miércoles, 21 noviembre 2018, 03:45
Lunes, 16 Febrero 2015 09:39

No quiero cuentos con la pelota cubana

Escrito por  Fidel Díaz Castro
Valora este artículo
(15 votos)
Jugadores de la escuadra cubana, Vegueros de Pinar del Río, celebran su victoria sobre el plantel mexicano, Tomateros de Culiacán, al proclamarse campeones de la Serie del Caribe 2015 de Béisbol, con sede en el estadio Hiram Bithorm, en San Juan, Puerto Rico, el 8 de febrero de 2015. Jugadores de la escuadra cubana, Vegueros de Pinar del Río, celebran su victoria sobre el plantel mexicano, Tomateros de Culiacán, al proclamarse campeones de la Serie del Caribe 2015 de Béisbol, con sede en el estadio Hiram Bithorm, en San Juan, Puerto Rico, el 8 de febrero de 2015. AIN FOTO / Roberto Morejón Rodríguez

La única conclusión posible es que, cuando menos, la pelota que se juega en Cuba, la calidad de sus peloteros, está al mismo nivel que cualquier pelota del mundo.


Esta Serie del Caribe fue una clase magistral de relatividad, digna de Einstein. Si no, veamos algunos ejemplos:


*Uno de nuestros narradores afirmó rotundamente, en un cuarto inning, que el lanzador cubano había hecho hasta ese momento 51 lanzamientos: 25 strike y 25 bolas. (¿Habrá una tercera opción?)

*En el juego semifinal contra Venezuela, “Cuba (o Vegueros reforzados) fue un equipo hasta el quinto inning (en que perdía 4 a 0), y otro después del batazo de Cepeda”; nuestros narradores también fueron otros, ajustándose en menos tiempo. Los bateadores cubanos necesitaron 5 entradas, los narradores adecuaron sus ideas en instantes; en el cuarto inning decían una cosa (echando pestes de nuestra pelota) y finalizando el quinto, lo contrario. Parecía una transmisión de TV Alzheimer.

*El director del equipo de Venezuela declaró, antes del juego contra nosotros, que los cubanos se sacaban outs ellos solos: Dios lo castigó (Cuba le hizo el mayor carreraje del torneo).

Parece que el pana no se toma en cuenta las estadísticas, pues el equipo Cuba que –según él– lo integran bateadores que se sacan los outs ellos solos, fue el líder de promedio de average colectivo del torneo: 275, seguido, a buena distancia, por República Dominicana, 259, y su Venezuela, que bateó exactamente 20 puntos menos 255 de average. (En lugar de la paja en el ojo ajeno, creo que debió preguntarse ese mánager: ¿quiénes estaban ayudando a sus bateadores a sacarse outs?).

A propósito, el promedio de bateo de Puerto Rico fue 224, y el de México, un palidísimo 188. (No he escuchado a nadie preguntarse cómo pudo llegar a la final un equipo en el que sí sus bateadores se sacan outs solos).

*Desde antes de empezar el torneo, se armó un gran ruido en los canales y prensa deportiva por el refuerzo del equipo Pinar del Río (incluyendo Telesur, y hasta parte de nuestros comentaristas deportivos). Escuché literalmente frases como “Cuba viene armado hasta los dientes”, el “superreforzado team Cuba”, o la Isla trae, en lugar del equipo campeón, a su selección nacional. Lo cual es cierto, pero es lo que se hace en ese torneo por parte de todos los países participantes, llevan lo mejor de sus ligas y hasta cogen libremente, y sin rubor, de otras.

Para suerte nuestra, alguien entrevistó a uno de los periodistas especializados de Puerto Rico, quien dijo, refiriéndose a los cubanos:

Ustedes tienen mucho complejo con los refuerzos y eso aquí es natural, el equipo de Puerto Rico solo tenía a ocho originales de los Cangrejeros de Santurce, los otros 20 son refuerzos tomados en los play off y para la Serie del Caribe, incluyendo otras ligas. Y, ciertamente, vimos y enfrentamos hasta lanzadores estadounidenses y otros jugadores foráneos a los países participantes de refuerzo.

En el torneo de Puerto Rico (como en todas esas ligas) se van reforzando los equipos en cada paso de la serie, se van tomando jugadores que traen de otras partes, o de los equipos que van quedando. O sea, play off semifinal, se refuerza abiertamente con jugadores de las selecciones que quedaron eliminadas; y para el play off final, escogen nuevamente de los que se fueron en la semifinal.

Para la Serie del Caribe, ese superreforzado team campeón escoge nuevos refuerzos de su propia liga y de otros países; así llegaron a este campeonato que se toma como lo mejor de la región, más que un evento de equipos campeones; el concepto es “club”, como en el fútbol europeo, en el que contratan al que le haga falta, de donde sea. Puerto Rico, por ejemplo, llegó con solo ocho Cangrejeros, de 28 jugadores. Y es que, como dijo el periodista, el concepto es de club, no importa de dónde provengan los jugadores.

*“Tenemos mucho que aprender, los profesionales lo hacen todo bien, porque tienen oficio”; “cuando tienen que sacrificarse, se sacrifican, hacen su trabajo, y lo hacen bien, corren de maravillas las bases, tiran adonde tienen que tirar”… Menos mal que toda regla tiene su excepción, gracias a lo cual -si bien la defensa estuvo a buen nivel- vimos no pocas veces tiros adonde no hacía falta, corredores despistados… En el último juego, por ejemplo, pudimos sacar out en segunda al corredor, con un toque de sacrificio fallido (falló un perfecto). Igual debemos agradecer que el tercera base de Puerto Rico metiera la pelota en el jardín derecho con el rolling pegado a la raya de Frank Camilo, en aquel extra inning que nos clasificó a la postre. (Y vaya usted a saber cómo es posible que el cátcher azul fuera al bate, y no un emergente, en ese momento).

Un dato muy interesante: el equipo Cuba fue el líder no solo en bateo, también en fildeo (lo cual no quita que tuviéramos tensiones, nerviosismos y errores mentales que dan la falta de fogueo internacional a buen nivel).

Creo que a nuestros narradores y periodistas deportivos les vendría bien un toquecito relativista (pequeñito, un tin na' má), cuando se van a referir a los de las ligas mayores y menores (al fin y al cabo estamos entre humanos ¿no?). Vamos, que no es tan difícil, solo agregar un “casi” cuando vayan a alabar a los profesionales con aquello de que “todo lo hacen a la perfección”. Me tienen ya hasta la coronilla con eso de que tenemos que aprender de ellos. Tenemos que aprender, es verdad, la vida es aprender.

*El director mexicano declaró tras el juego que nos dio el campeonato, que a sus Tomateros les faltó solo un hit (la clásica abuela bicicleta) para ganar, por ahí se podría inferir que a Cuba le sobró uno (digamos que el jonrón de Yulieski); igual le pasó a Cuba en el juego inicial contra los mismos Tomateros: le faltó un hit  (como seis veces que tuvieron hombres en posición anotadora con un out o sin él).

*Un slogan de estos días: “Cuba tiene que modernizar su béisbol, se ha quedado atrás”. Ok, de acuerdo:… ¿Y Puerto Rico, que ganó un solo juego -en el que además, no se decidía nada, pues el contrario estaba clasificado, o sea, que de puro trámite?

*Nuestro comentarista, Reinier, la echó buena, cuando lo entrevistó el especialista deportivo de Telesur (canal al que amo incondicionalmente); haciéndose el  problemático (el de Telesur), dijo –cual presionado por el estado de opinión- que se veía precisado a hacerle una pregunta: ¿Crees que es justo este sistema de competencia en el que Cuba con tres victorias y tres derrotas fue el campeón? Respuesta de nuestro Reinier: ¿AHORAAAAAAA! (Y su reflexión más o menos fue que cuestionarse la victoria ahora no vale, eso había que haberlo dicho antes del torneo y nadie lo cuestionó, ni el año pasado, que fue injusto también con varios equipos). Mientras fueron otros los que clasificaban y ganaban por los pelos, no hubo protesta; ahora que es Cuba, está mal el sistema. Y realmente no es justo, pero todos los equipos se prepararon para ese torneo injusto, pues el sistema y las reglas estaban hechos de antemano. Cuba ganó los juegos que tenía que ganar, jugando mejor que los que se pintaban de mejores, así de simple.

Y para cerrar los relativismos: mientras Cuba estaba perdiendo, todos los medios hablaban maravillas de los equipos y las ligas en el torneo. Terminando de ganar Cuba, los especialistas empezaron a desinflar a los rivales y ahora parece que le ganamos a una partí'a de viejos jubilados. Así pasa en cada Clásico, los rivales son monstruos hasta que Cuba gana un partido, en ese momento aparecen agravantes como que faltaba fulanito o no están en forma deportiva.

En las Series del Caribe fuimos los mejores, y no dudo que lo sigamos siendo. Otro de los argumentos que dio Reinier (al comentarista deportivo de Telesur) es que Cuba siempre reinó en la Serie del Caribe, ganó siete de 12 torneos en que participó hasta 1960. Si le sumamos el retorno ahora, Cuba ha ganado ocho de 13 torneos en que ha participado. Hemos visto como se subraya que Cuba alzó nuevamente la copa tras 55 años, y a veces no se aclara que ese es el tiempo en que no participaba.

Está bueno ya de bobería

En Cuba se juega si no el mejor, un béisbol de tú a tú con cualquier pelota del mundo, incluyendo las Grandes Ligas, a pesar de que tenemos el peor torneo de todos los punteros del mundo, lo cual trae consigo errores técnicos, tácticos, de arbitraje, dejadeces, aparte de otros males, como calidad de los terrenos, y otros de carácter material o conceptuales, entre ellos la cadena inexistente (o casi) en las diferentes edades, dígase torneos escolares, universitarios, de sindicatos… en fin, que casi no se juega pelota de torneos, los equipos se arman prácticamente en escuelas de deportes. No obstante, miremos la concreta, más allá del mareo mediático del sistema estadístico y de propaganda que caracteriza al gran show. Todo lo que no sea resultado en el terreno es especulación; no se puede dar o quitar categoría sobre la base de supuestos.

Encuentros de Cuba con equipos de Grandes Ligas: En 1999 se dio el primer encuentro del béisbol revolucionario contra Grandes Ligas USA, al enfrentarse el team Cuba con los Orioles de Baltimore en el estadio Latinoamericano; los Orioles ganaron tres por dos en 11 entradas, un juegazo. El partido de vuelta, allá en Baltimore, fue un festival de batazos a favor de Cuba, los apabullamos (si mal no recuerdo, 10 o 12 carreras por seis). Hubo igualmente entonces muchas justificaciones, como que en el primer juego ellos estaban en pretemporada; no enfatizaban que los peloteros cubanos tuvieron que adaptarse unos días antes del partido (cinco o seis días solamente) al bate de madera, pues nuestras series se estaban jugando con bate de aluminio, muchos de esos peloteros nunca habían utilizado el madero. También es bueno recordar que en el segundo juego ya los Orioles habían comenzado la temporada. Cuba no enfrentó más equipos completos de Grandes Ligas hasta el I Clásico; allí dividimos, ganando siempre el bueno con los trabucos de Puerto Rico y República Dominicana, dejando en el camino también a Venezuela.

En el II Clásico derrotamos igualmente a todos los equipos con peloteros de la Gran Carpa, especialmente a México, a quien le ganamos dos veces inobjetablemente. Perdimos únicamente con Japón, que ha sido el bicampeón del Clásico y que es un equipo en esencia de su Liga Profesional, si bien sus representantes en el torneo estadounidense igualmente brillaron. En el tercer Clásico, si bien no clasificamos, a la siguiente etapa perdimos, sin tener que avergonzarnos, en un gran juego en que remontamos, sacamos ventaja y la perdimos al final. Y esto no nos conforma, claro está, y ya se habló bastante del caso.

Estos resultados no dejan espacio a la duda, la balanza está a nuestro favor: la única conclusión posible es que, cuando menos, la pelota que se juega en Cuba, la calidad de sus peloteros, está al mismo nivel que cualquier pelota del mundo; si hemos ganado o dividido frente a esos equipos, no hay manera de afirmar que ellos son mejores. Ahora, eso no quiere decir que la Serie Nacional de Béisbol tenga el mismo nivel que las Grandes Ligas (por supuesto), por una sencilla razón matemática, de concentración de talento. Allí se concentran los mejores de todos los rincones del mundo. Saquemos cuentas claras con respecto a las dos potencias que nos acompañan en la cima beisbolera.

–La Liga Profesional de Béisbol Japonesa (NPB, por las siglas en inglés de Nippon Professional Baseball) está compuesta por 12 equipos para una población de 127 millones de habitantes. En la Liga Japonesa hay un equipo cada 10 millones 583 333 habitantes (sin contar que cada equipo puede incluir hasta cuatro extranjeros en sus nóminas).

–Las Grandes Ligas USA están compuestas por 30 equipos para 305 millones de habitantes. En las Grandes Ligas USA hay un equipo cada 10 millones 166 666 habitantes (a esto habría que sumarle los peloteros que compran de todos los demás países donde se practica el deporte, lo cual daría al menos el triple en cuanto a  millones de seres humanos de los que escoge cada equipo).

–El torneo de Cuba, la Serie Nacional de Béisbol, se hace con 16 equipos para una población de 11 millones de habitantes. En Cuba tenemos un equipo por cada 687 500 habitantes. Sin un solo pelotero de otras ligas. Una diferencia abismal de concentración de calidades.

Veamos entonces las estadísticas al revés para valorar mejor: de acuerdo con la proporción de peloteros por habitantes que se juega en Cuba, las Grandes Ligas USA serían un torneo con 443 equipos. La japonesa tendría 184 equipos.

Si analizamos bien las estadísticas, podemos tener idea de las dimensiones de la pelota que se juega en nuestro país. Aun creando una serie con cuatro equipos, sería proporcionalmente descompactada la nuestra en comparación con los torneos de esas potencias. En realidad, lo más cercano sería un torneo de dos equipos, y aun así las Ligas de japoneses y norteamericanos tendrían más concentración de talento.

Y, oiga, arme usted ese hipotético campeonato cubano, piense en solo cuatro equipos –no digo dos, que sería el verdadero equivalente–, haga las nóminas tentativas y verá los trabucos que tiene y la cantidad de peloteros de gran nivel que tendrían que quedar esperando en la bolsa de reserva de la serie; saque sus nóminas y responda la pregunta titular: ¿La pelota cubana es o no de Grandes Ligas?

Y sobre el Caribe, veamos las ligas de nuestros iguales, nuestros hermanos. Tengamos en cuenta que estas ligas asumen libremente peloteros de otras ligas y países, cosa que no hemos aceptado en Cuba (hasta ahora); como se sabe, no hay un solo jugador de otro país.

–La Liga Venezolana de Béisbol Profesional, o LVBP, está formada por ocho equipos sacados de una población de 30 405 207 (más de 30 millones de personas), o sea, arman un equipo cada 3 millones 800 000 habitantes.

–La Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente, anteriormente Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico, está compuesta por seis equipos con una población de 3 548 millones (2014), casi 4 millones. Es la única (aparte de Cuba) que saca un equipo de menos de 1 millón de habitantes, exactamente cada 591 333, pero como Estado Libre Asociado de los Estados Unidos, es prácticamente parte del sistema de béisbol del Norte, y asimilan peloteros de diversas ligas.

–La Liga Mexicana de Béisbol, LMB (afiliada a las Ligas Menores de los Estados Unidos bajo la clasificación 'AAA'). La conforman 16 equipos para una población de más de 112 millones de habitantes, o sea, un equipo cada 7 millones de habitantes.

–La Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana, LIDOM. Los equipos incluyen jugadores de las Grandes Ligas, Ligas Menores, Japón, México y otras. Está conformada por seis equipos para una población de 10,4 millones de habitantes (población similar a la de Cuba), y tienen un equipo cada 1 millón 733 333 habitantes (ten en cuenta que incluyen buena cantidad de jugadores de otras ligas).

REPITAMOS EL NUESTRO: –El torneo de Cuba, la Serie Nacional de Béisbol, se hace con 16 equipos para una población de 11 millones de habitantes. En Cuba tenemos un equipo por cada 687 500 habitantes. Sin un solo pelotero de otras ligas. Una diferencia abismal de concentración de calidades.

Por matemática elemental, y sin tener en cuenta el por ciento de jugadores de otros lados que cada una de esas ligas asimila (que en algunas es más del 50% de jugadores importados), nuestro campeonato debería ser de dos equipos, para tener concentración similar. ¿Habría pitcheo o no en nuestra serie? ¿Se jugaría o no un béisbol de muchísimo más nivel?

Esto no quiere decir que lo único que hace falta es concentrar las fuerzas, acorde con las proporciones de las otras ligas de importancia en el mundo, pero lo cierto es que si usted selecciona 28 peloteros de 100 disponibles, y otro lo saca de 1 millón de jugadores, este último debe tener un equipo mucho más fuerte, más selecto.

Nuestros narradores suelen criticar a los directores por no emplear el pitcheo clasificado, con abridores, caminadores, cerradores… pero es que en realidad, con la poca concentración de nuestro béisbol, no cuentan con lanzadores de calidad en cantidades como para sostener una especialización. Otro gallo cantaría con un torneo de cuatro equipos, por ejemplo.

Saque su cuenta, imagine la concentración por habitantes que nos toca (sin traer de otros lados), un torneo cubano de dos o cuatro equipos; haga las nóminas, juegue a armar su serie ideal de dos equipos con los jugadores que tenemos y verá qué clase de trabucos.

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

alt

Visto 10346 veces Modificado por última vez en Lunes, 02 Marzo 2015 07:41

Comentarios  

 
#32 mario luis 18-02-2015 15:38
concuerdo en gran parte con ud., ahora dicen que no vale despues del resultado, bueno, que le resten la recien serie y las relaciones de poblacion y equipos son las mismas. No es problema del lugar reciente, es ser critico con justeza en lo necesario, sin obviar las evidencias positivas. Recordar que ademas, el equipo cubano debe ser el unico que no cuenta con los peloteros que emigran de cualquier forma, y que existen varios que triunfan en la LMB y en Japon que se formaron aqui, en nuestras condiciones y con nuestros tecnicos. Eso tambien cuenta
 
 
#31 cheng 18-02-2015 10:40
Yo solo quiero que piensen que no siempre un resultado tiene que ver con las concentraciones de un determinado bulto demográfico. China no es la mejor en muchísimas disciplinas en deportes mundiales, ni lo podrá ser así porque sí, aunque agrupe como clones a los mejores en cada dirección.
A lo mejor 8 o 6 equipos en la pelota cubana sería determinante para tener "resultados" al más alto nivel, pero no dejar a un lado nuestro pasatiempo nacional para convertirlo en pasatiempo internacional y disfrutar solo instantes en los escasos eventos para lucir dicho nivel. Nuestra liga no debe seguirle todo el juego por la intención de ser mejor fuera de Cuba y olvidarse de la pasión interna que vivimos por nuestro beisbol.
 
 
#30 cadillac 18-02-2015 08:25
este bueno esto...
"En Cuba se juega si no el mejor, un béisbol de tú a tú con cualquier pelota del mundo, incluyendo las Grandes Ligas"
socio que tomaste para escribir esto?
 
 
#29 Migue 17-02-2015 10:42
Amigo, estás igual que Mortadello y Filemón, ahora no se vale. debiste hablar bien de la pelota cubana antes de avanzar por carambola y ganar de milagro. Claro que tenemos calidad, pero si por ganar este torneíto empezamos otra vez a creernos cosas, muy mal terminaremos.
 
 
#28 xiovery 17-02-2015 08:24
buenisimo articulo ,que demuestra con estadisticas ,como a pesar de tener 11 millones de cubanos ,podemos tener un equipo que tiene tanto nivel como el de cualquier pais que nos aventajan en fogueo internacional en cantidad de habitantes y ademas que tienen ligs donde participan todos los jugadores del mundo ,mientras que en nuestra liga solo participan cubanos y asi todo estamos en 3 lugar en el ranking y hacemos un buen papel en las competencias internacionales ,felicidades periodista ,concuerdo contigo,en cuba ,el pelotero de buena calidad se da como la mala hierba ,ah si hay que mejorar la estructura de nuestras series nacionales ,concentrar la calidad de nuestrio beisbol en menos equipos y mejorar las condiciones de nuestros peloteros ,darle mas fogueo internacional ,todo es verdad ,pero nuestra pelota sigue siendo una de las mejores del mundo ,si no vean como triunnfa cada pelotero que existe en las grandes ligas cubano ,como son perseguidos el talento cubano y como le ofrecen millones para que jueguen en sus equipos ,nada que me alegra que uno pueda leer un buen articulo ,con estadisticas y buen analisis y demostrando que seguimos siendo uno de los mejores del mundo en pelota y nuestra pelota esta a nivel de cualquier pais del mundo.
 
 
#27 PabloRafael 17-02-2015 04:56
Artículo lleno de oportunismo, solo después de saber el resultado.
Por qué no lo hizo antes, después de las derrotas y solo fuimos capaces de acceder a la siguiente fase dependiendo de otros.
 
 
#26 CarlosNYY 16-02-2015 19:10
Si quieren mejorar su calidad vengan y jueguen con los mejores en la grandes ligas. Pero si lo desean mantengan el beisbol cubano aislado a ver a donde llegan. Hoy Venezuela y Santo Domingo tiene mejores peloteros que Cuba.Mexico y Puerto Rico pueden competir y ganarnos. Esa es la realidad. Esa no era la realidad hace 20,30 o 50 anos atras y mucho menos pre 1959 cuando Cuba gano varias Series del Caribe arrolladorament e.
 
 
#25 Pablo2 16-02-2015 19:01
Buen artículo, he expresado algo parecido en otros foros porque veo demasiadas críticas, pienso que si la estructura no es la ideal no podemos cambiarla con cada Serie del Caribe o Clásico Mundial que no ocupemos el primer lugar invictos, estas son series cortas donde no se debieran necesitar mas de 3 pitcher por juego de clasificatoria y me parece que estoy exagerando si estos son buenos. Solo un detallito entre muchos, muchísimos: en aquel primer juego contra los Orioles tampoco participaron los miembros de los equipos Industriales y Santiago de Cuba que estaban discutiendo la final, sencillito el detalle.
 
 
#24 Neanderthal 16-02-2015 18:55
Con respecto al clásico y los Orioles, de acuerdo 100% en que “todo lo que no sea resultado en el terreno es especulación”, si ellos no se preparan bien o no convocan o no pueden convocar a sus mejores jugadores ‘es su problema, no el nuestro’ eso es verdad, pero sin fanatismos, es verdad también que los jugadores de Grandes Ligas no van en forma a esos torneos (ni van todos los que tienen que ir), como es posible explicar que Miguel Cabrera no de un hit en el Clásico y apenas un mes después, se encarama en 0.340 y no baja de ahí durante toda la temporada, lo mismo con Chipper Jones en el 2009, eso es verdad, no podemos cegarnos ni pecar de triunfalistas. Todavía no se ha visto un Clásico Mundial con los todos los que son y en plena forma deportiva, esa es una tarea pendiente de la Federación de Beisbol si quiere que este torneo tenga éxito en el futuro y se convierta en algo creíble como el Mundial de Futbol.
El 1er Clásico se pudo haber ganado, solo había que abrir con un lanzador zurdo en la final, al parecer Higinio no estaba enterado de los problemas de los japoneses con los zurdos coreanos, de hecho en la final, los pitcher cubanos que mejor lanzaron fueron los zurdos. También es verdad que Venezuela (otra vez un manager venezolano) nos abrió las puertas, cuando sacan a Johan Santana, para poner a Carrara un lanzador de mucho menor calidad que Santana, teniendo ellos mejores lanzadores (unos que fueron, otros que no), algo parecido al caso del relevista brasileño de ahora, y ahí Cuba toma ventaja y les gana el juego (aquella vez también Cepeda pero con HR). Eso también es verdad, y es su problema, pero no podemos cegarnos, porque el día de mañana los rivales pueden hacer bien las cosas.
Con los Orioles es cierto que no lanzo su mejor pitcher Mike Mussina, eso es cierto, porque enfadarnos por eso? Ellos no quisieron, es su problema, pero es verdad que no lanzo su mejor pitcher, sin embargo si lanzo Scott Ericson un lanzador de cierta calidad, y si jugaron Albert Belle, Will Clark y demás, pero Scott Kaminiecky el abridor al cual le caen a palos no era un tremendo lanzador, e incluso la temporada anterior de 1998, solo había iniciado 11 juegos con promedio de 6.75 limpias, y en 1999 solo le dejan abrir 3 juegos y en el año 2000 se retira del baseball, en general los Orioles de 1999 no tenían muy buen pitcheo que digamos, los relevistas que le siguieron todos eran lanzadores de la media hacia abajo, de hecho todos terminan la temporada de 1999 con malos promedios, Doug Linton (5.95), Mike Fetters (5.81), Ricky Bones (5.98) y Gabe Molina (6.65), esos fueron los que relevaron en Baltimore y a los que les cayeron a palos, nada del otro mundo. En la Habana abrió Ericson, pitcher decente (4.81 en 1999), le siguió Arthur Rhodes (5.43), Fetters, Mike Timlin (3.57) y cierra Jesse Orozco (5.34). Estos del primer juego fueron lanzadores de mayor nivel, pues todos culminaron sus carreras en la MLB con buenos resultados Arthur Rhodes (4.08), Fetters (3.86), Mike Timlin (3.63) Jesse Orozco (3.16), no así, los del 2do juego en Baltimore, que excepto Fetters, fueron de resultados más discretos, Doug Linton (5.78), Ricky Bones (4.85) y Gabe Molina (6.58).
Antes de los Orioles el equipo Cuba (con Linares, Kindelan, Gourriel Sr y demás) juego con el club boricua Senadores de San Juan y se perdió ese juego, fue en buen juego, pero de un club (poderoso en aquel entonces aunque no tanto como en 1995) contra un equipo nacional, mucho antes contra los profesionales de venezuela arrasamos, aunque vale recordar que cuando aquello ellos todavía no estaban tan desarrollados como ahora y nosotros estabamso quizás en el climax de talento máximo posiblemente de la historia del beisbol cubano, un poco después en México perdimos contra los Sultanes de Monterrey, en el 2000 perdimos en las Olimpiadas de Sidney (más de una vez y con un tremendo equipo, aunque muy mal dirigido) tenemos un buen beisbol pero no es para vanagloriarnos ni jactarnos, dándonoslas de chovinistas inmaduros.
No todos los jugadores de Grandes Ligas tienen una altísima calidad, eso es algo que iremos aprendiendo sobre la marcha mientras más veamos esa pelota, no es suficiente decir que ‘fulano’ jugo Grandes Ligas, a veces para ganarle a un equipo como el de Cuba hay que ponerle lo mejor que tienes, ganarle a Cuba no es tan sencillo como se piensa.
No es lo mismo decir que Cuba tiene peloteros de calidad con un elevado nivel de talento que alegar que la SN es de altísima calidad, eso no es cierto, posibilidades tenemos pero mientras sea más factible jugar pelota en Francia o en Italia que en Cuba eso no va a suceder.
 
 
#23 Neanderthal 16-02-2015 18:21
Información es poder, recordemos esa máxima, que al parecer hemos olvidado, muchos aficionados no tenemos acceso a Internet (los .com y familiares excepto .cu), hace poco tuve la duda y busque en la Wikipedia (siempre la wikipedia) la pagina de las ligas del Caribe, no encontré mucho pero si algunas sorpresas.
En la página de la liga dominicana (es.wikipedia.org/.../..., aparece que los líderes de HR e impulsadas de esta temporada fueron los miembros de los Gigantes del Cibao, Carlos Peguero (HR) y Moisés Sierra (Imp), casualmente eran hasta miembros del Cibao y no pudieron asistir, desconozco las causas, ww.diariolibre. com/.../2015/.. ./i992931_repbl ica-dominicana- por-corona- 20ma-serie-del- caribe.html pero al parecer uno de ellos termino la contienda lesionado. Pero hay más, no solo ellos, también Jean Segura, líder en hits en la fase final, tampoco pudo asistir. Segura tiene contrato de liga mayor con los Cerveceos de Milwaukee, e incluso el año pasado fue incluido en la reserva del roster del juego de las estrellas. También de este equipo estuvieron ausentes Wilson Betemit (con experiencia de 10 temporadas en la MLB) y Hanser Alberto. Segura, Alberto y Betemit optaron por descansar parece y decidieron no ir a la Serie del Caribe.
En la página de la Wiki se puede ver que Manny Ramirez (el de Boston, con mas de 500 HR en grandes Ligas) jugo en la liga dominicana y en la serie final fue líder de HR con tres, pero al parecer no se incorporo al roster del Cibao.
En el periódico 26 salió un artículo titulado Serie Del Caribe: Lo Peligroso Es La Amnesia, (periodico26.cu/.../... en el cual se comenta lo sgte: “ los Tomateros de Culiacán no incluyeron en su nómina al líder de los bateadores de la Liga Mexicana del Pacífico, el jugador de las Águilas de Mexicali, Gil Velázquez. Tampoco escogieron a los mejores en jonrones (Japhet Amador y Carlos Valencia), en impulsadas (Amador) o en anotadas (Leo Heras). Entre los lanzadores, dejaron fuera a los líderes en efectividad (Eddie Gamboa), ponches (Juan Oramas), salvamentos (Jonathan Arias) y en el importante indicador del WHIP (corredores embasados por entrada), dominado por el propio Gamboa”
Los Caribes, fueron los que menso refuerzos tomaron, y los boricuas es cierto que no pasan por un buen momento en el beisbol como para darse el lujo de ignorar sus jugadores de Grandes Ligas, sin olvidar que ellos son el país más pequeño de los ‘peloteros’ del caribe
El asunto es que no digamos más que los demás “se refuerzan”, seamos sinceros, informémonos mejor y/o informemos mejor a los aficionados, si, ellos se refuerzan, pero ‘CON LO QUE PUEDEN, NO CON LO QUE QUIEREN … de su liga’.
No obstante me parece bueno el artículo, pues al menos trata de encontrar fundamentos, aunque no siempre encuentra los correctos, porque por ejemplo si Dominicana tiene 10.4 millones de habitantes y una liga de 6 equipos, porque Cuba con 11 millones ha de tener 4? es que Cuba es menos que Dominicana? No lo creo, pues Dominicana es cierto que tiene tremendo nivel en la pelota, pero ellos no tienen boxeadores, corredores, saltadores, volleybolistas, ajedrecistas, etc, etc, etc, como nosotros, allá el 90% de los que tienen aptitudes se prueban en el beisbol y pasan por cualquiera de las 30 academias de Grandes Ligas que tienen en su patio, aquí no es el caso y no tenemos ni una sola de esas academias. Tampoco los jóvenes de allá vivieron un periodo especial en su infancia ni mucho menos.
El beisbol cubano es, y siempre ha sido un beisbol de calidad, no es necesario rebuscar argumentos numéricos para ello, si por números y población fuera, China podría tener una liga de beisbol de 130 equipos y actualmente para el nivel que tienen (por ahora) apenas llegan a uno. Cuba tiene potencial para tener una buena liga de 8 equipos (sin deserciones) y hasta de unos 12, solo imaginemos que pasaría si no hubiera desertado ni uno solo de los más de 300 que se cuentan por ahí, lo importante no es la cantidad sino la calidad, y aquí calidad tenemos, no se trata de números ni de millones de habitantes, lo que sí es cierto es que hubiera sido imposible desarrollar todos esos talentos con el esquema de un equipo por provincia, pues llega el momento en que empiezan a sobrar jugadores de ciertas provincias.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar