viernes, 22 junio 2018, 15:17
Jueves, 05 Marzo 2015 07:00

Academia Musical de Red Bull: Un ‘visitante’ de impacto brutal

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(5 votos)

Las coincidencias fortuitas lo acercaron a Cuba, un país que considera su segunda casa, donde halló el amor vestido de Diana Fuentes y que corre en el torrente sanguíneo de su hijo.

Fue sesión de la Academia Musical de Red-Bull en Fábrica de Arte, el escenario pretexto para embestirlo con preguntas, para que compartiera algunas ideas.

 

Sus camisas de flores, un flow típico de quien lleva dos décadas batallando con la lírica y una daga que escupe ráfagas de reflexiones. Su sombrero ladeado, la trenza desde el Río Bravo hasta La Patagonia como si dictara el camino de la unidad, como si su lírica fuera luz para muchos, y estocada letal para otros tantos.

 

Pero las coincidencias fortuitas lo acercaron a Cuba, un país que considera su segunda casa, donde halló el amor vestido de Diana Fuentes y que corre en el torrente sanguíneo de su hijo. Fue sesión de la Academia Musical de Red-Bull en Fábrica de Arte, el escenario pretexto para embestirlo con preguntas, para que compartiera algunas ideas.

 

Ávidos todos de conocer la alquimia o fórmula del éxito, solicitando planillas de aplicación a dos manos, con la quimera de quedar entre los 30 agraciados que se darán cita esta vez en París, Cabra partió de una máxima a su juicio esencial: conectar con la gente.

 

¿Qué nexo crees pueda existir entre la potenciación de géneros y sonoridades que promulga la Academia Musical y la evolución de Calle 13 desde su primer disco de igual nombre hasta Multiviral?

 

“Estoy en este taller como invitado. Mis comienzos fueron muy similares a los de muchos. Salí a las calles de Puerto Rico con 15 años a defender mi propuesta, tratando de registrar y documentar una idea. Han pasado dos décadas desde ese momento en el que un mini estudio, pocos recursos, y micrófonos o cualquier otro accesorio no idóneos eran vocablos recurrentes.

 

“Así comenzamos, a trabajar la música y así comencé a conectar, la música se convirtió en un puente para mí, que fuimos edificando con las visiones y experiencias adquiridas, enriqueciendo con Internet, sonoridades descubiertas, pensamientos cotidianos de mi realidad y la de millones de gente. De hecho, el sencillo Atrévete lo grabamos frente a un closet.

 

“Lo que yo noto acá es una brecha, una oportunidad para que personas que incluso comenzaron igual o en situación más precaria que la mía tengan un espacio para agarrar talleres, incorporar prácticas y saberes, grabar en estudios de última generación, vivir 15 días de sueño musical con todas las condiciones. Eso es súper positivo, es cabrón. De Hecho, este proyecto no había prendido en mis inicios.

 

“Nosotros, calle 13 fuimos así, in crescendo con cada nuevo volumen discográfico hasta Multiviral, que es una especie de final, pues estoy vinculado a otros proyectos, produciéndole a otras bandas, esencialmente una colombiana y otra ecuatoriana de mucho talento, aprendiendo y nutriéndome de otras culturas.


alt

 

Una agrupación que irrumpió en escenarios top de hip-hop y música urbana, dueña a placer de premios Grammys. ¿Consideras influyente el discurso de Calle 13 en la posible transición hacia un mundo más equilibrado?

 

“Hasta que punto hemos incidido en esa ‘transición’ simplemente debe calibrarlo la gente. Nosotros simplemente hemos estado haciendo lo que es creemos que es correcto. Hablar de lo que sencillamente se pudiera hablar en la mesa de cualquier casa: política, sexo, cosas triviales, desigualdades, baile, amor, de la fiesta de la noche anterior. Eso se documenta en una propuesta genuina que la hemos moldeado de esa manera. Créeme que no nos desgastamos pensando en como orientar nuestro discurso, es como una rima a veces… rastrillas y sale.”

 

En ese sentido de lo genuino, por estarlo viviendo, por tu esposa e hijo. ¿Muchos puntos de acercamiento entre Cuba y Puerto Rico?

 

“Somos caribeños cabrón, tenemos un montón de cosas en común. Sí siento y siempre lo he pensado igual: Cuba y Puerto Rico son dos países que transitaron por la historia de forma paralela, por un mismo camino y sin embargo ahora percibo que son dos naciones que se han mirado en contra, que las fortalezas de uno son las debilidades de otro. Con tanto parecido lo veo ilógico, y así lo he percibido.


alt

 

¿Cómo crees que los latinoamericanos podemos enriquecer este proyecto de la Academia Musical?

 

“Tienen que agarrar nuestra música como una herramienta fundamental, las raíces.  Hacer un tema que cale, independientemente de las influencias. Yo también he pecado de eso, atrapar influencias que se distancian de nuestras raíces. Si propongo algo irlandés, como en Multiviral, hay que buscarle un nexo.

 

“También sucede que por la Globalización los ritmos y sonoridades anglos se han entronizado como los exitosos. El motor debería ser hacer música y no tener éxito. Trabajar con cosas que lo identifiquen y estén al alcance de uno y quizás agarrar alguna idea de afuera. Para mí ahí radica una de las aristas del problema y en ese sentido considero que las bondades de Internet actualmente se antojan cruciales.

 

¿Cómo valoras la experimentación de los músicos cubanos?

 

“Acá por ejemplo hay una mina de recurso humano muy poderosa, William Vivanco es un experimentador brutal, música contemporánea fusionada con el folclore en todo su esplendor. Lo caribeño no podemos desecharlo. Igual que los piratas, españoles e ingleses hacían escala en el Caribe para continuar hacia otros destinos, creo que así puede suceder con el arte y la música, que para mí es como una especie de idioma. Yo no soy purista, creo que el futuro de la música está en mezclar, en esa alquimia, como todos los idiomas que en su momento derivaron del Latín. De lo establecido se recala en otros lenguajes, jergas…

 

Los géneros no se inventan, pasan por una evolución.

 

¿Cuánto pudo haber influido en tu carrera una experiencia similar a La Academia, de haber sido seleccionado?

 

“Nunca había pensado en eso. Yo a los 15 años salí a la calle a tocar y siempre pensé que la manera de hacer música era defendiendo la composición que había hecho con mis amigos en un cuarto y llevarla a un escenario y seguir tocando. También esta herramienta es novedosa, llevo más de dos décadas desde que me lancé a defender mi producto en las calles. Esta idea, pese a ser una marca y su imagen lo que se está respaldando, como proyecto está genial.”

 

¿Fórmula o corriente musical de mayor peso en tu formación?

 

“Trato de ser bastante objetivo, no tengo una sonoridad especial. Si conecta me la apropio como una herramienta. Estudié piano clásico, pero lo he dejado un poco en el olvido y últimamente me he enamorado de la guitarra.”

 

Risas, jerga, desenfado una manera muy natural de decir, como si de censurar opresiones e inequidades con su lírica se tratase. No importa el contexto, Eduardo Cabra aplaudió la idea de la Academia Musical de Red-Bull, se quitó la casaca de visitante y vistió sencillamente la de casa, como si FAC y Cuba, fuesen su hábitat natural.

Visto 5188 veces

La destacada cantautora cubana realizó dos presentaciones en Villa Clara, como parte de su primera gira nacional, que promociona su nuevo disco Planeta Planetario.

Sobre la importancia de la Red Bull Music Academy en la producción musical del continente dialogaron recientemente Eduardo Cabra, integrante del grupo boricua Calle 13, y el DJ dominicano Jorge Read (Cohoba).

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar