miércoles, 26 septiembre 2018, 03:16
Sábado, 20 Septiembre 2014 06:29

El “paquete”: La insensatez del vegetariano

Escrito por  Vladia Rubio
Valora este artículo
(15 votos)

No siento ninguna vergüenza por confesar que soy una habitual consumidora del “paquete” –felizmente, un vecino dadivoso me lo permite copiar sin costo alguno-.


Imagine a un vegetariano enfrentado a una bien servida mesa buffet. Qué opinión se haría de esa persona si, acostumbrada como está a encontrar deliciosos solo los manjares “verdes”, exclama con desdén “!ufff, qué asco!”.
Y su expresión de desagrado y repugnancia la habría dejado oír justo frente a una bandeja donde una jugosa carne dejaba escapar sus aromas.

Usted, que “no le descarga mucho a las hierbitas”, tendría entonces también el derecho de detenerse ante las frescas ensaladas elegidas por el vegetariano y hacerle saber – en muestra de franca mala educación, por cierto-  su desagrado.

Obviamente, no es este un comentario sobre nutrición; pero si comencé así es porque no encuentro un símil mejor para aludir al últimamente tan llevado y traído “paquete semanal”.

Lo primero, primerito, que debiera hacer cualquier comensal antes de opinar sobre la mesa, es recorrerla completa, y luego de degustar aquí y allá, sin prejuicios gustativos, entonces elegir, y finalmente opinar.

No siento ninguna vergüenza por confesar que soy una habitual consumidora del “paquete” –felizmente, un vecino dadivoso me lo permite copiar sin costo alguno-. Por tanto, me considero con elementos para opinar a propósito. El mío, no es como otros casos, según he comprobado, que se adhieren a determinada opinión, multiplicándola como propia, y luego, cuando, “a lo cortico”, te pones a preguntarles si vieron esto o aquello de la última, de la antepenúltima entrega, responden que les falta el tiempo para esas banalidades. No, así no se vale.

Algunas voces conocidas han insistido en que la función de este producto comunicativo es la de entretener. Se quedan cortos. Un apasionado de la economía política pudiera entretenerse releyendo pasajes de El Capital, de Marx, pero ello no significaría que dicho texto sea esencialmente de entretenimiento. Como tampoco es exclusivamente de entretenimiento el programa de Pánfilo, ¿quién lo duda?

Igual ocurre con el paquete. Es verdad que contiene materiales esencialmente para el entretenimiento, pero también muchos otros cuya finalidad esencial es instruir, informar, actualizar… a la par de ser entretenidos –por bien facturados-. La segunda temporada de la conocida serie Cosmos, por ejemplo, tuve oportunidad de disfrutarla íntegra y casi en paralelo con su salida al aire, gracias a estas entregas, y no creo que alguien se arriesgue a sostener que ese es un material de entretenimiento –aunque también lo logre-.

Se me traban los dedos en el teclado si, antes de polemizar con algunos comentaristas y directivos que han hecho públicas sus consideraciones, no hago esta importante salvedad: OJO, ¿de dónde han sacado que el paquete semanal (PQ)  es únicamente una suma de series, telenovelas, documentales, películas, animados -Mangas en particular-, TV shows, programas deportivos y otros también televisivos, esencialmente de participación?

¡El PQ es mucho más!: Contiene música y también valiosísimas actualización de Antivirus, sobre todo para Kaspersky, NOD32, Avast y Norton, así como juegos y aplicaciones para PC, tablets y móviles. Además, y entre otros productos, contiene tutoriales, webs como Cubadebate y Cubahora, los anuncios de Revolico, Porlalivre, una versión de Wikipedia, y también revistas de muy variados temas, libros y audiolibros.

Vale precisar que la enumeración anterior no es igual para todos los paquetes, porque hay varios; en verdad tantos como las personas que los preparan. Pero, en general, todos tienes bastante en común.

En algunos de los últimos llegados a mis manos encontré entre los audiolibros (libros leídos) obras de Hermann Hesse, George Orwell y Víctor Hugo.

Me detengo en esta última cuestión porque ya huele a comida descompuesta el sonsonete de que el paquete incita a la banalidad, alimenta la ramplonería y el mal gusto. ¡Qué banalidades las de “El lobo estepario” y “Crimen y Castigo”, eh!

Es verdad, que como en una variada mesa bufet también el susodicho incluye horóscopos, Nuestra Belleza Latina y otros materiales de igual corte, contando culebrones bien lacrimosos. Pero, no hace mucho escuché al fallecido Julio Cortázar confesar sin sonrojo y casi orgulloso –en una película documental de Tristan Bauer contenida en el PQ- que él también se declaraba un sensiblero, amante de lo cursi, y que era de los que salían llorando del cine.

Entonces, ¿por qué declararle la guerra a muerte a tales entregas? Y lo que más fastidia es que algunos de quienes se autoerigen en integrantes de ese ejército aséptico, son los mismos que, calladitos y cuando nadie los ve, se secan su lagrimita al terminar el capítulo de cierto novelón foráneo muy de moda.

Entre las bondades del PQ se apunta también que pueda ser visto usando muy diversas tecnologías y horarios. Hay quienes afirman que las cajitas receptoras digitales se han perdido de las tiendas porque, entre otras razones, dotan a los Pandas de un puerto USB mediante el cual, con una flash u otro dispositivo, se pueden ver los paquetes semanales.

El respetado comentarista de cine Rolando Pérez Betancourt, asegura este viernes en su texto “Del  paquete y otras visitaciones”, que el “abanico de posibilidades que ofre¬ce (el PQ), se prestan, en alguna forma, para ha¬blar de la necesidad que tiene la humanidad de armarse de discernimientos y miradas críticas ante un mundo-vidriera que, desde la mundialización de una llamada industria cultural, convierte la política y la ideología (muchas veces amasadas con la bobada embelesadora) en sostén de sus conveniencias mercantiles”.

Precisamente, las variadísimas formas que tienen los cubanos de consumir ese producto hablan de nuestras facultades de discernimiento y mirada crítica. No puede ser de balde que la mayor partida del presupuesto nacional se haya dedicado durante décadas a educarnos. Creo que hace esa afirmación suponiendo que consumir el PQ es tragárselo todito, entero y sin masticar. Para nada, Rolando; no nos  subestimes a todos.

Opino que endilgarle de manera indiscriminada al conjunto de esas entregas semanales el cartelito de desviaciones ideológicas, mercantilistas, o consumistas, por solo mencionar algunas de las malas hierbas, entraña en sí una desviación de la verdad. Porque es cierto que cualquier mensaje en general lleva implícita una ideología, y algunos, también propósitos de mercado –abundantes en las sociedades que en él se sustentan-, pero ni siquiera en la mayoría de lo contenido en el PQ priman esas intenciones. Sin embargo, aunque un par de golondrinas no hacen verano, sería ingenuo suscribir que la totalidad de esos materiales solo incluyen mensajes inocentemente recreativos o instructivos.


Más sabe el diablo por…


Porque más sabe el diablo por diablo que por viejo –trastocando el refrán- también soy consciente de que el PQ podría prestarse para muuuchas cosas. De hecho, y así lo reconoció El Nuevo Herald, un grupo de informáticos trabaja afanosamente en Miami desde hace mucho para hacer posible la entrada a la Isla de información contrarrevolucionaria a través de USB, discos compactos y tarjetas de memorias SIM para teléfonos celulares.

Se trata, según el despacho de ese periódico miamense, de que cada pequeña unidad contenga un meticuloso y amplio “paquete” de más de una veintena de sitios electrónicos, blogs y portales que buscan alentar a la subversión interna en Cuba y suelen servir como eco a las campañas de prensa difamatorias.

Carlos García Pérez, director de la Oficina de Emisiones a Cuba (OCB) del gobierno estadounidense para transmitir las señales de Radio y TV Martí, refirió a Efe en junio último que la OCB ha encontrado métodos más eficaces para enviar información elaborada por EE.UU. a los cubanos. Entre esos nuevos medios menciona la difusión de programas en DVD, la distribución de memorias USB de papel y la creación de un boletín de correo electrónico. El precedente fue ZunZuneo, una red social móvil secreta desarrollada por la Agencia de Cooperación Internacional Estadounidense (USAID), que fue suspendida al exceder las competencias de ese departamento. Como sucedáneo, la OCB coordina un programa llamado Piramideo, que también a través de mensajes SMS a móviles pretende abonar a la creación de una suerte de redes sociales entre cubanos, encaminadas a la subversión.

Para intentos como esos también estamos entrenados. Sin ingenuidades ni miopías. Estamos haciéndole frente a manipulaciones mediáticas, desde cuando decían que íbamos a mandar a los niños a Rusia, donde harían con ellos carne prensada. Aun antes de aquella remota fecha andamos ejercitándonos frente a tales artimañas, que se han ido haciendo menos burdas con el paso del tiempo y de la ciberguerra.

Inteligencias, no lanzas

Coincido con la Directora de Comunicación de la Televisión Cubana, Cary Rojas, la cual,  en entrevista para este portal Cubasí, asegura que “la competencia no es, ni nunca será contra el “paquete”, ni con ningún otro medio, sea o no independiente, sino con la calidad a la que aspiramos”. Sería absurdo involucrarse en semejante lid. Se trata de soportes distintos, de flujos productivos, finalidades también diferentes.

Pero, aunque la directiva sostiene tal posición, al mismo tiempo cae en la trampa de hacer comparaciones. Y si bien es cierto que algunos materiales del PQ “promueven la violencia, la desigualdad, la pornografía, el consumismo, los ‘bienes’ de una sociedad, que todo el mundo sabe lo que cuesta en dinero y en el sistema de valores que propugna…”, habría que sentarse a desmontar, por ejemplo, películas y novelas foráneas que transmite nuestra TV en horarios de gran audiencia, para constatar que, salvo la pornografía –que por cierto, nunca he encontrado en los PQs  llegados a mis manos-, lo demás también está presente. Eso, por no hablar ya de video clips y otros audiovisuales.

En fin, que me opongo a levantar lanzas contra el paquete semanal, a meterlo, valga la redundancia,  en un solo paquete partiendo de esa extendida tendencia a generalizar, a pintar de blanco o de negro y colgar etiquetas. Deberíamos contentarnos de que exista esa alternativa otra, de que tengamos más opciones para elegir –claro, siempre constreñidos dentro de los criterios de selección de aquellos que lo conformaron - , y sentir mayor pudor por nuestros vacíos. Deberíamos confiar un poco más en la gente y sus capacidades, en tantos hijos de vecino que, sin ingenuidades, entrenados como receptores críticos,  disfrutan y se enriquecen con el paquete a la vez que siguen trabajando, aportando a esta nación.

Visto 10466 veces Modificado por última vez en Martes, 23 Septiembre 2014 07:40

Va de disco externo en disco externo, de flash en flash. Son pocos –acaso una excepción de la regla- quienes no hayan escuchado u opinado al respecto.

La competencia no es, ni nunca será contra el Paquete, ni con ningún otro medio, sea o no independiente, sino con la calidad a la que aspiramos tengan nuestros productos

Comentarios  

 
#50 Blanco 01-03-2017 11:37
nada. que algunos siguen pensando que tienen el derecho de decir a los demás lo que tienen que consumir. si detenerse a pensar que: "cada animal se alimenta segun sus características ya preestablecidas"
nada que los que ven porno, por ej, es que ya tienen su mente desviada hacia ese tema y asi con todo.
 
 
#49 noa 05-08-2015 11:23
el paquete es lo mejor que pudieron inventar puesto que no se puede ver nada maa fuera de el, y de el se sirve toda la familia ya que hay para todos los gustos, lo que me gustaria incluyeran programas para editar videos es decir para hacerlos pero bueno a quien pedirle eso si viene de muy mas arriba,....
 
 
#48 yune 11-12-2014 12:18
soy una fiel consumidora del paquete semanal pues pienso que este nos brinda un gran entretenimiento al que lo vea soy fan de sus vídeos mas actualizados de las series documentales que son muy interesantes
 
 
#47 yarilis francis 08-12-2014 12:15
Soy fiel consumidora del famoso paquete y no me arrepiento , las novelas y series que es lo que me interesa son buenisimas . Ademas si se eliminaran los paquetes , ?Que seria de la vida de las disqueras y los trabajadores por cuenta propia que se dedican a copiar y llenar las memorias con los dichosos paquetes , que hoy en dia hay en cada cuadra por lo menos 5 puntos de discos ??QUIEN ME RESPONDE ?
 
 
#46 Venus 14-11-2014 15:03
Creo que con todo este debate pudiera bien hacerse un resumen de todos los criterios que sobre el tema existen, unos hablan del derecho de ver lo que deseen, otros de la televesión y su calidad, libertad de decidir entre otras cuestiones, ademas se expone algo que llama la atención. ¿quién decide lo que manda en los paquetes para que los cubanos vean lo que ellos ponen? alguien ha visto en el paquete algo positivo de la salud cubana, de su sistema de educación (independientem ente de nuestros problemas).

El paquete tiene en si con todo lo malo y lo bueno que en él podemos encontrar, la mas sofisticada propaganda, dirigida a todos los que lo consumen y que de manera sutil con el empleo de mesajes dirigidos al subconciente llenan nuestras mentes (ese no es el lobo) es la caperucita disfrazada.
 
 
#45 el jefe 21-10-2014 08:00
bueno prosigue el dilema del paquete ya es una comidilla diaria para tener algo de lo que criticar se a convertido en una rutina la critica del paquete y aseguro que los mas criticones son seguramente aquellos que mas lo ven. concuerdo con el tema expuesto el paquete trae muchisima informacion valiosa y nutritiva de ahi cada cual en dependencia de su interes escoje el tema que mas le guste y lo consume. por favor hasta cuando estaremos gastando nuestro tiempo en cosas vanales critiquemos menos hagamos mas seamos mas constructivos y dejemos de hacernos una falsa imagen detras de un comentario que sabemos que no es mas que una farsa para mantener una imagen que ni uno mismo se la cree
 
 
#44 Agustín 15-10-2014 13:29
Hasta cuando vamos a estar en la cámara hierbática,con tanto de los paquetes ahorita inventan algún rastreo como pasa con los que tienen posiblidad de tener parabólicas y aprueban una ley que proscriba los paquetes, para tenernos que mandar integramente lo que quieren que veamos aunque no tengamos cerebro, por lo bueno de estos es que lo que nos queda todavía podemos cerciorarnos que lo que nos hace daño no es el conocimiento, sino el conocimiento de lo nuevo, lo variado, de todas formas cuando en un programa de participación invitan a los televidentes a que marquen para opinar ya sea por internet nosotros no podemos, de todas formas mi máxima es mejor ser oyente que no noticia, yo no le hago caso a quien tenga intención de perjudicarme, de todas formas gracias a Dios existe multivisión que se acerca algo a la realidad actual del mundo y los que pueden ver telesur también.
 
 
#43 anamaria 13-10-2014 22:51
Mario rios,,,¿Sabe usted qué cosa es una ironía?
 
 
#42 mario rios 06-10-2014 12:32
Lei su comentario pero creo debe ilustrarse ¨´Me detengo en esta última cuestión porque ya huele a comida descompuesta el sonsonete de que el paquete incita a la banalidad, alimenta la ramplonería y el mal gusto.¨´ ¡Qué banalidades las de “El lobo estepario” y “Crimen y Castigo”, eh!
Creo que decir que Dostoyesky con Crimen y Castigo y El Lobo estepario Hermann Hesse son basura entonces para usted que es arte.
 
 
#41 Rolando Rams Alvarez 25-09-2014 09:29
Referente al paquete semanal puedo decir que es cierto que nunca he visto carpeta de pornografia y de informnaciones subversiva del enemigo,mi unico interes es en ver las peliculas y algunos documnetales de interes que en
ocaciones las ponen en nuestras TV ,adema el pueblo cubano ha ganado en cultura y sabe definr las mentiras de las verdades y le sale al paso ,como tambien conosco que existe otro grupo de personas que lo hacen para desinformar al pueblo,pero para esos estan las entidades competente para neutralizar
 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar