viernes, 16 noviembre 2018, 03:19
Viernes, 20 Febrero 2015 06:00

Universidad cubana: ¿Estudiar es un placer?

Escrito por  Vladia Rubio / CubaSí
Valora este artículo
(13 votos)
Cuando estudiar no es un placer, sino solo un agobio horas antes del examen, algo no anda bien. (Foto: Internet) Cuando estudiar no es un placer, sino solo un agobio horas antes del examen, algo no anda bien. (Foto: Internet)

La sobrina de mi vecina «está ostiná». Al menos, así lo declara cuando le pregunto por cómo le va la cosa en la universidad.

Con unas ojeras que le llegan a la mitad de la cara y el pelo recogido a lo como quiera, Yandra se queja con quien la quiera escuchar de que está en prueba y lleva dos noches casi sin dormir. «¡Estoy hasta lo último con esa Economía Política! ¡Tengo unas ganas de que se acabe este semestre!»


Lo asombroso es que se trata de su primer semestre en la Universidad, el primero de cinco años por delante, y ya está cansada, y ya tiene ganas de que se acabe.

 

Por suerte, el estado de ánimo de esta muchacha no es el más común entre quienes cursan estudios superiores en Cuba, pero lo cierto es que no todos encuentran placer en adentrarse en libros y apuntes de clases.

 

Agua pasada sí mueve molino

 

Aunque el refrán asegura que agua pasada no mueve molino, en el caso de la vida estudiantil no puede aplicarse a pie juntilla. Sucede que se trata de un sistema educacional en su conjunto, donde, en la práctica y más allá de lo organizativo o metodológico, se interconecta la Enseñanza General y la Superior.

 

De ahí que hábitos, educaciones y conocimientos vayan acumulándose desde aquel primer día, cuando el niño de cinco años llegó a la escuela prendido con susto de la mano de mamá, hasta que, con igual susto pero en esta oportunidad bien disimulado, ocupó por vez primera asiento en el aula universitaria.

 

Y si durante todo el trayecto anterior no abonaron en él una verdadera ansia de saber, de aprender, asociará el asistir a la escuela solo con un deber; y los deberes, cuando no coinciden con los deseos, usualmente resultan poco placenteros.

 

altEl estudio colectivo, además de gratificante suele ser productivo (Foto: Periódico Vanguardia)

 

Si en la escuela y en la casa solo le repitieron «estudia que vas a suspender y la prueba está ahí mismo»; si, por lo general, asoció el estudio con la obligatoriedad, con la cancelación de paseos y otros planes personales, con restarle horas al sueño o al descanso, entonces aprender dejó de ser un disfrute.

 

Debería también agregarse a lo anterior la motivación o no que imprimen los docentes al proceso de enseñanza-aprendizaje, y también, las formas de controlar lo aprendido. Si el alumno se siente presionado a aprender de memoria toneladas de conceptos o fórmulas para un examen, en verdad que será muy poco estimulante enfrentarse a las libretas o los libros de texto.

 

Es sabido que las directivas de la  enseñanza en Cuba indican distanciarse de todo mecanicismo, de lo memorístico; pero a la hora de concretar esas aspiraciones frente al pizarrón, en el profesor deben coincidir desde la real vocación por el magisterio hasta una preparación eficaz.

 

Y estar preparado en el caso del docente significa, además de los conocimientos sobre la materia impartida, también disponer de las herramientas pedagógicas necesarias y de esa cultura general que debería haberse abonado desde la cuna y luego –cual serpiente que se muerde la cola- en las aulas por donde transitó el futuro maestro.

 

Si alguno de estos peldaños falla, la escalera toda se tambalea y llegar a la cima del saber podría hacerse bien complicado para el estudiante.

 

Orgullos y paradojas

 

Un sondeo realizado por Cubasí entre una quincena de estudiantes universitarios, de Filosofía y Periodismo, evidenció algunas de estas lagunas.

 

Con el convencimiento de que la muestra no es para nada representativa de todo el universo estudiantil, ni siquiera del que se resume a la Universidad de La Habana –de donde son los muchachos encuestados-; al menos lo que indicaron estos jóvenes, que cursan entre el primer y tercer año de sus carreras, podría asumirse como la punta de un iceberg.

Si no fuera así, el solo hecho de que una decena de alumnos, o de que un solo alumno no disfrute lo que hace, ya sería de todas formas motivo para meditar.

 

Al pedirles que anotaran el significado para ellos de ser estudiantes, así como lo mejor y lo peor de esa condición, afloraron respuestas bien interesantes.

 

foto 3 perlavisionLo mejor es enseñar a los jóvenes cómo han de pensar, no lo que deben pensar (Foto: Perlavisión)

 

Con un grafito muy claro, que apenas hacía legible la escritura, alguien apuntó que «ser estudiante significa ser lo más ejemplar posible y demostrar que no solo el dinero importa»; otro, dejó sentado que «para mí es un gran orgullo, significa haber cumplido un sueño mío y de mi familia», y un tercero comentó: «significa haber superado una de mis perspectivas y es una manera de alcanzar otra más grande, es vivir, y sobre todo, mirar todo desde otro lente, con mayor madurez».

 

De una u otra forma, la totalidad de los muchachos encuestados habló en positivo de lo que para ellos significaba su actual condición de estudiante universitario. Orgullo, satisfacción, sueños cumplidos, nivel de conocimientos y preparación fueron ideas reiteradas.

 

Sin embargo, cuando respondieron sobre lo mejor de ser estudiantes, no fueron todos los que señalaron el placer de estudiar. De cualquier manera, una buena parte sí lo hizo mencionando «lo bueno de adquirir un conocimiento superior», «descubrir cosas nuevas todos los días», «estás listo psicológica e intelectualmente para el desarrollo», «te brinda herramientas para entender el papel que puedes tomar en el momento que vives».

 

A la par que indicaron tales bondades, también apuntaron con mucha fuerza que lo mejor de ser estudiante está en cultivar amistades, lo cual es muy lógico en esas edades.

 

¿Lo mejor?: «la cantidad de personas interesantes y con intereses comunes que se conocen. También el poder salir y conocer muchos lugares con las amistades». Fiestas, novias, libertad, paseos, se repitieron en este sentido.

 

Entre lo peor de ser estudiante, una buena parte hizo alusión a las dificultades con el transporte, a las exigencias de asistencia o puntualidad, y también a lo menguado de sus bolsillos para sobrellevar esta etapa, en la que todavía dependen del apoyo económico familiar. En dicho orden, alguno se lamentaba de cuánta pena le daba eso y de no disponer de posibilidades que le permitieran simultanear la carrera con algún trabajo sin horario.

 

Como amargo reflejo del modo en que se han subvertido valores dentro de la realidad cubana, y a propósito de su situación económica, uno de los jóvenes dejó anotado entre las cosas peores: «…algunas personas te ven como un tonto por estar estudiando todavía».

 

Por suerte, hoy suman 230 mil  los «tontos» que ocupan matrícula en las diversas carreras y modalidades de la educación superior, repartidos en las 67 universidades cubanas. A la par que en América Latina y El Caribe la tasa bruta de escolarización en esa enseñanza se ha duplicado en las  últimas décadas.

 

Aprender a aprender

 

Sería pecado obviar en este acercamiento al placer por estudiar sentido o no por los universitarios, el tema de la vocación. Si matricularon la carrera «para no quedarme en la calle» o «porque mis padres siempre quisieron que yo tuviera un título», probablemente la arrancada será en falso. Los Exámenes de Ingreso, introducidos hace ya cinco cursos, son un beneficioso filtro para que accedan a la educación superior los mejor preparados, evitando fracasos posteriores e inversiones dilapidadas.

 

Pero, aunque no coincidan las aspiraciones del candidato con sus reales posibilidades, sin duda, esas pruebas –que a todos ponen los nervios como cuerdas de violín- y el rendimiento académico en el bachillerato condicionan un lugar en el escalafón que no siempre permite al aspirante obtener la carrera que deseaba. Ello podría acarrear luego su desmotivación por el estudio.

 

En un amplio reportaje a propósito de la asistencia obligatoria al aula universitaria publicado por el periódico Juventud Rebelde hace año y medio, la profesora de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana María Elena Capó, afirmaba: «Tienen que comprender que su verdadera responsabilidad es estudiar y no venir al aula solo por obligación, como sucede en muchos casos».

 

Mas si ocupar pupitre significa, en el caso de algunos turno de clase, escuchar la lectura de materiales que ellos mismos pueden leer de manera individual, o contemplar un powerpoint, que igual podrían llevarse consigo, entonces, la obligatoriedad sería en verdad discutible y, más aún, la eficacia del profesor que así pretende motivar.

 

De los muchachos cuyas opiniones exploró CubaSí, al indicar lo peor de ser estudiante universitario, dos se refirieron, cada uno con su particular decir, al modo impositivo y carente de diálogo con que algunos académicos transmiten los conocimientos.

 

«Criticamos la educación escolástica y a veces padecemos del mal de imponer conductas y pensamientos desde las aulas, puede devenir del facilismo…», escribió uno de los encuestados.

 

Una golondrina no hace verano, pero al verla pasar, hay quienes de todas formas la siguen con la mirada para averiguar su rumbo.

 

Y el Ministerio de Educación Superior está atento a todos los vuelos. Con razones sobradas el titular de esa cartera, Doctor Rodolfo Alarcón Ortiz, durante la conferencia magistral que impartiera este enero en el Congreso Pedagogía 2015, recordaba:

 

«Tenemos que trabajar por una educación universal de calidad, creativa, liberadora, que desarrolle integralmente a los seres humanos, que sea científica, tecnológica y humanista. La educación que demanda esta época exige una transformación radical de los objetivos, los métodos y los contenidos de nuestros planes y programas, de nuestras clases, de nuestro papel en el proceso docente para situar al estudiante en el centro de atención y se oriente más al aprendizaje que a la enseñanza».

alt

Visto 10945 veces Modificado por última vez en Lunes, 02 Marzo 2015 07:43

Comentarios  

 
#22 robe 24-03-2015 10:59
Creo que en el pasar de los años los estudiantes se han desmotivado bastante en estudiar una carrera universitaria ,,no se a que se debe,,cada dia son mas los jovenees que prefieren no ir a la universidad,,cr eo que se va perdiendo eso de sacrificarse un poco, en busca de algo mas facil,,,o será qu estan viendo futuro en otras actividades que no necesariamente dependen de ser universitarios, ,creo que hay que incentivar mas a los estudiantes,,,a unque en ocasines me autoevaluo y veo muy pocas ventajas de ser GRADUADO DE LA UNIVERSIDAD,,ki zas se esten generalizando esos analisis ,,,aunke debo confesar que lo mejor que me ha sucedido ha sido estudiar en la universidad ,,coomo esa epoca ningna saludossssssss
 
 
#21 silvi 16-03-2015 21:29
para ingresar en la universidad ademas de medir el coeficiente intelectual se deberia hacer un examen sobre cultura general, pues ambas cosas son diferentes, y la mayoria de los jovenes que ingresan son muy inteligentes, sin embargo no poseen amplia cultura.
 
 
#20 gepebe 11-03-2015 16:38
¿Podrían explicarme qué han hecho con el comentario que acabo de redactar aquí? ¿De verdad quieren que la gente comente....?
 
 
#19 gepebe 11-03-2015 16:36
Tengo la impresión que la metodología de los planes de estudio en las universidades cubanas es sencillamente obsoleta. He visto cómo en las universidades de otros países hay unas asignaturas básicas, pero la mayoría son electivas, te puedes apuntar a todas las que quieras y con los profesores que quieras, y si eres capaz de vencerlas con buenas calificaciones es tu triunfo, mientras que si no puedes no pasa nada, solo que tú pierdes. En cuanto a las asignaturas relacionadas con el marxismo y la economía, deberían ser electivas también. Cada estudiante debe tener una idea clara de lo que quiere hacer con su vida laboral, y si piensas que estas asignaturas no te van a hacer falta cuando seas un profesional, muy bien. Si luego cambias de idea, siempre se pueden hacer posgrados, cursos o estudiar a solas, que eso no es pecado, más bien al contrario. La universidad cubana se beneficiaría muchísimo si abandonara el corsé que lleva puesto desde hace siglos y se flexibilizara con un sentido más moderno y funcional de la formación de profesionales. Otra cosa que debería aprender la universidad cubana es a dejar que los estudiantes hagan sus elecciones y aprendan a pensar. No sé para qué sirve un profesional que pueda recitar El Capital al dedillo si no puede deglutirlo y además, tiene penosas faltas de ortografía. ¡¡¡Hasta cuándo, por favor!!!
 
 
#18 nrt 03-03-2015 14:02
He visto muchos jovenes preparandose para ingresar en la universidad y no han escatimado en pagar repasos (una forma sutil de fraude); apenas se entrenan en estudiar individualmente . Gastan excesivo dinero en banalidades. El verdadero precio de esta conducta se paga en la Universidad.
 
 
#17 dac 26-02-2015 09:15
deberian quitar las asignaturas de filosofia, teoria sociopolitica y etc.. de las carreras de ciencia... en mi momento esas me tenian "obstinado".. y total pa que????....
 
 
#16 Lau 25-02-2015 18:40
disculpa pero el que esta equivocado eres tu, para cualquier trabajo debes tener una cultura integral si eres universitario y aunque no lo seas también, hoy no lo vas a entender pero todo esto te prepara para la vida tanto para entender un precio de una ropa en una tienda hasta una noticia en la televisión, y vas a tener elementos para crear tu propia opinión acerca de las cosas y no solo aceptar lo que digan los demás.Al comenzar a estudiar estas asignaturas no me fue fácil al igual q a ti y al ir entendiéndolas y aplicándolas a la vida se me hizo mas fácil el estudiar.Además estas asignaturas no se dan solo en cuba por la política que tenemos sino que son asignaturas generales que se dan en todas las universidades del mundo, el capital de marx lo analizan en universidades de EE.UU pq expone los defectos del capitalismo por darte un ejemplo.Eso no te dice que estés de acuerdo o no con la política del país sino que sepas analizar la política de un país y dar un criterio y saber como funciona un país y no repetir lo que dice todo el mundo en la calle.Pero hay gente que esas cosas no les importa y son ignorantes que se pasan toda su vida repitiendo sin saber si es verdad o no lo q escuchan, sin poder dar su criterio o darlo mal pq no tienen elementos necesarios para discutir esos temas.Y que vergüenza además que un universitario se tenga que quedar callado pq no sabe de un tema simplemente pq no tiene nada que ver con su carrera. No pienses que te estas graduando de la universidad de cuba y que después vas a ganar poco dinero, y que si esto y que si lo otro,que es verdad, y yo tb lo entiendo,pero piensa que te estas graduando de una universidad y punto,sea donde sea y con lo problemas que hayan,vas a ser universitario y por tanto debes tener todos los conocimientos necesarios que debe tener un universitario.
 
 
#15 thelastsoulja 25-02-2015 16:01
Lau: me disculpa pero defenderse de que????, el universitario que no tenga cultura general es problema de él y no de la carrera!!!. Y en un trabajo en la vida real poco importa si eres culto o no, lo que importa es cuan bien puedes desempeñar tu trabajo, cuan eficiente eres y no tu nivel politico o tu capacidad para filosofar.
 
 
#14 Lolo 25-02-2015 11:21
La variedad de asignaturas en mi opinión aportan conocimiento y cultura. Yo tambien la pase triste con filosofia y economia en mi ingenieria, pero na que no se pueda con un esfuerzo razonable. En cuanto a que pagan poco, me impresiona que en brasil un industria solo tiene uno o dos ingenieros, puede que existan mas pero les pagan como obreros. De todas formas ingeniero viene de INGENIO y eso es lo que debemos todos aportar para no solo vivir de las 8 horas de trabajo (cuantas son de ingeniero realmente?). No me sorprende que las mejores fincas hoy en dia estan en manos de INGENIEROS AGRONOMOS que desidieron a tiempo reacer sus vidas, a cada rato los veo por Varadero con la familia...
Piense mas, estudien mas y trabajen ...
 
 
#13 Lau 24-02-2015 16:28
Yo estoy en 4 año en la cujae y pase por todas esas asignaturas políticas que tanto se ha hablado y a nadie le gusta, pq cuando a uno le toca estudiarlas y aprenderse de memoria tantas cosas corriendo para una prueba le coge rechazo, pero no es menos cierto que de una forma u otra hacen falta, pq el universitario no debe estudiar solo asignaturas de la carrera, debe salir con una cultura general que le permita defenderse cuando se enfrente realmente al mundo y tenga todos los argumentos posibles para poder defender la idea que quiere transmitir.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar