martes, 11 diciembre 2018, 20:56
Martes, 28 Octubre 2014 10:40

La inmensa mayoría de los estadounidenses no votarán

Escrito por  Agencias
Valora este artículo
(1 Voto)

Medios de comunicación y analistas internacionales coinciden en la estimación sobre la baja participación que podría evidenciarse en las elecciones legislativas de Estados Unidos, que se celebrarán la próxima semana.

Los estadounidenses entran  en la recta final de la campaña con miras a las elecciones del próximo martes 4 de noviembre, en medio de señales de apatía, frustración y valoraciones desalentadoras para el Partido Demócrata.

 

En estos comicios de mitad de mandato, que serán una especie de plebiscito para el presidente Barack Obama, los correligionarios del jefe de la Casa Blanca tendrán que hacer un esfuerzo para mantener la mayoría de los asientos en el Senado, donde poseen ahora una correlación de 55 a 45.

 

Para recuperar el control de ese cuerpo legislativo, los republicanos necesitan obtener una ganancia neta de seis curules, lo que no parece muy difícil.

 

Varias encuestas recientes corroboran que el partido azul está en peligro de perder esa hegemonía y que apenas tienen posibilidades para revertir su situación en la Cámara de Representantes, donde la oposición republicana ocupa 234 de los 435 asientos, reseñó Prensa Latina.

 

En este contexto, una pesquisa de la cadena televisiva CNN señaló este lunes que 53 por ciento de los estadounidenses desaprueban la forma en que Obama lidera el país.

 

Otra encuesta publicada la víspera por la televisora NBC muestra que el tema de la economía y en particular la estabilidad de los empleos constituye una prioridad para al menos la cuarta parte de los votantes, abrumados también por el peligro del ébola.

 

Estimaciones en participación

 

Expertos citados por el diario USA Today auguran que apenas 40 por ciento de los votantes estadounidenses registrados para las elecciones acudirán a las urnas en esta ocasión.

 

Este abstencionismo se debe no solo al descontento y la apatía sino también a restricciones legales que han impuesto las legislaturas dominadas por los republicanos en varios estados de la Unión.

 

"Algunos no van a ejercer ese derecho porque no les dejan, ya que los estados controlados por los republicano están restringiendo el derecho a voto de las minorías y de los grupos de ingresos más bajos, que suelen votar demócrata. Pero, la inmensa mayoría, no van a ejercer su derecho al voto porque 'pasa'. Estas son unas elecciones para olvidar. De hecho, parece que la opinión pública ya las ha olvidado antes de que sucedan", fue lo que reseñó el mundo.es en su portal web.

 

En total, el próximo martes estarán en juego 36 de los 100 asientos del Senado, los 435 asientos de la Cámara baja, cargos de 36 gobernadores de estados, los integrantes de 46 legislaturas estaduales, así como centenares de posiciones de alcaldes, concejales y otros funcionarios a nivel local.

 

La indiferencia popular es más llamativa porque el gasto electoral en estos comicios se ha vuelto disparar. El Centro para una Política Responsable -una organización de Washington que fiscaliza la vida política estadounidense- estima que estos comicios van a costar 2.850 millones de euros (3.600 millones de dólares).

 

El 75% será gastado por los propios candidatos y partidos. Los otros 715 millones de euros por organizaciones ajenas a la política, que crean los llamados 'SuperPAC', es decir, 'Super Comités de Acción Política', según sus siglas inglesas. A día de hoy, hay 1.228 de esas organizaciones, que pagan anuncios para defender o atacar -estos último es más común- al programa político de un candidato. Técnicamente son independientes de la organización de cada político y no apoyan a nadie. En la práctica, son la 'quinta columna' de todo candidato.

 

Lo que está en juego

 

Las negociaciones para la creación de una zona de libre comercio en el Océano Pacífico y otra en el Atlántico que afectaran en total a más de mil 00 millones de personas; las guerras de Siria e Irak; la situación en Ucrania; el futuro de una cuba post Fidel Castro; la reducción de las emisiones de gases que provocan el 'efecto invernadero' y el 'pistoletazo' de salida para la precampaña a la Casa Blanca en 2016.

 

Todas esas cuestiones se van a ver afectadas por lo que los estadounidenses voten el martes 4 de noviembre, los comicios legislativos. El problema es que a los estadounidenses les preocupan tan poco esas elecciones que se cree que la inmensa mayoría no va a votar.

Visto 1105 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar