martes, 19 junio 2018, 06:57
Viernes, 15 Mayo 2015 01:24

MIRAR(NOS): La maldita culpa. EPD la fidelidad

Escrito por  Liz Martínez Vivero/Especial para Cubasí
Valora este artículo
(8 votos)

Ahora que la Real Academia de la Lengua Española, a diestra y siniestra, acuña términos como “amigovio” me pongo a pensar no en la definición explicita de ese ¿sustantivo? sino en otras aristas...

Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal.
Madre Teresa de Calcuta

 

Ahora que la Real Academia de la Lengua Española, a diestra y siniestra, acuña términos como “amigovio” me pongo a pensar no en la definición explicita de ese ¿sustantivo? sino en otras aristas del mismo tema, algo así como pensar en la misma harina pero de diferente costal.

 

Resulta que medito en aquella frase de antaño en la que solía declararse, sin medias tintas, que buenos amigos no podían ser pareja sentimental. Al tiempo que íbamos o no asumiendo esas profecías, mi generación en pleno, sí asistió desconcertada a la proyección de diferentes series televisivas (Un paso adelante, Dawson´s Creek, etc) que ponían sobre el tapete un desenfreno hormonal alrededor de los cambios de pareja.

 

Y más allá de los coloridos y ajustadísimos vestuarios, boquiabiertos quedamos cuando comprendimos que en otros países al parecer era moda el cambia cambia de pareja. Algunos añitos después, aún protesto y no entiendo. Modelos patriarcales enraizados en la crianza que me dieron mis padres no entierran los modelos de antaño.

 

No estoy hablando del hecho de hacerte novia(o) de tu mejor amigo(a). En este punto sostengo ¿quién mejor que él (lla)? Para entender tus puntos de vista, tus modus operandi… nadie mejor que un mejor amigo, perdonen la redundancia.

 

Culpa de la cotidianeidad, de las colas, de la inflación, del calentamiento global o de los altos precios, lo cierto es que han muerto conceptos. Por nada del mundo se permitía antes que siquiera miraras con ojos de mujer al marido de tu “prójima”. Podías hacerlo muy internamente, como en secreto, pero eras mal vista si codiciabas lo que no era tuyo.

 

Ahora me quedo perpleja y cuasi muerta, ensayo mis mejores caras para que nada me sorprenda. Sin mucho ruido puedes encontrar lo que no esperas, por lo tanto mejor estar alertas para no pecar de ingenuos.

 

Hace unos días de regreso a la casa, cansada hasta los huesos y apretada hasta el alma en aquella guagua una mujer lanzó, sin previo aviso (debieran avisar de estas cosas para uno sacar el paraguas): “La fidelidad está muerta”.

 

A mi lado comentaban sobre la Champion league y entre cristianos y messifanáticos yo sentí aquella frase como un bombazo. Aclaro que no lo sentí así porque me considere infiel, sino por lo tajante, por el simbolismo implícito en su sentencia.

 

Muchas paradas después, ya la señora se había bajado y yo seguía pensando en sus palabras. Probablemente a estas alturas Ud piense que son excesos, que fue demasiado “taller” para el breve discurso de la pasajera. Sepa, que he esperado que pasen algunos días para escribirlo porque coincido absolutamente, mal que me pese, la fidelidad es un concepto olvidado.

 

Yo misma no me fío y procuro no prometer. Quiénes vuelven las espaldas al asunto ignoran (espero que ignoren) códigos de responsabilidad al parecer anclados en años de una época distante. El siglo veintiuno ha dilapidado momentos de emoción.

 

Aquí en La Habana, me he topado con conceptos de películas que yo pensaba tenían más en común con distantes latitudes. Una amiga de las redes sociales, por supuesto no diré su nombre por razones obvias, me habla de su situación sentimental y enarbola una bandera: “Amigos con beneficios Liz, ¿no sabes lo que es?”

 

Lamentablemente lo sé. El siglo XXI va resultando bastante absorbente. Aclarar planteamientos sobre moral, responsabilidad y palabra empeñada parece un tema lejano. Podrías caer en el descrédito sino te circunscribes al contexto, parece filosofía, pero es una verdad como un templo. El tiempo cambia y las personas con él.

 

Todos los días descubro, aunque no hay nada que descubrir, que aparentemente nadie tiene la culpa… pero en paz descanse: ha muerto la fidelidad a uno mismo, la peor de todas.

Visto 4636 veces Modificado por última vez en Jueves, 14 Mayo 2015 15:35

Cuando un celoso (mal) interpreta que lo están engañando, ayayay… las reacciones son las mismas en cada uno de ellos.

Nunca se puede decir de esta agua no beberé. Corre uno el riesgo de caer en el descrédito cuando luego de un tiempo se descubre en aquella situación, la misma de la cual juró no pronosticaba verse envuelto.

Por definición, el cuerpo humano no está adaptado a las partidas.

En cuestiones de pareja tenemos siempre algo que aportar, un agrego indispensable cual si se tratara de una pizza insuficientemente surtida.

Hablo de manipular situaciones, extorsionar conversaciones y voltear la tortilla a nuestra conveniencia… para que se dore más por la parte que vamos a comer.

Una exposición ha abierto sus puertas en territorio azteca. Le parecerá ridículo mi comienzo porque todos los días en todos los lugares del mundo abren exposiciones al público.

¿Sabía Ud que las mujeres no distinguen diferencias entre los orgasmos del clítoris y los vaginales?

Lo bueno del sexo, y lo sé ahora, es que resulta recargable. No mire esta crónica con cara de pescado en tarima, el sexo no se agota aunque nos agote...

Aproximadamente 1500 personas rellenaron un cuestionario con sus predilecciones en las temáticas sexuales. Entre el 50 y el 60% de las encuestadas querían recrear...

Usted tiene la oportunidad de proponernos los temas que quisieran conocer, así como comentarios sobre aquellos que les pongan las neuronas intranquilas. Cada viernes la cita es en esta sección y el pretexto es Mirar(nos).

Comentarios  

 
#19 Elizabeth Hdz 26-05-2015 09:53
Mi conclusión sigue siendo la misma.. Si estamos en cuerdas parecidas me apena mucho que tengas ese criterio raymond.. pero como ya dije cada quien vive sus experiencias y forma sus criterios, por lo que lo respeto
 
 
#18 raymond 20-05-2015 14:09
Para Elizabeth,lei tu ultimo comentario y el anterior y veo que estas parecida a mi,yo he tenido mas relaciones con mujeres comprometidas que solteras,por lo tanto saca tus conclusiones de la opinion que emiti respecto a la infidelidad.
 
 
#17 Elizabeth Hdz 20-05-2015 09:29
No estoy de acuerdo para nada con raymond.. esta claro que cada quien forma su criterio por sus propias experiencias, y lo respeto. Pero me pregunto, que tiene que ver nuestro avance en la sociedad con nuestro papel en una relación??, siempre ha existido la infidelidad en ambos lados, claro, lo de los hombres siempre ha sido bien conocido porque no se molestaban mucho en ocultarlo. Ademas no creo que haya líderes en este tipo de cosas, pienso que sigue existiendo en ambos lados o bien mucho descaro, o formas muy equivocadas de salir de rutinas y llevar una relación.
 
 
#16 YAT 19-05-2015 15:00
lili, 100% de acuerdo contigo, en cuestiones de fedelidad, si decides perdonar una traición, tienes que olvidarla por completo, pues se vuelve un fantasma que te ecompaña para toda la vida, yo soy de las "anticuadas" que defiende a capa y espada la fidelidad y el respeto hacia la pareja y de igual modo siempre he respetado a las parejas de mis amigas como me ha gustado que respeten a la mia, pero creo que esta tendencia no nos puede llevar a no amar, pues como dice la frase de la Madre Teresa de Calcuta, que encabeza el escrito y que siempre me ha gustado mucho: "Ama hasta que te duela. Si te duele es buena señal"
 
 
#15 raymond 19-05-2015 12:04
Duele decir esto pero hoy en dia es muy dificil encontrar la fidelidad en una pareja,normalme nte a lo largo de los tiempos el hombre fue el mas infiel pero hoy en dia con todos los avances que ha tenido la mujer en la sociedad para bien por supuesto son ellas las que tienen el mando en la infidelidad,est e es mi criterio de lo que he vivido en mis 32 años.
 
 
#14 lili 18-05-2015 10:41
Una vez más, excelente artículo Liz, por lo que dices d la serie veo que tenemos aproximadamente la misma edad. yo tengo 26, y en lo que considero mi corta vida, nunca he sido infiel, y no sé si pudiera llevar la doble vida que exigen estas situaciones. no es que quiera hacerma la más pura y casta, pq tengo ojos y sé admirar la belleza masculina -según mis gustos claro- cuando la tengo cerca. pero una cosa si respeto, los novios, o esposos, de mis amigas y conocidas, no son hombres para mí. eso sí, un consejo general, si deciden perdonar una infidelidad, olvídenla por completo, saquen ese pasaje de su vida, pq sino, la relación se irá destruyendo de adentro hacia afuera. Y no tengan vergüenza de perdonar, cada cual comprende a su pareja y hace con su vida lo q entiende, cada circuntancia es diferente; y nunca digan, "de esa agua no beberé"... nunca se sabe.
 
 
#13 Elizabeth Hdz 18-05-2015 08:42
He tenido suerte (y digo suerte muy irónicamente) en llamar la atención a hombres con pareja o plenamente comprometidos.. . en ocasiones me he sentido avergonzada por pensar que a lo mejor yo era culpable por toparme con tales casos. Menos mal que la vida me ha demostrado que no soy yo para nada la del problema, sino que es simplemente una plaga, el aquello de no conformarse nunca con lo que se tiene al lado, y codiciar lo que no esta al alcance (y hablo de mi caso). Con mis 22 años ya he aprendido que todos somos vulnerables a la traición, sin embargo la diferencia la hace uno, primero en no vivir, o mejor, en no pretender vivir en un idílico romance todo el tiempo y darle su espacio a los problemas o desaciertos del dia a dia, y segundo aprender a quererse mucho uno mismo y darse su lugar.
 
 
#12 gorzen 17-05-2015 07:35
tengo 28 años y me criaron con los principios y costumbres de antaño. asiq apoyo este articulo. aun cuando no me pierdo una fiesta y se me han insinuado mujeres de amigos mios, yo me he mantenido como todo un caballero. claro esta q esto es una moda actualmente tener mas de una relacion al unisono. en lo personal les digo q es dificil pensar en casarse en la actualidad por estas razones, nadie quiere q le pongan cuernos jajaja
 
 
#11 Sonia 16-05-2015 10:47
La fidelidad no está muerta, como mismo no ha muerto el Amor ni otros valores o sentimientos que nos enaltecen como seres humanos. Pienso, eso sí, que se ha perdido el verdadero concepto y sentido de la fidelidad, que es vista como una carga o un peso muerto, y no como una actitud espontanea, que se deriva del sentimiento verdadero hacia nuestra pareja, con quien deseamos estar siempre, por encima de todo, y con quien deseamos construir y andar la vida siempre, sin que medien "terceros" de por medio.
 
 
#10 peter 15-05-2015 17:40
la fidelidad es algo bello
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar