sábado, 23 junio 2018, 06:19
Lunes, 01 Diciembre 2014 04:10

Veracruz en caliente: Pérez y Belmonte a tono con el empuje del deporte rey

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(1 Voto)
Dailín Belmonte Dailín Belmonte

Si el campo y pista cubano se adueñó con 22 cetros del estadio Heriberto Jara de Xalapa, los maratonistas Richer Pérez y Dailín Belmonte no podían hacer menos.

De ahí que con oro y plata, respectivamente, se encargaron de poner el sello de la comitiva atlética, de ese cierre a todo tren.


Muchos, incluso, se habían cuestionado la participación de Richer en el Marabana, donde con 1:10.02 horas dominó la media maratón por cuarta ocasión, como parte de su estrategia preparatoria, puntualmente el epílogo de la etapa especial. Lo consideraban imprudente y hasta desatinado, a solo dos semanas de su incursión de vida o muerte en tierra jarocha.


Pero Richer y su mentor Ángel Rodríguez estaban bien claros de su estrategia, del plan cumplido milimétricamente, de la táctica de carrera a emplear. Por eso incluso, aprovecharon la estancia de nueve días en la altura jalapeña desde el pasado 20, luego descendieron a Veracruz, como si bajaran del Monte Olimpo, con la bendición de los dioses. Su dorsal 131 lo conservará en lo adelante como ese tesoro muy buscado. La cota personal de  2:19.13 horas registradas en el familiar trazado veracruzano, pese a no alcanzarle en calidad de marca mínima mundialista, las repasará en cada nueva carrera, además de que dan fe de una progresión notoria y lo incitan a seguir intentando rebajar registros en pos de acceder a la cita del orbe de Beijing el año próximo.


Digo familiar porque el propio Richer expresó haberse sentido cómodo en un periplo con Malecón muy similar al nuestro, la brisa…


Para el capitalino, aunque muchos lo duden, significaba el de Veracruz apenas su segunda maratón oficial de su carrera deportiva, luego de imponerse en el circuito de Ciudad Panamá en el 2011 con crono de 2:25.50 horas. Pero un aura especial de triunfo circunda a Reicher, acciona sus extremidades y lo hace “volar” sobre los circuitos citadinos.
Recuerdo que al imponerse en el Marabana me confesó: “Tengo varias motivaciones, corrí para buscar ritmo de carrera, iré con la intención de quedar entre los tres primeros, pero en mi interior solo me contentaré con la victoria.

 

 

Estamos trabajando fuerte para levantar el fondo en Cuba y con un tiempo aproximado a 2:20 horas se debe estar peleando por el oro.”


No se equivocó en lo mías mínimo el atleta de 28 años quien por ahora tendrá otro motivo de festejo para culminar el 2014, el Mundial de Beijing entre ceja y ceja, y el traje de invicto en par de maratones impecable.


Constituía su primera carrera sobre 42 kilómetros y 195 metros no pudo frisar las 2:35-2:38 horas proyectadas para vencer el segmento, pero únicamente la anfitriona Margarita Hernández con récord para Juegos Centroamericanos y del Caribe 2:41.16, pudo interponérsele en e camino hacia lo más alto del podio a la cubana de 19 abriles Dailín Belmonte.


“Había realizado la mejor preparación tanto en lo físico como en el componente psicológico. Pese a no haber tenido nada previo considerable en el año salí a buscar un buen registro. Las variables meteorológicas se comportaron muy similares a las de Cuba cuando incursionamos en el Marabana. Tengo además de la plata otro motivo de satisfacción, pues en mi caso los 2:42.01 marcados, sí me sirvieron como tiempo de clasificación mundialista”, explicó vía electrónica Belmonte.


Ambos hicieron historia. En el caso de Richer con cintillos excelsos, pues nunca antes en la historia de la cita multideportiva regional más añeja, un representante de la Mayor de las Antillas había logrado titularse en la maratón.

Visto 1208 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar