jueves, 21 noviembre 2019, 20:54
Jueves, 11 Junio 2015 04:24

Aritmética de tackles continentales

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(2 votos)

En ese cálculo milimétrico de deportes aportadores de títulos, de scouteo de rivales, de “propósitos” competitivos, la lucha, al igual que el boxeo, el atletismo, el judo y otras disciplinas, no escapa de estar en el centro de atención de cara a los Juegos Panamericanos de Toronto.


Lo cierto es que ajustándose sus trusas y zapatillas la legión de 18 gladiadores antillanos (a razón de seis por estilo) aspira capturar botín de 16 preseas en el Mississauga Sports Centre.

Una primera mirada pondría dicho listón casi a la altura de 2.45 metros, máxime cuando en Guadalajara 2011 el saldo de monarcas fue respaldado por nueve oros, dos platas y tres bronces válidos para aventajar a Estados Unidos (5-5-2), Venezuela (1-3-5) y Canadá (1-2-4).

Hoy, a la vuelta de cuatro años la realidad a este lado del Atlántico difiere, amén de que justamente  estadounidenses, anfitriones y morochos se presagian en la arena como los rivales de mayor rigor para nuestros espartanos. Pongamos un ejemplo: en la lid universal de Tashkent, Uzbekistán 2014, exponentes de la nación de las barras y las estrellas, canadienses y brasileños fueron, además de los antillanos capaces de escalar el podio de premiaciones.

A esos efectivos hay que adicionarle los nombres de algunas individualidades con palmarés en el entorno supremo como los libristas boricuas Franklin Gómez (65 kg) y Jaime Espinal (86), la colombiana Jacqueline Rentaría (63).

De nuestros representantes en suelo tapatío repiten cinco, comandados por el astro grecorromano Mijaín López (130). A él se suman Yowlys Bonne (57), Liván López (74), Catherine Videaux (63) y Lisset Hechevarría (75). Una docena, a razón de cuatro por modalidad, dejó su impronta en los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz.

En este minuto optimización de los componentes técnico-tácticos y puesta a punto en el orden físico devienen prioridades en la armada de la Mayor de las Antillas.

Los de mayores opciones de refrendar con autoridad su hegemonía son los grequistas. El nuevo milenio atestiguó en Santo Domingo 2003 una escoba de tackles cubana en las siete categorías convocadas. Río de Janeiro 2007 patentó cuatro vellocinos, los restantes quedaron en poder de Estados Unidos, y en la capital del estado azteca de Jalisco hace cuatro años, solo el venezolano Luis Liendo (60 kg) escapó de nuestra máquina demoledora de desbalances.

Entonces precisamente el combate decisivo de los 74 kg entre Jorgisbel Álvarez y el norteño Ben Provisor resultó el más enconado, definido por 2-1(1-0, 2-3, 2-0). En la actualidad continúan siendo los 75 kg la categoría de horizonte más grisáceo, pues ni Julio Bastida ni Yurisandi Hernández, nuestras dos principales cartas, han soportado los embates del peludo Andy Bisek, bronce del orbe en suelo uzbeco.

Junto a Bastida,  Mijaín, Ismael Borrero (59), Miguel Martínez (66), Gilberto Piquet (85) y Yasmani Lugo (98), además de Yowlys, Franklin Marén (65), Liván y Reinieri Salas (86) desarrollan una base de entrenamiento en Italia, valorada de muy positiva por el mentor Julio Mendieta: “optimizan sus variantes técnicas frente a similares europeos, además de mantener a punto su condición física sobre la minuciosa correlación de trabajo-descanso”, sentenció el timonel del estilo libre.

Para los libristas, los últimos avances ante los chicos malos estadounidenses no han sido halagüeños. Aún así, Mendieta y el resto del colectivo técnico depositan su confianza en Salas, Bonne, Cortina o Liván, para arañarles la pintura a los organizadores del próximo certamen universal en Las Vegas, una batalla campal que deparará pasajes olímpicos a Río de Janeiro para los primeros cinco de cada división.

El canadiense Haislan García (65) es otro luchador que no debe perderse de vista, como tampoco sus coequiperos de los 97 y 125 kilogramos.

El diapasón de fogueo también abarca la presencia el próximo día 13, en la Copa Canadá, de Alfredo Cisneros (57), Yuniesky Torreblanca (86), Javier Cortina (97), Andrés Ramos (125), Yamilka del Valle (53), Jacqueline Stornell (58), Catherine, Yudaris Sánchez (69) y Lissette Hechevarría (75).

La santiaguera Hechevarría y la holguinera Videaux intentarán por todos los medios de refrendar su condición de reinas, pero huesos duros de nombre Adelina Gray y Aline Ferreira (75) y Jacqueline Rentería y Elena Pirozhkova (63) de seguro se interpondrán en su camino.

Del resto de nuestras féminas, Yudaris Sánchez (69), Jacqueline Stornell (58) y Yusnelis Guzmán (48), de transitar por un organigrama despejado y mostrar clase, pudieran coquetear con el podio. Victoria Anthony, Carol Hyun, y Helen Maroulis, por solo citar algunas también se perfilan como piedras en el zapato. Ya lo vivieron las nuestras ante las mexicanas en tierra jarocha.

Esas son algunas posibles fórmulas en la aritmética de tackles continentales. En lo personal considero que igualar las nueve coronas de Guadalajara tiene un por ciento de probabilidades un tanto tóxico.

Visto 2709 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar