

Hablo de manipular situaciones, extorsionar conversaciones y voltear la tortilla a nuestra conveniencia… para que se dore más por la parte que vamos a comer.

Una exposición ha abierto sus puertas en territorio azteca. Le parecerá ridículo mi comienzo porque todos los días en todos los lugares del mundo abren exposiciones al público.

¿Sabía Ud que las mujeres no distinguen diferencias entre los orgasmos del clítoris y los vaginales?

Lo bueno del sexo, y lo sé ahora, es que resulta recargable. No mire esta crónica con cara de pescado en tarima, el sexo no se agota aunque nos agote...

Aproximadamente 1500 personas rellenaron un cuestionario con sus predilecciones en las temáticas sexuales. Entre el 50 y el 60% de las encuestadas querían recrear...

Usted tiene la oportunidad de proponernos los temas que quisieran conocer, así como comentarios sobre aquellos que les pongan las neuronas intranquilas. Cada viernes la cita es en esta sección y el pretexto es Mirar(nos).

Comentarios  

 
#13 admiradora 02-07-2015 08:25
Liz eres supermoderna, tripleA te escribio un dicho que da mucho que pensar el No4, a mi no me sorprende, pero se nota que eres joven y con un punto de vista de la vida diferente, no es una critica es una observasión,cad a persona debe hacer de su vida lo que quiera,pero a los cubanos nos falta un poquitin para llegar a eso.
 
 
#12 Guajira Guantanamera 29-06-2015 17:10
cada vez que intento abrir 1+1=3 me sale esto:
Forbidden
You don't have permission to access /cubasi-noticia s-cuba-mundo-ul tima-hora/item/ 40540-mirarnos- cuando-1 1=3 on this server.
LiteWeb Server Server at www.cubasi.cu Port 80
 
 
#11 Guajira Guantanamera 29-06-2015 16:57
r@f@, NO PUEDO TENER ACCESO A ESTE ARTICULO, abro todos los demas menos ese (1+1=3), No he podido ni leer lo de CP escribio, ?Tu podrias facilitarme los comentarios a este correo "" SOLO SI PUEDES, TE LO AGRADECERIA.. ES QUE LA CURIOSIDAD ME MATAAAAAAAAA
 
 
#10 r@f@ 29-06-2015 12:44
guajira guantanamera en el articulo anterior 1+1=3, que me extraño que hubiesen pocos comentarios, hice un comentario especialmente para ti y cp, con todo respeto, por favor te invito a que lo leas y sepas mi apreciación.
 
 
#9 yusmy 29-06-2015 12:40
Bueno este escrito, verdad que todo lo que Liz inventa (las historias) le sale bien. A tenido aceptación por los lectores..
 
 
#8 TripleA 26-06-2015 15:24
Hace ya varios dias critiqué a la periodista Liz Martínez por escribir de forma superficial, en esta oportunidad quiero felicitarla por escribir de forma más profesional, aunque insisto, sólo halago la forma en que ha escrito, no lo que ha escrito.
 
 
#7 Juan Carlos 26-06-2015 13:23
Epa, epa Liz, acepto que TODOS, hemos so;ado con las 3 patas pero de ahí a que le demos el gusto a nuestro cuerpo solo porque este lo pida........... ...
 
 
#6 Guajira Guantanamera 26-06-2015 13:13
Querida Liz, antes de hacer mi comentario sobre este tema quería saber por qué no puedo leer tu articulo 1+1= 3 , es que el tema me toca bien profundo y me gustaría saber la opinión de muchos lectores sobre el mismo,
Siempre me gusta lo que escribes, creo que siempre que seamos capaces de saber en realidad lo que queremos, y sobre todas las cosas no sea perjudicial para nadie más, no vallan en contra de la moral concebida a través de la crianza familiar (o no) , la experiencia en la vida y la madurez espiritual, debemos darnos la libertad para vivir lo que deseamos vivir, debemos darnos las oportunidades que se nos presenta, un cada una de las esferas de la vida.
 
 
#5 Carlos Ernesto 26-06-2015 12:20
No es que yo sea tan bruto pero periodista,ud ha utilizado un lenguaje que muy pocas personas han entendido lo que quiso decir.
 
 
#4 TripleA 26-06-2015 11:28
"Cuando el majá sube al palo, el palo tiene jutía."
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar