lunes, 19 agosto 2019, 22:46
Lunes, 11 Mayo 2015 07:00

ESTRENOS DE CINE: Regreso a Ítaca

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí

Algunos creen que Regreso a Ítaca es el retrato de toda una generación, una “generación perdida”, formada al calor de sueños y aspiraciones que el Período Especial y las contradicciones de una sociedad singular terminaron por aniquilar.


Cierta prensa, de hecho, le otorga a este ejercicio dramático los fueros de una pieza documental, resumen sucinto y poderoso de toda una era, de los avatares de un pueblo.


Demasiado pretencioso parecería el director Laurent Cantet si se le hubiera ocurrido “retratar” a todo el entramado social cubano en el devenir de cinco personajes.


Esta no es ni puede ser la película que explica a toda Cuba por una sencilla razón: hay demasiadas historias, demasiados matices, demasiadas y disímiles peripecias en la narración total de este país.


Los itinerarios de estos personajes son probables, atendibles y complejos. Pero no son, necesariamente, los de todos los cubanos.


Todavía no nos recuperamos del trauma del Período Especial, fue una ruptura extraordinaria. Está claro que mucha gente (la gran mayoría de la gente) sufrió las consecuencias de la crisis no solo en su dimensión económica (la falta de comida, de jabón, de ropa), sino también en la ideológica y sentimental (la caída de los referentes).


Todavía hay que escribir y filmar mucho sobre esa etapa de la historia nacional. Hay todavía heridas abiertas, explicaciones poco convincentes, análisis superficiales…


La visión de Cantet —que comparte créditos en el guion con uno de nuestros más populares escritores, Leonardo Padura— es sencillamente una visión entre muchas.


Y como todas las visiones, procedan de quien procedan, no puede ser absoluta.


Aquí se habla de carencias, de frustraciones, de pérdida de valores, de resignaciones, se habla de intromisiones de los instrumentos de la política en la vida íntima…


Y de eso hubo, obviamente. Y todavía hay, en buena medida.


Pero no se habla de las presiones externas (hubo y hay un bloqueo, por ejemplo, aunque ninguno de los personajes lo diga), se habla poco del trabajo comprometido y la entrega de muchos cubanos, de la persistencia de muchos sueños.


Porque está claro que hubo (hay) pintores que dejaron de pintar, ingenieros que tuvieron que abandonar sus fábricas para vivir del trabajo informal, escritores que se fueron del país, doctores amargados por los golpes de la cotidianidad, funcionarios corruptos y oportunistas…


Pero también hubo (hay) personas que siguieron pintando, trabajando en las fábricas, escribiendo, atendiendo pacientes con total entrega y buena cara… a pesar de los bajísimos salarios y las dificultades del día a día.


Cantet y Padura escogieron principalmente a personajes del primer grupo, y tienen todo el derecho de hacerlo. No significa que el retrato sea torcido, deshonesto, desleal… Nada (o casi nada) de lo que cuentan estos personajes es irreal o fantasioso. Y a nadie se le ocurriría exigirle a un creador que incluyera tal o más cual circunstancia para “equilibrar” un panorama determinado.


En sentido general, la película parece bien armada. Los diálogos fluyen, las situaciones son verosímiles, los personajes están matizados. Quizás haya algún exceso de teatralidad, pero nunca resulta disfuncional.


Eso sí, la recreación sería mucho más contundente si evitara algunos clichés de cierta literatura que ha pretendido “vender” a la Cuba más o menos marginalizada, mal educada, sucia, con evidentes problemas y contradicciones sociales como la única Cuba visible.


(Para algunos creadores y empresarios del arte y la literatura, por cierto, esa es la única Cuba rentable).


Regreso a Ítaca parece decidida a ponerle cuerpo a muchos lugares comunes. No falta, por ejemplo, el consabido apagón, que ya viene siendo bastante cansón y cacofónico, sobre todo en tiempos en que los apagones ya no están a la orden del día.


El espectador poco informado podría pensar que aquí el ruido y la vulgaridad están en todas partes, que en Cuba no se puede comer un bistec si alguien no trae del extranjero el dinero para comprar la carne, que en La Habana ningún joven tiene recursos para sacar a la novia a pasear…


Uno sabe que las cosas no son tan negras ni tan blancas, pero en ocasiones la película apuesta por un tremendismo algo efectista. Que conste, era también una legítima opción de los realizadores, nadie lo pone en duda.


Sí llama la atención la idea esgrimida más de una vez por casi todos los personajes. Alguien, algo, le robó los sueños a esa generación.


Nadie puede robarle los sueños a nadie. Muchos (en gran medida por el imperio de las circunstancias o por pura conveniencia) renuncian a sus sueños, o los sienten truncados. Pero otros tantos los defienden contra viento y marea.


Son interesantes las reflexiones que se hacen en la película sobre los ámbitos de la libertad personal y creativa, sobre las responsabilidades del individuo con su familia y su entorno, sobre el contrapunteo probable entre la ética y el pragmatismo… Pero al planteamiento le falta, a veces, cierto sosiego, algo de contención.


Y a algún espectador puede parecerle también excesivo el torrente de palabras, la inmutabilidad del escenario.


Los actores, eso sí, están casi todos en estado de gracia. Es tal su compromiso con lo que se cuenta, tal su implicación y naturalidad, que por momentos uno piensa que el guion estaba abierto, que la película se armó a partir de improvisaciones.


Regreso a Ítaca se exhibió como parte del Festival de Cine Francés en Cuba; aunque muchos cubanos ya la habían visto gracias a la distribución informal.

 

regreso-02


Título original: Retour à Ithaque/ Año: 2014/ Duración: 95 minutos/ País: Francia/ Director: Laurent Cantet/ Guion: Leonardo Padura, Laurent Cantet/ Fotografía: Diego Dussuel/ Reparto: Isabel Santos, Jorge Perugorría, Fernando Hechavarría, Néstor Jiménez, Pedro Julio Díaz Ferrán…

Modificado por última vez en Viernes, 15 Mayo 2015 11:17

Comentarios  

 
#19 carlosvaraderoar 27-07-2015 10:14
No he visto la pelicula, pero ya el sòlo hecho de ver en pantalla algo creado por Padura.,...por favor!!...creo que era hora.
Tan pronto estè en las memorias flash, irè tras ella sin dudas!!
 
 
#18 ME 11-06-2015 10:47
Yo soy de esa generación y la pelicula me encantó es real, es cierto que no es todo pero es algo vivido y sufrido, en un film no se puede abordar todo lo vivido pero esa parte que muestran es real y a mi si me sensibilizó bien fuerte y soy de las que están aqui y la que lucha dia a dia por una Cuba mejor he dado y doy todo por el mejoramiento humano pero encarar la verdad nos hace mas fuerte, mas digno. Y si de algo nos sirve ademas de recordar, es ver que cosas negativas nos quedan todavía de esa epoca y superarlas para que dentro de diez año la generacion joven de ahora no tenga que verse reflejado en otra pelicula como esta.
El elenco de la mayoría de los actores estelar Felicidades! Me encanta Fernándo Siempre, pero disfrute mucho a Néstor en un protagónico
 
 
#17 pedro 06-06-2015 14:39
no he visto la pelicula tengo una referecia y solo algunas escenas,es sierto que es dura y que existe una genereacion que pusdiese sentir dicha sensación, pero como todo en la vida nada es blanco y negro,las pasiones nublan el juicio y la intolerancia a la razón. El filme es solo una parte de la realidad, cuántas otras fraciones no lo no la conforman. No se le puede tener miedo a que las personas piensen y diga lo que sienten siempre y cuando reine el respeto, el verdero enemigo es el miedo, no hay otro, al cubano nadie le va robar lo que tanta sangre costó.
 
 
#16 P.M. Kubano 28-05-2015 15:02
Como es posible que aquí en este link aparezcan 15 comentarios y sea del 17 de mayo? en el que abro hoy 28 de mayo al hacer click en la pagina de inicio solo aparezcan 4 comentarios? Ademas, noto que mi comentario pareció ser tan fuerte que jamás fue publicado, si me equivoco, pues que me escriban a mi email los redactores!
 
 
#15 Claudia Barrios 21-05-2015 09:22
Lo peor que he visto que mal intenta reflejar una realidad de Cuba en un moento determindo. Está llena de clichés, nada original.
Para mi el cine es arte, y si no me pone a pensar o me estremece o me emociona, simplemente no es arte. Y eso me pasó con Regreso a Itaca, terminé de verla y no me produjo ni una emoción, ni un pensamiento, ni una reflexión.
 
 
#14 angel 19-05-2015 09:24
Me sorprende gratamente la proyeccion en Cuba del filme.Es una muestra concreta de cambio en el ambito cultural.

Considero que esta pelicula no es apta para menores de 55 años, es una version de "La Generacion Escondida" llevada al cine. Quien no haya tenido esas vivencias no puede valorar el significado de todo lo que se dice.

Quien no haya roto con sus familiares porque se fueron del pais pues de lo contrario no tenian derecho a formar parte de las filas de la UJC, entre multiples cuestiones, no pueden entender buena parte de lo que se dice.

Los creadores abordan los aspectos que ellos quieren, los que consideran que deben abordarse otras cuestiones, como es el tema del bloqueo, tienen todo el derecho de hacerlo, sin embargo creo que esto ultimo ha sido abordado un sinfin de veces.

Si Padura vive bien y en Cuba y es reconocido por los medios oficiales es muy bueno y para mi tiene un gran valor que a pesar de ello siga mirando para los que no han corrido la misma suerte.

Finalmente me queda claro que si dijeran mentiras o cuestiones que no son estrictamenmte reales el filme no seria proyectado en nuestros cines.
 
 
#13 maría 14-05-2015 20:55
Por qué la cogen con Padura? lo peor de todo es que a la gente se les olvidan las cosas. Es verdad que nos gustan más las novelas foráneas donde se ven mujeres y hombres hermosos,lugare s hermosos, etc. Yo quisiera ver que algún cineasta filmara la "otra Cuba" la de los nuevos ricos, nos gustaría? y para que sepan Padura vive en Cuba nunca se ha ido
 
 
#12 javier 14-05-2015 20:34
Cuantas películas, vídeos hay en la interné sobre las frustraciones de generaciónes de cubanos creo que lo que deben de valorar esto será el estado y sobre todo la sociedad cubana sin la doble moral que le caracteriza.
 
 
#11 merlyn 14-05-2015 09:11
Me gustó la película, creo que es una foto de lo sufrió la generación que ahora tiene cincuenta y pico años, muy dura.
Pero Cuba se quiere tanto y es tan grande que no se abandona.
Para eso está para abrirle los brazos a sus hijos.
Tenemos la obligación de mejorarla y cuidarla.
 
 
#10 Betty 13-05-2015 14:16
Muy acertado el artículo sobre el filme, disfruté las actuaciones siempre brillantes de sus actores, la película un poco dura es cierto porque realza el lado oscuro de nuestro país, es realista, pero para mi gusto solo retrata una cara de la Cuba de hoy, la marginal, las frustaciones, no estoy en contra de la crítica acertada y franca, pero me hubiera gustado que el autor o el director hubiera dejado una puerta abierta a la esperanza, a los sueños, si bien hubo una época de prohibiciones absurdas debió hacer alusión de lo felices que fuimos esa generación en nuestros años mozos, una generación que soñó, pero muy sana y que disfrutó también, la película me dejó un sabor amargo como una reflexión y muchas preguntas, somos la generación perdida? será cierto?, pero despierto y solo tengo muy buenos recuerdos y felices de mi juventud a pesar de todo.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar