lunes, 24 junio 2019, 12:21
Lunes, 06 Abril 2015 18:49

ESTRENOS DE CINE: Sin salida

Escrito por  Diana Castaños, para CubaSí

 

Sin salida -Not safe for work en su título original-, también conocida como Trabajo de riesgo, o Trabajo mortal, es la más reciente producción del director norteamericano Joe Johnston, un thriller psicológico de unos setenta y cuatro minutos, que transcurre entre los cristales de un edificio de oficina de Wall Street.


El argumento: el joven y ambicioso abogado Tom Miller (Max Minghella) trabaja para la firma Rosen, Byres & Emmerich, una importante corporación donde también se desempeña su novia secreta Anna (Eloise Mumford). Tras un duro día de laborar en los juzgados con dos importantes casos, uno de la mafia y otro de una compañía farmacéutica, el jefe, Alan Emmerich (Christian Clemenson), manda a todos los empleados a casa y despide a Tom, aparentemente porque no está contento con su cometido en el caso de la mafia.


Cuando Tom va a abandonar el edificio, dos misteriosos hombres aparecen en este, se intercambian una maleta y uno de ellos entra con ella a las oficinas. En un arrebato de curiosidad, Tom decide seguir al hombre, para acabar descubriendo que se trata de un sicario profesional con el que quedará atrapado –sin salida- por el resto del filme.


A pesar del argumento más o menos trillado -corporación farmacéutica tratando de no ser enjuiciada por actos ilícitos; abogado honesto persistiendo en descubrir la verdad detrás de cierta asociación- y un desenlace predecible, la trama de esta película de mediano presupuesto consigue seducir desde los primeros minutos.


La actuación de J.J. Field en la piel del villano y asesino resulta de una estremecedora pulcritud y logra auténticas escenas de suspenso. Después de ver a este actor en la aceptable comedia Austenland (2012), en la que de alguna manera parodia su anterior protagónico como aristócrata en Northanger Abbe (2007), J.J. Field sorprende gratamente por su versatilidad al interpretar en Sin salida a un asesino que sobrecoge y abruma… lo cual logra un interesante contraste con la actuación correcta, pero discreta de Max Minghella (The Social Network, 2010), quien no parece demasiado cómodo en su papel protagónico y, como Eloise Mumford, decide no fulgurar mucho, a pesar del tiempo generoso que le otorga la pantalla.  


Toda la película transcurre en unos límites espaciales dominados por las paredes de cristal de las oficinas vacías de un edificio de Wall Street, con las que Joe Johnston logra un ambiente desolador y casi claustrofóbico.


Como en todo thriller psicológico, los momentos de tensión son muy honestos y la banda sonora de Sin salida adquiere relieve palpable y guía la película con tanta soltura como sus protagonistas. La edición de la cinta resulta memorable; logra hacer de la elipsis temporal (en poco más de setenta minutos están condesados más de doce horas de persecución) un suspenso perenne… e impredecible.


Con toques de un sutil y de muy buen gusto humor negro, y pinceladas explícitas de denuncia social respecto a la manera burda en que pueden funcionar ciertos negocios en el mundo contemporáneo, el guión de Adam Mason y Simon Boyes logra mantener la tensión del espectador durante todo el filme, y transmite con soltura la sensación de opresión y ansiedad del protagonista.


Sin salida deviene entonces un thriller hecho con oficio, quizás -¡atención!- con mayores expectativas de las que aparenta, que transcurre ante la vista del espectador con un dinamismo feroz.

 

sin-salida-02


Título original: Not Safe for Work
País: Estados Unidos
Año: 2014
Director: Joe Johnston
Escritores: Adam Mason, Simon Boyes
Elenco: Michael Gladis, Dan Bakkedahl, Max Minghella…

Modificado por última vez en Lunes, 13 Abril 2015 18:33

Comentarios  

 
#1 Bernardo 10-04-2015 10:36
Entretenimiento sin grades pretensiones, pero que funciona.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar