viernes, 19 abril 2019, 23:19
Sábado, 27 Agosto 2011 12:23

Irene: dos muertos e inundaciones en EE.UU.

Escrito por  Prensa Latina
Valora este artículo
(10 votos)

Ahora son siete el balance de las víctimas fatales del huracán  tras su paso por el Caribe la semana pasada.

El huracán Irene dejaba dos muertos tras tocar tierra el sábado en Carolina del Norte, reducido a categoría uno, pero con vientos fuertes que van a la costa este de Estados Unidos, donde decenas de miles de personas evacúan mientras cierra el transporte público.

Irene sumó dos muertos en Carolina del Norte y elevó a siete el balance de víctimas fatales tras su paso por el Caribe la semana pasada.

El ojo de Irene tocó tierra en las costas de Carolina del Norte este sábado a las 08H00 locales (12H00 GMT) con vientos máximos sostenidos de 140 km/h y se desplazaba hacia el noreste a una velocidad de 24 km, indicó a las 18H00 GMT el reporte del Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

Unas 300.000 personas se encontraban sin electricidad en las costas de Carolina del Norte, según reportes de las compañías locales.

Residentes en zonas alejadas del mar también sentían el impacto del ciclón que atraviesa el Atlántico estadounidense, una de las zonas más pobladas del mundo con unos 65 millones de habitantes.

El presidente de Estados Unidos Barack Obama visitó un centro de emergencia en Washington para reunirse con responsables del Centro Nacional de Coordinación de Emergencias (NRCC) instalado en el cuartel general de la FEMA (Agencia Federal de Rescate de Emergencia), antes de comunicarse vía telefónica con funcionarios del gobierno y de los estados.

Irene se debilitó a categoría uno en la escala de cinco niveles Saffir-Simpson pero sigue siendo una amenaza cuando se dirige sobre la costa este para pasar el domingo por Washington, Nueva York y Boston.

La gobernadora de Carolina del Norte, Bev Perdue, señaló entre los daños preliminares el bloqueo de 10 rutas principales y problemas en dos plantas de tratamiento de agua.

"Hay inundaciones repentinas en el este. Nos preocupa lo que surja de la tormenta luego que las lluvias empiecen a golpear", dijo Perdue.

En Nueva York, donde el alcalde Michael Bloomberg ordenó la evacuación inédita de 370.000 personas, el cierre de los aeropuertos, el metro y demás transporte público, la gente se preparaba para el siniestro.

"Me voy a quedar, voy a dormir aquí. Mucho viento, mucha agua. Es todo", afirmó Harry Poulakakos mientras verificaba cómo se colocan planchas de madera para proteger su café restaurant situado en un edificio histórico cerca de Wall Street en el sur de Manhattan, una de las zonas de evacuación obligatoria.

"Es otro Gloria. Vamos a superarlo", asegura Harry -un griego oriundo de Esparta que llegó hace 55 años a Nueva York-, en referencia al último huracán que tocó tierra en la Gran Manzana en 1985, cuando ya era propietario del "Harry Café Steak", una institución en Wall Street.

La secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, urgió a los residentes de zonas amenazadas a evacuar rápidamente: "Esta es una gran tormenta que cubre un gran territorio. Prepárense", dijo la funcionaria a CNN.

El huracán se moverá "cerca o sobre las costas del Atlántico esta noche y se dirigirá sobre el sureste de Nueva Inglaterra el domingo", anunció el NHC, al recomendar a Canadá monitorear el ciclón que podría cruzar la frontera.

A las 18H00 GMT, Irene se encontraba a 70 km al noroeste de Cabo Hatteras en Carolina del Norte y a 155 km al sur de Norfolk, Virginia, precisó el NHC.

Asustados por el drama del huracán Katrina en Nueva Orleans en 2005, las autoridades temen que Irene provoque daños por un monto de hasta 12.000 millones de dólares, según expertos.

Desde Carolina del Norte hasta Massachusetts, las autoridades decretaron el estado de emergencia.

El cierre de los aeropuertos en Nueva York provocó que varias compañías aéreas de todo el mundo anularan o retrasaran sus vuelos a la costa este de Estados Unidos.

Las principales rutas que conducen a la Gran Manzana cerrarán si los vientos sobrepasan los 96 km/h. Unos 900 guardias nacionales y 2.500 obreros electricistas están listos a intervenir en caso de cortes de energía.

En Baltimore, ciudad portuaria al noreste de Estados Unidos, las autoridades distribuían sacos de arena a los habitantes.

En Washington, los habitantes se aprovisionaban de agua y generadores eléctricos en los supermercados.

El ejército dispone de 101.000 miembros de la Guardia Nacional para afrontar la emergencia.

Como un verdadero "monstruo", Irene tiene un diámetro de 820 km, o sea cerca de un tercio del equivalente del total de la costa este estadounidense (2.675 km), según una estimación de la Nasa.

 

 

Visto 2253 veces

Medios

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar