miércoles, 12 diciembre 2018, 05:31
Viernes, 13 Marzo 2015 06:22

Un reto necesario: Mantener la unidad

Escrito por  Arnaldo Musa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(3 votos)

A la alegría por el regreso de todos nuestros Cinco Héroes, se unió el optimismo ante el restablecimiento de relaciones con un ente que admitió el fracaso de su política de cinco décadas y media contra Cuba.

Mi esposa Sara dice que es mejor vivir pobre, con necesidades, que con la bota puesta encima, e indicaba lo exacto que es Fidel cuando expresa la desconfianza ante cualquier maniobra del imperialismo norteamericano.

Cierto, a la alegría por el regreso de todos nuestros Cinco Héroes, se unió el optimismo ante el restablecimiento de relaciones con un ente que admitió el fracaso de su política de cinco décadas y media contra Cuba.

El camino por andar aún es arduo, porque la indispensable desaparición del bloqueo llevará algún tiempo, y las primeras medidas y ajustes en el curso de las dos conversaciones calificadas de respetuosas y fructíferas entre ambas partes no llevan aún a eliminar el cartelito de terrorista colgado injustamente a la Isla por el Imperio, por lo que se avizoran solo cuestiones que, por supuesto, benefician a Cuba, pero aumentan el espectro de la propaganda contra nuestro sistema.

Claro que es un reto necesario enfrentar inteligentemente, y hasta con elegancia y delicadeza en lo posible, el desborde de una amplia llegada turística, la ampliación de las redes de comunicación en las que Estados Unidos tiene una ventaja abismal, y la puesta en funcionamiento de una embajada en La Habana que pudiera ser asidero para los falsos defensores de derechos humanos.

Esto, subrayo, es un reto necesario en estos tiempos, y cabe la curiosidad que mientras se dan estos pasos de acercamiento a Cuba, siempre demonizada por el establishment, el gobierno de Barack Obama mantiene su política de provocar conflictos y guerras de baja intensidad en diversas partes del mundo.

Alguien, no recuerdo quién, dijo que las sumas de esos problemas es casi una Tercera Guerra Mundial, pero fuera de Europa, y con la reanudación de la política de Guerra Fría contra Rusia.

Es un problema grave, porque desde que Estados Unidos fue creado como nación hasta este momento, siempre se ha considerado el país elegido, independientemente de que sus autoridades de turno fueran más o menos prepotentes.

 
Ante la nueva situación, por muy agradable que sea, se hace necesaria la más estrecha unidad, y las venideras elecciones cubanas vienen como anillo al dedo.

Y es porque, coincidentemente con esta nueva política hacia Cuba, en la que hay que admitir el papel valiente de Obama ante la gusanera mafiosa de Miami y otros elementos ultraderechistas, también el imperialismo norteamericano acelera sus planes subversivos contra países latinoamericanos que han emprendido una política antineoliberal y soberana.

El espectro contrarrevolucionario contra Venezuela es vasto, desde la propaganda sutil, hasta las «guarimbas», francotiradores, paramilitares y golpes de Estado, con intento de asesinar al Presidente.

Al mismo tiempo, figuras latinoamericanas, supuestamente de prestigio, son bien pagadas para que apoyen esa estrategia e incluso encabezarla, y eso se puede ver en mayor o menor medida no solo en Venezuela, sino también en Ecuador, Bolivia, Argentina y Uruguay.

Si esos planes triunfaran, ¿qué vendría después? Para el Imperio lo más importante es controlar el petróleo. Cualquier otra cosa no le importa, incluso si el país se desintegra, que esto es una maniobra ya puesta en práctica al pulverizar Yugoslavia, llevar el caos a Libia y crear un Estado Islámico que dice ahora perseguir, pero que mantiene el peligro de escisión en Iraq y Siria; y coadyuvar al genocidio sionista contra el pueblo palestino.

El imperio británico se mantuvo triunfante durante mucho tiempo al hacer efectivo el lema de «Divide y vencerás», por lo cual nosotros, en Cuba, tenemos que mantener la unidad y ser consecuentes en estos tiempos de nuevas relaciones, sin que el buen deseo y el lógico optimismo de lo deseado obnubilice el estar alerta y sortear cualquier peligro ante este reto necesario.

alt

Visto 1924 veces

Comentarios  

 
#5 gordy 17-03-2015 12:35
Estoy de acuerdo con Doris, el Poder Popular tiene que mejorar su gestión a favor de nosotros que somos los electores, por ejemplo aquí mel Pueblo Nuevo deja mucho que desar su gestión a favor de los problemas del Consejo, hemos cambiado de Presidente en varias ocasiones y nada, somos muchos los revolucionarios y fidelistas que vemos el enriquecimiento de algunos y los problemas de los que trabajamos sigue sin un oido atento.
 
 
#4 vudu 13-03-2015 13:19
LA UNIDAD ES ESCENCIAL PARA TODA NACION , PERO EL PROBLEMA ES QUE PARA QUE SE NOS UNAN TODOS SE DEBEN RESPETAR A TODOS , Y AHI SI HAY UN DILEMA Y GRANDE
AH , NO TODOS PREFIEREN VIVIR POBRE COMO SU ESPOSA NI QUIERE DECIR QUE PARA ESTAR UN POCO MEJOR ALGUIEN TIENE QUE PONERNOS EL PIE ARRIBA
SE PARECE AL CUENTO DEL LOBO
SALUDOS
 
 
#3 papelito 13-03-2015 11:15
de eso se ha platicado hasta la saciedad:la EJEMPLARIDAD DE LOS JEFES,pero el cambio de mentalidad parece utopico.tambien creo que es absolutamente falso que todos los cubanos pensemos igual,sincerame nte no lo creo,asi como deberiamos abrir espacio de dialogo y debate para empezar a respetar a los que tienen diversas opiniones,creo que en eso ganariamos mucho
 
 
#2 Panchito 13-03-2015 10:02
Yo desconfio de Sara...
 
 
#1 Doris 13-03-2015 09:03
Es cierto que debemos mantener y defender la unidad de todos los cubanos, pero para ello también los que nos dirigen y representan tienen que ser ejemplo, y guiar al pueblo respetando y cumpliendo las normas y leyes que se establecen en el país. El Poder Popular tiene que cambiar urgentemente para que la gente se sienta escuchada y atendida. Todavía hay mucho que hacer, el cambio de mentalidad es más difícil de lo que pensamos.

El pueblo defiende las cosas en las que cree, no olvidarlo nunca. Y esto no se logra con lemas y consignas.

Muchas gracias
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar