jueves, 21 junio 2018, 04:04
Lunes, 25 Mayo 2015 06:00

Medicina cubana: Cuando la grandeza se llama Eric

Escrito por  Vladia Rubio / CubaSí
Valora este artículo
(5 votos)

Evoca en exclusiva para CubaSí aquel primer día de trabajo en el hospital de Kerry Town en Sierra Leona cuando, también por primera vez, tuvo que vérselas cara a cara con la muerte.


Aunque la colaboración cubana para enfrentar el ébola en tierras africanas va dejando de ocupar primeras planas, el doctor Eric Larrazabal todavía se despierta a veces creyendo que está en Sierra Leona y deberá volver a la zona roja para seguir salvado vidas.

“Pasarán los años y nunca voy a olvidar esa experiencia; tampoco el rostro de aquella niña que fue mi primer paciente”

Y la mirada serena de 31 años de Eric Luis Larrazabal Hernández se nubla momentáneamente.

“Durante los entrenamientos todo parecía fácil porque no estabas de verdad en la zona de peligro. Pero en aquella primera ocasión -comencé a trabajar el primer día que abrió el hospital, y me tocó un turno de noche-, desde que me puse el PPE (equipo de protección personal), antes de entrar, la tensión aumentó, los nervios. Tenía muchas palpitaciones y estaba asustado sí. Pero al ver las condiciones en que estaban aquellos pacientes, todo eso quedó en un segundo plano”.
alt

El primer enfermo que debió atender fue precisamente aquella niña de dos años, que describe con el cabello suelto, repartido en cientos de trencitas. Sus padres ya habían fallecido a causa del letal virus, y ella estaba ya muy deteriorada, al punto de que su sistema nervioso había sido alcanzado por el mal volviéndola muy irritable, descontrolada.

Recuerda el médico que la niña, cubierta de fluidos corporales, gritaba, se zafaba el suero, abandonaba la cama y se acostaba en el piso. Los otros galenos que allí laboraban, evitaban tocar a los pacientes para reducir las posibilidades de contacto, pero Eric no dudó en limpiar y tratar de aquietar el cuerpo de aquella chiquilla sufriente, quien, a pesar de todos los cuidados, perdió la batalla.

Este médico camagüeyano, graduado hace cuatro años, nunca se había enfrentado en su natal Nuevitas, donde trabaja como Médico General Integral (MGI), a lo que vivió en Sierra Leona.

“A todos nos chocaron las condiciones en que estaban los pacientes. Aquí en Cuba hemos atendido muchos enfermos, pero nunca como nos llegaban allá: deshidratados, sucios de vómito, de heces… Vimos fallecer desde niños de meses hasta adultos mayores, y nosotros no estábamos acostumbrados a eso.

“Muchos de ellos, nos pedían, nos imploraban: ‘ayúdenos médico, no queremos morir’.

A ese panorama dantesco, agrega las difíciles condiciones de trabajo debido al enorme calor que sentían enfundados en el traje protector, que no tenía ventilación. “Solo podíamos permanecer cerca de una hora con él porque la temperatura subía casi a los 40 grados. Al instante de ponértelo ya estabas sudando. “

Después del susto

Precisamente ese tanto calor bajo el equipo de protección personal fue el causante de uno de los malos ratos que pasó este internacionalista cubano en Sierra Leona. Debido a la profusa sudoración, su mascarilla facial colapsó, adhiriéndosele al rostro de un modo que no le permitía respirar.

“El susto fue grande, pero traté de controlarme e ir rápidamente a la zona de descontaminación. Y con calma, porque en casos como esos, cuando más apurado estás es cuando más calmado debes actuar, primero me quité las gafas y luego la mascarilla.” Le llegó así la primera bocanada de aire fresco luego de unos instantes angustiosos.

Entre los tragos en seco de Eric durante aquellos seis meses, se apunta también la oportunidad en que enfermó de Malaria. A pesar de las altas temperaturas del país, el médico casi siempre andaba con mangas largas, para evitar la picadura de mosquitos que pudieran contagiarle la Malaria. Pero no pudo escapar.

Lo más complejo del asunto es que la sintomatología de esta enfermedad y la del ébola pueden confundirse en los inicios. Por eso, cuando Eric sintió el primer escalofrío que le recorría el cuerpo, mientras la cefalea y los dolores articulares lo iban invadiendo, pensó que le había tocado bailar con la más fea: el último baile.

Por eso, aunque pueda resultar paradójico para muchos, sintió una profunda contentura y hasta ganas de reír cuando el epidemiólogo le informó que sí, que su análisis había dado positivo… a la Malaria.

alt

Con voz pausada y ese decir impecable propio de los camagüeyanos, el médico sigue evocando su participación en aquel combate contra los espantos: “Realmente eso para mí fue una escuela. En el hotel donde vivíamos, yo estaba entre los cuatro más jóvenes, y todos los otros, mayores que nosotros, nos apoyaron mucho; todos nos cuidábamos los unos a los otros. A pesar de que éramos solo hombres los que estábamos allí, no participó ninguna mujer, en los seis meses nunca hubo un problema, una discusión…

Esperando

“Los hombres si tenemos miedo y lloramos. Lloré el primer día que vi fallecer un paciente –la niña de dos años-, lloré cuando falleció mi compañero, el enfermero Reinaldo Villafranca de paludismo, cuando enfermó de ébola mi otro colega, el doctor Félix Báez.

“Y muchas veces más lloré, no me da pena decirlo: al comunicar con mi familia aquí en Cuba, cada vez que dábamos el alta a uno que había sobrevivido, sobre todo si era un niño.”

Ese fue el caso de Daniel, con 17 años, quien gracias a la atención médica cubana logró escabullírsele al ébola. Como sus padres no lo consiguieron, él y su hermana Cecilia quedaron solos en el mundo y el muchacho decidió permanecer en el hospital, junto a los cubanos, trabajando como higienista.

Como medida para evitar contagios, el personal médico tenía prohibido darse la mano o abrazos. “Nos saludábamos con el codo, con el puño cerrado”.


Pero el día que le dimos de alta a Daniel sí nos abrazamos, y también a la hora de la despedida, cuando ya regresábamos a Cuba. “

A pesar de que los seis meses que estuvo el doctor Larrazabal no fueron nada parecidos a unas vacaciones y de que muy feas imágenes le siguen acompañando, también continúan junto a él las vivencias de la hermosa confraternidad que allí cultivaron los galenos cubanos.

“Pero aun así, volvería si fuera necesario, aunque siempre va a haber susto. El que diga lo contrario es un mentiroso”.

Como quien comenta una nimiedad, concluida ya la entrevista había y en el momento de la despedida, el doctor Eric me dijo, con esa sencillez que solo llevan los de alma grande, que hacía un par de días le habían llamado para conocer su disposición a partir a Nepal, “y aquí estoy, esperando”.

Visto 6266 veces Modificado por última vez en Lunes, 01 Junio 2015 11:52

Comentarios  

 
#7 Maribe 26-05-2015 15:14
Erick, si alguna vez te llegara estas sencillas letras quiero que sepas que llore con tu historia. !Que clase humanidad! se que así se comportaron todos pero mi orgullo mayor es que eres de mi Camaguey cuídate y un beso; tu familia tiene un TITAN
 
 
#6 ALINA R. 26-05-2015 09:10
y me quedé llorando!!!!!!!!!!!
Impresionantes historias, no hay palabras para tanto valor!!!!!
 
 
#5 haydee vg CUBA 25-05-2015 13:38
Estoy totalmente impresionada, que valor, que heroicidad, que entrega sin límites a cumplir con un deber impuesto por el mismo y por su profesión. Ejemplo de joven cubano, muy necesario imitarlo. La humanidad está necesitada de llenarse de hombres como el DOCTOR Erick Luís Larrazabal Hernández, viviriamos mejor y seriamos más felices. Y si Eric los hombres si lloran como no lo van a hacer si son seres humanos con sentimientos humanos, es sano y saludable llorar y expresar nuestros sentimientos, Felicidades un millón Dr. La familia debe reventar de orgullo.
 
 
#4 lulu_431 25-05-2015 12:47
Al leer esta articulo uno se da cuenta a cuantas cosas se han enfrentado nuestro medicos son dignos de un gran reconocimiento, cumplieron con gran lealtad su deber salvaron vidas trabajaron con mucho amor y dieron todo de si pusieron en riesgo su propia vida, para todos y cada uno de ellos muchas felicidades nuestro pueblo esta muy orgullos de tener medicos como ustedes
 
 
#3 poefumado 25-05-2015 11:04
cuando por primera vez dijeron que un grupo de medicos cubanos iban a colaborar a Sierra Leona para salvar vidas y eliminar el virus del ébola lo primero que pensé fue "están locos"... Dejar atrás una familia sabiendo que pueden no regresar.... Pero cuando reflexione un poco me di cuenta que un acto de tal magnitud lo menos que podía hacer era estar orgullosa de esos cubanos. Soy estudiante de enfermería de primer año y como todos los trabajadores de la salud si no tenemos sentido de la humanidad para qué estamos trabajando y estudiando sin descanso. Muchas Gracias a todos esos cubanos en nombre de todo el pueblo y de todas las vidas que lograron salvar e incluso las que no lo lograron porque estas al menos recibieron la atención que se merecían.
 
 
#2 Rebeca Hernández 25-05-2015 11:03
La actitud de Eric es digna de lo que siempre ha esperado nuestra familia de un profesional de estos tiempos, entrega, corazón y valor a toda prueba. Lo que hace hoy es reflejo de lo aprendido, del ejemplo de sus padres, su madre es internacionalis ta por 3 ocasiones y ello ha influido en su formación, estamos muy orgullosos de él. Este comentario revela una arista distinta de su dimensión humana, su humildad para reconocer su miedo y la capacidad de resistirlo, así son los verdaderos héroes, seguidores del ejemplo de los Cinco y de Fidel.
 
 
#1 Lazy 25-05-2015 08:19
Hombres y mujeres con este nivel de sensibilidad y humildad son los que necesitamos y debemos incrementar para que sea más justo y placentero el futuro de la humanidad. La medicina cubana patentiza la afirmación hecha por nuestro Comandante en Jefe Fidel cuando dijo que un mundo mejor es posible. Una felicitación y un abrazo grande para nuestros heroicos médicos cubanos.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar