jueves, 25 abril 2019, 19:56
Viernes, 13 Enero 2012 18:56

El Leonardo da Vinci de Cuba. Un hombre que vuela

Escrito por  Elizabeth López Corzo
Valora este artículo
(2 votos)

Entrevista con Eduardo del Llano, director de Vinci, la nueva película que estrena el cine cubano a partir del próximo 19 y que recrea un episodio de la vida del gran científico y creador del Renacimiento.

 

Leonardo da Vinci está vivo, su espíritu idealista y su pensamiento en constante evolución siguen latentes en la sociedad actual, como sucede con los grandes artistas. El legado de estos es siempre seguir soñando, intentar volar.

 

“Vinci”, del también escritor Eduardo del Llano, es la nueva película que estrena el cine cubano a partir del próximo 19 y que recrea un episodio de la vida del gran científico y creador Leonardo da Vinci.

 

Con 24 años el pintor de La Mona Lisa fue apresado por sodomita y llevado a una cárcel con delincuentes comunes. Al decir del director, por esa época aún da Vinci no tenía un taller pero muchos expertos lo consideraban ya un maestro. Este incidente -que pudo haber dañado para siempre su carrera- y su estancia en la prisión es el punto de partida de una historia entre la realidad y la ficción, que nos hace reflexionar sobre nuestra existencia.

 

“Me pareció fascinante ese pasaje de su vida, da Vinci encerrado junto a un asesino y un ladrón”, controlado por un carcelero, desafiando lo establecido, buscando la belleza con la única guía de su imaginación.

 

A partir de su llegada a la celda (única locación del filme) Vinci lo trastoca todo. Sus compañeros, que comienzan por burlarse de él e intentan violarlo, terminan involucrándose con sus ideas, siguiendo sus planes, y no solo por conveniencia, sino porque finalmente comprenden que en la vida existe algo más que comer, beber, delinquir y tener sexo.

 

¿Para que sirven el arte, la pintura, la belleza- se pregunta uno de los personajes- si son cosas inútiles, solo para mirarlas? Para qué servirían si no para sentirnos orgullosos de ellas, felices de haberlas encontrado, porque son la magia que nos hace seguir viviendo, esa otra hambre de la que nos hablaba nuestro Onelio Jorge Cardoso.

 

“Vinci” es una pieza poco común en nuestra cinematografía. Es una película de época (siglo XV en Italia) pero que en mi opinión puede ajustarse a cualquier período o país porque su tesis recae en los conflictos del ser humano, la sociedad. Aun cuando el guión del filme es bien ambicioso y roza constantemente cuestiones filosóficas, la historia transcurre de manera diáfana, sin recargar al espectador, que sí siente cómo se le mueve el piso.

 

Imagino que el conflicto principal de la película sobre la utilidad del arte y la belleza, es también un principio que tú como artista sigues. ¿Qué significan para ti?


Ceo que eso es algo que forma parte de la cosmovisión de todo artista, siempre queremos lograr una obra maestra, encontrar la belleza. No hay que ir al Museo del Louvre para presenciar la belleza (aunque sí me gustaría visitarlo), porque ella está en todas partes, como dice da Vinci, en una herida, en una mujer, en el edificio del frente, en un vertedero, o en una muerte, por trágico que parezca. Hay que saber observar, ver más allá.

 

La búsqueda de la belleza es como la búsqueda de la pareja ideal, que no existe, aún cuando creemos haber encontrado al compañero perfecto siempre habrá algo de cansancio en esa convivencia. La belleza sí existe, pero es inaprensible, siempre te sorprende, te fascina con algo nuevo.

 

Esta película es muy diferente a lo que la gente conoce de tu obra. ¿Cómo crees que será recibida?


Sí, es diferente, y yo sé que la gente irá al cine buscando lo que ya conocen de mí, como el Decálogo de Nicanor. Pero es la película que yo quería hacer, quería demostrar de alguna manera que los filmes de tesis o de teatro de cámara no son privativos de Hollywood ni de Europa. Hacer un Leonardo da Vinci desde Cuba es un riesgo, pero la película es eso, un riesgo, una búsqueda. Pienso que no será un éxito de taquilla pero tampoco creo que sea un fracaso.

 

Además de las exigencias de producción que conlleva un filme de época, ¿qué otros retos conceptuales enfrentaste?


Además del trabajo escenográfico, el maquillaje y vestuario, uno de los retos fue el idioma. No pensé hacer un filme en Italiano, eso hubiera sido ridículo, pero tampoco un “Vinci” que dijera asere sino que fluyera un Español neutral, convencional.

 

En cuanto a la música intentamos acercarnos a esa época aunque en la banda sonora colocamos instrumentos sintetizados digitalmente.

No queríamos que fuera una biografía de da Vinci o una sátira, de eso hay mucho ya, sino aprovechar un momento que puede haber sido interesante. Algunos encontrarán asociaciones con el referente cubano pero también con cualquier otro país. Ese fue otro reto, saber cuán verosímiles podríamos ser o cuánto de actualidad podía tener el filme.

 

¿Piensas seguir trabajando con el ICAIC?


Próximamente haré un documental de forma independiente pero tengo un proyecto futuro con el ICAIC, un largometraje de ciencia ficción que se llamará Omega3. Pienso rodarla el próximo año.

Visto 3278 veces

Comentarios  

 
#1 afonso 21-05-2012 00:12
hola hermano leonardo xfavor kisiera saber sobre mi salud me encuentro mal de salud ase un tiempo y tambien kisiera saber del amor como me ba ir con mi enamorada me llamo alfonso soy de sanjuan de lurigancho nacido 2 de abril de 1987
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar