martes, 16 octubre 2018, 23:24
Viernes, 06 Marzo 2015 09:13

MIRAR(NOS): En CubaSí, hablemos de sexualidad

Escrito por  Liz Martínez Vivero / Especial para Cubasí
Valora este artículo
(18 votos)

Usted tiene la oportunidad de proponernos los temas que quisieran conocer, así como comentarios sobre aquellos que les pongan las neuronas intranquilas. Cada viernes la cita es en esta sección y el pretexto es Mirar(nos).

 

“El sexo es una de las nueve razones para la reencarnación... Las otras ocho no son importantes”.
Henry Miller

 

El siglo XXI ha resultado el contexto. Un sucinto examen, grabadora en mano, permite comprobar la veracidad, por lo menos la verdad de las mayorías, sobre un criterio: casi toda la humanidad ha asistido a la asunción plena de la sexualidad como un elemento insoslayable en la vida de los individuos.

 

En 2015 se defienden posturas feministas con desenfado y sin el rubor de antaño se publican en páginas digitales, de todo el mundo, uniones matrimoniales que involucran a individuos del mismo sexo. Hablar de sexualidad se ha tornado moda, por mal que les siente a algunos que todavía no entierran conceptos decadentes.

 

El inicio de los tiempos delineó especificidades para la adecuada convivencia. Así las sociedades preconfiguraron condicionamientos éticos del matrimonio como la virginidad femenina, aunque algunas variantes (las menos) incluían que el sagrado requisito también fuera respetado por los hombres.

 

La trasgresión de tales reglas suscitó dramas reflejados en la literatura, la música… y se estableció el consecuente castigo… para nosotras en la generalidad de las veces.

 

Al parecer el nuevo milenio, como en una suerte de plus, trajo consigo que se normalizaran los goces premaritales, y en consecuencia los largos noviazgos formales se han extinguido.

 

Recuerdo que al iniciar el preuniversitario (2004) era raro encontrar una muchacha que ya hubiera tenido relaciones sexuales. No olvido que todas nos congregábamos con los ojos como platos y los oídos bien atentos… frente a la cama de la “más experimentada”.

 

Ya en la universidad, apenas tres años después, la misma situación adoptó connotaciones diferentes. Entonces la extraterrestre era aquella (yo incluida) que no hubiera tenido su “primera vez”. En más de una ocasión me vi tentada a mentir, pero preferí callar so pena de que encontraran algún error en mi mentira.

 

Hasta que mi comportamiento delató que era “virgen”, aunque hasta hoy no me queda claro la situación específica que me señaló ante el resto.


 
Muchos jóvenes varones también prefieren mentir antes de pasar por inexpertos. No es asunto de una sola latitud, muy por el contrario. Es una retórica propia del modelo de la masculinidad imperante en el que importa más la aritmética que los sentimientos, según lo manifiesta el filósofo mexicano Juan Guillermo Figueroa, partidario de enseñar a los hombres a cuidar de sus propios derechos en este terreno para hacerlos más libres también en el disfrute.

 

Más allá de filosofías es menester desmitificar todo lo concerniente al comienzo de la vida sexual. Las épocas sin mucho miramiento deben liberarse de lastres puramente atávicos que tal vez tuvieron sentido en el pasado, pero ahora apenas subsisten en representaciones sociales de relaciones ya en franca evolución.

 

Hablar de sexualidad no tiene por qué ser considerado pecado ni delito. Practicar el sexo debe ser ante todo una elección responsable… y si no lo es, debemos ser entonces lo suficientemente maduros para asumir los retos.

 

CubaSí ofrece la oportunidad de que puedan enviar a nuestra página los posibles temas que quisieran conocer más a fondo, así como sus comentarios sobre aquellos que les pongan las neuronas intranquilas. Cada viernes la cita es en esta sección y el pretexto es Mirar(nos).

Visto 8327 veces Modificado por última vez en Miércoles, 11 Marzo 2015 10:24

Comentarios  

 
#20 Miquel 17-12-2015 15:53
MUY BUENOS COMENTARIOS RELACIONADOS CON EL TEMA PARA TODOS NUETROS JOVENES. QUISIERA SABER CUAL ES EL FAMOSO PUNTO G Y DONDE QUEDA EXACTAMENTE.
 
 
#19 Wilder 17-12-2015 15:44
me alegro que toquen todos estos temas que son de mucha importancia para la juventud, principalmente para nosotros los hombres porque haci aprendemos como tratar a una mujer y sobre todo saber que hacer en un momento de desesperación, es necesario que le expliquen a la juventud todos los riesgos.
 
 
#18 sexy 07-08-2015 01:16
me gustaria que hablaran sobre la perdida de la virginidad ,pues es un tema bien polemico en la sociedad ,ya que casi ninguna adolescente de 16 años es virgen
 
 
#17 noa 04-08-2015 14:40
muy intersantes comentarios que publica Philip pero que se piensa que es master en sexología? jajajajja
 
 
#16 indira 17-06-2015 09:07
me gustaria profundisar mas sobre como buscar ma el placer en la cama.
 
 
#15 Odalys 24-03-2015 15:29
Me gustaria que se siga explorando este tema que es bastante amplio , y que debemos de apreender cada dia mas no importa si estamos solas o acompañadas , siempre es buenos conocer massssss.
 
 
#14 Philip 11-03-2015 12:54
Bueno, para los que decean saber algo del orgasmo femenino como deben saber es diferente al de los hombres, sobre todo más difícil de lograr, cosa que los hombres a veces no tienen en cuenta, como decía en el artículo el orgasmo depende de la excitación que se logre mediante estímulos al sistema nervioso que no necesariamente tiene que ser solo en la zona d los genitales, otro detalle que pierden de vista los hombres, por lo general es mejor lograda esa excitación en las mujeres estimulando varias partes del cuerpo a la vez…. algo que es común que pasen por alto los hombres es el hecho de que si esa excitación es interrumpida o disipada por cualquier motivo, que es normal que suceda, eso es por ejemplo que uno se pare a coger una crema o un lubricante, algún fetiche u objeto, a coger alguna bebida, o lo que sea que de la imaginación pues en el sexo como en la guerra todo está permitido, en ese momento queremos seguir donde mismo nos quedamos, error garrafal, hay que empezar de nuevo, como si nada hubiera pasado, y es muy común que el hombre siga donde quedo y para el ya todo está a medio camino más para la mujer está todo en cero, por lo que le será más difícil alcanzar el grado de excitación suficiente para alcanzar el clímax, por lo general hay un gran porciento de mujeres que no alcanzan el clímax sistemáticament e, e incluso se dice que un 10 por ciento de las mujeres nunca lo ha alcanzado. Por estas cuestiones es muy común hoy en día encontrar literatura documentación o revistas que plantean he incitan a las mujeres a la masturbación como algo normal en ese género, algo que no es descabellado, puesto que ustedes mismas será capaz de saber dónde, cuando y como el auto estímulo es satisfactorio, nadie mejor que usted misma para saber dónde puede tocarse y que estimulo le da más placer, por lo que también es recomendable auto estimularse cuando están teniendo relaciones sexuales con su pareja. Toda esta excitación bien ejecutada claro está, hace que el flujo sanguíneo aumente en estas partes del cuerpo, principalmente en la zona de los genitales y hace que se produzca una intensa excitación pélvico-periton eal del abdomen inferior que es donde se encuentran las zonas muy inervadas del plexo nervioso perineal, dando curso al orgasmo, generando sensaciones propias de una explosión placentera que, una vez desencadenado, produce un placer muy intenso. El orgasmo es la penúltima fase del ciclo de la respuesta sexual, consistente en un breve episodio de liberación física que sucede al aumento previo de la tensión muscular, de la congestión sanguínea pélvica y de la sensación corporal de excitación con percepción subjetiva de este clímax. Esta liberación energética se evidencia por descargas musculares rítmicas a nivel genital y perineal, aunque también comprometen en su sensación al resto del cuerpo. Estas contracciones son sumamente placenteras para ambos sexos y producen una sensación de alivio y relajación. Ahora, para lograr todo esto hay un órgano que muchos científicos consideran como el principal órgano sexual, que es el cerebro, relacionado con la capacidad de sobrellevar el autocontrol y la autoestima. Por eso, un "juego sexual" es más placentero que estar a la expectativa de lograr el orgasmo, por ejemplo, los juegos de rol en los cuales los amantes asumen papeles activos, pasivos o imaginarios, o el vendado de los ojos hacen que la intensidad del orgasmo femenino pueda aumentarse, todo con ayuda del cerebro. Esperar el orgasmo, estar a su espectativa o someterse a presión, no logrará una mejor experimentación de placer.
 
 
#13 YUNIEL PEREZ GARCIA 10-03-2015 21:11
MUY BUENOS COMENTARIOS RELACIONADOS CON EL TEMA. EXCELENTE TEMA PARA TODOS NUETROS JOVENES Y NO TAN JOVENES. QUISIERA SABER CUAL ES EL FAMOSO PUNTO G Y DONDE QUEDA EXACTAMENE.
 
 
#12 armando 10-03-2015 15:58
Saludos:
ES UN TEMA DEL MOMENTO.
SI NO HAY RESPETO ENTRE LAS PARTES, Y SE QUIERE FIJAR ""UNA SOLA POSICION"" Y EL NIVEL DE VIOLENCIA SE ACRECIENTE Y DESTRUYE, HABLAR DE SEXO ES PERDER EL TIEMPO Y ENERGIA.
 
 
#11 Gabi 09-03-2015 13:59
En mi opinión aún y cuando las organizaciones sociales y los medios de comunicación se esfuerzan por aumentar la cultura sexual de los cubanos aun falta mucho por aprender y queda demasiada tela diría yo por donde cortar.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar