miércoles, 19 junio 2019, 04:43
Domingo, 23 Noviembre 2014 09:20

Veracruz en caliente: La euforia dorada de Laina, Claudia y Sheyla

Escrito por  Harold Iglesias Manresa, especial para Cubasí
Valora este artículo
(2 votos)

¡Se rompió el hechizo! Me dijo Laina Pérez vía electrónica al llegar a su habitación luego de coronarse en la maratónica pistola deportiva tanto individual como por equipos.

 

¡Se rompió el hechizo! Me dijo Laina Pérez vía electrónica al llegar a su habitación luego de coronarse en la maratónica pistola deportiva tanto individual como por equipos. La euforia era generalizada, mi buzón no paraba de recibir mensajes. Ella, y sus coequiperas  Sheyla González y Claudia Hernández no cesaban de darme argumentos, constatar la fe de victoria con la que habían salido de La Habana. La pistola deportiva (25 metros) su credo. Una maratónica prueba en la que instauraron feudo en estos XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz en la Academia de policía El Lencero, de Xalapa.

 

Para Laina significó este sábado volvier a quebrar con oro el maleficio del cuarto lugar, posición que la perseguía en competiciones internacionales desde hacía un buen tiempo. Primero combinó precisión junto a Sheyla González y Claudia Hernández para coronarse por equipos, con 1 684 puntos-29x (disparos al centro de la diana), muy superiores a los 1 651-23x de Venezuela y los 1 636-30x de Guatemala.

 

Laina, de 26 años y titular individual del aire en Cartagena de Indias 2006, sentó cátedra desde la clasificatoria, donde culminó primera con 284 unidades, una por delante de su coequipera Hernández y la morocha Maribel Pineda. En el caso de las de la Mayor de las Antillas, Sheyla (278) también accedió a semifinales.

 

Entonces se repitió en la instancia semifinalista el guión preliminar con Laina 15 rayas en rol vanguardista, aventajando a la propia Pineda (13), la colombiana Amanda Mondol (12) y Sheyla (10).

 

Quedaron dictados así los duelos por la discusión de las preseas, donde Laina dejó sin opciones a Pineda 8-4. Por el bronce la cafetera Mondol le recetó idéntica sentencia a Sheyla.

 

“Siempre confié en nuestras mayores opciones en la pistola deportiva. Es una modalidad más larga, y en Cuba tradicionalmente somos mejores las pistoleras con la bala. Además, Claudia y Sheyla tienen un nivel parejo en dicho evento.

 

Hubo mucha tensión desde la clasificatoria. La venezolana Pineda llevaba varios eventos disparando bien y aún no había tenido la oportunidad de enfrentarme a ella en una final. En la fase de rapidez se acrecentó la presión y luego en la definición no fue hasta los dos últimos sets que logré aventajarla”, sentenció la reina vía electrónica.

 

Claudia, en cambio expresó: “Fue una competencia larga y tensa de principio a fin. El objetivo era ganar por equipo y Venezuela tiene tremenda calidad. Por suerte todas logramos entrar en la final y eso nos aseguró el oro de conjunto.”

 

No podía faltar el criterio del mentor Narciso López: “Estoy muy orgulloso del resultado alcanzado por mis atletas, sobrecumplieron el pronóstico. Técnicamente estuvieron muy bien, todavía queda mucho por trabajar para continuar evolucionando de cara a las justas individuales en los próximos Juegos Panamericanos de Toronto, Canadá.

 

Para Laina significaron su segunda y tercera coronas de cuatro posibles en la pistola, cosecha que contribuyó a elevar la foja cubana en dicho deporte a 12 cetros, 7 platas y 6 bronces, superiores a los anfitriones (6-5-4) y Guatemala (4-4-4).

 

KILOGRAMOS QUE HACEN FE… PESE A LA DESVENTAJA

 

No acudir con hombres en las divisiones de los 56 y 69 kg constituía un handicap para la halterofilia cubana de inicio en estos XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz. Máxime cuando tanto Lázaro Maykel Ruiz como Ediel Márquez, contaban con opciones de presea, e incluso de escalar a lo más alto del podio. Pero su deserción lastró de golpe esas posibilidades.

 

Entonces la estrategia del comisionado nacional Jorge Luis Barcelán y del entrenador principal Vicente Gálvez fue la de doblar en aquellas divisiones de mayor poderío: los 85 y 105 kilogramos.


Y al tercer día de competencias en el Centro de Convenciones de Coatzacoalcos los frutos aparecieron de golpe.


 
Primero hubo deleite con el pulso de los 77 kilogramos entre el cubano Iván Cámbar y el venezolano Junior Sánchez. Un título per cápita, festejos y récord a la cuenta del granmense de 30 años.

 

En el movimiento de arranque, fue el morocho Sánchez el que se llevó los cintillos con 157 kg. Eso, antes de fallar en el tercer intento sobre 161. Cámbar tampoco pudo con ese peso en la tercera ejecución, pero antes también se había visto frustrado con 157. Fueron en definitiva sus 153 iniciales los que le merecieron la plata, por delante del mexicano Domingo Román (143).

 

Se redimiría entonces por todo lo alto en el envión el cubano de bronce olímpico en Londres 2012, cuando sacudió fuerte sus manos empolvadas de yeso, tomó esa bocanada de aire que lo caracteriza antes de cada secuencia y cargó sobre el envión: 183, 191 y 192 fallidos fueron sus alzadas. Veredicto dorado y récord de 191 kg que pulverizaron los anteriores 190 de Pablo Lara en Maracaibo, el 14 de agosto 1998.

 

Ante el avance de poderío mostrado por Cámbar, Sánchez poco pudo hacer, al punto de irse en blanco luego de sucesivos deslices sobre 181. Aprovecharon tales fallos el dominicano Mejía Peña (179) y el propio azteca Román (175).

 

Si el cetro de Cámbar se dibujaba al seguro, el de Yoelmis en los 85 otro tanto. Incluso, siempre fui de los que aposté por la plata de Yadier Núñez, a quien he visto retornar muy potente tras su operación de la rodilla izquierda en junio pasado.

 

El pinero tres veces medallista universal de envión “jugó” con 205 kilogramos, para pulverizar el anterior primado 202 del colombiano José Ruiz, el cual databa de Cartagena de Indias 2006.

 

La justa prácticamente fue un soliloquio de los pesistas de la Mayor de las Antillas, quienes iniciaron sus ejecuciones sobre la plataforma cuando el resto de los competidores ya habían agotado sus fuerzas. Así Yoelmis lideró el arranque con 160 kg, escoltado por Núñez (154) y el venezolano Renzo Balza (153).

 

Tocaría el turno del segundo ejercicio, el más fuerte de ambos forzudos y fieles a su poderío no defraudaron, con los mencionados 205 y 195, teniendo que conformarse una vez más Balza con la tercera plaza (185).

 

Tras dos jornadas de inactividad, Cuba inició su accionar en la halterofilia con octanaje supremo, dueña de tres títulos y otros tantos subcampeonatos.

Visto 1495 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar