lunes, 16 julio 2018, 00:19
Viernes, 05 Junio 2015 01:16

MIRAR(NOS): Príncipes, sueños y estereotipos

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para Cubasí
Valora este artículo
(5 votos)

Aunque usted lo recontraniegue desde niño(a) se trazó un modelo ideal de hombre, un simple esquemita. Fácil de conseguir...

 

Los cuentos de hadas se equivocaban. El príncipe NO despertaba a la princesa con un beso sino con una promesa. En sus brazos, ella estaría a salvo para siempre. Si no lo hubiera sabido la princesa hubiera preferido dormir para siempre.
Orson Scott Card

 

La gente cree. Ciegamente creen en dioses y adecúan su devoción al tamaño de su problema. El dinero, la casa, otra persona, una forma de vida, representaciones de yeso, pulsos de diferentes colores y estereotipos… la gente confía en los conceptos preestablecidos y por eso piensan saberlo todo, porque se guían por estereotipos.

 

De manera que vender lo prefabricado es una buena idea. A conciencia vivimos en un mundo donde lo nuevo, en primera instancia, es sinónimo de catástrofe; preferimos sentarnos en el mismo banco de ayer y si está ocupado la opción viable es quedarnos de pie.

 

Aunque usted lo recontraniegue desde niño(a) se trazó un modelo ideal de hombre, un simple esquemita. Fácil de conseguir, -probablemente creyó. Ahora mira al otro lado de la cama (aquel que tenga a quien mirar) y se percata de algo inevitable: se volvió un poco condescendiente con su lista, dejó que pasaran carretas y carretones.

 

Como soy mujer les presentaré una lista de lo que cada una espera encontrar:

 

1. Inteligente como Sheldon, guapo como JhonyDeep y que la haga reír como MrBean.
2. Poco conversador, le deja a Ud el protagonismo.
3. Sabe cocinar, planchar, lavar, cuidar a los niños e incluso lo disfruta.
4. Sus frases favoritas son: Te    Amo mi amor y ¿Qué puedo hacer por ti?
5. Le deja a Ud el mando del televisor, prefiere lo que Ud prefiera.

 

Dejémoslo ahí, en este punto se habrá percatado de la necesidad femenina, ¡encontrar un robot! Por suerte, ya lo dijo quien lo dijo: “La vida nos pone a vivir como le da la gana”, a pesar de nuestros modelos de ensueño.

 

Lo que toda mujer recibe:

 

1. Guapo como Sheldon, la hace reír como JhonyDeep (ocasionalmente dependiendo de la película) e inteligente como MrBean.
2. Al cabo del tiempo le hará saber que Ud solo tiene dos defectos: todo cuanto dice y todo cuanto hace.
3. Jamás ha lavado más que su ropa interior, se queda con los niños cuando no hay alternativas.
4. Su frase favorita es Gooooooooooooool, la segunda solo si es dicha por Ud: ¿Mi amor, qué puedo hacer por ti?
5. No cuente con el mando del televisor.

 

Ya en este punto se habrá dado cuenta de que es una broma. Aunque realmente incluso estudios científicos demuestran que nuestras exigencias (en todas las aristas) van cambiando, porque cambia el contexto, y si me lo pregunta, creo que también un poquito así por causa y efecto del calentamiento global: la gente piensa menos por culpa del calor.

 

Chistes aparte percátese de algo, no se concentre tanto en buscar a la persona perfecta como en ser usted la persona perfecta. Perfecta con limitaciones, porque como está dicho por allá arriba, en la perfección viene como un plus que fuéramos autómatas y entonces si sería muuuuuuy aburrido.

 

El príncipe que nos inculcó Disney… lea con atención lo que sigue: NO EXISTE. Por lo menos no de esa forma anclada en las historias que me contaba mi abuela y ahora cuento a mi sobrina, casi veinte años después el efecto sigue siendo el mismo: ahora Nany y antes yo, las dos nos quedamos dormidas con el cuento de los estereotipos. La mala siempre es muy mala, la princesita es buena y el príncipe apuesto.

 

Fíjese que hasta la cadena brasileña Globo nos vende el mismo modelo, con diferente período histórico. Seguimos engatusados en el truco de los culebrones, en algunos aspectos tan separados del pan nuestro de cada día que prefiero no seguir por ahí so pena de convertir esta columna en una crítica televisiva.

Visto 5696 veces

Hace algunos viernes yo pensaba escribir esta columna. Terminé engavetándola en mi (des)memoria y ahí quedó hasta hoy.

Probablemente me entenderás mejor, si te cuento la leyenda del hilo rojo. Parte de una creencia japonesa.

Ahora que la Real Academia de la Lengua Española, a diestra y siniestra, acuña términos como “amigovio” me pongo a pensar no en la definición explicita de ese ¿sustantivo? sino en otras aristas...

Cuando un celoso (mal) interpreta que lo están engañando, ayayay… las reacciones son las mismas en cada uno de ellos.

Nunca se puede decir de esta agua no beberé. Corre uno el riesgo de caer en el descrédito cuando luego de un tiempo se descubre en aquella situación, la misma de la cual juró no pronosticaba verse envuelto.

Por definición, el cuerpo humano no está adaptado a las partidas.

En cuestiones de pareja tenemos siempre algo que aportar, un agrego indispensable cual si se tratara de una pizza insuficientemente surtida.

Hablo de manipular situaciones, extorsionar conversaciones y voltear la tortilla a nuestra conveniencia… para que se dore más por la parte que vamos a comer.

Una exposición ha abierto sus puertas en territorio azteca. Le parecerá ridículo mi comienzo porque todos los días en todos los lugares del mundo abren exposiciones al público.

¿Sabía Ud que las mujeres no distinguen diferencias entre los orgasmos del clítoris y los vaginales?

Lo bueno del sexo, y lo sé ahora, es que resulta recargable. No mire esta crónica con cara de pescado en tarima, el sexo no se agota aunque nos agote...

Aproximadamente 1500 personas rellenaron un cuestionario con sus predilecciones en las temáticas sexuales. Entre el 50 y el 60% de las encuestadas querían recrear...

Usted tiene la oportunidad de proponernos los temas que quisieran conocer, así como comentarios sobre aquellos que les pongan las neuronas intranquilas. Cada viernes la cita es en esta sección y el pretexto es Mirar(nos).

Comentarios  

 
#17 dana 11-06-2015 15:59
Cuando dejen de buscar príncipe azul, entonces sera que aparecerán los verdes y rojos.
 
 
#16 Ivanka 11-06-2015 11:47
ya lo dijo quien lo dijo... "para las que esperan el principe azul... solo quedan viejos verdes..."
yo no busco un hombre perfecto, sino uno que haga mi mundo perfecto.
 
 
#15 Arquero 09-06-2015 15:45
Ya más serio y más corto (por Fela)las relaciones de pareja se parecen mucho a la corriente alterna con su curva de oscilación y todo.Va de más a menos o viceversa.No solo en nuestras vidas si no en nuestro entorno ¿Cuantas veces tuvieron amigos y amigas emparejados que parecian el duo perfecto, uno hecho para el otro?¡¡¡Varios o muchos estoy seguro!!!.Al poco tiempo te encontrabas con uno y si le decias ¿Pipo y fulanita? -Ni me la menciones- o ¿Mamita y fulanito? - Me avisas cuando sea su entierro- Asi es la vida real algo de lo que no podemos presumir conocer al proximo minuto, menos de con quien terminamos compartiendola. ¡¡¡No escupas para arriba!!! es una inteligente y certera recomendación para la vivir.
 
 
#14 r@f@ 09-06-2015 13:06
puede que no sea un top model, pero tengo un corazón capaz de hacer feliz a aquella que desee compartir su vida conmigo, ojala la paersona que estoy reconquistando leyera esto para ver si se decide.
 
 
#13 Guajira Guantanamera 09-06-2015 12:47
hola amigos, en mi caso, definitivamente (aunque les sea difícil de creer) nunca tuve un modelo de hombre a seguir en lo físico o material para que fuera mi pareja, me refiero a la PAREJA, no a los que tenemos para pasar el tiempo ( esto no quiere decir que no se admire a un ADONIS) . Fui una de las que mis amigas llaman soñadoras porque la mayoría de ellas, en los años en que empezamos a pensar en el amor, decían justamente que los preferían altos, trigueños, con carro, dinero etc, etc, etc ( la mayoría termino con todo lo contrario) . En cambio siempre dije que prefería el hombre que me quisiera sobre todas las cosas, honesto, trabajador, cariñoso, que me respetara,…….. Si además de eso la envoltura no era para despreciar, mejor, pero para mi nunca fue lo mas importante, ni siquiera las cuestiones de la edad, amo al hombre, no sus años, no su casa, no su dinero. Tener un esteriotipo de hombre o de mujer no creo que sea malo, pero mantenerlo sin darle la oportunidad a otras de ser conocidas, apreciadas, valoradas, solo porque el aspecto físico no es el deseado, o porque la situación económica o social no es la soñada, es un indicio claro de inmadures, de superficialidad , de tener sentimientos banales. En el caso de CPE cumplía con los requerimientos principales que siempre tuve en mente, sobre todo con el sentido del humor y la inteligencia, y lo mas importante, con su sinceridad, como el dice, la cuestión es aceptarse si hay amor de por medio. Ahhhh Fela una pregunta ¿dónde dice que esto es para hacer pequeños comentarios??? Pensé que era para decir TODO lo que pensamos en relación al tema. JNR
 
 
#12 RONY9 09-06-2015 12:19
Arquero, he leído al pie de la letra cada comentario suyo y a pesar que me han causada mucha riza y no me lo tome a mal pues ha sido por que usted en un puñado de palabras ha descrito excelentemente los tipos de Principes y Princesas (sin ser absolutos claro) que pululan en nuestra sociedad, ha sido genial hermano, oiga la descripción del Príncipe de las Matemáticas ha sido super genial, que gran verdad.
 
 
#11 CPE 08-06-2015 17:37
Una vez más mis congratulacione s Liz, ciertamente eres buena en tu oficio, das en el clavo; no importa lo profundo o no, lo actual o no, lo científico o no del tema, siempre es polemico y resulta ameno y agradable leerlo, aunque "algunos" digan o piensen lo contrario.
Ciertamente nos forjamos (en el peor de los casos nos forjan) un modelo a seguir, ya sea el modelo de amigo que queremos, o de pareja, incluso el de enemigos. Pero la vida es más rica que cualquier otra cosa y, a medida que cresemos y maduramos (los que llegan a madurar, pues hay quien pasa de verde a podrido) esos modelos cambian por completo, o por lo menos varían. Les pongo el ejemplo específico de mi modelo de mujer. TENÍA que ser como me la imaginaba, y lo que estaba fuera de eso, la gran mayoría de las veces no les hacía caso, pero..... un día me reencontraron y esa mujer que reapareció en mi vida (JNR), cambió casi el 95% del tipo de mujer que me gustaba, entre otras pocas cosas, solo se mantuvo el hecho de que es inteligente, con un excelente sentido del humor, y que, como yo, no se preocupa mucho por entender a la pareja, sino de aceptarla, como hago yo, por lo demás, ufff, me trastocó todo, y definitivamente es la mujer perfecta para mi, aún con sus posibles imperfecciones y ahora es mi modelo. Bueno, perdonen el "períodico" como dice Fela.
 
 
#10 fela 08-06-2015 16:09
Oigan esto es para hacer pequeños comentarios no periódicos.
 
 
#9 Arquero 08-06-2015 09:30
Marita es que estoy hablando boberias no me hagas mucho caso... lo del matemático es sobre el materialismo que hoy marca mucho las relaciones interpersonales en la sociedad moderna.... es dificil definir si es por las carencias (demasiadas diria yo) o por el simple deseo de tener más. Lo del pichón es sobre el sexismo que tambien aparece con exageración en nuestros dias. La familia cubana base de su sociedad a resistido unas barbaras presiones en medio de estas luchas por la independencia y soberania del Pais (no es trova política, es la realidad) y por lo tanto es mucho lo que se pone en juego cuando dos cubanos deciden unirse. Cuando una estrepitosa boda se pasea por las calles se suele escuchar -¡¡¡esos están locos!!!- y tiene un poco de verdad. Como dice la periodista -la vida nos pone a vivir como le da la gana- No hay robot solo cubanos soñadores y luchadores que por lo general nuestras mujeres acaban haciendo con nosotros los que le da la gana (recuerden no me coman que es una opinión muy personal mia). Eso sí a unos la felicidad les parece algo profundo complicado y otro se conforman con algo más sencillo.
 
 
#8 Arquero 08-06-2015 08:42
¡¡¡¡El principe moretonisimo más escaso y en peligro de extinción.... el principe conejo... este es contagiado por el gen conejo que porta su princesa y acaba teniendo una camada de hijos superior a cinco... ya casi no hay por lo que no es fácíl de encontrar y menos de analizar unas veces parece muy feliz y otras muy desgraciado, suele estar vestido por largos periodos con la misma ropa... su desaparición es analizada institucionalme nte como causa... por eso del envejecimiento generalizado de la población.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar