jueves, 21 junio 2018, 08:25
Viernes, 25 Julio 2014 21:08

"Lucy", con Scarlett Johansson, explora la capacidad cerebral de los humanos

Escrito por  AFP
Valora este artículo
(0 votos)

El director francés Luc Besson reflexiona en "Lucy", su último trabajo, qué ocurriría si los seres humanos aumentaran el uso de su capacidad cerebral.

 

El director francés Luc Besson reflexiona en "Lucy", su último trabajo que se estrena este viernes en Estados Unidos, qué ocurriría si los seres humanos aumentaran el uso de su capacidad cerebral, en un film de mucha acción y metáforas.

 

Lucy, encarnada por la actriz estadounidense Scarlett Johansson, es una joven estudiante en Taiwán que se ve forzada a trabajar como mula para una banda criminal que la secuestra y le introduce un paquete de droga en el abdomen para que lo lleve a Europa.

 

Pero en una paliza que le dan sus captores, la sustancia acaba esparciéndose por todo el cuerpo de la protagonista, lo que provoca una reacción química que aumentará su capacidad cerebral.

 

Lucy se convierte así en un ser poderoso, dotado de una inteligencia extraordinaria y capaz de dominar los objetos a su alrededor, hacer levitar a sus enemigos, interceptar las comunicaciones y hasta parar el tiempo.

 

Consciente de lo que le ocurre, el personaje busca la ayuda del profesor Norman, interpretado por Morgan Freeman, quien ha dedicado toda su vida a investigar cómo se comportarían los humanos con una funcionalidad cerebral del 20%, en lugar de un 10% que comunmente se cree que usamos.

 

Freeman, ganador en 2005 de un Óscar a Mejor actor por "Million Dollar Baby", de Clint Eastwood, dijo en una entrevista a la AFP que la idea de la película "Lucy" le pareció fascinante.

 

"Hemos logrado muchas cosas (a lo largo de la historia) utilizando sólo el 10%" del cerebro, apuntó el intérprete de 77 años, protagonista de películas tan emblemáticas como "Paseando a Miss Daisy" (1989), "Cadena perpetua" (1994), "Deep Impact" (1998) o "Invictus" (2009), en la que dio vida al hoy fallecido expresidente sudafricano Nelson Mandela.

 

"Pero si usáramos un 10% más de nuestra inteligencia, tal vez podríamos curar el cáncer o resolver los problemas del espacio", afirmó el actor. "Yo trabajaría muy duro para salvar el planeta si tuviera esos poderes".

 

Sin embargo, "no parece que estemos usando mucho la cabeza teniendo en cuenta todo lo que está pasando en el mundo", señaló en referencia a los conflictos armados y a las desigualdades sociales. Freeman es conocido también por su faceta de activista.

 

"El único límite es la imaginación"

 

La idea de hacer esta película, que llega a Latinoamérica a partir de septiembre, nació hace unos diez años, cuando el director francés, de 55 años, quedó fascinado por el trabajo de una científica especializada en células.

 

Desde entonces, Besson ("Azul profundo", 1988; "Nikita", 1990; "El quinto elemento", 1997) dedicó mucho tiempo a leer estudios, se reunió con expertos y hasta visitó un centro dedicado a investigaciones cerebrales.

 

En una reciente charla en Los Angeles por la presentación de su film, que contó con un presupuesto de 40 millones de dólares, Besson reconoció que una vez más quiso manifestar su interés "por mostrar la debilidad de los hombres y la fortaleza de las mujeres", un concepto en el que se inspira para crear a sus personajes femeninos.

 

Johansson, comprometida con un periodista francés y a punto de ser madre por primera vez a los 29 años, encarna a la perfecta heroína que el director buscaba.

 

"Estábamos en un restaurante como dos perros que se olfatean. Hay que tener buen instinto para poder pasar ocho meses juntos en un rodaje", contó.

 

"Scarlett llevaba una camiseta simple y no llevaba maquillaje, y me hizo mil preguntas mirándome fijamente. Se comprometió con el film desde el principio", según Besson.

 

La actriz, musa de Woody Allen y protagonista de "Lost in Translation" (2003) de Sofia Coppola, ha afinado en los últimos años sus habilidades como heroína en cintas de acción como "Iron Man 2" (2010), "The Avengers" (2012) o "Capitán América" (2014).

 

Lucy decide finalmente viajar a París para reunirse con el profesor Norman, quien da unas conferencias en la universidad de la Sorbona, para contarle cómo funciona su cerebro tras la reacción química.

 

Pero al mismo tiempo diseña un plan para desarticular la red de narcotraficantes taiwaneses.

 

La ciudad de la luz es escenario de una espectacular persecución en coche por el centro y la famosa "Rue de Rivoli", que fue filmada en agosto del año pasado "aprovechando que París se queda desierta" en esa época del año.

 

En la capital francesa, las escenas de violencia se suceden al compás de Besson, según quien "vida y violencia van de la mano. El principio de la vida es violento".

Visto 3707 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar