viernes, 16 noviembre 2018, 10:56
Lunes, 20 Octubre 2014 17:55

EN LIBRERÍAS: Leche derramada, de Chico Buarque

Escrito por  Yuris Nórido / CubaSí
Chico Buarque y Río de Janeiro, escenario principal de su novela. Chico Buarque y Río de Janeiro, escenario principal de su novela. FOTOS: Tomadas de Internet

Chico Buarque es un poeta, eso es una verdad del tamaño de un templo. Es un poeta cuando se lo propone, y lo es incluso cuando no se lo propone. La editorial de Casa de las Américas ha publicado Leche derramada, la novela con la que el escritor y músico brasileño obtuvo el Premio de Narrativa José María Arguedas en 2013.


Es un texto hermoso, de peculiar aliento lírico. Y no solo por la belleza de la frase, del armazón mismo, sino por las implicaciones de lo que se dice, por la atmósfera que instaura, que tiene la consistencia de los sueños.


El protagonista, un señor centenario postrado en una cama, cuenta su vida, las peripecias muchas y más o menos extraordinarias de su larga existencia.

Pero es un anciano enfermo y cansado, la memoria le juega malas pasadas. Y la narración fluye entre divagaciones, mentiras piadosas, confusiones, pura ilusión. Es que, en definitiva, esa es la memoria, la suma a veces balanceada y a veces no tanto de lo que aconteció y de lo que soñamos.


Nuestro personaje lo dice en algún momento, cuando se justifica por repetir una y otra vez el mismo cuento: "…si con la edad nos da por repetir ciertas historias, no es por demencia senil, sino porque algunas historias no paran de ocurrir en nosotros hasta el final de la vida".


Chico Buarque habla del fin de una época, de una en específico, porque, obviamente, las épocas van acabando en ciclo permanente. Habla de la destrucción de un ámbito aristocrático, ciertamente romántico, aunque marcado por la injusticia y el escándalo. Al protagonista le cuesta adaptarse a los nuevos tiempos, y se atrinchera en sus recuerdos. Termina por confundir los límites entre realidad e invención. Todos sabemos que esos límites pueden ya ser bastante difusos.


Leche derramada se lee paladeando. Son tan vivas las imágenes, es tan fino el humor, tan singulares los episodios, que el lector puede vislumbrar el mundo de un hombre, con sus luces y sombras. Si a usted le gustaba o le gusta escuchar los cuentos de sus abuelos, de sus mayores, este libro le va a encantar.


Está a la venta en librerías de todo el país.

alt

Modificado por última vez en Domingo, 26 Octubre 2014 09:29

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar