viernes, 16 noviembre 2018, 11:52
Miércoles, 26 Noviembre 2014 06:00

La lectura y los niños en la era de los videojuegos y Harry Potter

Escrito por  Elizabeth López Corzo/Cubasí
Valora este artículo
(2 votos)

Los libros siguen siendo inspiradores en la vida de “algunos” pequeños y grandes. Pero no pienso que una feria llena de gente que se va con bolsas de libros significa la existencia de un lector inteligente.

Más de un centenar de títulos, de los cuales la mayoría tendrá grandes tiradas, conforman la nueva colección de  la editorial cubana Gente Nueva, que estará presente en la próxima Feria Internacional del Libro de La Habana en 2015.

 

Autores cubanos y extranjeros proponen a los más pequeños y jóvenes libros nuevos y clásicos de la literatura nacional y universal. enrique perez diaz

El director de esta casa editora, probablemente la más productiva de la Isla, Enrique Pérez Díaz dialogó con Cubasí a través del correo electrónico y arrojó mucha luz sobre el tema- que tantas veces tratamos, pero nunca se agota- de la lectura y los niños en la era de la electrónica.

 

¿Cómo enfrenta una editorial para niños el reto de la supremacía de la electrónica en nuestra vida?

 

-Una editorial de hoy tiene que, lógicamente ponerse a vibrar con los niños de ahora que tan permeados andan de nuevas tecnologías para las cuales, seres analógicos como los que trabajan en las editoriales, muchas veces no están preparados. No se trata de negar este presente ni de asumirlo servilmente. Creo que lo mejor es convivir de manera inteligente, por eso tratamos de buscar libros actuales, sobre todo comprometidos con las problemáticas de la infancia, como los que se publican en la colección Veintiuno.

 

¿Siguen siendo los libros inspiradores en las vidas de los pequeños?

 

-Te diría que siguen siendo inspiradores en la vida “algunos” pequeños y grandes. Si en un hogar o una escuela o una sociedad los mayores no leen lo suficiente –por falta de tiempo, desinterés, estrés o por dedicarse también al consumo de las ofertas digitales- resulta realmente difícil hacer promoción de la lectura solo a partir de una editorial que en definitiva busca su lector sin saber exactamente siempre cómo es, dónde está o cuánto demanda en realidad. Pero de cualquier manera, teóricamente muchos de los libros que publicamos enriquecen el universo espiritual de la infancia por demás tan permeado lamentablemente de cuestiones adultas.

 

¿Cómo refleja la literatura infantil lo que ocurre hoy en la vida moderna?

 

-Pues lo refleja más cada vez. De hecho, a nosotros se nos ha ido produciendo lo que damos en llamar una “crisis de crecimiento”, sobre todo porque al vibrar con lo moderno hemos tenido que sacrificar, al menos en una parte, un buen segmento de nuestra producción tradicional como editora.

 libro MI JUGUETE PREFERIDO


Se ha establecido que Veintiuno, la colección de narrativa contemporánea (cubana y extranjera) creada en el 2007 para abordar los temas difíciles es un poco la abanderada de esa modernidad, pero también ocurre con Pétalo, Ámbar, las Aventuras y Primavera que ya publican autores de hoy con nuevas inquietudes por los otrora llamados temas tabú.

 

Se ha subvertido un tanto el canon, y aunque hay mentes más tradicionales que prefieren los libros al estilo de antes, existen lectores avezados que descubren que estos nuevos libros les dicen muchas verdades nunca antes escuchadas, verdades que les ayudan a crecer como lectores, como humanos.

 

libro EL LIBRO MAS TRISTE DEL MUNDO

Sinceramente, ¿hoy se lee menos o más? Los niños y jóvenes que sí leen, ¿qué buscan en la literatura? ¿Crees que lo encuentran en lo que se publica hoy?

 

-Responderé comenzando por el final: no siempre encuentran lo que buscan. Tampoco saben en ocasiones qué deben buscar. Todavía hay mucha confusión en el tema editorial en Cuba, pues el lector no domina los mecanismos que debe sortear una casa editora para publicar y, sobre todo, para tratar de satisfacerlo.

 

Independientemente de que en cada editora exista un equipo, con su formación, (dis)gustos, preferencias, motivaciones o ideas que van desde lo político hasta lo estético, se ha ido logrando mayor apertura y un fuerte movimiento autoral que se impone con premios, publicaciones y llama a las puertas de cada editorial. Pero los niños que sí leen, creo que además de buscar libros que a veces no podemos darles por el tema derechos de autor o por simple incapacidad de encontrarlos, también, entre líneas, van encontrando respuestas en lo que se publica.

 

No pienso en ese panorama desolador de ausencia de lectura que algunos aseveran. Como tampoco en el triunfalismo de estimar que una feria llena de gente que se va con bolsas y cajones de libros significa la existencia de un lector inteligente, aventurero y exigente.

feria-del-libro ismael-francisco-1-580x371

 

Entre las portadas que vi hay títulos de clásicos como Gabriela Mistral, Martí, Kafka, Garcilaso… ¿Cuál es tu valoración del lugar que ocupan los clásicos en lo que se publica actualmente para niños? ¿Se hace lo posible para que los más jóvenes los conozcan?

 

-Los clásicos han sido una de las líneas históricas de Gente Nueva. Ahora se les asume diría que con mucho rigor, sobre todo por editores avezados como Esteban Llorach, un verdadero paladín en estas lides y poseedor de casi medio centenar de antologías muy interesantes sobre las más diversas poéticas y escuelas literarias de la antigüedad de cualquier parte, y con una visión más contemporánea por Amanda Calaña, la coordinadora de las colecciones de poesía Pétalo y Trébol.

 

También existe una línea, como en cualquier editorial del mundo que se respete, de publicar casi anualmente textos como El principito, o los cuentos de Grimm, Andersen, Perrault y esos clásicos cubanos que son los libros del pedagogo español Herminio Almendros o nuestro impar José Martí. Pero la lista se agranda cuando ves que entre los nacionales, descuellan figuras como Dora Alonso, la propia Excilia Saldaña con La Noche o Nersys Felipe con dos libros tan trascendentes como Román Elé y Cuentos de Guane.

 

libro edadportada

 

¿Con los autores de hoy en Cuba, podemos hablar de nuevos clásicos de la literatura? ¿Quiénes son, qué los hace interesantes? ¿Existen temas clásicos?

 

-Los temas todos son clásicos si miras bien: la lucha entre el bien y el mal, el amor, el odio, la amistad, las desavenencias familiares, el crecimiento del niño en un mundo que no conoce y debe reinterpretar a su manera para poder sobrevivirlo.

 

libro el principito

 

Sí creo que algunas obras de hoy, incluso de un par de décadas atrás, puedan ser tomadas como clásicas en el futuro, sobre todo por sus aportes innegables al panorama literario nacional, el modo en que marcaron a generaciones enteras, no solo de lectores sino de escritores. El tiempo y sus azares determinarán esto y no me gusta anticipar pronósticos pues el mundo editorial me ha enseñado que no todo lo verdaderamente significativo y enriquecedor consigue ver la luz siempre.

 

¿Te imaginas –ahora te pregunto yo- cuantos buenos libros no son presentados a la editorial por temor de sus autores, desconfianza en sí mismos, por sentirse raros y diferentes y creer que no serán aceptados, o acaso cuántos llegan y no son evaluados adecuadamente, pues cada ser humano es falible y el acto de juzgar también lo puede ser? Hay varios que piensan como yo que El Oro de la Edad, de Ariel Ribeaux fue el libro de los noventa, como se asevera que El cochero Azul fue el de los 70 y El Valle de la Pájara Pinta el de los 80. Están por descubrirse los clásicos que estén por nacer en estos años.

 

En la contraportada de “Ventana de estrellas” se habla del abuso sexual a niños y se dice que este libro es pionero en tocar ese tema en la dramaturgia. Este asunto tan serio y otros como pueden ser el maltrato o el abandono a los niños, ¿se encuentran regularmente en los libros que publica hoy Cuba? ¿Qué se le exige a un autor o a una historia para abordar estos temas como es debido?

 

-A un autor literario de cualquier índole (narrador, poeta o dramaturgo) lo que más se le debe exigir es un abandono del exotismo del problema o lo circunstancial y meramente anecdótico, en aras de crear en realidad un libro bien literario, que vaya a las esencias y no a los fenómenos. A veces la literatura se queda simplemente en eso, en el retrato, y no va a una historia bien contundente y que estremezca al lector, no solo por su tema más o menos agresivo sino por su calidad, argumento, dramaturgia interna, poder de sugerencia, etc. Pero sí, se están abordando temas muy duros y en algunos casos con la suficiente creatividad como para no lacerar a la infancia sino hacerla crecer ante esa realidad cuando tenga que hallarla en su vida diaria.

 

libro VENTANA DE ESTRELLAS

 

¿Cómo hace frente- o cómo aprovecha- Gente Nueva los fenómenos socio-culturales que se crean a partir de libros best seller como Harry Potter, aun cuando estos no se comercializan en Cuba?

 

-Esa es la que se llamaría la pregunta de los 64 mil, pero me gusta mucho. Aunque yo no soy fan de Harry Potter, lo considero un fenómeno de masas muy bien montado por quienes se aplicaron a ello. El hecho de concebir una saga cada vez mayor en páginas y montar todo un andamiaje publicitario y lograr que hasta los adultos incrédulos se fijaran en el libro, tiene un significado para la Literatura Infantil y Juvenil universal.

 

libro harry potter

 

Hubo un antes y un después de Harry Potter. En el antes, se apostaba por una literatura (que todavía se mantiene vigente) y en el después se redescubrió (o se relanzó) otra que había quedado un poco atrás. Pero lo principal es que leyendo a Potter muchos comenzaron a afanarse en libros más voluminosos y se dejó de un lado el mito de los no lectores y la mentira de que la literatura infantil era una Cenicienta. La literatura infantil ya tiene sus best-sellers como cualquier otra literatura y Harry Potter motivó que se la visualizara considerablemente en el mundo.

 

En Cuba no funcionamos por esos resortes, pero está probado que el niño necesita epígonos, emblemas que imitar acordes a su edad y héroes con los cuales identificarse.

 

libro Marcolina en la cocina

 

Nuestra literatura, nuestra historia, el teatro cubano han tenido esos héroes y no los hemos explotado lo suficiente como para mantenerlos largo tiempo en el candelero. Lo analizábamos varios especialistas en un programa Sitio del arte.com que se hizo hace un año y luego, recientemente en otro programa El Triángulo de la confianza, referido a la precocidad de la infancia, sobre todo en los gustos, el vestir y el modo de conducirse, estimulada por los adultos y la carencia espiritual que enfrentan los niños ante la invasión en su vida de material “artístico” de los mayores.

 

Creo que la infancia es un don divino que se debe preservar en las personas por mucho tiempo, lo cual no es sinónimo de limitar el crecimiento, frenarlo o desvirtuarlo. No queremos Peter Panes eternos entre nosotros, pero sí niños que vivan coherentemente su infancia leyendo, escuchando, viendo las obras y filmes que fueron creados para ellos. Todo eso existe, pero lleva una promoción particular, una manera de hacérselos llegar, de modo que el niño se identifique con sus homólogos en el papel, la escena o la pequeña o gran pantalla y crezca como persona luego de tener cada confrontación artística. En los niños que formemos hoy, siempre lo recuerdo, estamos sembrando las personas que mañana regirán nuestros destinos. Por eso es tan importante que no escatimemos nada en ellos, pero no me refiero a recursos, pienso, sobre todo (y más que nada) en el afecto, el cariño, la tolerancia y solidaridad que requieren en esta etapa de la vida.

 

libro 100 PREGUNTAS sobre Historia de Cuba 2da edición xxx

 

Crecer es algo difícil en cualquier edad (y más todavía en la infancia), y puede serlo aún más cuando las circunstancias de un hogar, escuela o cualquier espacio donde se muevan los niños no sean las mejores. Los libros y la creación en general no van a cambiar el mundo, pero sí la forma en que las personas lo vean, asumiéndolo por cansancio y aceptación, o luchando por hacerlo diferente y mejor.

alt

Visto 5281 veces

Cada vez es más común escuchar a un niño pedir de regalo un teléfono celular, un Tablet o un PlayStation. En mi época lo más caro que se pedía en los cumpleaños era una bicicleta o un velocípedo.

Y jugó, al menos eso me decía, y mis padres, y yo misma no perdía en los recesos de la primaria la oportunidad de jugar Al ánimo y Matandile y La Señorita y El perrito sarnoso y otro montón de rondas.

Comentarios  

 
#8 laura 02-03-2015 15:51
I love Harry Potter me encanta gracias j.k Rowling
 
 
#7 YUE 28-11-2014 10:36
Yo tengo en digital harrypoter, juego de tronos 1-5 y otros mas mi correo es
 
 
#6 Malfoy 27-11-2014 12:26
me encantan los videojuegos
 
 
#5 Dare 26-11-2014 15:00
Me gustan mucho los libros de fantasía épica y por desgracia en Cuba se publican muy pocos por no decir ninguno. Tenemos que leer en la PC, no hay libros impresos de la literatura actual en el país. Por ejemplo Canción de Hielo y Fuego(Juego de Tronos), La espada de la verdad, La rueda del tiempo etc.
 
 
#4 Lord Voldemort 26-11-2014 13:26
Lord Berto no me copies mi nombre de LORD
 
 
#3 lord berto 26-11-2014 11:13
En esas ferias del libro no venden nada que sirva (por lo menos donde vivo no se en La Habana) y lo que sirve es insuficiente y se lo llevan las amistades de los vendedores. Los clasicos universales brillan por su ausencia como las obras completas de Jose Marti que debieran estar en todos los hogares cubanos. Ademas de que en Cuba solo leen los niños y los estudiantes los demas no tienen tiempo o no tienen la cultura para ver la importancia de este acto.
 
 
#2 Elianny 26-11-2014 10:28
me gusta mucho ese libro
 
 
#1 Lord Voldemort 26-11-2014 07:11
Me encanta!!!!!!!! !!!! Harry potter
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar