martes, 19 junio 2018, 13:00
Viernes, 21 Noviembre 2014 06:35

¿De dónde es la rumba?

Escrito por  Giusette León García / Cubasí
Valora este artículo
(5 votos)

El origen de la rumba se lo han disputado históricamente, en amistoso contrapunteo, dos ciudades cubanas: La Habana y Matanzas...

Podría consultar varios artículos divulgados en internet, algún que otro libro, o entrevistar a ciertos investigadores, pero para quien creció a las puertas de La Marina la respuesta solo resultaría convincente en boca de los que asumen la rumba como un credo familiar o una actitud ante la vida.

En ese camino encontré a Clarita, miembro de una familia aparentemente interminable donde el miembro más pequeño, ay mi madre, ya quisiera yo bailar y cantar de ese modo por un día de fiesta y es que:

«Hay quien nace con su estrella y nosotros los Villamil nacimos con esa estrella, somos rumberos de pura cepa y religiosos de nacimiento. Eso nace con la persona, porque los Muñequitos nacieron en el solar de mi casa, y ellos estaban locos porque mi mamá fuera integrante del grupo por la voz que tenía y ella nunca fue a una escuela, y en mi familia casi todos son músicos, teníamos un tío que tocaba bajo, otro que tocaba guitarra, mi abuelo tocaba guitarra, mi papá tocaba tambores y mi abuela cantaba con una melodía…».

Para ella no hay debate: « …la rumba es de Matanzas, porque en mi criterio, la rumba de Matanzas es rumba, la de La Habana yo no la siento. Hay que darse cuenta de que La Habana venía a buscar a Matanzas, todo el mundo, Lázaro Ros, el difunto Felipe, toda esa gente venía a buscar la esencia de Matanzas, a hacer investigaciones…».

Su hermana Teresa es cantante del Conjunto Folclórico Nacional y también afirma: «Para mí es oriunda de Matanzas, siempre se ha dicho que Matanzas es la cuna de la rumba». Sin embargo, Pedro Tápanes Pello, otro Villamil prestigioso en el ámbito del folclor, fundador de Afrocuba y creador del batarrumba, es menos categórico:

«Eso no se sabe, la única que está descartada de dónde es, es la columbia, que es del campo, en Unión de Reyes fue donde nació. Ahora, los que vinieron a revolucionar el mundo con su rumba fueron Los Muñequitos con su toque y sus cantos. Aquí en Matanzas se tocaba el tres dos que tocan en La Habana, ya ellos lo tenían, “el vive bien” y toda esa gente tocaban eso antes que nosotros. ¿Dónde nació la rumba? Unos dicen que en La Habana, otros dicen que en Matanzas, pero eso no está descartado todavía y hoy se toca rumba en Matanzas, en La Habana, en Cárdenas, en Santiago…».

Ernesto Gatel, El Gato, un importante cantante de rumba habanero, comentó: «Esa es la guerra que hay siempre entre La Habana y Matanzas, pero los rumberos de las dos ciudades nos llevamos muy bien, es una guerra muy pacífica; se respetan mucho las formas de tocar, de cantar; se respetan cada cual con su escuela, aunque llevan el aquello de quién empezó primero».

Resulta que para El Gato responder esa pregunta no es una cuestión fundamental: «A mí no me preocupa de dónde es la rumba, lo que me preocupa es que exista, porque es mi pasión». Con esa sentencia gira nuestro punto de mira hacia otro punto: ¿a dónde va la rumba?

«Yo comencé con la rumba matancera cuenta El Gato, entre el 1991 y el 92 me pasé un año en La Marina con Jesús y Ana ahí en el solar; conocí al Niño Pujada, a Cané; Virulilla y Saldigueras estaban vivos todavía y pasé todo ese año con ellos aprendiendo a cantar. Después vine para La Habana y aquí comenzó mi verdadera carrera artística, pero ya con aquella influencia, y sí te voy a decir que la tradición folclórica más grande que hay en Cuba está en Matanzas; allá tú das dos pasos y te encuentras un niño bailando bien, sea descendiente de Los Muñequitos, sea descendiente de Afrocuba; aquí para encontrarte un niño que baile bien la rumba no es tan fácil, tiene que ser gente de familias rumberas, pero son los menos».

Muñequitos de Matanzas

¿Se nace rumbero?

La experiencia de Clarita y Teresa dice que, por lo menos, más que estudiar para rumbero o inscribirse en determinada institución, hay que vivir la rumba. Así lo explica Teresa mientras recuerda su propia infancia:

«Es un problema de vivencia, en mi casa los niñitos de tres años y hasta de menos te tocan la clave y ya están viendo la rumba, el bembé, el palo, el batá, y tú puedes mandar a cuatro o cinco niños que te cogen un jícamo que para qué y ahí se va formando la cadena. Mi mamá se levantaba los domingos y empezaba a cantar boleros y guarachas, porque ella siempre ha cantado empíricamente, y de buenas a primeras empezaba a cantar rumba. Nos despertábamos nosotros y como los cuartos eran de madera, venía el golpe de mis hermanos en la pared y ya se formaba el bembé y después la rumba. Venía «Negro Lindo», que era cantante de columbia; venían los Pellado, que eran vecinos, y ahí mismo se formaba la rumba en el solar donde nacimos, donde, desde que yo tengo uso de razón, he entendido que se fundaron los Muñequitos, en la calle Salamanca entre Matanzas y Jovellanos».

Clarita la apoya con mucho orgullo de su origen: «La rumba lo mismo se daba en un solar con una lata, con una cuchara, en una puerta; hoy si no hay un cuero, no tocan una rumba, y por lo menos yo soy empírica, no soy de escuela, lo mío es del corazón, lo de nosotros los Villamil es de corazón, hacemos lo que sentimos, y no discrimino a nadie que haya pasado por una escuela, pero la rumba hay que llevarla dentro».

Al final, parece que mi pregunta encontró una respuesta inesperada: ni de Matanzas, ni de La Habana; la rumba, para que sea, tiene que ser del alma.

alt

alt

alt

alt

Visto 9477 veces Modificado por última vez en Viernes, 28 Noviembre 2014 17:04

Comentarios  

 
#2 marlinmartinez 29-11-2014 16:37
una sola pregunta se dice k la habana y matanzas sustentado por la importancia de sus puertos maritimos pero entonces santiago por donde primero se ingreso en cuba no se menciona mi punto es el sgte la rumba no es ni de la habana ni de matanzas es de cuba cada uno con un toque diferente pero CUBA
 
 
#1 Arístides 23-11-2014 13:49
Giusette, leyendo su entretenido reportaje en que nos repite las opiniones de tantos rumberos de corazón, diría yo, tal como usted y otros muchos, sigo con la duda de si la rumba es matancera o habanera, aunque estoy muy de acuerdo que sí es del Alma. Mucho se ha dicho y se ha escrito sobre el tema, porque no es la primera vez que se aborda, y ha sido de bocas o de plumas de distinguidos y respetados conocedores, algunos parcializados, otros sin tomar partido, pero la duda, en sí, persiste. Eso desde siempre pertenece a la misma categoría que el cuento “de si vino primero la gallina o el huevo”, o del otro: ¿Por dónde le entra el agua al coco? Incógnitas añejas que no creo que algún día sean despejadas del todo.
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar