sábado, 17 noviembre 2018, 06:38
Martes, 03 Enero 2012 16:52

Medio siglo de Educación Especial en Cuba (+ Galería de Fotos)

Escrito por  Vladia Rubio
Valora este artículo
(13 votos)

Hoy, suman 375 las Escuelas Especiales en la Isla, reuniendo una matrícula total de 39 mil 618 estudiantes, atendidos por 15 mil docentes, entre ellos más de un centenar de doctores en Ciencias Pedagógicas.

La Educación Especial en Cuba cumple hoy 50 años y, a las 10:30 a.m., será el acto central por ese motivo. Pero son miles las familias cubanas que cada día celebran y agradecen aquel 4 de enero de 1962, cuando el entonces ministro de Educación, doctor Armando Hart Dávalos, firmo la resolución ministerial número 3, que disponía crear el Departamento de Enseñanza Diferenciada, lo que, 13 años después, derivó en la Dirección de Educación Especial.

Hoy, suman 375 las Escuelas Especiales en la Isla, reuniendo una matrícula total de 39 mil 618 estudiantes, atendidos por 15 mil docentes, entre ellos más de un centenar de doctores en Ciencias Pedagógicas.

Pero la Educación Especial en Cuba, no es solo esas instituciones sino todo un sistema de relaciones con el resto de las instituciones del Ministerio de Educación (MINED) y también con otras entidades como los Ministerios de Salud Pública y del Trabajo y Seguridad Social, para garantizar atención a los niños en cada lugar donde se encuentran.

La directora de esa educación en el MINED, Moraima Orozco, subraya que la misma nunca ha permanecido de espaldas a la legislación internacional sobre el tema, y tiene entre sus premisas el concepto de una educación inclusiva y el reto a la integración escolar.

“Más que un tipo de enseñanza, indica Orozco, implica toda una política educativa, una didáctica para personas con necesidades especiales en cualquier contexto en que se encuentren. Es una forma de enseñar, enriquecida por el empleo de los recursos, de los apoyos y la creatividad, para, según el ritmo de cada alumno, optimizar de manera permanente su desarrollo y posibilidades”.

Además de las escuelas especializadas para Retraso Mental, Trastornos del Lenguaje, Sordos e Hipoacúsicos, Limitados Físico-motores, Ciegos y de baja visión, Estrábicos y ambliopes, Trastornos de conducta, Retardo en el desarrollo Psíquico, y Autismo; ese sistema incluye entre sus puntales los Centros de Orientación y Diagnóstico, conocidos como CDO.

Dichos centros cuentan hoy con 203 equipos multidisciplinarios repartidos por todo el país, concertando los conocimientos de mil 112 especialistas, dedicados a detectar precozmente las necesidades educativas específicas que pueden demandar los menores allí remitidos.

Tan abarcadoras y humanitarias son las intenciones de la Educación Especial, que, como experiencia inédita en el mundo, incluye también la atención a los niños de 0 a 6 años –y a sus familias- comprendidos en el Programa Educa a Tu Hijo, una experiencia educativa comunitaria para los niños que no asisten a circulo infantil.

Preparar a los educandos con miras a una vida adulta e independiente es objetivo de este sistema educativo, donde los talleres de educación laboral desempeñan un papel destacado a partir de las habilidades que brindan para la formación en oficios.

Este tipo de educación en Cuba, que demanda importantes recursos, implica asimismo un enfoque intersectorial, de ahí los vínculos del MINED con las Asociaciones de Discapacitados y también con el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, que no solo incluye desde 1997 un programa de empleo para estas personas, sino también la posibilidad de ayuda monetaria a madres que, precisadas de atender a hijos con discapacidad severa, han perdido su vínculo laboral. “Sin esos nexos, subrayó Moraima Orozco, no contáramos con los resultados que hoy tenemos” .

Dicha protección, según ha explicado la directora de Seguridad Social del Ministerio del Trabajo, Yusimí Campos Suárez, aporta a esas madres la cantidad que salarialmente devengaban cuando dejaron de trabajar, y les garantiza sus derechos laborales y de seguridad social. Los años que dediquen al cuidado de sus hijos se les consideran trabajados a los efectos de la jubilación.

En total, suman cerca de 73 mil los menores que de una u otra forma reciben atención por parte de la Educación Especial, lo cual significa un por ciento muy reducido de la matricula total de estudiantes en el país. Pero en Cuba, un solo niño necesitado es motivo más que suficiente para que todo un engranaje de recursos, conocimientos y amor se ponga en movimiento.

Visto 7425 veces Modificado por última vez en Jueves, 13 Diciembre 2012 08:08

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar