jueves, 24 mayo 2018, 04:07
Miércoles, 31 Diciembre 2014 16:12

EN CARTELERA: Rent, el musical

Escrito por  Yuris Nórido/ CubaSí
EN CARTELERA: Rent, el musical FOTO: YANDER ZAMORA/ GRANMA

 

Rent es uno de los más significativos musicales de la producción estadounidense, uno de los más laureados, uno de los más populares. En un panorama en el que abundan historias lineales, aristotélicas hasta la más absoluta funcionalidad, la obra de Jonathan Larson se permite un entramado múltiple y coral, una estructura circular.


En la base de todo está el homenaje a la gran ópera de Puccini, La Boheme, que define el rumbo de la historia, las características e incluso los nombres de los personajes, el espíritu todo de la pieza. En la partitura, de cuando en cuando, el espectador avisado descubrirá acordes de la célebre ópera, como los del famosos Vals de Musseta.


Pero la bohemia neoyorkina de los años noventa, específicamente ese mundillo de artistas pobres y friolentos de los barrios marginales, tenía que lidiar con otras problemáticas. Al hambre y a la falta de oportunidades, había que sumar el embate de las drogas y una enfermedad tan mortal como la tuberculosis decimonónica: el sida, que ya era una epidemia.


El ansia por progresar, sin tener que renunciar a ciertos principios y concepciones de la creación; los conflictos de las parejas contemporáneas; el impacto demoledor del contexto… hacen el resto. Ya están todos los elementos de un melodrama singular, que se permite ser un poco más optimista que su referente operístico.


¿Qué decir de la música de Rent? Es contundente. Toma elementos de la sonoridad de los años noventa en los Estados Unidos y los funde en una estructura polifónica, que no rehúye incluso de marcadas atonalidades.


En definitiva, Rent fue una excelente elección para abrir oficialmente la colaboración del circuito de Broadway con el Consejo Nacional de Artes Escénicas. Esta coproducción con el Nederlander Worldwide Entertaiment permitirá al público cubano un acercamiento efectivo al gran musical estadounidense, con una puesta más que decorosa, con música que se interpreta, que se canta en vivo, como se supone que deba ser.


Lástima que las condiciones acústicas de la sala Tito Junco sean un obstáculo, y que la técnica de amplificación provoque desniveles entre los cantantes y la partitura instrumental. La falta de matices en el sonido hace difícil la comprensión de buena parte de las letras. Y si a eso sumamos una concepción escénica de por sí complicada, con varios puntos de atención… los espectadores que no estén familiarizados con la historia tendrán problemas para comprender lo que sucede. Convendría que llegaran al teatro con cierta información previa.


De todas formas, el elenco, en sentido general, está a la altura de las demandas de la obra. Y solo por disfrutar de algunos de los temas ya vale la pena asistir a estas funciones. Tres meses estará Rent en cartelera. Es una buena opción. Ojalá que sea el comienzo de una fructífera colaboración entre Broadway y nuestro modestísimo circuito de teatro musical.

Modificado por última vez en Domingo, 04 Enero 2015 10:57

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar