jueves, 21 junio 2018, 21:24
Martes, 03 Enero 2012 07:32

ESPECIAL: Malecón habanero, una renovación que continúa

Escrito por  Lianet Arias Sosa/PL

Hace más de un siglo, el malecón habanero comenzó a asentarse en el imaginario popular como una de las obras más representativas de esta urbe.

 

El primer tramo de su construcción se inició a principios de la pasada centuria, y le siguieron otros hasta culminar, décadas después, unos siete kilómetros que recorren parte del litoral capitalino.

Algunas obras significativas sobre la avenida resultan el parque (Antonio) Maceo, homenaje a ese luchador contra el poder colonial en el siglo XIX; y el Centro Hispano Americano de Cultura, conocido como Casa de las Cariátides.

También el Hotel Nacional de Cuba, elegido por personalidades del arte, la política y la ciencia como residencia fugaz durante su estancia en la isla, regala a sus huéspedes una vista del mar, antecedida por el muro.

Los esfuerzos emprendidos por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana para restaurar y rehabilitar edificaciones y sitios patrimoniales, han dejado sus huellas en el llamado sofá de La Habana.

Obreros y especialistas concentran ahora su interés en un remozamiento que entraña el muro, los inmuebles de la franja del malecón y las redes técnicas de la zona, mientras apuestan por soluciones más efectivas en un contexto signado por el cambio climático.

En entrevista con Prensa Latina, la jefa de Inversiones del Plan Malecón, Tatiana González, precisó que el derrotero para ese Plan se inicia en el parque Maceo y llega hasta la Punta, es decir, comprende al llamado malecón tradicional.

La funcionaria aludió a la actual situación del muro, socavado por la erosión del mar, y refirió que se labora en rellenar esas oquedades, "un trabajo conjunto de los buzos mar afuera, sellando la entrada, y por dentro rellenando las cavidades".

Esas acciones se emprendieron hasta el 26 de octubre pasado, cuando comenzaron los frentes fríos en el archipiélago, y se reiniciarán en abril próximo.

Ante realidades como el incremento del nivel del mar, los especialistas del Plan Malecón trabajan junto al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en la búsqueda de soluciones más apropiadas para los proyectos.

Con respecto a los drenes -tuberías en las entrecalles para recoger depósitos pluviales y llevarlos al mar-, González explicó que la ola se introduce por esos salientes y entra arena al alcantarillado, cuando hay marea alta o frente frío.

En estos momentos, los especialistas elaboran un proyecto de protección de los drenes que luego se llevará a ejecución para que estos puedan cumplir sus funciones, indicó.

Otra cuestión en marcha, aunque en ideas muy conceptuales todavía, apunta hacia alguna solución para un rompeolas, proyecto considerado por González como muy ambicioso, y en el que intervendrán varias entidades debido a su complejidad.

Una medida, en el caso de las edificaciones, resulta la inexistencia de viviendas en la planta baja de los nuevos proyectos.

En su lugar, la presencia de comercios permitirá, ante la penetración del mar, mover la mercancía rápidamente hacia almacenes fuera de la franja, sin pérdidas de valor para las personas.

También se ha trabajado en soluciones contra el impacto de huracanes o choques de ola, lo que González ejemplificó con la actual construcción del hotel El Terral, que incluye una puerta de protección a la vidriera de la planta baja.

Por otro lado, señaló que el grupo ha demolido edificaciones en estado muy crítico, con lo cual disminuye el número de inmuebles con peligro inminente de derrumbe.


Afirmó que todos los edificios en rehabilitación son de viviendas, en los cuales se mantienen los núcleos familiares, mientras que en el caso de los en demolición existen zonas de desarrollo en las capitalinas áreas de Alamar y Capdevila, hacia las cuales trasladan a esos vecinos definitivamente.


En cada edificio que vamos levantando, creamos servicios en planta baja dirigidos a especialidades, refirió González; tenemos en proyecto las Casas del Arroz y del Chocolate, una sodería, y se ha trabajado en que cada espacio tenga su propia identidad.


Destacó que del parque Maceo a la calle Galiano se encuentran rehabilitadas las redes del malecón, gracias a un proyecto que aunó a organismos como las empresas eléctrica y de telecomunicaciones.


Precisamente ese parque, inicio de la franja de mar, requiere un constante mantenimiento, afirmó la directiva, quien añadió que en 2011 fue preciso realizar allí una intervención mucho mayor, que incluyó el área verde y las fuentes.

Para los especialistas, cuyo trabajo enfrenta diariamente la persistencia de la sal y las salpicaduras o el viento marinos, las labores en el malecón son cuando menos difíciles, un reto que sin duda perdurará ante los nuevos empeños en 2012.

Modificado por última vez en Sábado, 07 Enero 2012 19:54

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar