lunes, 17 diciembre 2018, 04:35
Martes, 12 Mayo 2015 04:27

Diversidad sexual: No es capricho, ¡es derecho!

Escrito por  Yuris Nórido/CubaSí
Valora este artículo
(16 votos)

Algunos piensan que la promoción de los derechos de las personas LGBT es la promoción de una orientación sexual, de un modo de vida. ¡Como si eso fuera posible!

Escribo este comentario y ya imagino algunas reacciones debajo, en el espacio para los comentarios de los lectores. Muchos, estoy casi seguro, regresarán con la opinión de siempre: «No tengo nada en contra de los homosexuales, pero no estoy de acuerdo con la promoción que les hacen en los medios de difusión. Pronto lo incorrecto será ser heterosexual. Todo eso forma parte de una conspiración para convertir a todos los heterosexuales. Eso no es bueno para los niños ni para las familias. Que cada quien haga lo que quiera, pero que lo haga en la intimidad, nadie se tiene que enterar. La familia es una: hombre con mujer. ¿A quién se le puede ocurrir que dos hombres o dos mujeres se puedan casar? Eso no es natural, no es moral».


Tantas veces hemos leído comentarios por ese estilo cada vez que se habla de homosexualidad, derechos sexuales y otros temas afines. Y algunos foristas, incluso, se muestran francamente hirientes y despectivos. Algunos, de hecho, son militantemente homófobos.


Nadie tema, nuestro sitio apuesta por el debate. Y no vamos a coartar el derecho de cada cual a expresar su opinión, aunque no la compartamos, siempre y cuando no constituya una agresión evidente o una falta de sensibilidad. Pero convendría que pusiéramos, una vez más, los puntos sobre las íes. Y no desde una perspectiva sentimental, de empatías o solidaridad con un grupo tanto tiempo discriminado, sino desde una perspectiva estrictamente científica.


La homosexualidad no es una enfermedad, no es una aberración, no es antinatural. La homofobia sí llega a ser patológica.


Algunos piensan que la promoción de los derechos de las personas LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales) es la promoción de una orientación sexual. ¡Como si eso fuera posible!


Nadie elige ser homosexual, de la misma manera que nadie elige ser heterosexual. ¿De verdad alguien cree que por el influjo de la propaganda y la publicidad un día va a despertar con su orientación sexual trastocada?


¿Cómo es posible entonces que los homosexuales no cambiaran su orientación ante el abrumador esquema heterosexual al que han estado (y en muchos lugares siguen estando) sometidos?


Está claro que la familia más tradicional (madre, padre, hijos frutos de esa unión o de uniones anteriores) va a mantenerse, sujeta sencillamente a los cambios propios de las dinámicas sociales.


Pero el concepto de familia no es rígido, está abierto a uniones de disímiles naturalezas.


Cuando se promueve el respeto al derecho de los homosexuales a una vida plena, con todas las oportunidades y responsabilidades que asumen los heterosexuales, no se hace por capricho, o por conveniencia política. Se hace por un elemental sentido de justicia.


¿Con qué derecho un grupo de personas —asumidas como «la mayoría»— dicta leyes que discriminan a otro grupo de personas, en atención a discrepancias de orden «moral» o prejuicios heredados?


Invirtamos la ecuación. Supongamos que la homosexualidad fuera la norma, que las personas LGBT llevaran las riendas de los asuntos políticos, sociales y familiares a nivel global… Supongamos que se les ocurriera prohibir las uniones entre personas de diferentes sexos, que establecieran prácticas de escarnio y depreciación tácitamente o por decreto.


¿Cómo se sentiría un heterosexual si lo conminaran a casarse solo con personas de su mismo sexo? ¿Si cuestionaran sus prácticas y preferencias sexuales?


El hecho de que las personas LGBT sean la minoría no significa que la mayoría pueda desconocer o escatimar sus derechos. Por una sencilla razón: los derechos de los homosexuales son los derechos de los heterosexuales. No hay, no puede haber dobles raseros.


Dejemos a un lado ahora mismo ciertos elementos culturales, ciertas prácticas y actitudes relacionadas generalmente con el ámbito homosexual. Ese debate es otro. Muchos de los modos de vida que algunas personas rechazan o no comprenden trascienden las «fronteras» de la homosexualidad o la heterosexualidad.


Centrémonos ahora mismo en la naturaleza de un derecho. Si un heterosexual tiene derecho a formar una familia con una persona del otro sexo, un homosexual debe tener el derecho de formar la suya con alguien de su propio sexo.


La heterosexualidad no es un don divino, es una circunstancia natural. La homosexualidad también.


Y la tendencia de equipararla con patologías, trastornos, desviaciones, aberraciones… ha sido rechazada hace mucho tiempo por la comunidad científica.


Los que piensan que otorgarles derechos a los homosexuales llevará a la larga a que los disfruten también, por ejemplo, los pederastas, sencillamente reproducen un prejuicio muy dañino. Y olvidan algo: hay pederastas homosexuales y hay pederastas heterosexuales.


En Cuba queda mucho camino por delante en estos temas, sería incluso saludable mucho más debate social. Pero algo está claro: no debe haber pasos atrás.


Más tarde o más temprano (ojalá que más temprano) estará consolidado un entramado legal que proteja y reconozca a esa población. En la jornada nacional contra la homofobia se han reconocido pasos de avance. El hecho de que una ley (el Código de Trabajo) explicite la prohibición de discriminar a nadie por su orientación sexual es una muestra.


De acuerdo, la mención todavía es insuficiente. Los transgéneros, por ejemplo, todavía están en un limbo legal, que los hace potenciales víctimas de las discriminaciones.


Y por supuesto que —aunque esté la ley— en algunos entornos laborales se sigue discriminando, menospreciando, subvalorando a los homosexuales.


Pero resulta alentador que la central sindical nacional se haya sensibilizado con el problema. En ese sentido, el Código de Trabajo no debe ser una excepción. Otras leyes (el Código de Familia, por ejemplo, e incluso, la Constitución de la República) tendrán que ser reformadas, de manera que sean expresión justa de una sociedad diversa.


Hay que desterrar la idea de que antes de aprobar una ley es necesario educar a todo el pueblo, convencerlo de la vocación humanista y solidaria que demostrarían si aceptaran o toleraran a los homosexuales con igualdad de derechos.


Una cosa es la educación de valores y otra muy distinta es el desconocimiento institucional de los derechos de las minorías.


Cuando al triunfo de la Revolución se eliminaron las prácticas racistas y discriminatorias contra la mujer, una parte de la población seguía siendo racista y machista. Es más, a estas alturas, todavía hay expresiones más o menos veladas de racismo y de desprecio a la mujer, por más que estén consideradas política y humanamente incorrectas.


Pero, ¿justificaba esa circunstancia la existencia de instrumentos discriminatorios?


Tiene que llegar el momento en que dos hombres o dos mujeres puedan contraer matrimonio en Cuba, o al menos que reciban un respaldo y un reconocimiento legal no inferior al que reciben las parejas heterosexuales que apuestan por ese estatus.


Obviamente, algunos no estarán de acuerdo. Tendrán su espacio para expresar su disconformidad. No asistirán a ninguna boda gay. Expulsarán a los homosexuales de sus círculos íntimos, familiares, religiosos… Pero ahí estará la ley garantizando la igualdad de derechos para todos.


Tiene que llegar el momento en que las parejas homosexuales puedan caminar por las calles de todo el país con las manos tomadas, sin recibir amonestaciones o burlas.


Tiene que llegar el momento en que las personas transgénero puedan desempeñar las labores para las que estén capacitadas, sin necesidad de ocultar su identidad de género, sin sufrir exclusiones.


Llegará el momento en que alguien lo pensará dos veces antes de escribir un comentario ofensivo a la dignidad de las personas, atendiendo simplemente a la diversidad de visiones sobre la orientación sexual.

Visto 9706 veces Modificado por última vez en Miércoles, 20 Mayo 2015 07:11

Para Carlos, habanero de 32 años, no fue fácil la convivencia con sus compañeros de trabajo al día siguiente de «salir del closet».

Im{agenes de la Gala contra la homofobía que tuvo lugar este viernes en el teatro Karl Marx de La Habana.

Cuba realizó este sábado simbólicas bodas homosexuales públicas, que calificó de "celebraciones de amor", en el marco de la Jornada contra la Homofobia y con el fin de sensibilizar a la sociedad para que estas uniones sean legales y admitidas con normalidad.

Comentarios  

 
#136 robe 10-07-2015 14:58
los primos se exprimen,muchos acusan a otros de ser homofobicos por los comentarios que escriben,pero quisiera vez la cara de los que apoyan a los maric..cuando tienen que saludar a algun desviado super tragico de esos en el medio de la cara,haber si mantienen sus consicnas tan alto.No se engañen a ustedes mismo la mayoria de los homosexuales son personas no tratables,super faltas de respeto
 
 
#135 mec 07-07-2015 11:09
estoy de acuerdo contigo PAVEL, pues esto es como obligado para aceptarlo mis respetos para todo el que esta tratando de que los aplaudan, yo en lo particular no los acepto, pues son personas en su mayoría muy tragicas y si quieren ser que sean pero ya, porque tanta piblicidad si al final quienes se van aceptar son ellos mismos por que la sociedad nunca va aceptar aunque pongas 100 millones de leyes tal es así que mira todo lo que se esta haciendo o mejor dicho imponiendo para que se acepte y cada vez que se pasa por el lado de uno de ellos vez como las personas o cambian la vista o como si fuera algo muy insignificante por lo tanto refresquen el tema
 
 
#134 carlosvaradero 22-05-2015 08:36
Muchos hablan de la homosexualidad como algo inmoral, antinatural, como una aberraciòn de veras, esos comentarios lejos de darme risa, me causan pena ajena.
Nadie se refiere por ejemplo a los abusos que cometen los heteros con sus esposas o novias cuando las golpean, cuando usan su fuerza de "macho-macho" para insultarlas, discriminarlas, engañarlas con otras mujeres, cuando minimizan su genero femenino y predomina el màsculino por encima de todo.
Los heteros aluden de falta de respero de los gays y su manera de comportarse, pero nadie menciona cuando los "machos-machos" le dicen horrores a las mujeres en la calles, cuando las acosan, cuando se emborrachan y hacen los papelazos que hacen, cuando se fajan entre si causando estragos, cuando vociferan y hablan de la mujer del vecino, de sus compañeras de trabajo y hasta de la suya propia...vaya!!
Acaso eso es "normal", eso acaso no es una "aberraciòn", acaso esas son buenas formas de comportarse?
No...eso nadie lo ve porque lo ven como normal...
Si un hetero golpea a una mujer...lo ven normal,..nadie se cuestiona eso, si engañan a sus esposas y ofenden a otras mujeres en la calle, eso es normal...si los heteros no se ocupan de sus hijos y su casa...eso es normal...vaya!!!
Què falta de sensatèz y tacto entonces para estar juzgando a los demàs porque tienen una preferencia sexual distinta a la de ellos!!!...es el colmo del cinismo!!
 
 
#133 N.Mikaelson 21-05-2015 15:38
La cultura de las personas homosexuales debe crecer priemro o mejor dicho la cultura de todo el mundo cosa que esta por el suelo porque un ingeniero o una persona que no este a ese nivel ejemplo sea homosexual no tiene mezura a la hora de meterse con alguien y las faltas de respeto llueven
 
 
#132 Asus 19-05-2015 19:50
Realidades hay muchas, como bien dicen algunos cada cual que viva su vida como le da la gana, por mi como si se casa con un mulo allá su cu.., pero lo cierto es que se habla mucho de esto lo que se repite cansa, ya dejen a esos géneros tranquilos no lo mencionen mas, que me sale hasta en la sopa, ahorita es asignatura obligada en la escuela, coñooo refresquen con el tema ese. No diré que estoy en contra pero tampoco estoy a favor de la falta de respeto y eso es lo que hoy tiene a este país en polémica, que sean felices los GAY pero coño que me recojan a los MARICONES que tienen la sociedad perdida, son falta de respeto, mantienen conducta social y de otro índoles muy mala, y a decir verdad esa mala interpretación de termino es la que tiene jodida este país, GAY, MARICON, ñooo. Muchos hombres se quejan de la homosexualidad y otros demonios, pero seamos sinceros caballeros(homb res) nos quejamos de la Homosexualidad, pero en una encuesta en cualquier provincia de este país a la cantidad que sea de hombres creo que el 100 % le encantaría estar en una cama con dos mujeres, entonces que bola, el lio no esta en estar en contra de la homosexualidad, mas bien definir lo correcto y lo incorrecto de esta diversidad de genero, pero por favor refresquen el tema ya que se habla mas de esto hoy que de la falta de comida en el agro.
Saludos desde cuba
 
 
#131 r@f@ 19-05-2015 16:36
peter (comentario 119), estudie el codigo civil y el de familia por favor y después diga algo. no son menores e inferiores pero en ambos casos se plantea la unión consensual entre un HOMBRE Y UNA MUJER, nunca entre personas del mismo sexo y por eso te hago a ti la misma pregunt que le hago a ali (comentario 128) digame a lo largo de la historia de la humanidad, no ahora la contemporánea, se haya visto algo parecido y que por demás sea "normal" y "natural"
 
 
#130 r@f@ 19-05-2015 16:29
ali el concepto de "normal" tiene muchas aristas, busque en la historia de la humanidad, que es batante larga, un casamiento entre personas del mismo sexo, los ha habido entre parientes cercanos o lejanos, por intereses economico, para tapar una falta, conveniencia, etc. pero ¿del mismo sexo? si lo busca compadre no lo va a encontrar. entoces ¿porque ahora tiende a hacer "normal" cuando hay evidencias, hasta ahora, de que nunca ha existido? entonces seguimos con lo "normal". estamos acostumbrados a la infedilidad porque es "normal", los niños faltan el respeto porque es "normal", no importa la buena educación por que es "normal" la falta de la misma, así que el concepto de "normal" en mi opinión esta mal utilizado porque no lo es y "natural"... expliquemelo entonces ¿que de natural hay en un casamiento entre personas del mismo sexo? si para las cosas que se plantean como las herencias, bienes materiales, etc. hay alternativas que no tienen precisamente que conyevar al matrimonio. ¡ah! te digo más no estoy en contra de que sean felices que CADA CUAL VIVA SU HUAMNIDAD COMO LE DE LA GANA MIENTRAS NO AFECTE,INTERFIE RA, ETC. EN LA DE LOS DEMÁS, pero de que sea algo "normal" o "natural" estoy totalmente en contra, de lo contrario que alguien me refute con rasocinio y no con el simple echo de decir que soy homofóbico que no lo soy,
 
 
#129 peter 19-05-2015 15:45
Soy orgulloso de como soy ,de como dios me creo y por lo tanto no cambiare pues me siento feliz y orgulloso de mis logros ,de mi penamiento ,de mis gustos y de ser gay ,a lo moderno
 
 
#128 Ali 19-05-2015 10:27
qué tristeza me da leer los comentarios, sinceramente... veo entre todo muchos perjuicios y mucha falta de conocimiento. dicen que ser homosexual no es natural, que los animales no son homosexuales porque se rigen por la naturaleza, bueno, para esas personas que piensan eso, por favor, primero lean un poquito nada más, búsquenlo en wikipedia, háganse un favor a ustedes mismos y conozcan algo más. muchos animales tiene conductas homosexuales, bisexuales, promiscuas, de todo, hay de todo en los animales, así es la naturaleza, nos desarrollamos así, evolucionamos así.
es cierto que dos personas del mismo sexo no se pueden reproducir, pero si esa inclinación existe tanto en humanos como animales, por algo estará señores, la naturaleza es sabia. si dos personas se quieren, quiénes son los demás para decir que no pueden casarse frente a la ley? yo estoy de acuerdo en que esto se apruebe, lo que pasa es que las demás personas tienen muchos perjuicios y sobre todo carecen totalmente de empatía.
por qué no quieren que las personas sean felices? si eso no le hace daño a nadie! absolutamente a nadie! debemos verlo como algo natural, normal. lo que pasa es que la gente siempre se quiere complicar la vida, y complicársela a los demás. vivamos en armonía!
 
 
#127 loli 19-05-2015 08:29
Lo más aberrante que he leído en este artículo es la aseveración del periodista de que se nace homosexual, sencillamente eso es mentira y la ciencia ha demostrado que los genes no influyen en la orientación sexual. Creo que deben rectificar eso, por otra parte conozco a un homosexual que después de 28 años dejó de serlo y actualmente es un feliz padre, así que es posible salir de ese estilo de vida.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar