lunes, 19 noviembre 2018, 08:49
Jueves, 16 Abril 2015 05:00

La cola y los mastozoológicos en Cuba

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(16 votos)

Acompañé a mi amiga a una gestión cuyos sufrimientos adjuntos no imaginaba, y todavía ando con el mal recuerdo entre las cejas.


Salimos bien tempranito, pero a pesar del madrugón, ya había una multitud ante la puerta esperando a que abrieran.

 

Es seguro que si a Hércules le ponen entre sus doce trabajos encontrar el último de aquella cola, ese sí que no lo hubiera vencido.


Nosotras, luego de preguntar en voz baja, no tan baja, alta, muy alta y a grito pela’o, finalmente lo logramos ―creo que al hijo de Zeus su educación le impedía vociferar.


Luego de abierto el establecimiento y transcurrida la primera hora, la cosa no avanzaba. Nada.


Y empecé a descubrir que en aquella cola maldita se habían concentrado todas las mañas posibles para violentar el orden. Estaba la que había marcado para tres compañeras del trabajo ―y al final llegaron seis, la oficina completa.

 

banco de cuba

 

cola para los cajeros automaticos


No faltaba el personaje que se te arrimaba y te proponía bajito: tía, ¿quiere comprar un turnito? Porque hasta turnitos había, pero esos eran nada más para los primeros cien, y nosotras éramos… no sé.


También podía encontrarse la señora entrada en años que no sabía atrás de quién iba, estaba perdida, y pujaba por alcanzar un buen lugar. Primero trató delante de una que solo le soltó un amenazador «¡¿qué-qué-qué?!», haciéndola abandonar de inmediato el intento; luego, delante de otra que casi se sabía hasta el número de identidad de los cinco que iban delante de ella y también de los cinco que iban detrás, con lo que no le dio oportunidad ninguna a la «equivocación». Finalmente, lo consiguió delante de una parejita que, con tanto beso y abrazo, le daba lo mismo que se hubiera puesto antes que ellos toda una escuela primaria.


cola coppelia


Lo curioso es que la anciana no estaba tan perdida, porque cuando casi le tocaba, le hizo una señita a dos muchachas que evidentemente venían con ella y habían disfrutado todo el pase alejadas junto a un árbol. Y al momento de la cuestión, solo le informó a la parejita: «ellas son mis sobrinas, ¿saben?» ¿Y por qué rayos las sobrinas no habían hecho la cola?


El estilo de la viejita, pero en una variante más burda, lo siguió un muchachón que a esa hora de la mañana debía estar, cuando menos, estudiando, y cuando más, paleando mezcla en la construcción, porque brazos para eso tenía. Se puso delante de una mujer, así, al descaro:


―¡¿Cómo que yo no voy aquí, mi pura?!


―No vas ahí, y yo no soy tu pura.


―Maestro, maestro ―dirigiéndose al de más atrás―, ¿usted no me ha visto a mí aquí hace rato?


El aludido, un señor canoso, como evidentemente no era su maestro ni quería serlo, ni se dio por enterado de que era con él. Pero aun así:


―Usted ve, mi madre, que yo sí voy aquí.


Fin del cuento. De ese cuento, que pudo haber terminado de otra manera, pero la mujer no quería buscarse un problema, explicó; es decir, otro además de la propia cola.

 

etecsa-telepunto-celulares


Decirle cola, fila, o como se quiera, es solo un eufemismo, porque aquello era solo un molote, deforme, angustioso y angustiante, matizado por sudores, olores, malas palabras, empujadera al llegar a la puerta de entrada, y no dudo que hasta algún que otro carterista. La gente se miraba entre sí como solo suelen hacerlo los enemigos jurados.  


Hasta el calor se sentía diferente, torvo, reprendío con alevosía. Y en medio de aquella densa atmósfera fueron llegando y ocupando el primer lugar junto a la puerta, un puesto supuestamente por derecho.


La espera no era por ningún artículo de primera necesidad, tampoco por medicinas o alimentos. Pero aun así, dejaron pasar sin chistar a la primera embarazada que llegó fresquita, recién bañada, después de advertirle al marido: «espérame en la esquina, pipo».


Cuando casi a los quince minutos llegó la segunda barrigona, se escucharon algunas protestas; aunque también pasó. Pero al llegar la tercera, la cola se encrespó como ola de tsunami y a esa sí no la dejaron. Ya era demasiado. Como también parecía serlo la cantidad de personas con bastones y muletas que, casualmente, habían arribado exigiendo pasar sin esperar turno. No creo que fuera falta de humanidad o de piedad, es que allí faltaban tantas cosas.


Por eso, mi amiga decidió que no valía la pena, que otra vez será. Derrotada, comunicó a la persona que iba detrás de nosotras: Mire, nos vamos, se queda atrás del muchacho del short pan verde que va detrás de la señora de la cartera grande, la que tiene los tacones. Esa me dijo que delante de ella van dos más que marcaron y vienen luego, pero, cualquier cosa, guíese por ella.

cola cuba


Como aquello fue «cualquier cosa», y tal vez por el masoquista que todos llevamos dentro, antes de escribir estas líneas intenté buscar el significado de cola. En medio de muchísimas entradas sobre la Coca Cola, sobresalía, por diferente, una:


«Aunque no es nativo de Cuba ha logrado establecerse, desde su introducción, perfectamente en los suelos del territorio, y hoy forma parte de la fauna mastozoológica cubana».


Ñoo, esa misma es, me dije, sobre todo evocando a la fauna mastozoológica (mamíferos) de aquella espera infernal.


Pero no. Al final de la definición, en letras pequeñas aclaraba que se refería a cola blanca, un venado que, por cierto, anda casi en vías de extinción. Y las colas de aquí, lamentablemente y al menos por ahora, no parecen acompañar al venado en su partida.

venado en extincion

Visto 6619 veces Modificado por última vez en Lunes, 27 Abril 2015 15:30

Mientras se insiste, con justicia, en la necesidad de aprovechar la jornada de trabajo, la mayoría de los cubanos salen a comprar entre las nueve de la mañana y las cinco de la tarde. ¿Un chiste?

Además de los problemas con el abastecimiento, la cuestionable calidad de muchos productos y servicios, y la complicada política de precios… el consumidor cubano sufre la escasa protección de sus derechos.

Comentarios  

 
#19 Sofia 07-10-2016 13:55
Vladia, creo que es la primera vez que leo lo que escribe, o quiza lo he hecho pero no reparado en el nombre, en fin ME ENCANTO. Felicidades
 
 
#18 Yuri 22-05-2015 14:16
La verdad que el tema de las colas en nuestro país es un tema que tiene mucha tela por donde cortar. Todos los cubanos hemos sufrido este mal porque para todo hay que hacer colas, pero no colas como antes que no demoraban ni 10 min. Las de hoy duran toda una mañana o casi todo un día en dependencia del tramite que vallas a realizar. Nuestro modelo económico tiene que revisar este aspecto porque la realidad es que todos los lugares tienen unos horarios que no satisface al publico ni a la masa trabajadora. Digo esto y pongo un ejemplo simple; el que trabaja para el estado tiene dos opciones, una faltar al trabajo ese día y otra seria salir en el orario de trabajo para resolver su problema personal. Para colmos muchos lugares nunca abren a la hora que dice el horario puesto para información de los clientes. En las tiendas he visto que a la hora de abrir hacen inventarios y casi una hora antes de la hora de cerrar ya no se pueden entrar a las mismas porque están haciendo el cierre del turno o nuevamente otro inventario. En fin todos conocemos de este mal y no se hace nada para buscarle una solución para que el pueblo trabajador que es el mas afectado pueda realizar tramites después de su jornada de trabajo.
 
 
#17 matancera2 20-04-2015 12:32
ya lo de las colas es demasiado, lo del horario es demasiado deberían poner un horario hasta mas tarde. y los que venden turnos y los que se cuelan hasta con cierta violencia ... bueno para eso está la policía? mucha educación...don de
 
 
#16 SD 17-04-2015 09:55
NO SE OLVIDEN A LA HORA DE SACAR EL CARNET DE IDENTIDAD, MÁS QUE UNA NECESIDAD ES UNA OBLIGACIÓN, OTRAS DE LAS PARTES DE ESTA GRAN PELÍCULA TÍTULADA ``LAS COLAS`` Y CREO QUE ESTA EN ESPECÍFICO ES LA SEGUNDA PARTE, TUBE LA NECESIDAD Ó OBLIGACIÓN POR ESTOS DÍAS DE REALIZAR LOS TRÁMITES DEL CARNET DE IDENTIDAD Y PUDE VIVIR LO SUFRIDO POR LA PERIODISTA DESDE LA A hasta la Z. PARECE QUE ESTA DE ESTA FAMOSA PELÍCULA ``LAS COLAS`` ESTÁ ESCRITA POR EL MISMO GUIONISTA O PENSANDOLO BIÉN LOS GUIONISTAS: BUROCRACIA, NECESIDAD, MEROLICOS Y OTRO QUE LES DEJO PARA QUE SAQUEN SUS PROPIAS COCLUSIONES.
 
 
#15 Elsi 17-04-2015 09:52
marilyn: la culpa, la maldita culpa no la tiene nadieeeeeee.
 
 
#14 marilyn 17-04-2015 09:05
La culpa???? es de la vaca.... o del caballo...
 
 
#13 Yuzhita 17-04-2015 08:53
Oyeeee, pero siguen conectado con ETECSA, eso es insignificante, para cuando tienes un familiar enfermo y vas a realizaerle sus complementarios y estas ahi desde las 6.00am y luego vienen las embarazadas o los nenis, a las 10.00am fresquitos y ya se acabo el instrumetal y quedate para el otro dia, con necesidad, porque tienes un enfermo.
Entonces amigos cubanos, eso es comparable con nauta, la salud?.
Y que decir de cuando vas hacerte una radiografia, entre el que llego de urgencias, el amigo de quien sabe? o el hermano del tecnico. Claro eso nunca se va acabar, a lo que quiero llegar es que aca en nuestro bello pais, LAS COLAS, nunca se van a acabar, quien puede con eso?
 
 
#12 cubano-cubano 17-04-2015 08:32
Para evitar las colas vamos a enviar el correo nauta , la apertura de lineas, las papas y los huevos a domicilio jajjajjja no aprieten tanto , en el mundo entero ud hace cola , mas pequeña o mas grande , yo he estado en supermercados de miles de metros cuadrados , con cientos de productos distintos, y ud hace una fila para tomar el que desee, lo mira , lo pone ,escoje otro y el de atras esperando ah , que las nuestras sean desordenadas es otra cosa .
 
 
#11 Elsi 17-04-2015 08:19
Estoy muy de acuerdo con el comentario de Andres R. se han centrado mucho en ETECSA y CUBASEL, pero es verdad nadie habla de las colas que hay que hacer para realizarse unos analisis en un laboratorio de un policlinico o en el cuerpo de guardia de un hospital, en los policlinicos tienes que marcar de madrugada y luego cuando estas llegando empiezan a llegar las barrigonas y las mujeres con los niños chiquitos que tienen su dia asignado pero ellos van cuando les da la gana y se te meten delante y cuando vienes a ver sales de ahi a las 10:00am y con el estomago vacio porque los analisis como todos sabemos hay que estar en ayunas y para que seguir, ya Andres puso muchos ejemplos, de ese tema hay mucha tela por donde cortar.
 
 
#10 Ruben Camara Pascual 16-04-2015 15:12
Quien tiene la Culpa, miren un ejemplo con la Facilidad del Correo Nauta por lo menos aquí en Santiago, una gran Cola para el Contrato después, sales del establecimiento y vuelven hacer otra para configurar el teléfono, después en mucho de los casos los correos aunque lo borres entran y te va consumiendo saldo, para borrarlo hay que ir al servidor en ETECSA de nuevo una colita, cada mecanismo diabólico se convierte en un problema. Miren el caso de la Papa y otros y otros Vuelvo a Preguntar de quien es la Culpa.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar