sábado, 17 noviembre 2018, 22:28
Miércoles, 25 Marzo 2015 13:38

Una gira nacional ineludible, Segunda etapa

Escrito por  Andrés Gómez, director de Areítodigital
Valora este artículo
(0 votos)
Andrés Gómez Andrés Gómez

Como dejé saber en mi artículo sobre las razones de ser y los resultados de la primera etapa de mi gira nacional en Cuba [Una gira nacional ineludible, 17 de octubre de 2014] en el verano pasado



Miami.-  Como dejé saber en mi artículo sobre las razones de ser y los resultados de la primera etapa de mi gira nacional en Cuba [Una gira nacional ineludible, 17 de octubre de 2014] en el verano pasado, Kenia Serrano, la presidenta del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), aprobó una propuesta que le hiciera para que yo pudiera realizar una gira nacional  durante la cual tuvieran lugar encuentros en varias ciudades del país con el propósito de abordar temas relacionados con la emigración cubana, principalmente la radicada en Estados Unidos, la labor por más de 40 años del sector de izquierda de esa emigración para lograr el restablecimiento y normalización de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba, el trabajo realizado durante los últimos 13 años para lograr la libertad de los Cinco, además de toda una serie de otras cuestiones relacionadas a éstas.

Esta gira nacional notablemente se enriquece y adquiere mayor importancia dadas las decisiones del gobierno cubano y el gobierno estadounidense de restablecer y normalizar sus relaciones diplomáticas, así como  el excarcelamiento de tres de los Cinco, Gerardo, Ramón y Antonio --quienes permanecían arbitrariamente en prisión en Estados Unidos--  a través de un perdón presidencial, el pasado 17 de diciembre.

En septiembre de 2014, en la primera etapa de esta gira, comencé visitando a las ciudades de Matanzas, Santa Clara y Remedios.  En esta segunda etapa  tuve encuentros en las ciudades de Santa Clara, Sancti Spíritus, Trinidad y Cienfuegos. Eventualmente se incluirán todas las capitales provinciales además de otras ciudades.

En esta nueva oportunidad, al igual que la vez anterior, las compañeras y compañeros a cargo de este empeño en el ICAP nacional así como las y los que dirigen las delegaciones provinciales del ICAP,  esta vez en Villa Clara, Sancti Spíritus y Cienfuegos coordinaron con esmero y eficacia con las diferentes autoridades e instituciones pertinentes  y  la prensa, el programa acordado para la gira.  Esta segunda etapa comenzó el miércoles 11 de febrero y terminó el lunes 16 de febrero.

Durante la primera etapa de la gira predominó,  porque es de importancia y de interés generalizado, aquello relacionado a nuestra emigración y al trabajo realizado en Estados Unidos y en el resto del mundo por lograr obtener la libertad de los Cinco.  Pero  las decisiones tomadas por ambos gobiernos el 17 de diciembre pasado y sus consecuencias para nuestro pueblo predominan actualmente en la necesidad de nuestra población de saber más sobre ellas.  

Para mí es de fundamental importancia la contribución que pueda hacer para aclarar la presente situación.  Aclarar, a la luz de nuestra historia, a la luz de la historia de las pretensiones de los gobiernos de Estados Unidos y sectores de poder en ese país para, de una u otra manera, de acuerdo a las circunstancias, apoderarse de Cuba.  Desde principios del siglo XIX,  hace ya más de 200 años, sino antes, ese ha sido un objetivo constante de la política expansionista, imperialista, de los Estados Unidos, desde entonces hasta hoy.

Desde entonces hasta hoy, de una u otra manera, con este o aquel discurso, sea ésta la compra de Cuba a España, que de manera directa ocurrió en cuatro ocasiones desde mediados del siglo XIX hasta la intervención militar directa estadounidense en la etapa concluyente de la última de nuestras tres guerras de independencia de España; las dos intervenciones militares y sus respectivos gobiernos interventores sobre nuestro pueblo; el discurso  de la constante intervención en nuestros asuntos a través de la imposición de la Enmienda Platt como Apéndice de la Constitución política de la república de 1901; y así sucesivamente a través de la subversión de nuestros valores patrios y de los diferentes gobiernos de la república hasta enero de 1959, cuyas dirigencias estaban compuestas en su inmensa mayoría por cubanos miserables y traidores, con la loable excepción del Gobierno de los Cien Días.

Contribuir a lo que es acucioso aclarar, especialmente a los más jóvenes, ya que son los que heredarán, en un futuro más próximo que lejano, todo lo que es Cuba, todo lo alcanzado a través de un arduo proceso revolucionario del cual ellas y ellos son frutos; contribuir para que haya en momentos como éstos la menor confusión posible.  Confusión que es objetivo fundamental  hoy de la política expansionista, de subversión, especialmente  en tiempos de métodos de comunicaciones  instantáneos, masivos y engañosos como los del presente y los que se desarrollarán en el futuro.

Hoy en Cuba no hay que temer a los nuevos caminos que se abren pero nadie debe ignorar los riesgos, como  tampoco las ventajas, que ello supone.  Especialmente porque los nuevos caminos que se abren a raíz  de las decisiones del pasado 17 de diciembre son producto del triunfo del proceso revolucionario del pueblo cubano, magno proceso que ha obtenido y afianzado  nuestra independencia y nuestros derechos soberanos,  nuestros derechos de autodeterminación.  Así ha tenido que ser reconocido  por Estados Unidos el 17 de diciembre de 2014, y en ese reconocimiento se sustenta la decisión de aquel gobierno de negociar con Cuba,  para dar fin, como inservible a sus intereses, de la política de agresión permanente, la política de la guerra.

E inmerso el país en el sentimiento de júbilo nacional por el regreso de Gerardo, Ramón y Antonio, en este espíritu, con esos propósitos, realicé esta segunda etapa de la gira.  Reunido, durante las conversaciones en que participé, encontré profundo y genuino interés por  parte de los asistentes en saber más, a través de su atención, de sus preguntas y comentarios  para  los cuales se dejaban amplios espacios de tiempo en las presentaciones. Tanto en las reuniones con profesionales, periodistas, artistas,  trabajadores, escritores, enfermeros, médicos, combatientes, así como con vecinos de un CDR, en una larga --larga por su interés plasmado en sus preguntas y comentarios--, en medio de una calle en una fría noche en Sancti Spíritus.    

Pero de manera especial la respuesta más fresca e interesada en los asuntos sobre estas cuestiones por mí planteadas fue por parte de los más jóvenes.  Quizás sea así porque ellas y ellos son los que menos expuestos han estado a las mismas debido al relativamente corto tiempo que han vivido. Quizás también sea  porque hasta tiempos recientes estos asuntos no se habían tratado de esta manera directamente con ellos y ellas.   

En dos centros universitarios tuve conferencias.  El primero fue en el Colegio Universitario de Formación Básica de la Universidad Central de las Villas, recinto donde cursan estudios estudiantes de los primeros años de ingenierías y ciencias.  Este recinto también alberga la preparatoria de los estudiantes de otros países.  La conferencia, la primera de esta segunda etapa, tuvo lugar el 12 de febrero en su auditorio, lleno a más de su capacidad de 300 asientos. Lo presidió el rector de la Universidad Central de Las Villas, el doctor Andrés Castro Alegría.  El interés por parte de los estudiantes, profesores y trabajadores presentes desde el primer momento fue intenso.  

Comencé alertándoles sobre los retos de la situación que se le presenta al país a consecuencia de las decisiones tomadas por ambos gobiernos en relación al restablecimiento y normalización de las relaciones diplomáticas.

¿Cuáles son los objetivos que entraña esa decisión por parte del gobierno estadounidense?, les pregunté.  

Les leí las respuestas dadas  a esta pregunta por parte de la  Secretaria Asistente de Estado para los Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Roberta Jacobson, jefa de la delegación estadounidense a la primera reunión para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países --- la única que había tenido lugar  hasta la fecha de mi gira--- a la prensa nacional y extranjera después de terminada esa primera reunión tanto en La Habana como en Miami.  La señora Jacobson es la funcionaria de más alto nivel del Departamento de Estado de Estados Unidos que visita a nuestro país desde finales de los años setenta del siglo pasado.

En conferencia de prensa que tuvo lugar en La Habana, el día después de tener lugar la primera reunión, la señora Jacobson, afirmó: “Mi país está cambiando de táctica o  la forma de implementar su política pero no ha abandonado sus fines”.  También más tarde ese mismo día, después de reunirse con sus agentes públicos en La Habana a quienes eufemísticamente ella y todo su gobierno llama indistintamente ¨la disidencia¨ o  la ¨sociedad civil cubana¨, reconociendo  el fracaso de tácticas, aunque no el abandono de sus fines, afirmó: “sabemos que la política que hemos seguido en los últimos 50 años ha servido solamente para aislarnos y no para crear el empoderamiento del pueblo cubano, que es lo que buscábamos”.

Una vez en Miami, en su entrevista en esa ocasión con El Nuevo Herald, aclarando la nueva situación en que podrían encontrarse sus clientes en  Cuba, la señora Jacobson afirmó: “una de las cosas más importantes de esta visita, y de las próximas, fue asegurarnos que estos activistas y otros que no pudimos ver, entiendan que nada en esta política cambia nuestro deseo de trabajar con ellos y en mantener nuestro apoyo.  Ese fue uno de nuestros primeros objetivos.  Si alguno se sintió abandonado, queríamos asegurarnos de que ese ya no era el caso.”

Y por si a alguno le quedan  dudas, la señora Jacobson volvió a afirmar: “los fines de nuestra política son los mismos que antes…”.  Añadiendo en esta ocasión la señora Jacobson  lo que esos gobiernos del Norte maliciosamente siempre han esgrimido para ofuscar sus pretensiones sobre las libertades del pueblo de Cuba, incluyendo  en el preámbulo de la nefasta Ley Helms-Burton: “Se enfocan en lograr un país libre, donde los cubanos tengan el derecho de decidir su futuro…”.

Tuve un segundo encuentro con universitarios en la Universidad de Ciencias Médicas de Sancti Spíritus que presidió el vicerrector, el doctor, Roberto Ríos.  En el encuentro participaron unos cincuenta, dirigentes estudiantiles, profesores y trabajadores del recinto, también demostrando todos los presentes el  mismo interés que se demostró  en la Universidad Central.  Para una futura ocasión quedó pendiente, a petición de los estudiantes y el vicerrector, un próximo encuentro con un mayor número de estudiantes y profesores, que no pudo ser cumplido en esta oportunidad por motivo de ser los viernes, día del encuentro, el día que comienza las visitas de los estudiantes a sus casas.

En la ciudad de Santa Clara, además, tuve encuentros los días 12 y 13 de febrero en la sede de la Uneac y en la sede la Upec provinciales con artistas, escritores, otros intelectuales y periodistas.  También se hicieron visitas al Memorial del Che, a un centro de preparación de atenciones médicas y al afamado  centro cultural El Mejunje, dirigido por el meritorio Ramón Silverio.

En la ciudad de Sancti Spíritus, además de la conferencia en la Universidad de Ciencias Médicas, los días 13 y 14 de febrero se realizaron encuentros en la sede provincial de la Uneac con la participación de artistas, escritores, otros intelectuales y periodistas, y con los vecinos de un CDR, en una calle de la ciudad, en una noche de mucho frío e interés, como anteriormente expliqué. También tuve la dicha de que la historiadora de esa antigua y bella ciudad, la muy querida María Antonieta Margolles, Ñeñeca para todos, nos dirigiera en un aleccionador recorrido por el centro histórico.

El sábado, 15 de febrero, fuimos por carro a la siempre bella ciudad de Trinidad.  Un lindo paseo ese día de clima delicioso.  En Trinidad, que mucho ha cambiado para bien en los últimos años, tuvo lugar un interesantísimo encuentro en el Museo Nacional de la Lucha contra Bandidos que se encuentra ubicado en el antiguo edificio del Convento de San Francisco de Asís.  

Fue de especial significado que el encuentro, que trató sobre estos asuntos,  tuviera lugar en el auditorio del museo nacional de esa importante gesta de las luchas contra bandas terroristas financiadas y armadas por la CIA con el propósito de destruir al proceso revolucionario a través de la lucha armada en la zona del Escambray  durante el primer lustro de la década del sesenta.

Presidió el acto Mirtha Dévora Domínguez, directora de la Casa de la Amistad del ICAP en esa ciudad.  Participaron en el  acto  miembros de la directiva de la Asociación de Combatientes de la Lucha contra Bandidos, el historiador de la ciudad, estudiantes y público en general.

También en esta hermosa y antigua ciudad cubana se nos dio un aleccionador recorrido por su  bellísimo centro histórico por Adrián Dopico por años asociado a la Casa de la Amistad del ICAP de Trinidad.

El lunes, 16 de febrero, en la Casa de la Amistad del ICAP provincial de la ciudad de Cienfuegos tuvo lugar mi último encuentro de esta segunda etapa de esta ineludible gira nacional con periodistas, y otros escritores e intelectuales para tratar los asuntos anteriormente explicados.

Durante todo el recorrido, en los diferentes encuentros que tuvieron lugar  la prensa escrita, radial y televisiva de cada provincia estuvo presente, cubriendo tanto las actividades en sí como los importantes  asuntos en ellas tratados.

Imprescindible mencionar antes de finalizar este artículo fue la coparticipación en esta gira del digno compañero Nino Pagliccia, italiano de nacimiento, venezolano de enseñanzas políticas y canadiense de práctica política, quien tuvo la responsabilidad de presentar el libro que él editara y presentara en la reciente Feria del Libro en La Habana, ¨Solidaridad con Cuba en Canadá, cinco décadas de relaciones pueblo a pueblo¨.   A Nino, el Consejo de Estado de la República de Cuba,  por su dedicación al trabajo de solidaridad con Cuba, especialmente como coordinador por doce años de la Brigada de Solidaridad canadiense Ernesto Che Guevara,  le otorgó la Medalla de la Amistad en ceremonia ocurrida en la sede central del ICAP en La Habana el pasado 19 de febrero.

Los resultados de la segunda etapa de esta ineludible gira nacional fueron de gran significado político y personal.  La gira nacional continuará, aprendiendo todos en el camino.  Por mi parte continuaré analizando e informando sobre la misma.

Visto 2740 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar