domingo, 09 diciembre 2018, 21:17
Martes, 21 Abril 2015 05:00

Juegos tradicionales cubanos: Pesadumbres de la Pájara Pinta

Escrito por  Vladia Rubio/CubaSí
Valora este artículo
(6 votos)
Ya hay en Cuba más de una generación de nativos digitales. Ya hay en Cuba más de una generación de nativos digitales.

Estuvo sentada en su verde limón, contentísima, hasta hace un tiempo. Pero ahora suele verse cabizbaja a la Pájara Pinta. Los yaquis, los soldaditos, los palitos chinos, el parchís, padecen del mismo mal.

Estuvo sentada en su verde limón, contentísima, hasta hace un tiempo. Pero ahora suele verse cabizbaja a la Pájara Pinta.


Ella, al igual que la rueda-rueda, el arroz con leche..., también el burrito 21, los yaquis, los soldaditos, los palitos chinos, el parchís, padecen del mismo mal.


He pensado en ese retablo entristecido ahora que anda promocionándose el Taller Nacional Juego y Sociedad, convocado por la Asociación de Pedagogos de Cuba, Capítulo Cuba de la Asociación de Educadores de América Latina y del Caribe (AELAC), en coauspicio con el Centro de Estudios de la Juventud, la UNICEF, el Instituto Cubano de Investigación Cultural “Juan Marinello”, la Brigada “José Martí” y la Universidad Pedagógica “Enrique José Varona”.


Si todo estuviera perfectamente bien en cuanto al tema, tantas instituciones respetables no hubieran concertado esfuerzos para organizar la reunión, que será a finales del próximo mayo.


De hecho, el asunto ha puesto a reflexionar desde hace siglos a destacados filósofos, antropólogos, pedagogos y psicólogos; algunos de la talla de Enmanuel Kant, Margaret Mead, Antón Makarenko o Lez Vygostski y Jean Piaget, citando solo algunos.


Por Cuba, el antropólogo Rodrigo Espina es de los estudiosos que más ha abundado en este tópico. Mucho de indagación lo respalda al asegurar sobre los juegos infantiles tradicionales en particular, que “estos han desaparecido casi en su totalidad de la actividad lúdica y del conocimiento infantiles y de las cohortes de jóvenes y adultos que les preceden en la Cuba actual”.


Fue una afirmación hecha en junio de 2013, durante su intervención en el I Simposio Nacional de Investigación Cultural, organizado por el Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello. De entonces a la fecha, no parece haber cambiado para bien el panorama.


Cuando José Martí escribía en 1889 para La Edad de Oro: "…los niños de ahora juegan lo mismo que los niños de antes…”, no podía imaginar el empuje arrollador que imprimiría la tecnología a toda la vida en el planeta, y muy particularmente la digital.

palitos chinos


No voy a arremeter aquí contra los videojuegos ni otros allegados. Pretender que nunca llegó aquel Mario en la primera avanzada y ahora, el Súper Mario 64 en 3D, o Dying Light, con su supervivencia y sus zombies, sería hacer como el avestruz. Y ya hay aquí más de una generación de nativos digitales.


Pero lo cierto es que tantos play y game over, tanto juego de realidad virtual, de todas formas no me hacen olvidar lo que hace cuatro años me refiriera la viceministra de Educación Irene Rivera en una entrevista: “Dime cómo juegas y te diré quién serás”.

el pon juego tradicional


Por supuesto que si el niño juega Hatred no hay por qué hacer una equivalencia matemática a que sin remedio será un asesino psicópata –yo que usted no lo dejaba ni tocarlo-; pero si por invertir la mayor parte de su tiempo libre jugando cualquier cosa ante la PC o la consola, ya olvidó, o nunca aprendió, a jugar un cuatro esquinas, a empinar un papalote, o a jugar a la rueda-rueda –para los más chiquiticos-, entonces se ha perdido muchas cosas.


No solo es doloroso extraviar los juegos de los abuelos entre laberintos de gigabytes o cabelleras de Barbie, es también perjudicial. Porque al olvidarlos, está quedando también abandonada toda una memoria y experiencia colectiva, un hermosísimo atado de tradiciones. Y eso somos, también.


“Los juegos infantiles tradicionales constituyen mecanismos que contribuyen a generar en el individuo procesos de identificación con su comunidad, con su región, con su país, a partir de los mecanismos de socialización inherentes a ellos”, lo asegura el doctor Rodrigo Espina, y es mucho más que una frase bien hilvanada.

niños juegan en cuba


Claro, hoy no se la van a pasar solo saltando a la suiza o jugando al pon. Porque ya va adquiriendo tarjeta de tradición lo que al principio fuera novedad. Al punto de que, probablemente, Pac-Man sea visto ahora por los muchachos de veintipico como sus padres veían al monóculo o al bombín.  


Pero es que esos padres -algunos ya hasta abuelos-, cuando niños, también saltábamos suiza y jugábamos pon, y esos muchachos igual lo hicieron de niños. Mas a partir de ahí parece haber ocurrido un quiebre, una grieta insondable por la que se desvaneció todo aquello.


La explicación pedagógica, filosófica, ideológica, de las ventajas de los juegos tradicionales, mejor dejarla para un texto didáctico o académico, pero al menos subrayar que no es por melancolía que habría que rescatarlos, y mucho menos como absurda “curita” para pretender paliar las carencias tecnológicas con que coexistimos.

el pon y los yaquis


"El hombre es la larga sombra que el niño proyectará en el tiempo”, lo dijo Jorge Luis Borges, y yo me quedo pensando ante el desdibujo de juegos tradicionales y también frente a los juguetes de las tiendas.


Sobre esos, me decía la viceministra Rivera en la citada entrevista: “A veces el más útil no es el más caro ni el más sofisticado. Pero los padres no siempre lo saben, y creo que nosotros tenemos ese encargo, lo tiene Educación, toda la sociedad, y lo debe tener el que compra y pone esos artículos a disposición de la familia”.


Es verdad que la economía del país está deprimida, que hay bloqueo (aún existe con toda su fuerza) y una larga lista de ineficiencias internas, pero ya que nos vemos en la necesidad de importar los juguetes -y que no pueden ser muchos-, al menos que se haga con asesoría de quienes mejor pueden ayudar a la infancia: pedagogos, psicólogos, médicos… La cosa no está en invertir más, sino en hacerlo mejor.


ni--os-cubanos


El otro día, en la Mesa Redonda dedicada al racismo, aparecía un padre quejándose de que no encontraba muñecas que se parecieran a su hija, porque todas eran blancas, rubias... (¿se acuerdan de las muñequitas negritas con las que jugamos muchas?). Y en una buena parte de los audiovisuales pasaba igual.


Eso por no hablar de tanta pistolita y ametralladora, mientras que para comprar un guante, un bate y una pelota que valgan la pena, si aparecen, hay que desembolsar tal insensata cantidad, que la mayoría decide reservarla para otras prioridades de la alimentación, el aseo o el calzado del niño.

 

niños juegan a la rueda rueda en cuba


¿Y qué decir de la niña de tercer grado que se pavonea ante sus amigos con el Tablet de 350 cuc que mamá le regaló para jugar?


Bueno, de ella habría que decir muy poco, y mucho de los juegos y juguetes en general. Por algo tantas instituciones importantes andan preparando, para dentro de algo más de un mes, un Taller Nacional sobre este tema, que no puede tomarse a la ligera, ni jugando.

Visto 7660 veces

Y jugó, al menos eso me decía, y mis padres, y yo misma no perdía en los recesos de la primaria la oportunidad de jugar Al ánimo y Matandile y La Señorita y El perrito sarnoso y otro montón de rondas.

Cada vez es más común escuchar a un niño pedir de regalo un teléfono celular, un Tablet o un PlayStation. En mi época lo más caro que se pedía en los cumpleaños era una bicicleta o un velocípedo.

Hace unas semanas llamó mi atención algo que hace mucho tiempo no veía: un trompo.

Comentarios  

 
#8 Bautista 21-02-2017 20:24
Uno de los magnificos juego a los que he viciado de todas formas a veces es aburrido

Revisa y puedes visita mi webpage... Trucoteca: www.trucoteca.com
 
 
#7 Arquero 22-04-2015 14:41
Eso del individualismo y el chico solitario con problemas la gente lo saca mucho de las películas y las noticias de EE:UU. ¡¡¡¡No están solos por el llamado de su computadora, ya estaban (y estan) solos y la computadora se les vuelve el único instrumento de comunicación. Los juegos digitales más usados se juegan en grupos y los jovenes de muchos paises hacen reuniones para compartirlos conocerse y divertirse (GameFest es un tipo de fiesta). Nuestra cultura no nos permite eso de dejar solos a los muchachos, nosotros vivimos encima de ellos. ¿Por qué no hacen un taller sobre la musica campesina y el abandono de esa tan nuestra manifestación cultural?. Me respondo yo mismo, porque a nadie le interesa el tema. Los problemas que hoy vemos en el comportamiento negativo de muchos de nuestros jovenes son fruto de nuestros errores a la hora de formarlos. Esos que forman pandillas que deambulan en las madrugadas en los omnibus de confronta creando problemas, es posible que nunca han usado un PC.
 
 
#6 zeida 22-04-2015 12:52
Yo pienso que este asunto de los juegos tradicionales va más en serio de lo que hemos pensado y no por ello se trata de restar importancia a la era de la cibernética.
Pero todo ... en su justa medida.
Los juegos tradiciones favorecen y fortalecen las relaciones interpersonales , creando climas favorables para el desarrollo de la amistad, la solidaridad y el compartir.
Añoranza se siente por los juegos con suizas, trompos, bolas, el pom, los juegos de damas y palitos chinos, etc.
Pero ojo con los precios en nuestras tiendas "recaudadoras de divisas o de arrancarle el bolsillo a los trabajadores de a pie?.
Hace poco estuve obligada a ir con mi nietecito de apenas 4 años a la TRD para comprar un simple paquetico de detergente. ¡Ay madre mía! cuando vió los juguetes se armó la perreta. Insistía en que le comprara una pelota, por supuesto la mas barata a 5 CUC y pico, al explicarle que no podía comprársela, entnces quiso globos. ¡los inocentes paqueticos de globos 3.20 CUC!.
Salí con dolor de cabeza y en el pecho, es un niño y no entiende por qué su abuela "no le quiso comprar un juguete".
Entramos a una librería de ARTEX y los libros oscilan entre los 10 y 31 CUC para los niños de su edad.
Por supuesto las opciones van disminuyendo. Ya no existe a nivel de barrio aquellos hermosos planes de la calle coordinados por el INDER, en los cuales niños y niñas competíamos con mucha camaradería. Ya no existen los programas "A jugar".
Los promotores culturales tienen que comprar con su salario escasos recursos para desarrollar su trabajo en las comunidades.
En fin calamidades.
No basta con enunciar los problemas, hay que lograr la verdadera voluntad del gobierno en rescatar valores, pero garantizando el mínimo de recursos y cambiando la mentalidad de que los juguetes no son un lujo sino una NECESIDAD para el buen desarrollo de nuestros niños.
 
 
#5 Olguita 21-04-2015 13:34
Vladia: Coincido con usted en un 100%. Hoy en día muy pocos niños saben de esos juegos tradicionales de hace varios años atrás y q yo en lo particular los jugué. Considero q los instructores de arte de los centros escolares del país deben proponerse rescatar esos juegos y dejar un poco a un lado los q embobecen a los pequeños (videojuegos) y además los enseñan a ser individualistas . Es cierto q costará trabajo, pero si hay centros q si lo logran por qué no masificarlo? En mi caso tengo una sobrina de 2 años y ya se sabe varias canciones infantiles por qué? en su Círculo infantil se las enseñan.
 
 
#4 sincero 21-04-2015 13:18
mimisma mi señora con todo el respeto, si acaso tenia 7 años, y me decian q no, y uno veia cosas q no podian ser y las dejaban pasar, pero coincido con usted ojala funcione este taller nacional, y cuando le digo futbol, le digo pelota, trompo, impinar un papalote, al 4 esquina, a la suiza, en fin no se podia hacer nada
 
 
#3 Arquero 21-04-2015 13:09
Este artículo me parece tan conservador y tan apartado de la realidad.... Primero el nivel de digitalización (digase medios de computo en uso por la población) están baja... que su influencia sobre los cambios culturales en nuestra sociedad son infimos. Un PC Gamer (como se llama a estos equipos en el Mundo) es una quimera lejanisima para más del 99,5 por ciento de nuestra población (no exagero su coste actual es de alrededor de 3000 euros). Los desarrolladores de este tipo de PC así como de las tarjetas aceleradoras de video y los programadores de juegos corren al unisono practicamente y a una velocidad de vértigo. Crear un hombre nuevo con educación y cultura como herramientas, lleno de curiosidad de aspiraciones fue y es el objetivo de la Revolución. Por su puesto (y infinitas gracias a la Revolución por eso) cuando un cubanito ve una pantalla iluminada de una computadora es un imán atrayente para él. ¡¡¡Al diablo¡¡¡ La pajara pinta, la quimbumbia, el chucho escondido, a la rueda rueda, etc. En los juegos de PC más desarrolados existen heroes de color negro. En el más famoso y preferido de los informáticos, Crysis, desarrollado en Hungria el super héroe Profet es un hombre mestizo. Hay que pensar como la dirigente de Santa Lucia que hablo en la Cumbre de la necesidad de digitalizar la sociedad y puso de ejemplo su plan de dotar a cada niño de enseñanza media de una computadora. Ese es el camino no la quimbunbia, el trompo y el polichinela. ¡¡¡¡Desarrollo. ...¡¡¡ ¿Como Intel va a tener un laboratorio de desarrollo y fabricas de CPU en Costa Rica (con el perdón de los ticos) eso es para Cuba ¿Donde mejor?. Ojala que cuando se acabe de terminar el dichoso bloqueo sean ese tipo de empresas las que busquen a nuestro Pais para invertir. Un Pais de tecnofanáticos y hombres de ciencia es nuestro mejor camino al futuro.
 
 
#2 Mimisma 21-04-2015 12:31
Vladia usted siempre da en los clavos" su articulo es muy interesante, ahora Sincero: Hay parque y parques, otras es dejarte jugar futbol en la cuadra para molestar al vecino y lanzar una pelota y romperte un cristal, eso si no lo apruebo hay que rescatar juegos, juguetes y tantas cosas que le agradan a los niños, vamos a ver que va a pasar despues de este Taller nacional
 
 
#1 sincero 21-04-2015 10:20
el escrito tiene mucha razon, pero q pasa si los policias no te dejan jugar en un parque, por q yo vivo frente al prado y me recuerdo cuando era niño q si me veian con una pelota jugando futbol me decian al momento aqui no se puede jugar, a ver q respuesta tienen a eso?
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar