domingo, 09 diciembre 2018, 21:05
Martes, 10 Marzo 2015 13:34

Escena joven

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
Culpa, una de las propuestas. Culpa, una de las propuestas. FOTOS: DEL AUTOR

 

El Festival Nacional de Teatro Joven puede y debe crecer. Los organizadores, en la ciudad de Holguín, han demostrado capacidad para estructurar una cita sin grandes despliegues, pero bien pensada.


Las funciones fueron puntuales, las soluciones técnicas para las representaciones resultaron efectivas, no hubo cambios al programa a última hora, más que aceptable fue la estrategia promocional, las en tantas ocasiones cuestionadas "actividades colaterales" estuvieron bien insertadas y contribuyeron a redondear la propuesta…


Y algo muy importante: hubo público, mucho público, para casi todos los espectáculos.


Está visto: ya no bastan funciones únicas de las puestas. Es necesario articular una programación con ofertas simultáneas, que garantice que todos los interesados puedan acudir al teatro con comodidad.

 

holguin-02


Lo más controvertible de esta convocatoria ha sido, quizás, la muestra escogida. Se evidenció en el taller organizado por la Sección de Crítica e Investigación Teatral de la Uneac: no todas las propuestas estuvieron a la altura del teatro joven que soñamos y necesitamos.


Pero esta, quizás, sea una circunstancia inevitable. El festival es, de alguna manera, un laboratorio. Y justo ese taller de la crítica, pero sobre todo la confrontación con el público, ofrecen elementos de análisis a los creadores, de manera que puedan perfilar caminos más rotundos.


No vamos a detenernos en obras puntuales. Solo diremos que es notable la voluntad de los jóvenes creadores por ocuparse del aquí y el ahora, en puestas que dialogan con el contexto y apuestan por una diversidad estilística y conceptual.

 

holguin-01


Pero hay que decirlo: los resultados son disímiles. Se extraña en algunos espectáculos la concreción de un serio trabajo de puesta en escena, asumido como sostén mismo de las piezas, más allá de la selección de los textos y los elencos. Es evidente que falta asesoramiento, seguimiento responsable y participativo en los montajes.


Hay que hacer énfasis también en el trabajo con el actor. Es necesario atajar carencias formativas en la proyección de la voz, la dicción, el compromiso con lo que se representa…


Pero lo principal es que exista un espacio: y el Festival Nacional de Teatro Joven se erige en referente obligatorio.


Este es un plausible empeño de la Asociación Hermanos Saíz. Y Holguín ha demostrado que es una excelente sede.

Modificado por última vez en Viernes, 13 Marzo 2015 08:01

Comentarios  

 
#1 evelynmaria 25-03-2015 10:22
Yo también soy aficionada al teatro.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar