domingo, 23 septiembre 2018, 21:36
Jueves, 28 Mayo 2015 06:00

¿Demoler o no demoler?

Escrito por  Claudia Padrón Cueto, estudiante de Periodismo
Valora este artículo
(16 votos)
Violaciones urbanísticas en Cuba Violaciones urbanísticas en Cuba FOTOS: DEL AUTOR

Demoler es también desconocer esfuerzo, ahorro, trabajo, tiempo... Antes de desmantelar debería encaminarse la labor hacia la prevención y el aumento de una cultura y disciplina urbanísticas.


La Habana es una ciudad con una fuerte personalidad urbana y arquitectónica. Una ciudad que no tuvo otra opción que adaptarse a los espacios según las exigencias de la vida diaria. Para sobrevivir se vio obligada a lidiar con escaseces, limitaciones y también abandono. La consecuencia: dejamos que la arquitectura involucionara de arte a pura construcción, perdiendo prácticamente todo valor artístico y patrimonial.

Fue la crisis de los años 90 el empujón hacia el abismo. Ese sinlímite de penurias que signó el período llevó a que se reciclara y posteriormente edificara con materiales y visualidades insospechadas. Las familias crecían, escaseaban materias primas, los espacios se volvían insuficientes… Las personas no tuvieron otra alternativa que buscar por sí mismas soluciones, y tomaban la opción más cercana, aunque esta difiriera de estilos, no resultara funcional o fuera incoherente en su entorno.

Si unos años atrás se le achacaba lo decadente del diseño y su implementación a los conflictos financieros, la situación en la actualidad es diferente. No se obvia que en muchas barriadas continúen siendo las limitaciones el eje de prejuicios y descuido a lo estético; pero en otras, en el trasfondo de esas laceraciones al diseño, es visible que no son despreciables las sumas de dinero y recursos invertidos. Puede decirse entonces que gran parte de las violaciones urbanísticas no provienen de problemas económicos, sino de la falta de apreciación estética y el desconocimiento de la población.

Más allá del “buen gusto”

violaciones urbanísticas

Escuchar que “el mal gusto" se ha apropiado de la ciudad es un criterio usual. Bajo este concepto se condenan los bocetos sexistas de mujeres curvilíneas que aderezan las fachadas, el desengranaje de colores, los moldes de animales, la ostentación... Pero entonces ¿qué es “el buen gusto”?, ¿ quién lo dicta?, ¿ bajo cuáles referentes? Más allá de separar o imponer lo que es “el mal o buen gusto”, Mario Coyula, voz imprescindible de la creación arquitectónica, prefería denominarlo como marginalidad, la cual se ha vuelto dominante en los últimos tiempos.

Coyula apuntaba al respecto una serie de detonadores: la inmigración de habitantes del oriente del país hacia la capital y el consecuente traslado de sus costumbres y preferencias, la falta de apreciación,  “la  buena puntería para copiar lo malo que se hace afuera”, así como la necesidad de un grupo social de demostrar su superioridad económica y revestirse de suntuosidades y pompas. A ello se suman necesidades sociales de ciudadanos carentes de orientación y asesoría profesional.

Sobre esta falta de supervisión, Ivis Menéndez, subdirectora de urbanismo del Instituto de Planificación Física explica que en gran medida este caos urbanístico, desatado en los 90, partió del descontrol de la institución: “La falta de recursos nos llevó a ser flexibles y permitir el uso de materiales que no eran los idóneos, pero eran los únicos existentes. Esto produjo que apenas se inspeccionaran los cambios o construcciones. Ese libre albedrío trajo consigo un resquebrajamiento total de la disciplina que aún no se recupera.

“El error no fue solo del Instituto de Planificación Física. También hubo desatención por parte de los gobiernos al sistema, y fuimos desprovistos de autoridad para tomar decisiones legales. Luego, a partir del 2000 se traspasa el proceso de autorización de toda acción constructiva a las direcciones municipales de la Vivienda.  Durante más de una década muchas cuestiones quedaron medio sueltas y se decidió nuevamente traspasar esta función a nosotros. Pero ya los efectos negativos sobre las ciudades eran alarmantes”.                       

                                                                                 

Todos estos factores contribuyeron a la distribución nada armónica de una excesiva palestra de colores en la portada de las edificaciones, la apropiación de espacios colectivos; además de los“injertos” incoherentes en las fachadas que no logran conectarse con lo circundante y parecen un pedazo ajeno, impuesto brutalmente. Son estas, escenas cotidianas que lastran la estética de gran parte de la ciudad, volviéndola lastimosa.

Por otra parte en La Habana pasamos de tener una arquitectura “blanca” —dígase que desde su fundación la capital cubana apuntó hacia un modelo primeramente español, seguido por el francés y luego estadounidense—; ahora es común una tendencia hacia lo colorido y caribeño que puede ser aceptable en otros contextos, pero que nada tienen que ver con la arquitectura neoclásica de la urbe.

Entre las violaciones, Ivis Menéndez explica que en las áreas intermedias o periféricas la principal afectación radica en las fachadas. “En una zona determinada hay una estética bien delineada, preconcebida, pero aun así ocurre que sin autorización  alguien construye un garaje, un portal, introduce ornamentes impropios; y por tanto conduce a que pierda la armonía ese conjunto urbano. También es usual que ocupen jardines con fines que no les corresponden, hagan kioscos, ampliaciones, casetas. Todo amparado por una total falta de conciencia y disciplina”.

Si bien la labor de planificación física comienza a erguirse, esta aun es incipiente, y hasta minúscula, si la comparamos con la anarquía urbanística desatada durante las últimas décadas. Este sistema debe fungir como órgano rector en materia de ordenamiento territorial si se pretende limpiar de abrojos la arquitectura y, por consecuente, la imagen de la ciudad.

El primer paso es elevar la cultura urbanística de la población. Solo así, los ciudadanos, al elegir un proyecto de fachada o una modificación, además de tener en cuenta los gustos personales, interiorizarán que tanto la arquitectura como el diseño son hechos artísticos y creativos, y que su trasfondo requiere de un patrón, de visualidades armónicas con lo circundante.

 

desorden urbanístico
Agregar garajes en espacios no idóneos es una de las principales violaciones

 

 Y después de la violación… ¿La solución es demoler?

 

A pesar de la disposición del Instituto de Planificación Física de dar los primeros pasos en el ordenamiento territorial y urbanístico, a efectos prácticos es cuestionable la concreción de las medidas. Nada parece cambiar en las fachadas de las ciudades; podría decirse que todas las violaciones descritas resurgen una y otra vez.

Sobre las medidas tomadas contra los infractores refiere la especialista: “El Decreto 272 regula el ordenamiento territorial y urbanístico. En el cuerpo de este texto son claras qué modificaciones requieren autorizo de la institución antes de iniciarlas, así como cuáles son viables o no. A pesar de eso, el desconocimiento o despreocupación de las personas lleva a que sea violado el decreto con regularidad. Algunas veces la ilegalidad se detecta cuando aun está en curso; otras, cuando ya está terminada.

 

“La violación puede radicar en que se construyó sin permiso pero procede desde el punto de vista urbanístico y entonces se legaliza esta acción. En  otros casos es una doble infracción por la documentación y el daño a  la fachada. Ahí lo que procede es demolición parcial o total. Medida que está siendo implementada a nivel nacional”.

violaciones urbanísticas
Es usual la privatización de jardines en edificios multifamiliares

 

desastres-urbanisticos-habaConstruyen muros y entradas más alto que lo permitido y al borde de la acera violentando toda simetría

 

desastres-urbanisticos-en-p
Al límite de los jardines de las casas y edificios de la cuadra comienza el portal de esta casa. Sobresale del resto, cogiendo incluso parte de la acera y violando todas las leyes urbanísticas posibles.

 

Es cierto que el caos urbanístico necesita que de una vez se le instaure un orden, pero la demolición no debería ser la única  respuesta. Todos sabemos que no es sencillo llevar a término ninguna labor constructiva por los recursos, la mano de obra, el financiamiento. Demoler es también desconocer esfuerzo, ahorro, trabajo, tiempo... Antes de desmantelar debería encaminarse la labor hacia la prevención y el aumento de una cultura y disciplina urbanísticas.  Una primera acción podría ser la divulgación a mayor escala de las regulaciones urbanísticas y que el arquitecto de la comunidad tome la autoridad que le corresponde.

Por otra parte no es solo orientar el gusto y el respeto por las formas ya establecidas, y fomentar la coherencia de las nuevas con la estética colectiva del paisaje urbano; es importante además no entorpecer, ni lacerar los espacios públicos usurpándolos o causándoles prejuicios.

Las denuncias sobre irregularidades en los procesos constructivos que afectan propiedades colectivas llegan con frecuencia a las redacciones de algunos medios de prensa.

Los vecinos, principalmente de edificios multifamiliares, denuncian continuamente la usurpación de zonas comunes para uso individual (ya sea garaje, ampliación, terraza…). Lo cual atenta contra el reglamento de este tipo de inmuebles, que establece que esas áreas se deben mantener públicas para todos los que convivan en el edificio. A pesar de ello, muchos afectados concuerdan en que a veces resulta infructuoso declarar estas violaciones.

Las autoridades correspondientes hacen caso omiso y todo indica que un velo de corrupción nubla las infracciones. Sobre esta inquietud de la población, la Subdirectora de Urbanismo expone que frecuentemente tienen conocimiento sobre quejas que manifiestan casos de corrupción en eslabones del sistema y permiten ilegalidades. Ante estos casos la especialista recomienda que la denuncia se haga directamente en el Departamento de Atención a la Población del insituto, donde se dará continuidad al reclamo y se tomarán las medidas correspondientes.

Es evidente que no podemos pretender solucionar de inmediato todos los obstáculos relacionados con la arquitectura y el paisaje urbano. No existe proporción equitativa entre los problemas y las vías para enmendarlos. Mientras los primeros crecen a ritmo vertiginoso, los recursos disponibles para su solución no logran darle alcance.

Cuando la arquitectura no sea concebida solamente como un objeto utilitario, y le sea devuelto su valor artístico; cuando la falta de operatividad que se observa en las instituciones relacionadas, se redireccione; entonces, solo entonces, la arquitectura volverá a pensarse como el patrimonio material más valioso de la nación. Lo que es.

Visto 21924 veces

Comentarios  

 
#22 Alan 24-05-2016 13:09
Falta de apreciación estética y el desconocimiento de la población...
Me parece, si mal no recuerdo, que alguien dijo una vez que el cubano es un pueblo culto!
Fuimos un pueblo culto?
Somos un pueblo culto?
Seremos un pueblo culto?
Eso la historia lo dirá!
 
 
#21 Roberto.R 24-05-2016 10:47
en temas de urbanismo lo mismo, nuestra legislación es paternalista, todo lo merecen y nada cuidan.
 
 
#20 arprotal 24-05-2016 08:29
las leyes son las leyes y hay que cumplirlas gustele a quien le guste y pesele a quien le pese
 
 
#19 mabel 01-07-2015 11:12
las leyes son letra muerta en Cuba cuando se trata de mantener el entorno, nada pasa con la basura que se acumula en las calles, no se multa a nadie. Lo mismo sucede con aquellos que ilegalmente construyen, un ejemplo de violacion esta en los edificios de Alamar donde se han construido viviendas ilegales, garajes, colocado tanque de agua en las paredes y otras violaciones relacionadas con la contruccion, pero eso es producto del mal trabajo realizado por la direccion municipal de la H. del Este. En ese municipio nada funciona bien, el abandono de su bulevar que permanece con un cine en deshuso y un parque de diversiones que no recibe mantenimiento y que no recupera lo invertido en su construccion y que decir del deterioro del complejo de la zona 6 donde estan un banco, la oficoda, panaderia, farmacia y otros que cuando llueve se convierte en un colador el techo que nunca recibe mantenimiento, nadie cumple con nada porque como nadie se siente dueño de nada, ni siquiera los dirigentes son capaces de tenerlo en cuenta. por ello todo es un desastre.
 
 
#18 Guajira Guantanamera 01-06-2015 15:50
yo acabo de construir parte de mi casita con esfuerzo propio, y con el “”propio esfuerzo”””” de aquellos que no se de donde sacaron algunos de los materiales que yo necesitaba, y para serles sincera, porque de esto se trata, ( y muchos de los que comparten sus criterios de este articulo saben de lo que hablo) me dolió y me duele haberlo hecho de esa manera pero la palabra es esa, LO NECESITABA, pero traté de buscar consejos, traté de que mi casa no rompiera la estética visual ( si se puede decir de esta manera) de mi barrio, y por supuesto, sin contar con el arquitecto de la comunidad porque por lo menos en mi caso, acceder a el es una odisea, y tener los papeles, o el diseño arquitectónico que NECESITABA, era otra historia de nunca acabar. El punto es que la población cubana NECESITA ampliarse, construir, y demás, pero no justifica EL MAL GUSTO, que también de eso se trata el articulo,
 
 
#17 Sally 29-05-2015 15:27
Y qué piensan de los que se apropian en los edificios de Alamar de las áreas comunes? Y construyen palacetes como si todo el terreno les perteneciera, y garajes y hasta otro apartamento... Y de los que cuelgan tanques de 1m3 o + de agua en paredes que no están construidas para ese fin y dejan botar el agua por horas? Agua que nos pertenece a todos... Y de más está señalar la pérdida de todo urbanismo porque cada cual lo hace con lo que tiene y puede. Deben cumplirse las regulaciones, existen y no por gusto. Pero, quién las hace cumplir?
 
 
#16 Alinar. 29-05-2015 14:35
Hay tanta ilegalidad que para que contar.........
Y si vaz a planificación física para legalizar cualquier documento entonces si que uno se da cuenta que lo que hay que demoler es el Instituto de planificación fisica pues para hacer cualquier tramite es un circulo vicioso en el que nunca sale uno , pues es un papel distinto todos los dias y no de la primera vez que vas y despues espera mecanografia para un dia ,despues firmas otro día , despues espera otra firma otros dia de otro , despues espera cuño o simplemente no te dijeron que faltaba lo nuevo que piden , en fin un desgaste total y un burocratismo total y sin avanzar , pues en esos viajes y solictud de documentos entonces se le van venciendo los que tienes , reitero un circulo vicioso del que nunca sales.........e n ese estoy todavía hoy para apoder legalizar mi casa y entonces poder llegar al registro de propiedad...... hasta cuando será??
 
 
#15 Ada 29-05-2015 13:57
.La poblacion tiene expectativas sobre el papel a jugar por Planificación Física, sin embargo que inyección de recursos tanto humanos como materiales han recibido los municipios para que se trabaje mejor en la base, hay que ir a una DMPF para ver en que situación se trabaja, no tienen ni una cinta métrica. hasta ahora solo le han dado funciones y mas funciones pero se han olvidado de dotarlas de recursos. En unos anos se convertiran en los antros de corrupcion que fueron las UMIV y que son los Arquitectos de la Comunidad,que si no hay dinero por medio no trabajan.
 
 
#14 TripleA 29-05-2015 11:27
pienso que toda ilegalidad debe ser demolida ya sea privada o estatal, toda violación debe ser rectificada, hay que ponerle coto definitivamente a las indisciplinas y a las violaciones de la legalidad y mano dura con los corruptos que tenian en sus obligaciones haver cumplir las leyes y no lo hicieron
 
 
#13 yolaine 29-05-2015 11:10
Estoy de acuerdo con Dalia. Uno construye pq le hace falta, no pq kiere.
Ojalá no tuviera que hacerlo y con mi salario pudiera comprar o rentar acorde al espacio que necesito.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar